En­fer­me­ra que con­tra­jo ébo­la lle­ga a acuer­do con sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio

El Diario de El Paso - - Texas - allas

D– La en­fer­me­ra que ha­ce dos años con­tra­jo ébo­la cuan­do cui­da­ba a la pri­me­ra per­so­na a quien se diag­nos­ti­có la en­fer­me­dad fa­tal en Es­ta­dos Uni­dos ayer lle­gó a un acuer­do ex­tra­ju­di­cial con la em­pre­sa a la que per­te­ne­ce el hos­pi­tal de Da­llas don­de la­bo­ra­ba.

Los abo­ga­dos de Ni­na Pham anun­cia­ron el con­ve­nio fir­ma­do con Te­xas Health Re­sour­ces. Me­dian­te co­mu­ni­ca­do con­jun­to, los abo­ga­dos y la em­pre­sa di­je­ron que no se da­rán a co­no­cer las con­di­cio­nes.

En el co­mu­ni­ca­do se in­di­ca que Pham y la com­pa­ñía “en ade­lan­te se desean lo me­jor una a la otra”.

En oto­ño del 2014 Pham se con­ta­gió de ébo­la al cui­dar a Tho­mas Eric Dun­can en el Hos­pi­tal Pres­bi­te­riano de Sa­lud de Te­xas en Da­llas. Dun­can, quien con­tra­jo el ébo­la en su na­tal Li­be­ria y en­fer­mó du­ran­te un viaje a Es­ta­dos Uni­dos, mu­rió. Pham, quien en ese en­ton­ces era en­fer­me­ra de te­ra­pia in­ten­si­va, y una en­fer­me­ra con­ta­gia­da más so­bre­vi­vie­ron.

En la de­man­da con­tra la con­ce­sio­na­ria del hos­pi­tal, Pham di­jo que la “su­ma to­tal” de la in­for­ma­ción que re­ci­bió pa­ra pro­te­ger­se des­pués de que le di­je­ron que es­ta­ría cui­dan­do a un pa­cien­te sos­pe­cho­so de tener ébo­la fue “que su je­fe buscó en Goo­gle y le im­pri­mió lo que sa­có de in­ter­net”. Phan agre­gó que al día si­guien­te de re­ci­bir di­cha in­for­ma­ción, el pa­cien­te dio po­si­ti­vo al exa­men pa­ra de­tec­tar la en­fer­me­dad.

En la de­man­da se ca­li­fi­ca­ba a Pham co­mo “una víc­ti­ma de la omi­sión del sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio de pre­pa­rar­se pa­ra una cri­sis mé­di­ca co­no­ci­da e in­mi­nen­te”.

El do­cu­men­to des­cri­bió una si­tua­ción caó­ti­ca en el hos­pi­tal, en la cual los en­fer­me­ros ba­ta­lla­ban por de­ci­dir qué equi­po de pro­tec­ción per­so­nal uti­li­zar “sin nin­gún en­tre­na­mien­to o guía for­mal” por par­te de sus su­per­vi­so­res.

En el te­cho y las pa­re­des del pa­si­llo se pe­ga­ron hu­les a fin de crear un cen­tro im­pro­vi­sa­do de con­ten­ción, las en­fer­me­ras tu­vie­ron que ti­rar la ba­su­ra pe­li­gro­sa, al­go pa­ra lo cual no las en­tre­na­ron y se de­jó acu­mu­lar el ma­te­rial pe­li­gro­so si­tua­do en la ha­bi­ta­ción con­ti­gua a la de Dun­can, se ale­gó en la de­man­da.

Du­ran­te el pri­mer día en que Pham cui­dó a Dun­can, cuan­do se sos­pe­cha­ba del ébo­la pe­ro aún no se ha­bía diag­nos­ti­ca­do, ella usó un tra­je re­gu­lar de ais­la­mien­to, guan­tes do­bles, cu­bre­bo­cas con ca­pa de plás­ti­co y bo­ti­nes do­bles. En la de­man­da se se­ña­ló que te­nía ex­pues­tos el ca­be­llo y el cue­llo y que no se le dio cam­bio de ro­pa pa­ra ir­se a ca­sa, por lo cual se fue con el uni­for­me que traía mien­tras aten­día a Dun­can.

Des­pués del diag­nós­ti­co, los en­fer­me­ros se pu­sie­ron tra­jes pa­ra ma­te­ria­les pe­li­gro­sos con guan­tes do­bles y se aña­die­ron “guan­tes quí­mi­cos” que pe­ga­ron con cin­ta al tra­je. Ade­más in­clu­ye­ron un res­pi­ra­dor per­so­nal ta­pa­do con una ba­ta. Di­chas de­ci­sio­nes, se ase­ve­ró en la de­man­da, se to­ma­ron sin nin­gu­na ca­pa­ci­ta­ción ni guía for­mal por par­te de los su­per­vi­so­res.

En la de­man­da se in­di­có que tras la muer­te de Dun­can, a Pham se le di­jo que lo que ha­bía usa­do era se­gu­ro y no te­nía ries­go al­guno de con­traer ébo­la. Con­fian­do en lo que le ha­bían ase­gu­ra­do los fun­cio­na­rios del hos­pi­tal, pa­só tiem­po con ami­gos y fa­mi­lia­res. En la de­man­da se se­ña­ló que em­pe­zó a sen­tir­se mal dos días des­pués de que fa­lle­ció Dun­can. Al día si­guien­te, se fue ma­ne­jan­do al no­so­co­mio y le diag­nos­ti­ca­ron ébo­la.

En una res­pues­ta a la de­man­da, la com­pa­ñía ope­ra­do­ra del hos­pi­tal re­cha­zó los ale­ga­tos de en­tre­na­mien­to de­fi­cien­te y pre­pa­ra­ción inade­cua­da.

En la re­vi­sión in­de­pen­dien­te da­da a co­no­cer en sep­tiem­bre del 2015 se des­cu­brió que la ins­ti­tu­ción no es­ta­ba pre­pa­ra­da en for­ma co­rrec­ta pa­ra un pa­cien­te con ébo­la y re­gis­tró fa­llas de co­mu­ni­ca­ción. En el re­por­te en­ca­be­za­do por el ex­di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Clí­ni­ca Ma­yo se de­ter­mi­nó que las co­mu­ni­ca­cio­nes en el hos­pi­tal eran in­con­sis­ten­tes, co­mo cuan­do el his­to­rial de via­jes de Dun­can re­co­pi­la­do por una en­fer­me­ra no se co­mu­ni­có ver­bal­men­te a un mé­di­co.

Ade­más en el in­for­me se res­pon­sa­bi­li­zó a los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de las En­fer­me­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, los cua­les se sos­tu­vo omi­tie­ron pre­pa­rar al hos­pi­tal en el uso del equi­po per­so­nal de pro­tec­ción, el ma­ne­jo de desechos y “otros desafíos”.

Even­tual­men­te Pham fue tras­la­da­da a Mary­land pa­ra su tra­ta­mien­to en los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de Sa­lud y se re­cu­pe­ró.

Sin em­bar­go, en la de­man­da se ase­ve­ró que le preo­cu­pa­ba su sa­lud a largo plazo y que du­da­ba vol­ver al­gu­na vez a ser en­fer­me­ra de te­ra­pia in­ten­si­va de­bi­do a la ten­sión y la an­sie­dad del trau­ma que ex­pe­ri­men­tó y el “miedo y el es­tig­ma” que la per­si­guie­ron.

Una vez re­cu­pe­ra­da, Pham con­ti­nuó siendo em­plea­da hos­pi­ta­la­ria pe­ro no re­gre­só a tra­ba­jar. No que­dó cla­ro su es­ta­do la­bo­ral des­pués de so­lu­cio­nar ex­tra­ju­di­cial­men­te la de­man­da. En el co­mu­ni­ca­do en el cual anun­cia­ron el con­ve­nio, los dos ban­dos di­je­ron que no ha­rán de­cla­ra­cio­nes pos­te­rio­res. Al ser bus­ca­dos, rehu­sa­ron dar ma­yor in­for­ma­ción, in­clu­yen­do so­bre el es­ta­do la­bo­ral de Pham.

Ni­Na Pham

el hos­Pi­tal Pres­bi­te­riano de Sa­lud de Te­xas, lu­gar don­de se dio el con­ta­gio

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.