El mo­men­to de la ver­dad pa­ra los me­dios de in­for­ma­ción

El Diario de El Paso - - Opinión -

Nue­va York – La res­pon­sa­bi­li­dad de los me­dios de in­for­ma­ción por el éxi­to po­lí­ti­co de Do­nald Trump se de­ba­ti­rá du­ran­te un buen tiem­po, en tan­to que las pa­la­bras del man­da­más de la ca­de­na Les Moon­ves so­bre su can­di­da­tu­ra (“Pue­de no ser bueno pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro va­ya que si sí lo es pa­ra CBS”) la po­nen en el cen­tro de la aten­ción. Sin em­bar­go, desde el mo­men­to en el que Trump en­tró en la con­tien­da pre­si­den­cial en el 2016, ha si­do gran no­ti­cia, y con ra­zón. Una ven­ta­ja en las en­cues­tas de opi­nión se con­vir­tió en una de­lan­te­ra en el con­teo de de­le­ga­dos y, lue­go, su­rrea­lis­ta­men­te, en la can­di­da­tu­ra del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

¿Fue ri­dícu­lo? In­con­men­su­ra­ble. ¿Re­le­van­te? Sin lu­gar a du­das. Siem­pre que el re­por­teo so­bre él fue­ra es­cép­ti­co – y, des­pués de cier­to pun­to, la ma­yor par­te lo era – ha­bía más ra­zo­nes pa­ra apun­tar los reflectores ha­cia él en lu­gar de qui­tár­se­los.

Eso es­tá a pun­to de cam­biar, enor­me­men­te. Es­tá des­ti­na­do a per­der las elec­cio­nes y no­so­tros, en los me­dios, per­de­re­mos la ló­gi­ca de que sus so­las pa­la­bras ga­ran­ti­za­ban a la no­ti­cia co­mo un vis­ta­zo al ca­rác­ter de una per­so­na que con­tien­de por el empleo más sig­ni­fi­ca­ti­vo del mun­do.

Sin em­bar­go, él se­gui­rá siendo la mis­ma atrac­ción de fe­ria de pueblo que es hoy. Y nos en­fren­ta­re­mos a una prue­ba de fue­go: ¿Nos im­por­ta, prin­ci­pal­men­te, pro­mo­ver dis­cu­sio­nes cons­truc­ti­vas y pro­te­ger a es­ta ben­di­ta y ator­men­ta­da de­mo­cra­cia nues­tra? ¿O es­ta­mos más in­tere­sa­dos en de­ni­grar­nos por tener au­dien­cia y clics?

Tal co­mo Trump es un can­di­da­to co­mo nin­gún otro, pue­de ser una prue­ba co­mo nin­gún otro an­tes que él.

Mitt Rom­ney no cau­só nin­gún al­bo­ro­to des­pués de su derrota ha­ce cua­tro años, y aun si lo hu­bie­se he­cho, él era Mitt Rom­ney: un hom­bre de­cen­te y un ser­vi­dor pú­bli­co ca­paz, aun­que no po­día de­cir­se que fue­ra muy ta­qui­lle­ro. Si­guió ade­lan­te. Igual que no­so­tros.

La si­tua­ción fue muy pa­re­ci­da con John McCain en el 2008, John Kerry en el 2004 y Al Go­re en el 2000. Una vez que ha­bían per­di­do com­ple­ta­men­te en su in­ten­to por lle­gar a la pre­si­den­cia, ya no ase­ve­ra­ron nin­gún re­cla­mo pa­ra estar en el cen­tro del es­ce­na­rio, y nin­guno ha­bía le­van­ta­do las for­tu­nas de los me­dios al pun­to en el que ha­ber­los de­ja­do ir pu­die­ra ha­ber­se vis­to co­mo un ries­go fi­nan­cie­ro. Trump ha si­do una gran ayu­da sin­gu­lar y una dro­ga sin­gu­lar­men­te po­ten­te.

Ne­ce­si­ta­mos re­glas pa­ra de­jar­lo, li­nea­mien­tos pa­ra las cir­cuns­tan­cias en las que la co­ber­tu­ra que ha­ga­mos de él sea le­gí­ti­ma y aqué­llas en las que no lo sea. Es­ta dis­tin­ción es mu­cho más cru­cial por­que él pa­re­ce estar po­si­cio­na­do pa­ra de­bi­li­tar a ins­ti­tu­cio­nes im­por­tan­tes y al pro­pio pro­ce­so de­mo­crá­ti­co. Po­de­mos dar­le ma­yor o me­nor cre­di­bi­li­dad a ese es­fuer­zo con in­ten­sa aten­ción o no.

El an­te­ce­den­te con­tem­po­rá­neo más cer­cano a Trump es Sa­rah Pa­lin. Co­mo com­pa­ñe­ra de fór­mu­la de McCain en el 2008, ella con­si­guió una ce­le­bri­dad chi­fla­da que tras­cen­dió tan­to la cam­pa­ña co­mo la po­lí­ti­ca, y el ape­ti­to por ella – en los me­dios y en el elec­to­ra­do – no de­ca­yó des­pués de las elec­cio­nes. Ni tam­po­co su pla­cer por que la no­ta­ran.

Si­guió aven­tu­rán­do­se a sa­lir en di­ver­sas for­mas y hu­bo va­rios sig­nos de que se ha­bía con­ver­ti­do en un sím­bo­lo y en una por­ta­voz de un sec­tor po­lí­ti­co con­si­de­ra­ble. No la aban­do­na­mos.

Sin em­bar­go, nun­ca se al­zó tan gran­de co­mo Trump y su al­can­ce se re­du­jo en for­mas en las que él po­dría no ha­cer­lo. Nun­ca tu­vo a su al­re­de­dor el ti­po de ase­so­res y la ma­qui­na­ria me­diá­ti­ca pre­pa­ra­da que ha reuni­do Trump, en es­pe­cial desde que in­te­gró a su equi­po a Step­hen Ban­non de Breit­bart News. Ella no te­nía el di­ne­ro que tie­ne Trump. Ella no te­nía las dé­ca­da de prác­ti­ca en ma­ni­pu­lar a los pe­rio­dis­tas que él tie­ne.

Ya es­tá pre­pa­ran­do una ar­ti­ma­ña: el po­si­ble re­cha­zo a los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. ¿Qué tan­to de­be­ría­mos con­sen­tir es­te be­rrin­che y por cuán­to tiem­po? Si Trump real­men­te jun­ta la es­tra­te­gia y los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra pre­sen­tar im­pug­na­cio­nes le­ga­les en los es­ta­dos don­de lo per­mi­tan los re­sul­ta­dos, si con­tra­ta abo­ga­dos y pre­sen­ta do­cu­men­tos, ese es, in­cues­tio­na­ble­men­te, un acon­te­ci­mien­to con va­lor pe­rio­dís­ti­co. ¿Si sim­ple­men­te en­fu­re­ce? No lo es.

Bien pue­de ser que es­té usan­do a es­ta cam­pa­ña pa­ra gi­rar ha­cia una nue­va em­pre­sa me­diá­ti­ca, lo cual se­ría una au­tén­ti­ca his­to­ria de ne­go­cios. Sin em­bar­go, no se­ría una ex­cu­sa pa­ra gra­bar ca­da uno de sus in­sul­tos, ni ocu­par­se de su opo­si­ción in­ter­mi­na­ble a la po­lí­ti­ca y el go­bierno.

Su pers­pec­ti­va con­ti­nua­rá im­por­tan­do – den­tro de lí­mi­tes – si hay prue­ba de que cuen­ta con un ver­da­de­ro mo­vi­mien­to po­lí­ti­co: mí­ti­nes, in­fra­es­truc­tu­ra o la for­ma­ción de can­di­da­tos a su ima­gen y se­me­jan­za. Sin esa evi­den­cia, ape­nas si es lo que Jay Cost de The Weekly Stan­dard, di­jo so­bre él la se­ma­na pa­sa­da: que es el ha­bla­dor del in­vierno.

Qui­zá el mis­mo Trump le aho­rre a los me­dios to­mar de­ci­sio­nes du­ras. Po­dría re­ti­rar­se sua­ve­men­te a dor­mir (hey, han pa­sa­do co­sas más ex­tra­ñas). O, a la me­jor, fi­nal­men­te ago­tó la cu­rio­si­dad y la pa­cien­cia de to­dos, sal­vo por una muy pe­que­ña frac­ción de es­ta­dou­ni­den­ses, de tal for­ma que los pe­rio­dis­tas no ten­gan nin­gún in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co pa­ra se­guir con él.

El ma­yor po­der re­si­de en la au­dien­cia – que tam­bién car­ga con gran par­te de la cul­pa. Las agencias de no­ti­cia nun­ca an­tes ha­bían po­di­do juz­gar con tan­ta ra­pi­dez y pre­ci­sión a qué res­pon­den nuestros con­su­mi­do­res. Si és­tos no hu­bie­sen de­mos­tra­do un in­te­rés tan in­ten­so en Trump, es pro­ba­ble que no­so­tros tam­po­co. Y si le dan la es­pal­da a Trump, es pro­ba­ble que la ma­yo­ría de no­so­tros tam­bién lo ha­rá, sin gran am­bi­güe­dad ni re­tra­so.

Sin em­bar­go, no po­de­mos de­jar­les to­do es­to en la puer­ta. Hay ajus­tes que de­be­ría­mos ha­cer, sin im­por­tar la mé­tri­ca.

Una es to­nal. La des­ho­nes­ti­dad, ma­le­vo­len­cia, vul­ga­ri­dad y fal­ta de pre­pa­ra­ción alen­ta­ron al ti­po de pe­rio­dis­mo po­lí­ti­co que no so­lo es an­ta­go­nis­ta, sino in­dig­na­do, in­sis­ten­te y sar­cás­ti­co; y con to­da ra­zón. Sin em­bar­go, ese es­ti­lo no pue­de con­ver­tir­se en lo nue­vo normal, no en un país que ya es­tá po­la­ri­za­do. De­be­ría­mos mo­de­rar las co­sas des­pués de Trump.

¿Y si si­gue pe­gan­do en­tre lec­to­res y es­pec­ta­do­res? De­be­ría­mos de­mos­trar al­go de va­lor y con­te­ner­nos.

Sí, es una ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca – una cues­tión de sobrevivencia – que mez­cle­mos co­sas po­pu­la­res con otras más im­por­tan­tes, uti­li­zan­do a aqué­llas pa­ra fi­nan­ciar a es­tas úl­ti­mas: vi­deos pre­fe­ri­dos pa­ra re­por­tear so­bre el Pen­tá­gono; un Kar­das­hian por un Ja­me­nei. Sin em­bar­go, Trump no es pil­tra­fa ino­cua, no si sus pa­la­bras y ac­cio­nes des­pués de la cam­pa­ña ca­san con lo que di­jo e hi­zo en ella. Tie­ne el po­ten­cial de ha­cer un ma­yor da­ño y es­tá ame­na­zan­do con ello.

No po­de­mos ig­no­rar­lo abier­ta­men­te por­que se tie­nen que ha­cer im­por­tan­tes aná­li­sis de los re­sul­ta­dos, por­que es un per­so­na­je cen­tral en el dra­ma so­bre a dón­de va el Par­ti­do Re­pu­bli­cano a par­tir de aquí y por­que ha cap­tu­ra­do la ima­gi­na­ción y ha da­do rien­da suel­ta a las frus­tra­cio­nes de de­ce­nas de mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses.

Sin em­bar­go, tam­po­co po­de­mos ren­dir­nos an­te él en la for­ma en la que lo he­mos he­cho al­gu­nas ve­ces en los úl­ti­mos 16 me­ses, en los que he­mos he­cho la crónica has­ta de esos dis­cur­sos y mí­ti­nes que re­sul­ta­ron ser so­lo pre­sen­ta­cio­nes pa­ra ven­der sus pro­pie­da­des y pro­duc­tos. Su ajus­te de cuen­tas vie­ne el 8 de no­viem­bre. El nues­tro se­rá un po­co des­pués de eso.

Frank Bru­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.