Di­vi­dan la lis­ta elec­to­ral

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton– Hu­bo una épo­ca en que di­vi­dir la lis­ta elec­to­ral era co­mún. Los elec­to­res apo­ya­ban a un can­di­da­to de un par­ti­do pa­ra la pre­si­den­cia, y a otro de otro par­ti­do pa­ra el Con­gre­so. En su au­ge, en 1972, los que di­vi­dían la lis­ta re­pre­sen­ta­ron el 30 por cien­to de los elec­to­res, in­for­ma el po­li­tó­lo­go, Alan Abra­mo­witz, de la Uni­ver­si­dad de Emory.

Des­de en­ton­ces, esa prác­ti­ca se eclip­só. En 2012, só­lo un 11 por cien­to del elec­to­ra­do di­vi­dió la lis­ta. Y sin em­bar­go, pa­ra lle­var es­ta ex­tra­ña y des­agra­da­ble cam­pa­ña a una con­clu­sión con al­gún sen­ti­do, lo que ne­ce­si­ta el país es un es­ta­lli­do de in­di­vi­duos que di­vi­dan la lis­ta. Los re­pu­bli­ca­nos de­be­rían vo­tar por Hi­llary Clin­ton, y los de­mó­cra­tas de­be­rían apo­yar a los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos pa­ra la Cá­ma­ra y el Se­na­do. Eso po­dría pa­re­cer iló­gi­co, y qui­zás ton­to, pe­ro hay tres bue­nos mo­ti­vos pa­ra ha­cer­lo. El pri­me­ro es ex­pre­sar una opi­nión so­bre el re­sul­ta­do. Nin­guno de los dos par­ti­dos se me­re­ce una vic­to­ria com­ple­ta. Am­bos no­mi­na­ron can­di­da­tos de los que la gen­te no se fía.

En la úl­ti­ma encuesta NBC/Wall Street Jour­nal (que se reali­zó an­tes del de­ba­te fi­nal de la se­ma­na pa­sa­da), so­lo el 40 por cien­to de los en­cues­ta­dos con­si­de­ró a Clin­ton en for­ma po­si­ti­va; un me­ro 29 por cien­to sin­tió lo mis­mo por Do­nald Trump. Los par­ti­dos no de­ben ser re­com­pen­sa­dos cuan­do su apo­yo po­pu­lar es tan dé­bil.

El se­gun­do mo­ti­vo es­tá re­la­cio­na­do: pa­ra evi­tar una in­ter­pre­ta­ción in­co­rrec­ta. Su­po­nien­do que Clin­ton ga­ne, ella y otros di­rán que los de­mó­cra­tas tie­nen un “man­da­to”. No lo tie­nen. Su triun­fo se­rá más un re­pu­dio de Trump que una re­fren­da de las po­lí­ti­cas de Clin­ton. El so­lo he­cho de que la ma­la con­duc­ta Trump fue­ra ex­tra­or­di­na­ria—ha­bi­tual­men­te gro­se­ra, lle­na de odio y des­in­for­ma­da— no con­vier­te a Hi­llary en una fi­gu­ra ama­da y con un pro­gra­ma fas­ci­nan­te. El mis­mo pun­to pue­de apli­car­se a los re­pu­bli­ca­nos.

Re­te­ner con­trol de la Cá­ma­ra y, po­si­ble­men­te, del Se­na­do, no se­ría un in­di­cio de la po­pu­la­ri­dad de su fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca, cual­quie­ra sea. El men­sa­je de la elec­ción pa­ra los re­pu­bli­ca­nos pa­re­ce­ría de­vas­ta­dor. Per­der la Ca­sa Blan­ca por ter­ce­ra vez con­se­cu­ti­va—y cin­co de las úl­ti­mas sie­te elec­cio­nes— mos­tra­ría cuán fue­ra de la reali­dad po­lí­ti­ca es­tán.

Su apo­yo es, en su ma­yor par­te, de­fen­si­vo: el te­mor de un go­bierno de­mó­cra­ta de un so­lo par­ti­do. La ra­zón fi­nal es la más tras­cen­den­tal—y la más hi­po­té­ti­ca. El go­bierno di­vi­di­do, im­pul­sa­do por la di­vi­sión de la lis­ta elec­to­ral, po­dría pro­du­cir un go­bierno me­jor. ¿Có­mo pue­de ser eso? Su­per­fi­cial­men­te, lo opues­to pa­re­ce­ría más pro­ba­ble. Un go­bierno di­vi­di­do sig­ni­fi­ca­ría un go­bierno pa­ra­li­za­do; ha­bría una ma­yor pa­rá­li­sis. Sin du­da, eso es po­si­ble. Ocu­rrió du­ran­te los años de Oba­ma. Po­dría vol­ver a su­ce­der. Pe­ro no es inevi­ta­ble. Pa­ra co­men­zar, ten­dría­mos un nue­vo elen­co de per­so­na­jes. Clin­ton, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Paul Ryan y el Lí­der de la Ma­yo­ría en el Se­na­do, Mitch McCon­nell, son “po­lí­ti­cos transac­cio­na­les”—quie­ren que las co­sas se ha­gan—ade­más de ser fe­roz­men­te par­ti­dis­tas. Tam­bién sa­ben que la pa­rá­li­sis de los úl­ti­mos ocho años no be­ne­fi­ció a nin­gún par­ti­do. To­do eso crea mo­ti­vos pa­ra es­ta­ble­cer víncu­los y lle­gar a acuer­dos mu­tua­men­te acep­ta­bles.

Hay una enor­me can­ti­dad de asun­tos le­gis­la­ti­vos re­tra­sa­dos: in­mi­gra­ción, cam­bios fis­ca­les pa­ra las cor­po­ra­cio­nes, gas­tos mi­li­ta­res, Se­gu­ro So­cial y Me­di­ca­re, pa­ra nom­brar al­gu­nos. Son asun­tos con­tro­ver­ti­dos y cos­to­sos. No se tra­ta so­la­men­te de que un par­ti­do so­lo qui­zás no lo­gre que se aprue­ben en el Con­gre­so; nin­gún par­ti­do qui­zás desee ac­tuar so­lo, por­que eso im­pli­ca acep­tar to­da la cul­pa por po­lí­ti­cas po­co po­pu­la­res. Un go­bierno di­vi­di­do po­dría for­zar a am­bos par­ti­dos a bus­car pun­tos de coin­ci­den­cia. Vi­vi­mos en una épo­ca de­fi­ni­da por lo que Abra­mo­witz y el po­li­tó­lo­go Ste­ven Webs­ter lla­man “par­ti­dis­mo ne­ga­ti­vo”—un te­mor de­vo­ra­dor del pro­gra­ma po­lí­ti­co de los opo­si­to­res. Las ideas a las que uno se opo­ne de­fi­nen la po­lí­ti­ca de uno tan­to co­mo las que uno apo­ya.

“No se tra­ta so­lo de la po­la­ri­za­ción,” di­ce el po­li­tó­lo­go Nor­man Orns­tein, del Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te. “Es el tri­ba­lis­mo. Los del otro ban­do son enemi­gos, no só­lo ad­ver­sa­rios, que ame­na­zan el es­ti­lo de vi­da de uno”. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos se vol­vie­ron ideo­ló­gi­ca­men­te pu­ros, di­ce Abra­mo­witz. Por eso la di­vi­sión de las lis­tas elec­to­ra­les de­cli­nó. En los años 50, 60 y 70, de­mó­cra­tas con­ser­va­do­res po­dían vo­tar por can­di­da­tos pre­si­den­cia­les re­pu­bli­ca­nos; así sa­lie­ron elec­tos Ei­sen­ho­wer, Ni­xon y Rea­gan jun­to con con­gre­sos de­mó­cra­tas. Los re­pu­bli­ca­nos mo­de­ra­dos po­dían fa­vo­re­cer can­di­da­tos al Con­gre­so de­mó­cra­tas. Aho­ra, esos sec­to­res po­lí­ti­cos se re­du­je­ron.

“Hay más cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca—y más des­agra­do por el otro par­ti­do,” di­ce Abra­mo­witz. Bueno, ya in­ten­ta­mos la po­lí­ti­ca ideo­ló­gi­ca y apren­di­mos una co­sa: no fun­cio­na. No pro­du­ce con­sen­so y no pro­du­ce ma­yo­rías ope­ran­tes, ya sea de un par­ti­do o de dos par­ti­dos. Co­mo los par­ti­dos se es­fuer­zan por di­fe­ren­ciar­se, la coope­ra­ción se ha­ce más di­fí­cil. Tan­to en la iz­quier­da co­mo en la de­re­cha, el po­der flu­yó a los ex­tre­mos, que se des­ta­can por su re­tó­ri­ca, pe­ro fa­llan en los lo­gros le­gis­la­ti­vos. Las le­yes im­por­tan­tes ne­ce­si­tan del apo­yo bi­par­ti­dis­ta; pa­ra con­fir­ma­ción, véa­se Oba­ma­ca­re.

La ne­ce­si­dad pri­mor­dial pa­ra el pró­xi­mo pre­si­den­te y Con­gre­so es que am­bos par­ti­dos re­cons­tru­yan sus cen­tros po­lí­ti­cos, que—ca­si con cer­te­za—aún tie­nen el apo­yo de la opi­nión pú­bli­ca. Una po­lí­ti­ca cen­tris­ta re­vi­ta­li­za­da no ga­ran­ti­za una bue­na le­gis­la­ción, pe­ro tie­ne más po­si­bi­li­da­des de pro­du­cir una le­gis­la­ción pú­bli­ca­men­te acep­ta­ble. Has­ta esa po­si­bi­li­dad pue­de pa­re­cer le­ja­na, pe­ro es la me­jor que te­ne­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.