Hom­bre feminista

El Diario de El Paso - - Opinión - Hum­ber­to Cas­pa

Los Án­ge­les– Apro­ve­chan­do las fa­ci­li­da­des que nos da el sis­te­ma elec­to­ral, de­ci­dí en­viar mi vo­to con an­te­rio­ri­dad. No tu­ve nin­gún ti­po de du­das con re­la­ción al can­di­da­to o la can­di­da­ta de mi pre­fe­ren­cia. Yo creo que la ma­yo­ría de mis lec­to­res sa­ben que mi vo­to no es nin­gún se­cre­to. Por su­pues­to, vo­té por Hi­llary Clin­ton y lo hi­ce por las si­guien­tes ra­zo­nes.

Creo que soy uno de los mu­chos fe­mi­nis­tas hom­bres que va­ga so­bre la faz de la tie­rra. Ser feminista, en la for­ma có­mo yo la in­ter­pre­to y co­mo creo que de­be ser in­ter­pre­ta­da, no es un pa­la­bra “su­cia”.

Em­ma Wat­son, ac­triz prin­ci­pal de Harry Pot­ter, en un dis­cur­so emo­ti­vo en las Na­cio­nes Uni­das ma­ni­fies­ta que ser feminista no es un tér­mino que im­pli­ca “odio a los hom­bres”.

Ser feminista es lu­char por los de­re­chos de la mu­jer. Des­de un pun­to de vis­ta fi­lo­só­fi­co li­be­ral, Em­ma Wat­son pro­po­ne que esa lu­cha de­be con­lle­var a un mun­do de “igual­dad de gé­ne­ros”, en don­de la mu­jer y el hom­bre ten­gan los mis­mos de­re­chos en to­dos los ni­ve­les de la so­cie­dad, in­clu­yen­do en la po­lí­ti­ca, la eco­no­mía y el De­re­cho.

Las mu­je­res fe­mi­nis­tas li­be­ra­les co­mo Em­ma Wat­son su­gie­ren que la edu­ca­ción es uno de los me­ca­nis­mos idó­neos pa­ra que­bran­tar las de­sigual­da­des so­cia­les en­tre un hom­bre y una mu­jer. En su dis­cur­so de la ONU di­jo que, co­mo per­so­na, no se sien­te su­bor­di­na­da a los hom­bres de­bi­do a que sus pa­dres la cria­ron y la edu­ca­ron den­tro de una es­truc­tu­ra so­cial de cla­se me­dia.

En es­te sen­ti­do, el ni­vel so­cial de los pa­dres, se­gún la pers­pec­ti­va de Em­ma Wat­son, ha­ce efec­ti­vo un ni­vel de cons­cien­cia hu­ma­na que in­ci­de en la for­ma có­mo los pa­dres edu­can a sus hi­jos. Es de­cir, pa­dres so­cial­men­te cons­cien­tes per­mi­ten que sus hi­jos crez­can sin pre­jui­cios so­cia­les ni otros ti­pos de dis­cri­mi­na­ción.

Por otra par­te, Wat­son tam­bién ha­ce men­ción de las ni­ñas y jó­ve­nes mu­je­res del Con­ti­nen­te Afri­cano, en don­de los ni­ve­les de edu­ca­ción son ex­tre­ma­da­men­te dis­pa­re­jos. Nos di­ce que, en de­tri­men­to de las mu­je­res, los hom­bres son los que ma­yor­men­te se be­ne­fi­cian de to­do lo que pro­vee el Es­ta­do y la so­cie­dad. En es­te mun­do ma­chis­ta, muy po­cas mu­je­res tie­nen ac­ce­so a la edu­ca­ción; por con­si­guien­te, una gran ma­yo­ría de mu­je­res es víc­ti­ma de pre­jui­cios so­cia­les.

A pe­sar de con­cor­dar con la eva­lua­ción de Em­ma Wat­son y de otras mu­je­res li­be­ra­les, mi pun­to de vis­ta va mu­cho más allá de esa ra­cio­na­li­dad. Mi fe­mi­nis­mo, al igual que el fe­mi­nis­mo de Glo­ria Stei­nem y es­pe­cial­men­te el de Cat­ha­ri­ne Ma­cKin­non, se abs­trae del con­cep­to de igual­dad de gé­ne­ro. El gé­ne­ro, co­mo to­das las co­sas pal­pa­bles e im­pal­pa­bles en el mun­do, son pro­duc­tos de la crea­ción de la mano y el pen­sa­mien­to del hom­bre. En es­te con­tex­to, el mun­do en que vi­vi­mos es esen­cial­men­te ma­cho, mi­so­gi­nis­ta y con­tra­rio a los de­re­chos de la mu­jer.

Do­nald Trump es pre­ci­sa­men­te el ar­que­ti­po del hom­bre co­mún y co­rrien­te de la so­cie­dad que ob­je­ti­va (uti­li­za co­mo ob­je­to) a la mu­jer.

Hi­llary Clin­ton, por el con­tra­rio, es la en­car­na­ción de la mu­jer feminista mo­der­na y cons­cien­te que con­si­de­ra que la lu­cha por los de­re­chos de la mu­jer no es su­fi­cien­te con la li­be­ra­li­za­ción de la mu­jer en cuan­to a gé­ne­ro, sino que esa lu­cha de­be in­vo­lu­crar a los hom­bres.

Hi­llary Clin­ton es la an­tí­te­sis al hom­bre ma­cho (a los Trumps) y es un re­fle­jo, una con­se­cuen­cia, un mo­vi­mien­to de to­do aque­llo que lu­cha por los de­re­chos de la mu­jer. Por eso vo­té por Hi­llary Clin­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.