Pros­ti­tu­tas, a fa­vor de Hi­llary

El Diario de El Paso - - Clima - Ju­lie Con­nan / El País

Car­son City, Ne­va­da— Pa­ra quien no es­tá acos­tum­bra­do, en­trar en un brot­hel (li­te­ral­men­te un bur­del) es, en sí, to­da una ex­pe­rien­cia. En Ne­va­da, el úni­co es­ta­do ame­ri­cano don­de la pros­ti­tu­ción es le­gal, es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos se ha­cen des­ta­car. En Car­son City, la des­co­no­ci­da y pe­que­ña ca­pi­tal del es­ta­do, ubi­ca­da en pleno cen­tro de la re­gión cow­boy, la ma­yo­ría de es­tas ‘ca­sas de pla­cer’ co­mu­ni­can en­tre ellas por un han­gar de he­li­cóp­te­ro y per­te­ne­cen al sep­tua­ge­na­rio Den­nis Hof, co­no­ci­do por su rea­lity show Cat­hou­se.

Des­de el Moo­li­te Bunny Ranch al Sa­geB­rush, es­tos mo­te­les de­co­ra­dos con pa­ne­les de du­do­so hu­mor se si­túan a los la­dos de una ca­rre­te­ra bas­tan­te fre­cuen­ta­da, don­de el vai­vén de los vehícu­los se ve a dia­rio in­te­rrum­pi­do por el pa­so del ga­na­do y de los ca­ba­llos en li­ber­tad.

Es­tá prohi­bi­do pu­bli­ci­tar es­te ne­go­cio car­nal, pe­ro no por ello las chi­cas de­jan de ha­cer­se no­tar por sus pro­pios me­dios, a tra­vés del mo­vi­mien­to Hoo­kers for Hi­llary (pros­ti­tu­tas a fa­vor de Hi­llary). ‘Me crié en un ho­gar re­pu­bli­cano en Oklaho­ma, pe­ro voy a vo­tar por ella’, anun­cia Sa­ble Re­nae, de 45 años, en su ha­bi­ta­ción de­co­ra­da con lá­ti­gos y som­bre­ros de cow­boy. ‘Trump con­ti­nua­rá ha­cien­do reaga­no­mics (la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Ro­nald Rea­gan) y ya se sa­be que eso no fun­cio­na’, pre­ci­sa es­ta ex em­plea­da de re­cau­da­ción del ban­co HSBC. ‘Es­tu­dié his­to­ria y les ex­pli­co a las chi­cas có­mo fun­cio­na el sis­te­ma po­lí­ti­co’, aña­de es­ta jo­ven abue­la de cua­tro ni­ños.

Es­tas mu­je­res con­si­de­ran que Clin­ton de­fen­de­rá me­jor el sis­te­ma de sa­lud y los de­re­chos de las tra­ba­ja­do­ras del se­xo. En Ne­va­da, se so­me­ten a un exa­men mé­di­co se­ma­nal, con pruebas de VIH pe­rió­di­cos y el uso del pre­ser­va­ti­vo es obli­ga­to­rio.

‘Chi­cas, tie­nen vi­si­ta’. La voz del camarero re­sue­na en la ha­bi­ta­ción a tra­vés de un te­le­fo­ni­llo. La lla­ma­da ex­hor­ta a las pros­ti­tu­tas a pre­sen­tar­se an­te su pró­xi­mo clien­te.

‘Las chi­cas cri­ti­can mu­cho a Trump y su par­te ma­cho blanco do­mi­nan­te’, cuen­ta On­di­ne De­si­re, de 30 años. ‘Yo apo­ya­ba a Ber­nie San­ders, pe­ro con Clin­ton es­toy con­ven­ci­da de que co­mo mu­jer es­ta­ré se­gu­ra’, ex­pli­ca es­ta tra­ba­ja­do­ra so­cial de Chica­go. ‘Trump ve a las mu­je­res co­mo ob­je­tos, pe­ro yo de­ci­do por mi mis­ma cuán­do quie­ro ser tra­ta­da co­mo un ob­je­to’.

En la pe­num­bra del Sa­geB­rush, no to­das las vo­ces opi­nan de la mis­ma for­ma. El pro­pie­ta­rio se pre­sen­ta al Se­na­do de Ne­va­da ba­jo la eti­que­ta li­ber­ta­ria, tras ha­ber apo­ya­do a Ron Paul en las pre­si­den­cia­les de 2008 y de 2012. Den­nis Hof de­cla­ró que apo­ya­ba a Trump, pe­ro ani­ma a ‘sus chi­cas’ a con­ti­nuar la cam­pa­ña a fa­vor de su ri­val de­mó­cra­ta. Sa­ble y On­di­ne irán a vo­tar el 8 de no­viem­bre y, co­mo su ha­bi­ta­ción no tie­ne te­le­vi­sión, Sa­ble se­gui­rá el es­cru­ti­nio a tra­vés de su or­de­na­dor por­tá­til.

Ne­va­da, en el úni­co es­ta­do don­de la ac­ti­vi­dad es le­gal, las tra­ba­ja­do­ras del se­xo de­ba­ten so­bre el fu­tu­ro po­lí­ti­co del país, tras ha­ber to­ma­do par­ti­do, a su ma­ne­ra

Vo­ta­rá Co­lin Po­well por Clin­ton

Co­lin Po­well es re­pu­bli­cano, pe­ro el 8 de no­viem­bre vo­ta­rá de­mó­cra­ta. El anun­cio del an­ti­guo se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Geor­ge W. Bush, es­te mar­tes, de que apo­ya­rá a Hi­llary Clin­ton su­po­ne un re­vés más pa­ra su ri­val re­pu­bli­cano, Do­nald Trump, so­bre to­do por­que has­ta ha­ce po­cas se­ma­nas, Po­well tam­bién era muy crí­ti­co con la can­di­da­ta de­mó­cra­ta.

El ge­ne­ral de cua­tro es­tre­llas, que tam­bién sir­vió ba­jo el Go­bierno de Ro­nald Rea­gan, anun­ció ayer su de­ci­sión du­ran­te un al­muer­zo a puer­tas ce­rra­das en Long Is­land, pe­ro asis­ten­tes al even­to lo di­vul­ga­ron rá­pi­da­men­te y la je­fa de ga­bi­ne­te del ex se­cre­ta­rio, Peggy Ci­frino, lo aca­bó con­fir­man­do a va­rios me­dios.

Uno de los mo­ti­vos que ci­tó Po­well pa­ra dar es­te pa­so fue el he­cho de que Trump ‘nos in­sul­ta to­dos los días’, se­gún la ca­de­na CBS. Ya en el pa­sa­do, Po­well ha­bía si­do crí­ti­co con el mag­na­te neo­yor­quino, al que se­gún co­rreos elec­tró­ni­cos fil­tra­dos en sep­tiem­bre, ca­li­fi­có de ‘des­hon­ra na­cio­nal y un pa­ria in­ter­na­cio­nal’.

Pe­ro ha­bía du­das acer­ca de que es­ta an­ti­pa­tía por el can­di­da­to re­pu­bli­cano fue­ra a re­ver­tir en un apo­yo ex­plí­ci­to a su ri­val de­mó­cra­ta, so­bre to­do des­pués de que Po­well se que­ja­ra de que el equi­po de Clin­ton in­ten­tó echar­le la cul­pa por el uso de un ser­vi­dor pri­va­do cuan­do fue se­cre­ta­ria de Es­ta­do, un asun­to que es­tá las­tran­do la cam­pa­ña de la de­mó­cra­ta.

No es la pri­me­ra vez que el pri­mer je­fe de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se de ra­za afro­ame­ri­ca­na apo­ya a un de­mó­cra­ta. Ya lo hi­zo en 2008 y 2012, cuan­do dio su res­pal­do a Oba­ma, aun­que el año pa­sa­do in­sis­tió en que si­gue sien­do miem­bro del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.