Do­nald Trump, ajeno a to­do lo que es gran­dio­so

El Diario de El Paso - - Portada - • Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York – Me ha lle­va­do al­gún tiempo con­se­guir pre­ci­sar con exac­ti­tud qué eti­que­ta po­lí­ti­ca des­cri­be me­jor a Do­nald Trump mien­tras aca­ba su cam­pa­ña pre­si­den­cial gru­ñen­do y es­pe­tan­do. Creo que por fin la ten­go: Do­nald Trump es un “ex­tran­je­ro le­gal”.

Es co­rrec­to, el hom­bre que ha pa­sa­do el úl­ti­mo año des­po­tri­can­do en con­tra de esos rui­nes “ex­tran­je­ros ile­ga­les” que su­pues­ta­men­te es­tán pro­vo­can­do el caos en nues­tro país, re­sul­ta ser un ex­tran­je­ro le­gal; al­guien que nació en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro cu­yos va­lo­res son com­ple­ta­men­te ex­tra­ños a to­do lo que ha he­cho que es­te país sea gran­dio­so.

¿A quién co­no­cen que ha­ya de­ni­gra­do a los in­mi­gran­tes, dis­ca­pa­ci­ta­dos, mu­sul­ma­nes y me­xi­ca­nos; que ha­ya des­pe­da­za­do to­dos nues­tros tra­ta­dos co­mer­cia­les re­cien­tes; que ha­ya or­ga­ni­za­do una cam­pa­ña frau­du­len­ta di­cien­do que nues­tro pre­si­den­te no nació en es­te país; que ha­ya in­sul­ta­do a to­do el pro­ce­so de la elec­ción pre­si­den­cial al con­ten­der pa­ra el car­go más ele­va­do sin mí­ni­ma­men­te ha­ber­se pre­pa­ra­do; que ha­ya alar­dea­do de ha­ber­le ma­no­sea­do los ge­ni­ta­les a al­gu­nas mu­je­res; que ha­ya de­ni­gra­do a nues­tros alia­dos de la OTAN; que ha­ya elo­gia­do al pre­si­den­te dic­ta­to­rial de Ru­sia y lo ha­ya alen­ta­do a pi­ra­tear los correos elec­tró­ni­cos del Par­ti­do De­mó­cra­ta; que ha­ya pro­me­ti­do en­jui­ciar a su ri­val de cam­pa­ña si sa­le ele­gi­do; que ha­ya ame­na­za­do con con­te­ner a la li­ber­tad de pren­sa; que ha­ya su­ge­ri­do que los ac­ti­vis­tas por el de­re­cho a las ar­mas po­drían to­mar la ley en sus pro­pias ma­nos si ga­na Hi­llary Clin­ton; que ha­ya in­sul­ta­do a los pa­dres de un hé­roe de gue­rra caí­do en Irak; al que 11 mu­je­res han acu­sa­do de aco­so se­xual o de otros avan­ces fí­si­cos des­agra­da­bles; que ha­ya bus­ca­do de­bi­li­tar al sis­te­ma elec­to­ral de Es­ta­dos Uni­dos al de­cir, sin ninguna evi­den­cia, que es­tá tan “ama­ña­do” que, si per­die­ra, no pue­de pro­me­ter re­co­no­cer­lo, y que lo han ci­ta­do por men­tir so­bre más co­sas, más ve­ces, en más for­mas, en más días, que cual­quier as­pi­ran­te pre­si­den­cial en la his­to­ria?

Es­te coc­tel de ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos tó­xi­cos es to­tal­men­te ex­tra­ño a cual­quie­ra que se ha­ya pos­tu­la­do al­gu­na vez pa­ra la pre­si­den­cia; y por bue­nas ra­zo­nes. Sin em­bar­go, eso es lo que es Trump. La gran in­te­rro­gan­te aho­ra es: ¿quié­nes so­mos los de­más?

1) El pue­blo es­ta­dou­ni­den­se. ¿Quié­nes so­mos? Con op­ti­mis­mo, una abru­ma­do­ra ma­yo­ría aplas­ta­rá a Trump en las ur­nas y en­via­rá el men­sa­je de que a él es a quien se ne­ce­si­ta de­por­tar mo­ral­men­te, con una vía de re­torno a la co­rrien­te do­mi­nan­te es­ta­dou­ni­den­se so­lo si cam­bia sus cos­tum­bres.

Si Trump pierde y de­ci­de em­pe­zar una com­pa­ñía de me­dios _ una es­pe­cie de Trump Ink _ pa­ra se­guir in­yec­tan­do su ve­neno cons­pi­ra­ti­vo en las ve­nas de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se y ate­rro­ri­zan­do a los republicanos mo­de­ra­dos, pa­ga­rá muy ca­ro. Trump Ink os­cu­re­ce­rá a Trump Inc.

Ya hay una mi­ría­da de re­por­tes de per­so­nas que evi­tan ir a los ho­te­les y cam­pos de golf de Trump de­bi­do a su com­por­ta­mien­to ve­ne­no­so. Re­cien­te­men­te, el PGA Tour cam­bió el tor­neo que rea­li­za­ba des­de ha­ce mu­cho en el cam­po Do­ral de Trump, en Mia­mi, a uno en … ¡Mé­xi­co!

2) El Par­ti­do Re­pu­bli­cano. ¿De quién es es­te par­ti­do? ca­si to­dos sus di­ri­gen­tes han de­ci­di­do apo­yar a Trump por­que aman más a su tra­ba­jo (y al par­ti­do que los sos­tie­ne) que a su país. ¿Si pierde Trump, la di­ri­gen­cia del Par­ti­do Re­pu­bli­cano tra­ta­rá de per­se­guir a esa gran por­ción de su ba­se que se fue con Trump y con­ver­tir­se en un par­ti­do de la de­re­cha en in­ter­net o es­ta frac­tu­ra en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano y los con­ser­va­do­res de­cen­tes se irán a for­mar uno nue­vo y sa­lu­da­ble?

Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te un par­ti­do sano de cen­tro de­re­cha que abra­ce al ar­coí­ris com­ple­to de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se; que pro­mue­va so­lu­cio­nes ba­sa­das en el mer­ca­do pa­ra el cam­bio cli­má­ti­co, que ce­le­bre arries­gar­se por la dis­tri­bu­ción; que im­pul­se te­ner un go­bierno más re­du­ci­do; que ex­pan­da el co­mer­cio que be­ne­fi­cia a los más, pe­ro cui­da a quie­nes re­sul­tan afec­ta­dos; que in­vier­ta en in­fra­es­truc­tu­ra, ofrez­ca re­for­mas fis­ca­les y se li­be­re de la po­li­cía de las ideas de­re­chis­tas, co­mo Fox News, Rush Lim­baugh y Gro­ver Nor­quist, que han evi­ta­do que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano se com­pro­me­ta y sea el par­ti­do go­ber­nan­te.

3) El Par­ti­do De­mó­cra­ta. ¿De quién es es­te par­ti­do? En ver­dad, el mo­vi­mien­to de Ber­nie San­ders frac­tu­ró al Par­ti­do De­mó­cra­ta ca­si tan­to co­mo Trump hi­zo con el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, pe­ro la ne­ce­si­dad pre­do­mi­nan­te de de­rro­tar a Trump ha pe­ga­do tem­po­ral­men­te esa fi­su­ra.

Si Clin­ton ga­na, esa fi­su­ra se re­abri­rá rá­pi­da­men­te y se ten­drá que res­pon­der a al­gu­nas cues­tio­nes bá­si­cas: ¿Los de­mó­cra­tas apo­yan cual­quier ex­pan­sión del co­mer­cio? ¿Los de­mó­cra­tas creen en el uso pro­bo de la fuer­za? ¿Creen que quie­nes se arries­gan a crear empleos en Es­ta­dos Uni­dos son un mo­tor pa­ra ha­cer di­ne­ro que de­be sol­tar­se o que son una ame­na­za a la que so­lo hay que re­gu­lar y gra­var? ¿Creen que ne­ce­si­ta­mos ex­pan­dir las re­des de se­gu­ri­dad pa­ra atra­par a quie­nes se re­za­ga­ron en es­ta era de cam­bios ace­le­ra­dos, pe­ro tam­bién de con­trol de be­ne­fi­cios pa­ra que sean sos­te­ni­bles?

¿Có­mo pro­ce­sa el Par­ti­do De­mó­cra­ta el he­cho de que si mien­tras Trump es un ex­tran­je­ro le­gal sus par­ti­da­rios no lo son? Son nues­tros ve­ci­nos. Ne­ce­si­tan que se los es­cu­che y, don­de sea po­si­ble, que se los ayu­de. Sin em­bar­go, tam­bién es ne­ce­sa­rio cues­tio­nar­los pa­ra que apren­dan con ma­yor ra­pi­dez y to­men bue­nas de­ci­sio­nes por­que el mun­do no se des­ace­le­ra pa­ra es­pe­rar­los.

En re­su­men: es­ta­mos en me­dio de un cam­bio tec­no­ló­gi­co ge­ne­ral. Es­tá cam­bian­do a ca­da empleo, cen­tro de tra­ba­jo y co­mu­ni­dad. El go­bierno pue­de ayu­dar, pe­ro no hay arre­glo rá­pi­do, y mu­chí­si­mo más va a de­pen­der de lo que Reid Hoff­man, un co­fun­da­dor de Lin­ke­dIn, lla­ma “la em­pre­sa emer­gen­te de ti”. Ca­da quien ne­ce­si­ta un plan pa­ra te­ner éxi­to hoy.

Al gra­do en el que el cen­tro iz­quier­da y el cen­tro de­re­cha pue­dan jun­tar­se con pro­gra­mas pa­ra ayu­dar a que ca­da es­ta­dou­ni­den­se sa­que el má­xi­mo pro­ve­cho de es­te mun­do y amor­ti­güe lo peor, nos irá mu­cho me­jor a to­dos. Sin em­bar­go, en­tre más nos di­vi­da­mos tri­bal­men­te, el sue­ño es­ta­dou­ni­den­se se vol­ve­rá ca­da vez más un con­cep­to ajeno a to­dos no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.