Si us­ted es la­tino y un can­di­da­to lo ofen­dió, vo­te

El Diario de El Paso - - Portada - Ru­ben Na­va­rret­te

San Die­go – Los la­ti­nos tie­nen tal des­pre­cio por Do­nald Trump que cual­quier co­si­ta los enoja. Una en­cues­ta re­cien­te de NBC News/Wall Street Jour­nal/Te­le­mun­do ha­lló que el can­di­da­to re­pu­bli­cano va a la za­ga de Hi­llary Clin­ton por más de 50 pun­tos en­tre los la­ti­nos. El ochen­ta por cien­to ex­pre­só te­ner una opi­nión ne­ga­ti­va de Trump, mien­tras que só­lo el 13 por cien­to di­jo con­si­de­rar­lo po­si­ti­va­men­te.

El úl­ti­mo de­ta­lle que en­fu­re­ció a los la­ti­nos fue la fra­se ca­sual que Trump uti­li­zó en el úl­ti­mo debate, al ha­blar de las de­por­ta­cio­nes.

“Te­ne­mos al­gu­nos hom­bres[sic en el ori­gi­nal] ma­los aquí, y los va­mos a sa­car,” di­jo Trump.

Hom­bres ma­los. Esas dos pa­la­bras fue­ron to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que los la­ti­nos ex­plo­ta­ran en Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­ta­gram. No veo por qué. Si tu­vie­ra que ha­cer una lis­ta de to­dos los in­sul­tos que pro­nun­cia­ra Trump con­tra los la­ti­nos en los úl­ti­mos 16 me­ses, la fra­se ino­cua “hom­bres ma­los” no lle­ga­ría ni a los 10 peo­res.

Ade­más, los la­ti­nos son mal­tra­ta­dos to­dos los días en Es­ta­dos Uni­dos por am­bos par­ti­dos po­lí­ti­cos. Y, sin em­bar­go, ¿por qué nos al­za­mos en ar­mas? Por el in­sul­to “hom­bres ma­los”. Qué ton­te­ría.

Al­gu­nos la­ti­nos usan la eti­que­ta co­mo un ho­nor. Otros es­tán sa­can­do las co­sas fue­ra de to­da pro­por­ción.

Ca­ro­li­na Mo­reno, edi­to­ra de “La­tino Voi­ces”— el ba­rrio pe­rio­dís­ti­co del Huf­fing­ton Post pa­ra re­dac­to­res y te­mas la­ti­nos que los edi­to­res, en su ma­yo­ría blan­cos, no con­si­de­ran su­fi­cien­te­men­te in­tere­san­tes o va­lio­sos pa­ra co­lo­car en el si­tio prin­ci­pal—exa­ge­ró. Lo que la irri­tó so­bre el co­men­ta­rio de Trump so­bre los “hom­bres” fue que se “atre­vió a usar mi len­gua ma­dre y la len­gua de los an­te­pa­sa­dos de los la­ti­nos pa­ra de­ni­grar a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.” Se­gún Mo­reno, Trump in­ten­tó “usar nues­tro idio­ma en con­tra de no­so­tros” co­mo una for­ma de “co­rrup­ción de al­go que sen­tía mío—mi len­gua ma­dre.”

Es un po­co exa­ge­ra­do. Su­pon­go que Mo­reno no sin­tió esa an­gus­tia cul­tu­ral, ha­ce unos años, cuando el pre­si­den­te Obama dio la bien­ve­ni­da equi­vo­ca­da­men­te a un gru­po de la­ti­nos en la Ca­sa Blan­ca pa­ra ce­le­brar el “Cin­co de Cua­tro”.

Pa­ra mí, las si­guien­tes son al­gu­nas de las peo­res afren­tas de Trump: lla­mar a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos “cri­mi­na­les” y “vio­la­do­res”; sos­te­ner que el juez fe­de­ral de dis­tri­to, Gon­za­lo Cu­riel no po­día ser jus­to por­que “es me­xi­cano”, y eti­que­tar a la ex Miss Uni­ver­so, Ali­cia Ma­cha­do, de Ve­ne­zue­la, co­mo “Miss Mu­ca­ma”. El he­cho de que Trump usa­ra la pa­la­bra “hom­bres” pa­ra des­cri­bir a los in­mi­gran­tes ile­ga­les con an­te­ce­den­tes pe­na­les no es­tá al mis­mo ni­vel.

La gen­te to­ma­ría a los la­ti­nos más en se­rio si fué­ra­mos más selectivos en nues­tra in­dig­na­ción, y si no fué­ra­mos tan in­dul­gen­tes con los de­mó­cra­tas.

Al tra­tar de jus­ti­fi­car las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas, Obama in­sis­tió que su prio­ri­dad era ex­pul­sar a los “pan­di­lle­ros y de­lin­cuen­tes”. Mien­tras abo­ga­ba a fa­vor de una ley an­ti-de­lin­cuen­cia, en los años 90, Hi­llary Clin­ton—en una apa­ren­te re­fe­ren­cia a ado­les­cen­tes afro­ame­ri­ca­nos—se re­fi­rió a ellos co­mo “el ti­po de mu­cha­chos que son lla­ma­dos ‘sú­per-de­pre­da­do­res’” y di­jo “te­ne­mos que me­ter­los en ve­re­da”.

Cla­ra­men­te, los de­mó­cra­tas pue­den ser tan ofen­si­vos co­mo cual­quie­ra—es­pe­cial­men­te cuando se tra­ta de cues­tio­nes de ra­za. Y de­be­mos pe­dir­les cuen­tas por eso.

Pe­ro sen­tir­se ofen­di­do es fá­cil. Es­pe­re­mos que to­do aquel que se sin­tió he­ri­do por al­go que Trump di­jo o hi­zo durante su cam­pa­ña asis­ta a los co­mi­cios y vo­te.

Jan Bre­wer no cree que eso ocu­rri­rá. La ex go­ber­na­do­ra de Ari­zo­na--que es in­ten­sa­men­te des­agra­da­ble y que fir­mó co­mo ley una me­di­da que re­que­ría que los ofi­cia­les de po­li­cía lo­ca­les y es­ta­ta­les usa­ran la prác­ti­ca de los per­fi­les ét­ni­cos con los la­ti­nos--sos­tu­vo la se­ma­na pa­sa­da que se­rá di­fí­cil que Clin­ton ga­ne Ari­zo­na con el apo­yo de los de­mó­cra­tas la­ti­nos por­que, co­mo ex­pre­só Bre­wer al Bos­ton Glo­be, “no sa­len a vo­tar”.

Es­pe­ro que los la­ti­nos de­mues­tren que es­tá equi­vo­ca­da. Es­ta elec­ción es de­ma­sia­do im­por­tan­te. Por quién vo­te us­ted, es asun­to su­yo. Es­cri­ba el nom­bre de al­guien o vo­te por un ter­cer par­ti­do. Pe­ro vo­te.

El me­jor mo­ti­vo pa­ra vo­tar por Clin­ton no es que uno crea que so­mos im­por­tan­tes pa­ra ella o que va a man­te­ner sus pro­me­sas; es pa­rar a Trump. Y el me­jor mo­ti­vo pa­ra vo­tar por Trump no es por­que uno crea que va a cam­biar el sis­te­ma que lo hi­zo ri­co y fa­mo­so ni que man­ten­drá sus pro­me­sas; es ven­cer a Clin­ton.

En cuan­to a mí, si­go “Nun­ca, nun­ca.” Es­co­gí ese ca­mino por­que veo la ver­dad en el me­me que leí re­cien­te­men­te, que des­cri­bía a Trump co­mo la re­pre­sen­ta­ción de “to­do lo que es­tá mal en nues­tra cul­tu­ra” y a Clin­ton co­mo la en­car­na­ción de “to­do lo que es­tá mal con nues­tro go­bierno”. Eso ca­si lo cu­bre to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.