La cri­sis in­te­lec­tual con­ser­va­do­ra

El Diario de El Paso - - Opinión - Da­vid Brooks

El te­rreno in­te­lec­tual de los con­ser­va­do­res ha cam­bia­do en trés im­por­tan­tes for­mas des­de los días de los pen­sa­do­res prin­ci­pa­les co­mo Wi­lliam Buc­kley, alla­nan­do el ca­mino ha­cia la rui­na del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Pri­me­ro, las char­las en ra­dio, TV por ca­ble, e in­ter­net han con­ver­ti­do la opi­nión con­ser­va­do­ra en una em­pre­sa de mer­ca­do ma­si­vo. Las re­vis­tas pe­que­ñas han re­sul­ta­do abru­ma­das por Rush O’Reilly y Breit­bart.

Las vo­ces con­ser­va­do­ras do­mi­nan­tes hoy en día tra­tan de di­ri­gir­se a la gen­te por mi­llo­nes. Te ga­nas la aten­ción de los me­dios ma­si­vos a tra­vés de una his­te­ria per­pe­tua y po­lé­mi­cas muy sen­ci­llas, y ex­plo­tan­do el re­sen­ti­mien­to so­cial.

En bus­ca de la au­dien­cia ma­si­va de la de­re­cha, el con­ser­va­du­ris­mo ha he­cho su me­jor es­fuer­zo por vol­ver­se ofen­si­vo ha­cia la gen­te que va­lo­ra la edu­ca­ción, y des­pre­cia la fu­ria hecha pa­ra la TV.

Es iró­ni­co que una ten­den­cia in­te­lec­tual que pro­mue­ve los mer­ca­dos li­bres sea arrui­na­da por las fuer­zas del co­mer­cia­lis­mo, pe­ro es la ver­dad esen­cial. El con­ser­va­du­ris­mo se fue mer­ca­do aba­jo en bus­ca de ga­nan­cias. Re­sul­tó tra­ga­do por su pro­pio com­ple­jo po­lí­ti­co-me­dios an­ti-in­te­lec­tual — des­de Glen Bleck, pa­san­do por Sa­rah Pa­lin has­ta Do­nald Trump. Co­mo re­sul­ta­do, Hi­llary Clin­ton lle­va la de­lan­te­ra en­tre los gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios blan­cos por 52 con­tra 36 por cien­to.

En se­gun­do lu­gar, los maes­tros de la opi­nión con­ser­va­do­ra co­men­za­ron a va­lo­rar más la po­lí­ti­ca que cual­quier otra co­sa. La es­cen­cia mis­ma del con­ser­va­du­ris­mo es la creen­cia de que la po­lí­ti­ca es una ac­ti­vi­dad li­mi­ta­da y que los pla­nos más im­por­tan­tes son pre-po­lí­ti­cos: cons­cien­cia, fe, cul­tu­ra, fa­mi­lia y co­mu­ni­dad. Pe­ro re­cien­te­men­te el con­ser­va­du­ris­mo se ha vuel­to más el ar­ma par­lan­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

En­tre los con­ser­va­do­res so­cia­les, por ejem­plo, la fe al­gu­nas ve­ces pa­re­ce ve­nir en se­gun­do lu­gar des­pués de la po­lí­ti­ca, las es­cri­tu­ras des­pués de las guías pa­ra vo­tar. Hoy en día, la ma­yo­ría de los blan­cos evan­gé­li­cos es­tán dis­pues­tos a ha­cer a un la­do sus va­lo­res cris­tia­nos de hu­mil­dad, ca­ri­dad, y gra­cia en pro de una vic­to­ria po­lí­ti­ca pa­ra Trump que ase­gu­re sus de­re­chos en me­dio de los va­lo­res so­cia­les cam­bian­tes. De acuer­do con una en­cues­ta del Ins­ti­tu­to Pú­bli­co de In­ves­ti­ga­ción so­bre las Re­li­gio­nes, el 72 por cien­to de los blan­cos evan­gé­li­cos cree que una per­so­na que es in­mo­ral en su vi­da pri­va­da pue­de ser un lí­der na­cio­nal efec­ti­vo, al­go que ase­me­ja más a Mac­chia­ve­llo que a Ma­teo.

Con­for­me el con­ser­va­du­ris­mo se ha con­ver­ti­do en un mo­vi­mien­to pro­pa­gan­dis­ta par­ti­sano, se ha vuel­to me­nos vi­bran­te, me­nos crea­ti­vo y me­nos efec­ti­vo.

Eso nos lle­va al ter­cer gran cam­bio

Ce­ga­dos por la rí­gi­da re­tó­ri­ca an­ti-go­bierno del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, los con­ser­va­do­res se vie­ron len­tos en re­co­no­cer, y más len­tos en bus­car re­sol­ver los pro­ble­mas so­cia­les cen­tra­les de nues­tro tiem­po.

Por años, los es­ta­dou­ni­den­ses de las cla­ses me­dia y tra­ba­ja­do­ra han es­ta­do su­frien­do de suel­dos es­tan­ca­dos, es­ca­sez de opor­tu­ni­da­des, ais­la­mien­to so­cial y frag­men­ta­ción de la fa­mi­lia. En­vuel­to en ideas de los años de Rea­gan, el con­ser­va­du­ris­mo no te­nía al­go que ofre­cer a esta gen­te por­que no creía en usar al go­bierno co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra el bien so­cial. La de­ma­go­gia de Trump lle­nó el va­cío.

Es una his­to­ria tris­te

Con­fie­so que es­toy op­ti­mis­ta por un re­sur­gi­mien­to con­ser­va­dor. Eso es de­bi­do a una ob­ser­va­ción que el es­cri­tor Yu­val Le­vin hi­zo: Que mien­tras la ma­yo­ría de los pro­gre­sis­tas lo­cos son jó­ve­nes, la ma­yo­ría de los con­ser­va­do­res lo­cos son vie­jos.

El con­ser­va­du­ris­mo va des­ca­rria­do aho­ra por sus miem­bros más vie­jos, pe­ro su gen­te jo­ven es gran­dio­sa. Es di­fí­cil en­con­trar a un evan­gé­li­co jo­ven a quien le agra­de Do­nald Trump. La ma­yo­ría de los con­ser­va­do­res jó­ve­nes se sien­ten a gus­to con la di­ver­si­dad ét­ni­ca, y es­tán can­sa­dos del com­ple­jo po­lí­ti­co-me­dios de Fox News. Las me­jo­res ideas del con­ser­va­du­ris­mo es­tán lle­gan­do de los con­ser­va­do­res jó­ve­nes quie­nes han di­se­ña­do un plan am­bi­cio­so de go­bierno com­ple­ta­men­te ig­no­ra­do por Trump. Una de­rro­ta Re­pu­bli­ca­na po­dría lim­piar un mon­tón de ma­las es­truc­tu­ras y abrir cam­po pa­ra nue­vo cre­ci­mien­to. Era bueno ser un jo­ven con­ser­va­dor en aque­llos años. Es gran­dio­so ser uno jus­to aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.