De­pen­de Clin­ton del su­fra­gio de mi­no­rías

El Diario de El Paso - - Portada -

De­troit— Ke­vin Stan­ton, un vo­lun­ta­rio de 55 años de la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton, tu­vo un buen día. Mien­tras ca­mi­na­ba y to­ca­ba a las puer­tas de vi­vien­das si­tua­das en la Ave­ni­da Li­ver­nois, mu­chos de sus com­pa­ñe­ros afro­ame­ri­ca­nos de De­troit le di­je­ron que ya ha­bían acu­di­do a las ur­nas.

Una mu­jer de avan­za­da edad se mo­vió ale­gre­men­te en su si­lla de rue­das mien­tras le con­ta­ba que ha­bía vo­ta­do por au­sen­cia a fa­vor de Clin­ton y que sus tres nie­tos ten­drían que ha­cer lo mis­mo ‘si quie­ren se­guir vi­vien­do en mi ca­sa’.

Va­rios elec­to­res di­je­ron que el anun­cio que hi­zo el FBI de que lle­va­rá a ca­bo otra in­ves­ti­ga­ción so­bre los correos elec­tró­ni­cos los ha­bía mo­ti­va­do aún más.

Sin em­bar­go, en una ca­sa, un elec­tor de unos 20 años abrió la puer­ta y la ce­rró de in­me­dia­to. ‘No voy a vo­tar’, di­jo, ‘no voy a vo­tar es­te año’. Stan­ton ya ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do eso an­te­rior­men­te.

‘La gen­te ma­yor lu­chó por el de­re­cho a vo­tar por­que cre­ye­ron en eso’, co­men­tó Stan­ton.

‘Es­te jo­ven di­jo que no desea vo­tar. Pe­ro sí vo­tó por Ba­rack Oba­ma y tal vez sea la úni­ca vez que lo ha­ga’.

Des­pués de la más re­cien­te in­ves­ti­ga­ción del FBI, que ha do­mi­na­do la co­ber­tu­ra no­ti­cio­sa du­ran­te días y que po­si­ble­men­te sea una es­pe­cie de sal­va­vi­das pa­ra el no­mi­na­do re­pu­bli­cano Do­nald Trump, la cam­pa­ña de Clin­ton es­tá de­pen­dien­do de su or­ga­ni­za­ción más que nun­ca pa­ra re­vi­vir la coa­li­ción que eli­gió en dos oca­sio­nes a Ba­rack Oba­ma.

En mu­chos lu­ga­res, co­mo Mi­chi­gan, eso sig­ni­fi­ca que ob­te­ner el vo­to de las mi­no­rías en gran­des can­ti­da­des po­drá su­pe­rar la ven­ta­ja que tie­ne Trump en­tre los elec­to­res cau­cá­si­cos.

La ten­den­cia en los re­sul­ta­dos de las vo­ta­cio­nes tem­pra­nas ha si­do mo­ti­va­do­ra y a la vez preo­cu­pan­te pa­ra la cam­pa­ña de Clin­ton: El en­tu­sias­mo en­tre los la­ti­nos pa­re­ce que es­tá a la al­za, en al­gu­nos ca­sos con­si­de­ra­ble­men­te, sin em­bar­go, los afro­ame­ri­ca­nos es­tán acu­dien­do a las ur­nas en me­nor nú­me­ro que cuan­do vo­ta­ron por Oba­ma.

Así es­tá la si­tua­ción en Flo­ri­da. Los re­sul­ta­dos an­ti­ci­pa­dos mues­tran un au­men­to en los con­da­dos que cuen­tan con una gran can­ti­dad de la­ti­nos y ha des­cen­di­do ma­yor­men­te en­tre los afro­ame­ri­ca­nos.

En un es­ta­do co­mo Ne­va­da, en don­de los de­mó­cra­tas de­pen­den ma­yor­men­te de los la­ti­nos, las vo­ta­cio­nes tem­pra­nas mues­tran que es­tán acu­dien­do a las ur­nas en nú­me­ros si­mi­la­res al 2012, au­men­tan­do las opor­tu­ni­da­des de los de­mó­cra­tas.

Sin em­bar­go, en el cam­po de ba­ta­lla de es­ta­dos co­mo Ohio en don­de los de­mó­cra­tas de­pen­den de los afro­ame­ri­ca­nos pa­ra ob­te­ner la ven­ta­ja, po­drían te­ner pro­ble­mas si las per­so­nas de co­lor de­ci­den que­dar­se en ca­sa.

Las en­cues­tas mues­tran una his­to­ria si­mi­lar. Clin­ton man­tie­ne una gran ven­ta­ja en­tre los vo­tan­tes no cau­cá­si­cos, de acuer­do al son­deo rea­li­za­do por The Was­hing­ton Post y ABC News, pe­ro un mar­gen más pe­que­ño que Oba­ma.

En un son­deo del 20 de oc­tu­bre, Clin­ton su­pera a Trump por más de 3 a 1 en­tre los que no son cau­cá­si­cos, un 69 por cien­to con­tra un 19 por cien­to, com­pa­ra­do con el mar­gen del 80 por cien­to y 19 por cien­to que ob­tu­vo Oba­ma en el 2012.

Sin em­bar­go, los elec­to­res que no son cau­cá­si­cos es­tán más uni­dos por su fuer­te re­cha­zo ha­cia Trump que por su pun­to de vis­ta po­si­ti­vo ha­cia Clin­ton– só­lo el 39 por cien­to tie­nen una só­li­da opi­nión fa­vo­ra­ble de Clin­ton, mien­tras que el 68 por cien­to tie­ne una per­cep­ción fuer­te­men­te des­fa­vo­ra­ble ha­cia Trump.

El lu­nes, en los via­jes de cam­pa­ña que te­nía pro­gra­ma­dos an­tes de que se die­ra a co­no­cer la no­ti­cia de la in­ves­ti­ga­ción del FBI, Trump in­ten­tó sal­tar el ‘mu­ro azul’ de los de­mó­cra­tas ha­cien­do pa­ra­das en Mi­chi­gan.

Nin­gún son­deo ha su­ge­ri­do que Clin­ton po­dría per­der ese es­ta­do. Se ne­ce­si­ta­ría un co­lap­so en el apo­yo sub­ur­bano o que sur­gie­ra un crá­ter en el vo­to afro­ame­ri­cano pa­ra que eso su­ce­da.

Las en­cues­tas de sa­li­da de las úl­ti­mas elec­cio­nes mues­tran có­mo po­drían per­der su ven­ta­ja los de­mó­cra­tas.

En el 2004, la úl­ti­ma vez que un can­di­da­to cau­cá­si­co en­ca­be­zó la can­di­da­tu­ra de­mó­cra­ta, el en­ton­ces se­na­dor John F. Kerry ga­nó Mi­chi­gan por 3.4 pun­tos. De acuer­do a las en­cues­tas de sa­li­da, per­dió a los vo­tan­tes cau­cá­si­cos de Mi­chi­gan por 10 pun­tos pe­ro lo­gró una sú­per ma­yo­ría de no cau­cá­si­cos.

Los elec­to­res afro­ame­ri­ca­nos, que in­te­gran jus­to el 13 por cien­to del elec­to­ra­do, vo­ta­ron por Kerry por un mar­gen de 79 pun­tos.

Ocho años des­pués, Oba­ma ga­nó Mi­chi­gan por 9.5 pun­tos –pe­ro le fue tan mal co­mo Kerry con los vo­tan­tes cau­cá­si­cos. La ma­yo­ría de su mar­gen de ven­ta­ja pro­vino de los elec­to­res afro­ame­ri­ca­nos, quie­nes au­men­ta­ron y re­pre­sen­tan el 16 por cien­to del elec­to­ra­do y le die­ron 90 pun­tos.

En es­ta­dos en don­de la elec­ción es más ce­rra­da, la cam­pa­ña de Trump es­tá tra­ba­jan­do pa­ra sua­vi­zar el en­tu­sias­mo por Clin­ton en­tre los elec­to­res afro­ame­ri­ca­nos jó­ve­nes.

Un anun­cio en la te­le­vi­sión de Clin­ton, trans­mi­ti­da en ese mo­men­to, apo­ya­ba una nue­va pro­pues­ta de ley so­bre los de­li­tos, re­fi­rién­do­se a un gru­po de ofen­so­res afro­ame­ri­ca­nos jó­ve­nes co­mo ‘sú­per de­pre­da­do­res’.

Ese ad­je­ti­vo de ha­ce dos dé­ca­das –aun des­pués de ofre­cer una dis­cul­pa– ha per­se­gui­do a Clin­ton en­tre al­gu­nos ac­ti­vis­tas del gru­po Las Vi­das de los Afro­ame­ri­ca­nos Cuen­tan.

Trump tam­bién ha tra­ta­do de dis­mi­nuir el en­tu­sias­mo mos­tran­do la vi­da en las co­mu­ni­da­des de co­lor co­mo al­go pa­re­ci­do al Apo­ca­lip­sis.

Los de­mó­cra­tas cuen­tan con que Trump no es­tá bien pre­pa­ra­do pa­ra con­ven­cer a los elec­to­res afro­ame­ri­ca­nos de que se que­den en ca­sa.

En lu­ga­res co­mo Mi­chi­gan, el vo­to de los pe­que­ños gru­pos –en gran­des can­ti­da­des– po­drá su­pe­rar la ven­ta­ja que tie­ne Trump en­tre los elec­to­res cau­cá­si­cos

Los ru­mo­res de que los sim­pa­ti­zan­tes de Trump es­tán desafian­do a los vo­tan­tes se han ex­ten­di­do rá­pi­da­men­te y ha si­do una de las ra­zo­nes pa­ra vo­tar an­ti­ci­pa­da­men­te.

Un de­mó­cra­ta elec­to en es­te lu­gar es­pe­cu­ló que gru­pos de la mi­li­cia po­drían en­viar a sus miem­bros pa­ra que se unan a los pro­gra­mas de ‘ob­ser­va­ción de los son­deos’ su­ge­ri­dos por gru­pos co­mo Oath Kee­pers y por Roger Sto­ne, sim­pa­ti­zan­te de Trump.

El lu­nes, los de­mó­cra­tas en­ta­bla­ron de­man­das en Ari­zo­na, Ne­va­da, Ohio y Pennsyl­va­nia ale­gan­do que Trump, los par­ti­dos re­pu­bli­ca­nos es­ta­ta­les y Stop the Steal de Sto­ne, es­tán cons­pi­ran­do pa­ra in­ti­mi­dar e im­pe­dir que las mi­no­rías acu­dan a vo­tar.

Trump es­tá vio­lan­do los de­re­chos ci­vi­les fe­de­ra­les ‘al uti­li­zar el mi­cró­fono más po­ten­te del país pa­ra im­plo­rar­les a sus sim­pa­ti­zan­tes pa­ra que lle­ven a ca­bo una in­ti­mi­da­ción ile­gal’, en lu­ga­res en don­de se es­tán lle­van­do a ca­bo los son­deos, se­gún ale­ga la de­man­da en­ta­bla­da en Pennsyl­va­nia.

La res­pues­ta de Sto­ne fue: ‘Asu­mo que el pro­pó­si­to de es­ta erró­nea de­man­da es dis­traer a la gen­te del frau­de elec­to­ral en el que han par­ti­ci­pa­do tra­di­cio­nal­men­te los de­mó­cra­tas’.

En Ca­ro­li­na del Nor­te, en don­de los de­mó­cra­tas y gru­pos de de­re­chos ci­vi­les han ga­na­do una de­man­da de al­to per­fil en con­tra de las res­tric­cio­nes pa­ra vo­tar res­pal­da­das por los re­pu­bli­ca­nos, la si­tua­ción es­tá di­vi­di­da.

El vo­to to­tal de las per­so­nas de co­lor dis­mi­nu­yó en un 17 por cien­to res­pec­to a su ni­vel del 2012, aun­que los de­mó­cra­tas han se­ña­la­do que exis­te un nú­me­ro re­du­ci­do de lu­ga­res pa­ra vo­tar an­ti­ci­pa­da­men­te pa­ra ase­gu­rar que van por buen ca­mino.

En los son­deos, los elec­to­res que es­tán acu­dien­do a vo­tar di­je­ron que sien­ten una obli­ga­ción si no es que una pa­sión.

‘No es co­mo ha­ce cua­tro años cuan­do sa­bía­mos que vo­ta­ría­mos por Ba­rack Oba­ma, sin lu­gar a du­das’, co­men­tó Su­nia Wil­son, de 38 años, des­pués de emi­tir su vo­to en el Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio Cha­vis en Ra­leigh.

‘En es­te año ten­go du­das pe­ro ten­go que vo­tar’.

En Flo­ri­da, en don­de los pa­tro­nes del vo­to la­tino se ven más fuer­tes a fa­vor de los de­mó­cra­tas, la re­la­ción en­tre ese tam­ba­lean­te en­tu­sias­mo y el te­mor de la su­pre­sión de vo­tan­tes es aún más com­pli­ca­da.

Han au­men­ta­do los re­por­tes de pro­ble­mas en los son­deos, ya que la Aso­cia­ción Na­cio­nal de La­ti­nos Elec­tos y Fun­cio­na­rios Asig­na­dos re­por­tó 31 mil lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a su lí­nea de ayu­da des­de su lan­za­mien­to en el mes de sep­tiem­bre.

Sin em­bar­go, elec­to­res co­mo Ro­bert Or­tiz, de 20 años, no es­tá se­gu­ro qué es lo que le mo­les­ta. Mien­tras sa­lía de la ca­ja de aho­rros Du­vall Ho­mes en Del­to­na, Flo­ri­da, Or­tiz di­jo que no sa­be en cuál can­di­da­to con­fiar y a cuál creer­le.

La re­ve­la­ción más re­cien­te acer­ca de que el FBI es­tá re­vi­san­do más correos elec­tró­ni­cos de Clin­ton hi­zo más rui­do.

‘Uno in­ten­ta, pe­ro aún no sa­be­mos cuá­les son sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes’, di­jo Or­tiz.

‘Hay uno que es­tá an­sio­so por ser pre­si­den­te y no sa­be na­da acer­ca de los pro­ble­mas de la gen­te. Aun­que no, los dos es­tán así’.

En Mi­chi­gan, en don­de es más lo que es­tá en jue­go y exis­te una ma­yor ven­ta­ja pa­ra los de­mó­cra­tas, su dis­cur­so pa­ra los elec­to­res afro­ame­ri­ca­nos es­tá lleno de ad­ver­ten­cias.

Uno de los vo­lan­tes que se es­tán dis­tri­bu­yen­do en ca­da cam­pa­ña mues­tra a Oba­ma ha­blan­do con Clin­ton en la Ofi­ci­na Oval, una fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro con la fra­se ‘Pro­te­ja­mos Su Le­ga­do’ es­cri­ta cru­zan­do la fo­to.

En un es­ta­do en el que los que co­me­ten de­li­tos gra­ves se les per­mi­te vol­ver a ejer­cer su de­re­cho al vo­to, los que es­tán ha­cien­do pro­se­li­tis­mo ha­cen én­fa­sis en que Clin­ton va a apo­yar una agen­da pa­ra re­for­mar la jus­ti­cia pe­nal.

El do­min­go por la ma­ña­na, la re­pre­sen­tan­te Bren­da Law­ren­ce, de­mó­cra­ta por Mi­chi­gan, cu­yo dis­tri­to abar­ca la ma­yor par­te de De­troit, se de­tu­vo en la igle­sia Li­fe Li­ne pa­ra de­cir­les a los vo­tan­tes que Trump es­ta­ba a fa­vor de una me­di­da na­cio­nal pa­ra de­te­ner y re­vi­sar cor­po­ral­men­te a la gen­te, afir­man­do que tam­bién apo­ya los en­car­ce­la­mien­tos ma­si­vos.

‘Na­die les es­tá pi­dien­do que se ca­sen con Do­nald Trump ni con Hi­llary Clin­ton’, di­jo Law­ren­ce.

‘No creo que na­die de los que es­ta­mos aquí es­tá pla­nean­do in­vi­tar­los a ce­nar ma­ña­na. Pe­ro cuan­do me co­men­tan: Es­toy har­to de es­to, o No voy a vo­tar– creo que es muy atre­vi­do de­cir eso, cuan­do aún hay hue­llas de san­gre en el sue­lo de la gen­te que lu­chó por ese de­re­cho!’.

El do­min­go, mien­tras Stan­ton to­ca­ba puer­tas, la in­ves­ti­ga­ción del FBI apa­re­ció en múltiples oca­sio­nes –pe­ro nun­ca de una ma­ne­ra en que re­fle­ja­ra co­sas ma­las de Clin­ton.

Un elec­tor que se de­tu­vo a la en­tra­da de su ca­sa, co­men­tó que la nue­va his­to­ria lo ha­bía con­ven­ci­do de vo­tar an­ti­ci­pa­da­men­te.

Fred Fran­klin, de 56 años, es­ta­ba tan mo­les­to por la in­da­ga­to­ria so­bre los correos elec­tró­ni­cos que de­tu­vo a otra per­so­na que ha­cía pro­se­li­tis­mo pa­ra desaho­gar­se.

‘Me en­te­ré es­ta ma­ña­na que la ma­yo­ría de esos correos elec­tró­ni­cos es un du­pli­ca­do de lo que ya te­nían’, di­jo Fran­klin.

‘¡Ni si­quie­ra son de ella!, ¡Le fue­ron en­via­dos a Hi­llary! Co­mey es­tá in­vo­lu­cra­do en la po­lí­ti­ca y si me pre­gun­tan les di­ría que de­be ser des­pe­di­do’.

Los elec­to­res re­pu­bli­ca­nos de Mi­chi­gan que han pa­sa­do por 24 años de se­quías pre­si­den­cia­les no es­tán com­por­tán­do­se con arro­gan­cia.

En la pro­gra­ma­ción de la cam­pa­ña de es­te lu­nes, Tump acu­dió a Grand Ra­pids, en don­de los de­mó­cra­tas aseguran que no ha te­ni­do una bue­na ac­tua­ción con los con­ser­va­do­res so­cia­les de Wa­rren, un su­bur­bio de De­troit en don­de tu­vo pro­ble­mas en las elec­cio­nes pri­ma­rias.

Los ha­bi­tan­tes de Wa­rren ni si­quie­ra lle­na­ron un cen­tro de even­tos, los vo­tan­tes em­pe­za­ron a lle­gar po­co a po­co, más de uno se vis­tió co­mo Clin­ton uti­li­zan­do un uni­for­me de la pri­sión –di­je­ron que es­pe­ran que los de­mó­cra­tas sal­gan triun­fan­tes.

‘Yo vi­vo en Flint, y es­to pa­sa ca­da año’, co­men­tó Bren­da Battle Jor­dan, de 59 años.

‘Re­vi­san las en­cues­tas y lue­go vo­tan’.

El en­tu­sias­mo en­tre la­ti­nos pa­re­ce a la al­za; sin em­bar­go, los afro­ame­ri­ca­nos acu­den en me­nor nú­me­ro que cuan­do vo­ta­ron por Oba­ma

EL NÚ­ME­RO de la­ti­nos que acu­de a las ur­nas cre­ce en ca­da con­tien­da

La can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la Pre­si­den­cia, en un ac­to pro­se­li­tis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.