Pa­ra rom­per el ci­clo de la po­bre­za en EU

El Diario de El Paso - - Opinión - Ni­cho­las Kris­tof

Pi­ne Bluff, Ar­kan­sas— Es­te es el ti­po de per­so­nas de las que no han ha­bla­do los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos: un tierno y son­rien­te chi­co de 13 años llamado Ema­nuel Las­ter. Ema­nuel tie­ne tres te­le­vi­so­res en su ha­bi­ta­ción; dos de ellos son mo­de­los de pan­ta­lla pla­na y enor­me. Pe­ro no hay co­mi­da en su ca­sa. En cuan­to a los te­le­vi­so­res, al me­nos uno de ellos no fun­cio­na. El día que vi­si­té su ca­sa aquí en Pi­ne Bluff se su­po­nía que les iban a cor­tar la elec­tri­ci­dad por fal­ta de pa­go. La ma­dre de Ema­nuel apos­tó a su pe­rro en el pa­tio con áni­mos de di­sua­dir al téc­ni­co de la com­pa­ñía de luz. (Pa­re­ce que le dio re­sul­ta­do).

La ca­sa, sucia y caó­ti­ca, con la puer­ta prin­ci­pal ro­ta, apes­ta a ma­ri­gua­na. Los te­le­vi­so­res y la ca­ma de Ema­nuel le dan un to­que de as­pi­ra­cio­nes de cla­se me­dia, pe­ro fue­ron com­pra­dos a cré­di­to y co­rren el ries­go de ser em­bar­ga­dos. La co­ci­na es­tá ates­ta­da de pla­tos su­cios y ca­si na­da más. “Me da mu­cha ham­bre”, afir­ma Ema­nuel. Si Ema­nuel vi­vie­ra en Ale­po, Si­ria, qui­zá no­so­tros nos an­gus­tia­ría­mos, bre­ve­men­te y sin nin­gún re­sul­ta­do, por sus cui­tas o se dis­cu­ti­ría en un de­ba­te pre­si­den­cial. Pe­ro no; él vi­ve en los es­com­bros de es­ta tie­rra de na­die de po­bre­za, nar­có­ti­cos y de­s­es­pe­ran­za en nues­tro pro­pio país y, por tan­to, es in­vi­si­ble.

“Me gus­ta­ría ir a la uni­ver­si­dad” afir­ma Ema­nuel, que tie­ne bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes en la es­cue­la. “Se­ría el pri­me­ro de mi fa­mi­lia. Quie­ro ser agen­te po­li­cía, bom­be­ro o juez”. Pe­ro re­co­no­ce que no hay un so­lo li­bro en to­da la ca­sa.

La am­bi­ción de Ema­nuel es en­co­mia­ble pe­ro los ni­ños de la po­bre­za se en­fren­tan con trai­cio­ne­ros obs­tácu­los en su ca­mino al éxi­to.

Ema­nuel ya ha si­do de­te­ni­do ro­ban­do en tien­das –“Ya no lo ha­go”, ase­gu­ra fir­me­men­te con una voz que sue­na a bo­chorno y arre­pen­ti­mien­to– y su ma­dre, Ch­ris­ti­na Las­ter, se preo­cu­pa por él. Las pan­di­llas em­pie­zan a re­clu­tar a sus miem­bros cuan­do es­tos tie­nen 14 años. Y los ami­gos de Ema­nuel car­gan na­va­ja.

To­dos los años, yo ce­le­bro un con­cur­so pa­ra ele­gir a un es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio pa­ra que me acom­pa­ñe en un via­je de re­por­ta­je, por lo ge­ne­ral pa­ra es­cri­bir acer­ca de la po­bre­za, las en­fer­me­da­des y el ham­bre en al­gún país de Áfri­ca o Asia. Es­te año, en par­te por­que los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les no han con­si­de­ra­do la po­bre­za in­ter­na, reali­cé el re­co­rri­do del con­cur­so aquí mis­mo en Es­ta­dos Uni­dos. La ga­na­do­ra del con­cur­so fue Cas­sidy McDo­nald de Wis­con­sin, es­tu­dian­te de pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad de No­tre Da­me. Ella me acom­pa­ñó en una des­ga­rra­do­ra jor­na­da a tra­vés de ese otro país, em­pe­zan­do aquí en Pi­ne Bluff.

Lo que mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses no en­tien­den de la po­bre­za es que no es tan­to cues­tión de fal­ta de di­ne­ro sino de no ver­le la sa­li­da. Más del 80 por cien­to de los ho­ga­res es­ta­dou­ni­den­ses que vi­ven por de­ba­jo del um­bral de po­bre­za cuen­tan con ai­re acon­di­cio­na­do en su ca­sa, por lo que en tér­mi­nos ma­te­ria­les es­tán in­com­pa­ra­ble­men­te me­jor que las fa­mi­lias po­bres de la In­dia y del Con­go. Pe­ro su vi­da pue­de ser en otros sen­ti­dos.

De­ma­sia­dos ni­ños es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen de­pa­ra­da una vi­da de fra­ca­sos al na­cer en lo que po­dría­mos lla­mar la “cla­se ro­ta”, en la que la vio­len­cia, las en­fer­me­da­des men­ta­les, las dro­gas y el mal­tra­to se­xual mol­dean la in­fan­cia. Sí, mu­chos de esos jó­ve­nes a ve­ces co­me­ten es­tu­pi­de­ces, pe­ro la so­cie­dad les fa­lla mu­cho an­tes de que ellos le fa­llen a la so­cie­dad.

No hay re­me­dios in­fa­li­bles pa­ra erra­di­car es­tos pro­ble­mas, pe­ro sí hay un “bo­ti­quín in­fa­li­ble”, una se­rie de po­lí­ti­cas que pue­den ha­cer me­lla. Las ini­cia­ti­vas pa­ra la pri­me­ra in­fan­cia, en par­ti­cu­lar, han te­ni­do bue­nos re­sul­ta­dos, co­mo los han te­ni­do tam­bién las cam­pa­ñas pa­ra pro­mo­ver el em­pleo, co­mo es el cré­di­to fis­cal por in­gre­sos de­ven­ga­dos. Los pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción fi­nan­cie­ra ayu­dan a las fa­mi­lias a ma­ne­jar su di­ne­ro, lo que les evi­ta com­prar enor­mes te­le­vi­so­res a cré­di­to.

Una in­di­ca­ción de que te­ne­mos las he­rra­mien­tas y las téc­ni­cas pa­ra re­du­cir la po­bre­za es que otros paí­ses han he­cho lo mis­mo. En Gran Bre­ta­ña, el pri­mer mi­nis­tro Tony Blair anun­ció en 1999 un im­por­tan­te com­ba­te con­tra la po­bre­za in­fan­til y, en el cur­so de los si­guien­tes cin­co años, el ín­di­ce de po­bre­za in­fan­til pa­só de 26 a 14 por cien­to.

Por ejem­plo, una de las he­rra­mien­tas es ayu­dar a las ado­les­cen­tes en ries­go a evi­tar el em­ba­ra­zo. Vea­mos el ca­so de Na­taly Le­des­ma, chi­ca de 17 años que co­no­ci­mos en Tul­sa y que se em­ba­ra­zó en las va­ca­cio­nes des­pués del sex­to año, cuan­do te­nía 13 años. El hom­bre que la em­ba­ra­zó te­nía 28 años.

“Nun­ca ha­bía oí­do ha­blar de con­do­nes o de con­trol na­tal”, in­di­ca. “Pa­ra cuan­do lle­vé la ma­te­ria de sa­lud fa­mi­liar, en el no­veno año, mi be­bé te­nía ca­si dos años”.

Si ella hu­bie­ra te­ni­do edu­ca­ción se­xual opor­tu­na y ac­ce­so a mé­to­dos de con­trol na­tal, ase­gu­ra, pro­ba­ble­men­te no se ha­bría em­ba­ra­za­do.

En po­cas pa­la­bras, lo que más ha­ce fal­ta no son re­cur­sos sino vo­lun­tad po­lí­ti­ca. La prin­ci­pal res­pues­ta pú­bli­ca a la po­bre­za en Es­ta­dos Uni­dos es una enor­me in­di­fe­ren­cia na­cio­nal. Y es por eso que yo qui­sie­ra que los can­di­da­tos ha­bla­ran más al res­pec­to. Por eso qui­sie­ra que el pue­blo y los me­dios exi­gie­ran que los po­lí­ti­cos abor­da­ran el pro­ble­ma.

Con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, los li­be­ra­les tie­nen re­ti­cen­cias a re­co­no­cer que la gen­te que ba­ta­lla y se de­ses­pe­ra mu­chas ve­ces com­pli­ca sus in­for­tu­nios au­to­me­di­cán­do­se o in­cu­rrien­do en con­duc­tas irres­pon­sa­bles y des­truc­ti­vas. Y los con­ser­va­do­res, por lo ge­ne­ral, quie­ren pa­ra el de­ba­te ahí mis­mo, sin re­co­no­cer la irres­pon­sa­ble y des­truc­ti­va ne­ga­ti­va de la so­cie­dad a ayu­dar a los ni­ños que, de otro mo­do, es­tán con­de­na­dos al fra­ca­so.

La po­bre­za in­fan­til es una lla­ga abier­ta en el cuer­po po­lí­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos. Es un fra­ca­so mo­ral en una na­ción en la que una quin­ta par­te de los ni­ños vi­ve en la po­bre­za, se­gún un ín­di­ce muy co­mún.

En Tul­sa tam­bién co­no­ci­mos a una mu­cha­cha ca­si de la mis­ma edad que Cas­sidy y que cons­ti­tu­ye un per­fec­to con­tras­te. De 21 años de edad, Cas­sidy es in­creí­ble­men­te in­ge­nio­sa y tie­ne un bri­llan­te fu­tu­ro co­mo pe­rio­dis­ta. Pe­ro sa­be que se ga­nó la lo­te­ría al na­cer y que se di­ri­ge al éxi­to des­de el mo­men­to en que tu­vo co­mo pa­dres a un mé­di­co y una abo­ga­da en Ma­di­son, Wis­con­sin.

Bet­hany Un­der­wood, de 20 años de edad, per­dió la lo­te­ría al na­cer. Su pa­dre fue arres­ta­do por de­li­tos de dro­gas an­tes de que ella na­cie­ra. Su ma­dre con­su­mió an­fe­ta­mi­nas cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da y lue­go de­sa­pa­re­ció en la pri­sión cuan­do Bet­hany te­nía tres años. Un ami­go de la fa­mi­lia la vio­ló cuan­do era pe­que­ña y ella reac­cio­nó a do­lor au­to­me­di­cán­do­se.

“Em­pe­cé a fu­mar ma­ri­gua­na a los nue­ve años”, re­cuer­da Bet­hany. A los ca­tor­ce ya ha­bía as­cen­di­do a in­yec­tar­se me­tan­fe­ta­mi­nas y se ha­bía vuel­to adic­ta. “Con­se­guir dro­gas no era pro­ble­ma, pues los pa­dres de to­dos mis ami­gos con­su­men dro­gas”, ase­gu­ra. “No­so­tros nos las ro­bá­ba­mos”.

Mien­tras Cas­sidy pros­pe­ra­ba en una es­cue­la pri­va­da, Bet­hany fal­ta­ba a cla­ses y aban­do­nó los es­tu­dios por com­ple­to en oc­ta­vo año. “Es­toy en ter­cer año de lec­tu­ra y pro­ba­ble­men­te en se­gun­do de ma­te­má­ti­cas”, in­di­ca. “Por­que los de ter­cer año son muy bue­nos en ma­te­má­ti­cas”.

Bet­hany hu­yó de su ho­gar cuan­do te­nía ca­tor­ce años. Con el tiem­po, se es­ta­ble­ció con un no­vio que ven­día me­tan­fe­ta­mi­nas pa­ra ga­nar­se la vi­da. Ella di­ce que la tra­ta­ba bien, ex­cep­to por una oca­sión en que la sa­có del cuar­to de un ho­tel arras­trán­do­la de los ca­be­llos.

Eso fue por­que ella se in­yec­ta­ba me­tan­fe­ta­mi­nas cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da del be­bé. El ni­ño na­ció ha­ce dos me­ses y aho­ra Bet­hany se en­cuen­tra en el Cen­tro pa­ra Mu­je­res y Ni­ños de Tul­sa, un pro­gra­ma re­si­den­cial de tra­ta­mien­to pa­ra las dro­gas con un ex­ce­len­te his­to­rial de ayu­dar a las mu­je­res a em­pe­zar su vi­da de nue­vo.

Cla­ro, Bet­hany ha to­ma­do ma­las de­ci­sio­nes. Pe­ro prác­ti­ca­men­te cual­quier que hu­bie­ra na­ci­do en ese am­bien­te ha­bría he­cho lo mis­mo.

Y si bien de­be­mos exi­gir que gen­te co­mo Bet­hany to­me me­jo­res de­ci­sio­nes, tam­bién de­be­mos de in­sis­tir en que los po­lí­ti­cos ofrez­can me­jo­res op­cio­nes. Las dos co­sas son ne­ce­sa­rias pa­ra re­du­cir la po­bre­za.

Bet­hany y Cas­sidy son si­mi­la­res: las dos tie­nen una per­so­na­li­dad efu­si­va y amis­to­sa, son en­can­ta­do­ras y de ri­sa fá­cil. Pe­ro efec­ti­va­men­te cre­cie­ron en di­fe­ren­tes pla­ne­tas. Y quien tra­ta­ra de cul­par a Bet­hany por sus pro­ble­mas no en­tien­de el axio­ma de los Es­ta­dos Uni­dos en la ac­tua­li­dad: El ta­len­to es uni­ver­sal; las opor­tu­ni­da­des, no tan­to.

No es fá­cil ale­jar­se de es­te ci­clo de po­bre­za y ja­más al­can­za­re­mos el éxi­to ab­so­lu­to. Pe­ro ni si­quie­ra nos es­ta­mos es­for­zan­do, ni si­quie­ra es­ta­mos po­nien­do aten­ción.

No es tan­to cues­tión de fal­ta de di­ne­ro sino de no ver­le la sa­li­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.