Trump ha lle­va­do a ca­bo la peor cam­pa­ña de la his­to­ria mo­der­na

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­reed Za­ka­ria com­ments@fa­reed­za­ka­ria.com

Nue­va York— Mien­tras es­ta elec­ción pre­si­den­cial se acer­ca a su fin, me pre­gun­to cons­tan­te­men­te: ¿Por qué Do­nald Trump ha lle­va­do a ca­bo una cam­pa­ña tan in­efi­cien­te? Trump co­men­zó con tres gran­des ven­ta­jas. Los de­mó­cra­tas es­ta­ban bus­can­do un ter­cer pe­río­do con­se­cu­ti­vo en la Ca­sa Blan­ca, al­go que un par­ti­do po­lí­ti­co ha lo­gra­do so­lo dos ve­ces en los úl­ti­mos 80 años. Ade­más, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el au­men­to de in­gre­sos si­guen sien­do len­tos. Su­mé­mos­le que la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, po­lí­ti­ca del pa­sa­do con va­lo­ra­cio­nes al­ta­men­te des­fa­vo­ra­bles, no pu­do re­pre­sen­tar el de­seo del cam­bio con fa­ci­li­dad. De­bi­do a es­tas ra­zo­nes, va­rios mo­de­los ba­sa­dos en “fun­da­men­tos” que pre­di­cen los re­sul­ta­dos de la elec­ción fa­vo­re­cie­ron a un can­di­da­to re­pu­bli­cano ge­né­ri­co es­te año.

Pe­ro Do­nald Trump no es un re­pu­bli­cano ge­né­ri­co. Y su cam­pa­ña ha si­do in­clu­so más atí­pi­ca. En pri­mer lu­gar ten­ga­mos en cuen­ta su es­tra­te­gia. Era ob­vio que Trump ne­ce­si­ta­ba gi­rar ha­cia el cen­tro pa­ra ha­cer cre­cer su ba­se des­de su gru­po prin­ci­pal de se­gui­do­res a una ma­yo­ría o plu­ra­li­dad de es­ta­dou­ni­den­ses. Eso sig­ni­fi­ca­ba lle­gar a los his­pa­nos, asiá­ti­cos, mu­je­res y blan­cos con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria. Trump una vez se­ña­ló, con exac­ti­tud, que sus par­ti­da­rios se que­da­rían con él in­clu­so si él ma­ta­se a al­guien en la Quin­ta Ave­ni­da en pleno día. En­ton­ces, tu­vo un am­plio mar­gen pa­ra se­du­cir a nue­vos elec­to­res. Va­rios elec­to­res in­cli­na­dos ha­cia los re­pu­bli­ca­nos es­ta­ban es­pe­ran­do de­ses­pe­ra­da­men­te el gi­ro y habrían so­la­pa­do cual­quier pe­que­ña pa­la­bra o ges­tos. Sin em­bar­go, Trump dis­tan­ció a po­si­bles par­ti­da­rios de es­tos gru­pos nue­vos in­clu­so más de lo que lo ha­bía he­cho du­ran­te las pri­ma­rias.

O to­me­mos en cuen­ta la ma­ne­ra en la cual ha ma­ne­ja­do a su per­so­nal. En unos po­cos me­ses, pa­só de dos equi­pos al fren­te a te­ner aho­ra al ter­cer di­rec­tor de su cam­pa­ña. Tie­ne me­nos que la mi­tad de ofi­ci­nas lo­ca­les que Clin­ton, una re­cau­da­ción de fon­dos li­mi­ta­da, y anun­cios cons­tan­te­men­te dé­bi­les y mal pro­du­ci­dos. Las dos ma­yo­res in­no­va­cio­nes en las cam­pa­ñas en años re­cien­tes han si­do cam­pa­ñas pro­mo­cio­na­les del vo­to –“get out the vo­te”– y una gran ba­se de da­tos. La cam­pa­ña de Trump po­see una in­ver­sión in­su­fi­cien­te en am­bos. El cien­tí­fi­co po­lí­ti­co de Ya­le, Alan Ger­ber, quien ha si­do pio­ne­ro de al­gu­nas de las in­ves­ti­ga­cio­nes en es­ta te­má­ti­ca, se­ña­la que con­ver­tir vo­tan­tes po­ten­cia­les en vo­tan­tes ver­da­de­ros re­quie­re “ban­cos te­le­fó­ni­cos vo­lun­ta­rios y una so­li­ci­ta­ción de vo­tos ca­ra a ca­ra, tác­ti­cas que re­quie­ren un plan, una su­per­vi­sión y un es­fuer­zo sos­te­ni­do pa­ra em­pren­der a es­ca­la”. La cam­pa­ña de Trump tie­ne una pun­tua­ción muy po­bre en es­te asun­to, aña­de.

Trump ha si­do es­cép­ti­co en cuan­to a la im­por­tan­cia de la gran ma­sa de da­tos, re­cha­zan­do la so­fis­ti­ca­da ope­ra­ción ana­lí­ti­ca de Oba­ma e in­sis­tien­do que la per­so­na­li­dad del pre­si­den­te era la ra­zón prin­ci­pal pa­ra su éxi­to elec­to­ral. Es­to ha per­mi­ti­do que la cam­pa­ña de Trump se cen­tre to­tal­men­te al­re­de­dor de él, y se ha con­ver­ti­do en al­go que se pa­re­ce más al gi­ro de con­cier­tos de una ce­le­bri­dad que a una ope­ra­ción de una cam­pa­ña elec­to­ral mul­ti­fa­cé­ti­ca. (Tal co­mo se­ña­la Phi­lip Bump del Was­hing­ton Post, Trump ha in­ver­ti­do más di­ne­ro en go­rros que en la vo­ta­ción). Los prin­ci­pa­les asis­ten­tes de Trump in­ten­ta­ron ale­jar­se de es­to al per­mi­tir que Bloomberg Bu­si­ness­week in­for­ma­se en su cen­tro ana­lí­ti­co de in­for­ma­ción en San An­to­nio. No obs­tan­te, los ex­per­tos me di­je­ron que la ofi­ci­na de in­for­ma­ción de Trump pa­re­cía ser un equi­po pe­que­ño cen­tra­do en re­for­zar la re­la­ción de Trump con sus par­ti­da­rios prin­ci­pa­les en vez de iden­ti­fi­car y per­sua­dir a nue­vos vo­tan­tes. Esa po­dría ser una bue­na ma­ne­ra de crear una ba­se po­lí­ti­ca pos­te­rior a la elec­ción o una nue­va pla­ta­for­ma on­li­ne en la te­le­vi­sión, pe­ro es un ca­mino po­co pro­ba­ble pa­ra ga­nar una ma­yo­ría en una elec­ción ge­ne­ral.

Por el con­tra­rio, Clin­ton ha lle­va­do a ca­bo una cam­pa­ña al­ta­men­te efi­cien­te que ha re­cau­da­do enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro, ha per­ma­ne­ci­do inexo­ra­ble­men­te en su men­sa­je, y ha uti­li­za­do aná­li­sis de da­tos pa­ra di­ri­gir­las a los vo­tan­tes y con­ver­tir­los. A pe­sar de los agu­je­ros en los correos elec­tró­ni­cos de Wi­ki­leaks, la cam­pa­ña se ha man­te­ni­do uni­fi­ca­da y dis­ci­pli­na­da.

Los re­sul­ta­dos ya es­tán. La CNN ha analizado los nú­me­ros an­ti­ci­pa­dos de las vo­ta­cio­nes y mues­tran que los de­mó­cra­tas han ga­na­do un te­rreno con­si­de­ra­ble (en com­pa­ra­ción con el año 2012) en ca­si to­dos los Es­ta­dos cla­ve que per­mi­ten la vo­ta­ción tem­pra­na, in­clu­yen­do Ari­zo­na, Ca­ro­li­na del Nor­te, Ne­va­da e in­clu­so Utah. En Flo­ri­da, la ven­ta­ja re­pu­bli­ca­na en la vo­ta­ción tem­pra­na se ha­bía re­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te des­de el lu­nes, des­de 5 pun­tos por­cen­tua­les has­ta 1.7, de acuer­do al blog Po­li­ti­co. Karl Ro­ve se­ña­la que, con­tra­ria­men­te a las pre­dic­cio­nes de Trump, no pa­re­cen ha­ber re­pu­bli­ca­nos es­con­di­dos emer­gien­do de las som­bras. El país per­ma­ne­ce ab­so­lu­ta­men­te di­vi­di­do y cual­quier co­sa pue­de su­ce­der el día de las elec­cio­nes, pe­ro en cuan­to a Trump, los in­di­ca­do­res tem­pra­nos es­tán mal de for­ma ge­ne­ra­li­za­da.

Una prue­ba im­por­tan­te pa­ra la Ca­sa Blan­ca es la ha­bi­li­dad de lle­var a ca­bo una cam­pa­ña pre­si­den­cial mo­der­na, una pues­ta en mar­cha de 50 es­ta­dos, que re­quie­re cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res, una es­tra­te­gia cla­ra, un gran ta­len­to y una eje­cu­ción de al­ta ca­li­dad con­sis­ten­te, to­do el tiem­po sien­do analizado dia­ria­men­te por cien­tos de pe­rio­dis­tas. Por el mo­men­to, es in­dispu­table que Do­nald Trump ha di­ri­gi­do la cam­pa­ña más ca­ren­te de re­cur­sos, la más in­dis­ci­pli­na­da y caó­ti­ca en la his­to­ria po­lí­ti­ca mo­der­na. Él ha ma­te­ria­li­za­do la cua­li­dad que con­si­de­ra co­mo la peor pa­ra un lí­der: mu­cho ha­blar y ce­ro ac­ción.

Can­di­da­to ha in­ver­ti­do más di­ne­ro en go­rros que en la vo­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.