Con­ven­cer me­dios so­bre co­ber­tu­ras ne­ga­ti­vas del opo­nen­te

El Diario de El Paso - - Opinión - Rick McKee Paul Krug­man

Nue­va York – La car­ta críp­ti­ca que le man­dó Ja­mes Co­mey, el di­rec­tor de la FBI, al Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos el vier­nes pa­re­ció ex­tra­ña en ese mo­men­to; in­di­car que ha­bía un nue­vo y gran es­cán­da­lo de Clin­ton, pe­ro sin apor­tar nin­gu­na sus­tan­cia. Da­do lo que aho­ra sa­be­mos, no obs­tan­te, fue peor que ex­tra­ña, fue in­dig­nan­te. Al pa­re­cer, Co­mey no te­nía nin­gu­na evi­den­cia que su­gi­rie­ra que Hi­llary Clin­ton ha­bría co­me­ti­do al­gún de­li­to; él vio­ló las nor­mas que vie­nen de lar­go so­bre ha­cer co­men­ta­rios res­pec­to a in­ves­ti­ga­cio­nes po­lí­ti­ca­men­te de­li­ca­das cuan­do es­tán cer­ca las elec­cio­nes, y lo hi­zo a pe­sar de que otros fun­cio­na­rios le ad­vir­tie­ron que es­ta­ba ha­cien­do al­go te­rri­ble­men­te equi­vo­ca­do.

¿Qué pa­só en­ton­ces? Es po­si­ble que nun­ca se­pa­mos la his­to­ria com­ple­ta, pe­ro la me­jor con­je­tu­ra es que Co­mey, co­mo mu­chos otros – agen­cias de me­dios, po­ten­cia­les or­ga­nis­mos de ac­ti­vis­mo no par­ti­dis­ta y más – se de­jó in­ti­mi­dar por los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les. Con­se­guir que los me­dios ha­gan co­ber­tu­ras ne­ga­ti­vas – gri­tan­do que hay pre­jui­cios y un tra­to in­jus­to, sin im­por­tar cuán fa­vo­ra­ble sea el tra­to real­men­te – ha si­do una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca cons­tan­te y de lar­go pla­zo en la de­re­cha. Y la ra­zón por la que si­gue pa­san­do es por­que fun­cio­na con mu­cha fre­cuen­cia.

Don­de es po­si­ble ver es­to con ma­yor ob­vie­dad es en la co­ber­tu­ra no­ti­cio­sa. Los re­por­te­ros que es­tán en­ce­rra­dos en co­rra­les en los mí­ti­nes de Do­nald Trump mien­tras la mu­che­dum­bre gri­ta que hay abu­so, no de­be­rían sor­pren­der­se: las acu­sa­cio­nes cons­tan­tes de pre­jui­cios por par­te de los me­dios li­be­ra­les han si­do un ele­men­to bá­si­co en la re­tó­ri­ca re­pu­bli­ca­na du­ran­te dé­ca­das. ¿Y por qué no? La pre­sión ha si­do efec­ti­va.

Par­te de es­ta efec­ti­vi­dad sur­ge de las fal­sas equi­va­len­cias: las agen­cias de no­ti­cias, te­me­ro­sas de que las ata­quen de es­tar pre­jui­cia­das, dan un tra­to equi­ta­ti­vo a las men­ti­ras y a la ver­dad. Allá en el 2000, yo su­ge­rí que si el can­di­da­to re­pu­bli­cano di­je­ra que la Tie­rra era pla­na, los ti­tu­la­res di­rían: “Di­fie­ren los pun­tos de vis­ta so­bre la for­ma del pla­ne­ta”. Eso si­gue su­ce­dien­do.

El de­seo de qui­tar­se de en­ci­ma a los crí­ti­cos de de­re­cha pue­de ex­pli­car, tam­bién, por qué los me­dios de in­for­ma­ción si­guen cre­yen­do los es­cán­da­los fal­sos. Exis­te una lí­nea rec­ta que va de la in­ves­ti­ga­ción so­bre Whi­te­wa­ter – que du­ró sie­te años, se pu­bli­ci­tó in­ter­mi­na­ble­men­te en la pren­sa, pe­ro nun­ca se en­con­tró que los Clin­ton hu­bie­sen co­me­ti­do al­gún de­li­to – has­ta la ca­tas­tró­fi­ca­men­te ma­la co­ber­tu­ra de la Fun­da­ción Clin­ton ha­ce un par de me­ses. ¿Se re­cuer­da cuan­do Pren­sa Aso­cia­da su­gi­rió una es­cán­da­los in­fluen­cia in­de­bi­da con ba­se en una reunión en­tre Hi­llary Clin­ton y un do­na­dor que re­sul­tó ser que so­lo era tan­to una ga­na­dor de un Pre­mio No­bel, co­mo un vie­jo ami­go per­so­nal?

Co­mo era de es­pe­rar, gran par­te de la co­ber­tu­ra ini­cial de la car­ta de Co­mey es­tu­vo ba­sa­da no en lo que de­cía la car­ta, que era muy po­co, sino en la ca­rac­te­ri­za­ción fal­sa y ma­li­cio­sa que de ella hi­zo Ja­son Chaf­fetz, el pre­si­den­te re­pu­bli­cano del Co­mi­tés so­bre la Su­per­vi­sión y la Re­for­ma del Go­bierno de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes fe­de­ral. Se po­dría pen­sar que ya pa­ra es­te mo­men­to los re­por­te­ros de­be­rían ha­ber apren­di­do a no to­mar al pie de la le­tra lo que di­ce gen­te co­mo Chaf­fetz. Pa­re­ce que no han apren­di­do.

Ni tam­po­co son so­lo los me­dios de in­for­ma­ción. Ha­ce unos años, du­ran­te el pun­to má­xi­mo de la in­fluen­cia de los gru­ño­nes del dé­fi­cit, fue asom­bro­so ver a las di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes que exi­gían la re­duc­ción del dé­fi­cit pre­ten­der res­pon­sa­bi­li­zar por igual a los de­mó­cra­tas que es­ta­ban dis­pues­tos a ce­der y a los re­pu­bli­ca­nos que in­sis­tían en re­cor­tar los im­pues­tos de los ri­cos. In­clu­so, le die­ron un pre­mio a “la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal” a Paul Ryan, cu­yas pro­pues­tas pre­su­pues­ta­rias les hi­cie­ron ma­la fa­ma a las cor­ti­nas de hu­mo.

Y co­mo al­guien que to­da­vía tie­ne un pie en el mun­do aca­dé­mi­co, he es­ta­do ob­ser­van­do acu­mu­lar­se la pre­sión en las uni­ver­si­da­des pa­ra que con­tra­ten a más con­ser­va­do­res. No im­por­ta có­mo la for­ma en la que la ne­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co, los ata­ques con­tra la teo­ría de la evo­lu­ción y to­do eso pu­do ha­ber ale­ja­do a los aca­dé­mi­cos del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Se su­po­ne que el he­cho de que sean re­la­ti­va­men­te po­cos los con­ser­va­do­res que im­par­ten cla­ses, por de­cir, de fí­si­ca, es in­jus­to en ex­tre­mo. Y es sa­bi­do que al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas em­pe­za­rán a con­tra­tar a per­so­nas me­nos cua­li­fi­ca­das.

Lo cual nos trae de vuel­ta a Co­mey. Pa­re­ció ob­vio des­de el ini­cio que la de­ci­sión de Clin­ton de se­guir el con­se­jo de Co­lin Po­well y evi­tar los co­rreos elec­tró­ni­cos del De­par­ta­men­to de Es­ta­do fue un error, pe­ro na­da que re­mo­ta­men­te se acer­que a ser un de­li­to. Sin em­bar­go, Co­mey es­tu­vo su­je­to a una des­car­ga cons­tan­te de de­man­das de que se pro­ce­sa­ra a Clin­ton por cual­quier co­sa. Sim­ple­men­te, de­bió ha­ber di­cho que no. En cam­bio, aun cuan­do anun­ció en ju­lio que no se le­van­ta­ría nin­gún car­go, emi­tió su opi­nión so­bre la con­duc­ta de ella; al­go to­tal­men­te inapro­pia­do, pe­ro es pro­ba­ble que fue­ra un in­ten­to por apa­ci­guar a la de­re­cha.

No fun­cio­nó, cla­ro. So­lo exi­gie­ron más. Y pa­re­cie­ra que él tra­tó de so­bor­nar­la lan­zán­do­le un hue­so jus­to unos días an­tes de las elec­cio­nes. Fal­ta ver si eso ten­drá im­por­tan­cia po­lí­ti­ca­men­te, pe­ro hay al­go cla­ro: des­tru­yó su pro­pia repu­tación.

La mo­ra­le­ja de la his­to­ria es que apa­ci­guar a la de­re­cha es­ta­dou­ni­den­se mo­der­na es una pro­po­si­ción per­de­do­ra. Na­da que se ha­ga la con­ven­ce de que se es jus­to, por­que la jus­te­za no tie­ne na­da que ver en es­to. Ha­ce mu­cho que a la de­re­cha se le aca­ba­ron las bue­nas ideas con las que se pue­de con­ven­cer por sus pro­pios mé­ri­tos, así es que el ob­je­ti­vo es aho­ra qui­tar al mé­ri­to del panorama.

O, pa­ra de­cir­lo de otra for­ma, tra­tar de crear pre­jui­cios y no de ter­mi­nar­los, y las de­bi­li­da­des – del ti­po de de­bi­li­dad que ha ex­hi­bi­do Co­mey en for­ma tan es­pec­ta­cu­lar – so­lo la alien­ta a ha­cer más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.