En du­da, pa­go por edi­fi­ca­ción de es­ta­dio en Ar­ling­ton

El Diario de El Paso - - Texas - Agen­cias

Ar­ling­ton — Si lo cons­tru­yes, ¿se que­da­rán? Ese es el ar­gu­men­to de ven­tas del plan pa­ra cons­truir un nue­vo es­ta­dio de béis­bol pa­ra los Ran­gers de Texas en Ar­ling­ton. Los vo­tan­tes de­ci­di­rán si pa­gan o no la mi­tad de su cos­to con fon­dos de la ciu­dad.

Los que se opo­nen di­cen que es un tra­to ma­lo pa­ra la ciu­dad.

“No que­re­mos que ven­ga otra ciu­dad y se lle­ve a los Ran­gers”, de­cla­ró el vo­tan­te tem­prano Brian Whi­te. “Los Ran­gers son Ar­ling­ton, Texas”.

Whi­te di­ri­ge una or­ga­ni­za­ción edu­ca­ti­va sin fi­nes de lu­cro y co­men­tó que la su­ya es so­la­men­te una or­ga­ni­za­ción que de­pen­de de las con­tri­bu­cio­nes de la Fun­da­ción pa­ra el Béis­bol de los Ran­gers de Texas.

Me reuní con otros vo­tan­tes tem­pra­nos en el cen­tro de Ar­ling­ton. Rusty Skip­with tam­bién vo­tó con un sí. Le agra­da que el nue­vo es­ta­dio ten­dría un te­cho re­trác­til y ai­re acon­di­cio­na­do.

“Ne­ce­si­tan un es­ta­dio ce­rra­do por­que se po­ne muy ca­lien­te en el ve­rano. Y de­be­rían ha­ber pen­sa­do en eso cuan­do cons­tru­ye­ron es­te, pe­ro soy un fan acé­rri­mo de los Ran­gers, así que con­ser­vé­mos­los”.

“Yo vi­ne en la tem­po­ra­da de calor”, de­cla­ró Car­la Owens, quien vo­tó con­tra el plan.

“Y si los Ran­gers son tan de­li­ca­dos, qui­zás de­be­rían mu­dar­se”, agre­gó.

En es­te lu­gar de la en­cues­ta, las opi­nio­nes es­ta­ban di­vi­di­das muy pa­re­jo, lo cual con­fir­ma una en­cues­ta re­cien­te rea­li­za­da por WFAA-TV y el Fort Worth Star-Te­le­gram.

En ella en­con­tra­ron que un 42 por cien­to de los vo­tan­tes es­ta­ba a fa­vor y otro 42 por cien­to en con­tra.

Ven­dien­do el plan

Por me­ses, el al­cal­de de Ar­ling­ton Jeff Wi­lliams ha es­ta­do rea­li­zan­do un se­gun­do tra­ba­jo co­mo prin­ci­pal pro­mo­tor del plan.

En una reunión en el Club Ki­wa­nis, mien­tras los so­cios co­mían car­ne de res y pu­ré de pa­pa en la sa­la mul­ti­usos de una igle­sia, Wi­lliams co­men­tó que otras ciu­da­des del Nor­te de Texas es­ta­ban hus­mean­do cer­ca de los Ran­gers, y que Ar­ling­ton no pue­de dar­se el lu­jo de per­der al equi­po.

“Nues­tro fu­tu­ro aquí es­tá se­gu­ro si vo­ta­mos con un ‘sí’. Y vo­tar con un ‘no’ tie­ne mu­chas ra­mi­fi­ca­cio­nes. No con­ser­va­mos a los Ran­gers, per­de­mos el es­ta­dio, per­de­mos 77 mi­llo­nes de dó­la­res en im­pac­to eco­nó­mi­co”, ar­gu­men­tó. “Per­de­mos dos mi­llo­nes y me­dio de vi­si­tan­tes y per­de­mos dos mil em­pleos”.

Los Ran­gers quie­ren un es­ta­dio nue­vo, más chi­co en­fren­te del Par­que Glo­be Li­fe. El te­cho es so­la­men­te una de las co­mo­di­da­des que se le agre­ga­rían. Y fue­ra de tem­po­ra­da du­pli­ca­rá fun­cio­nes co­mo un lu­gar pa­ra even­tos.

La ciu­dad pa­ga­ría con sus fon­dos la mi­tad del cos­to de mil mi­llo­nes de dó­la­res. Esos fon­dos pro­vie­nen de im­pues­tos ac­tua­les crea­dos pa­ra ayu­dar a pa­gar por el es­ta­dio AT&T de los Va­que­ros de Da­llas.

Ha­bi­tan­tes de fue­ra de la ciu­dad pa­gan un po­co más de la mi­tad de los im­pues­tos de ven­tas de la ciu­dad, así que Wi­lliams ex­pli­có que los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad no pa­ga­rán el cos­to en­te­ro. Agre­gó que es una in­ver­sión in­te­li­gen­te pa­ra man­te­ner al equi­po en la ciu­dad.

“Y lue­go de­bes pre­gun­tar­me, ¿cuán­to se in­cre­men­ta­rán mis im­pues­tos si vo­to con un ‘sí’ y es­to se aprue­ba? Na­da. No pa­ga­rás más im­pues­tos lue­go de que se aprue­be de lo que pa­gas aho­ra”.

La cam­pa­ña pa­ra el ‘sí’ ha gas­ta­do más de un mi­llón de dó­la­res pa­ra lo­grar au­men­tar el apo­yo a la cons­truc­ción del nue­vo es­ta­dio, la ma­yor par­te de di­cho mi­llón pro­ve­nien­te de la or­ga­ni­za­ción de los Ran­gers y las em­pre­sas que rea­li­zan ne­go­cios con ellos.

La cam­pa­ña pa­ra el ‘no’, en con­tras­te, ha reuni­do unos ocho mil dó­la­res pa­ra de­fen­der su ca­so.

“¿Có­mo pue­de ser es­to un buen tra­to? Pre­gun­tó el abo­ga­do Wa­rren No­rred, re­si­den­te de Ar­ling­ton, quien es vo­ce­ro de la cam­pa­ña de opo­si­ción Sal­ven Nues­tro Es­ta­dio — Sa­ve Our Sta­dium.

“En es­te tra­to, des­trui­ría­mos un edi­fi­cio gran­de, lo re­em­pla­za­ría­mos con uno más chi­co, con un da­ño eco­ló­gi­co ma­yor, y ade­más pa­ga­ría­mos por él to­man­do di­ne­ro de la cla­se me­dia y dán­do­se­lo a un hom­bre ri­co quien vi­ve fue­ra de la ciu­dad”, ex­pli­có No­rred.

No­rred pien­sa que los Ran­gers tie­nen de­ma­sia­dos ne­xos co­mo pa­ra de­jar la ciu­dad, y di­jo que él creía que los ru­mo­res de que Da­llas quie­re lle­var­se al equi­po son tác­ti­cas in­ti­mi­da­to­rias in­fun­da­das.

Ade­más se­ña­ló en­cues­tas de im­pac­to eco­nó­mi­co que mues­tran que los es­ta­dios de de­por­tes pro­fe­sio­na­les son in­ver­sio­nes me­dio­cres, que prin­ci­pal­men­te ofre­cen em­pleos de tem­po­ra­da y em­pleos de sa­la­rios ba­jos, y que no ayu­dan a los ne­go­cios lo­ca­les por­que los fans gas­tan su di­ne­ro den­tro de los es­ta­dios y se van de la ciu­dad.

En Ar­ling­ton, di­jo, las pro­me­sas de desa­rro­llo eco­nó­mi­co pa­ra apo­yar la cons­truc­ción del Par­que Glo­be Li­fe y el es­ta­dio AT&T no se cum­plie­ron.

“Es­tos no fun­cio­nan”, acla­ró No­rred. “Son muy bue­nos pa­ra el au­to­es­ti­ma y el alar­de de po­lí­ti­cos in­tere­sa­dos en su pro­pio bie­nes­tar, pe­ro na­da más”.

la ca­sa ac­tual de los Ran­gers

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.