A LA CON­QUIS­TA DE TEXAS

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano te­xano re­sis­te a los cam­bios de­mo­grá­fi­cos por la ba­ja par­ti­ci­pa­ción, pe­ro los de­mó­cra­tas con­fían en el avan­ce la­tino

El Diario de El Paso - - Portada - El País

Los ge­me­los Joa­quín y Ju­lián Cas­tro son avan­za­da del Par­ti­do De­mó­cra­ta

San An­to­nio— Los her­ma­nos Joa­quín y Ju­lián Cas­tro son dos po­lí­ti­cos de San An­to­nio, Texas, tie­nen 42 años y son ge­me­los prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos. Uno es se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo de Es­ta­dos Uni­dos y el otro con­gre­sis­ta por Texas. Jun­tos, en cam­pa­ña, son un es­pec­tácu­lo digno de ver. Se dan la pa­la­bra, se la qui­tan, ha­cen bro­mas so­bre quién es más gua­po.

Es­tos días es­tán de tour por Texas, vi­si­tan­do to­das las ciu­da­des pa­ra ani­mar el vo­to de­mó­cra­ta en un es­ta­do que los re­pu­bli­ca­nos prác­ti­ca­men­te dan por des­con­ta­do des­de ha­ce más de 30 años. Ellos son el ros­tro de un nue­vo Texas, jo­ven, la­tino y pro­gre­sis­ta, pe­ro aún en mi­no­ría y cu­yo po­der no ter­mi­na de es­tar cla­ro.

El pa­sa­do sá­ba­do, los Cas­tro ac­tua­ban en la se­de de­mó­cra­ta de Aus­tin, la ciu­dad más pro­gre­sis­ta del es­ta­do, jun­to a Ste­ve Ad­ler, el al­cal­de, y el con­gre­sis­ta Lloyd Dog­gett. Em­pe­zó Joa­quín, re­cor­dan­do que ‘es­ta cam­pa­ña em­pe­zó con un in­sul­to’ a los his­pa­nos. ‘Yo lo vi co­mo nieto de una mu­jer a la que tra­je­ron aquí de pe­que­ña, que tra­ba­jó en los cam­pos’. La su­ya es ‘la his­to­ria de mu­chos ame­ri­ca­nos, de Ita­lia, de Ir­lan­da, de Ale­ma­nia’.

Des­pués pre­sen­tó a su her­mano. ‘Aun­que yo soy el gua­po, él es el ma­yor’. Los vo­lun­ta­rios de Hi­llary Clin­ton en Aus­tin reían en­tu­sias­ma­dos. ‘Los dos vi­vi­mos en Was­hing­ton, pe­ro yo soy el úni­co que tra­ba­ja’, re­pli­có Ju­lián en­tre ri­sas.

Des­pués con­tó la his­to­ria de que un día le di­jo a su hi­ja pe­que­ña que ella po­dría ser pre­si­den­ta si que­ría. ‘Eso es de chi­cos, me di­jo ella’, re­la­tó Ju­lián. Si Joa­quín se re­fi­rió al vo­to de los in­mi­gran­tes y los hi­jos de in­mi­gran­tes, Ju­lián ex­pu­so el ar­gu­men­to del vo­to por la pri­me­ra mu­jer pre­si­den­ta.

En 10 mi­nu­tos y con dos anéc­do­tas per­so­na­les ha­bían re­su­mi­do la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton.

Texas tie­ne más de 10 mi­llo­nes de his­pa­nos, que en por­cen­ta­je de la po­bla­ción son el 38%, igual que en Ca­li­for­nia, que es el pri­me­ro en nú­me­ro. Sin em­bar­go, en Texas nun­ca ha lle­ga­do a pro­du­cir­se la mo­vi­li­za­ción ma­si­va de es­te elec­to­ra­do que, se­gún to­dos los aná­li­sis, fue el res­pon­sa­ble de que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano pa­sa­ra a la mar­gi­na­li­dad en Ca­li­for­nia. El pro­ble­ma, se­gún de­cía Ju­lián Cas­tro en Aus­tin, es que no vo­tan.

Pa­ra que Texas sea de ver­dad un es­ta­do en dispu­ta en las elec­cio­nes, ‘lo que ha­ce fal­ta es que vo­ten más jó­ve­nes di­ver­sos. Texas es un es­ta­do muy di­ver­so. En reali­dad, no vi­vi­mos en un es­ta­do fu­rio­sa­men­te re­pu­bli­cano, sino en un es­ta­do que no vo­ta’. Los his­pa­nos son un 28% del cen­so elec­to­ral de Texas, pe­ro la par­ti­ci­pa­ción de es­te gru­po se si­túa en­tre el 19% y el 20%, ex­pli­ca Cas­tro. ‘Lo que va a ser fas­ci­nan­te de ver es có­mo sube la par­ti­ci­pa­ción es­te año. Yo creo que se va a si­tuar en más allá del 20%. Eso es im­por­tan­te, por­que po­ne las ba­ses pa­ra vic­to­rias de­mó­cra­tas en los pró­xi­mos años’.

Ja­mes Dic­key, pre­si­den­te de los re­pu­bli­ca­nos de Aus­tin, coin­ci­de en que hay cam­bios de­mo­grá­fi­cos es­tán en mar­cha, pe­ro ad­vier­te que no tie­nen por qué fa­vo­re­cer a los de­mó­cra­tas. ‘La de­mo­gra­fía no es de­fi­ni­ti­va’, di­ce en su ofi­ci­na en las afue­ras de la ca­pi­tal. Dic­key, lí­der de la mi­no­ría en la muy pro­gre­sis­ta Aus­tin, ex­po­ne que el go­ber­na­dor Greg Ab­bott ‘ga­nó el 46% del vo­to his­pano’.

Re­cha­za que Texas sea ca­da vez más his­pano. ‘Texas siem­pre fue

así. Aquí los in­mi­gran­tes fue­ron los yan­quis’, ad­mi­te.

En el li­bro Lo­ne

Star Na­tion, el pe­rio­dis­ta Ri­chard Par­ker es­cri­be que Texas siem­pre ha vo­ta­do con­ser­va­dor. An­tes vo­ta­ba a los con­ser­va­do­res de­mó­cra­tas y aho­ra vo­ta a los con­ser­va­do­res re­pu­bli­ca­nos.

Dic­key cree que los his­pa­nos vo­tan en Texas de acuer­do con los va­lo­res con­ser­va­do­res re­pu­bli­ca­nos.

En ge­ne­ral, es una po­bla­ción an­ti­gua y bien es­ta­ble­ci­da, con con­vic­cio­nes re­li­gio­sas y fa­mi­lia­res, por lo que el men­sa­je con­ser­va­dor de­be­ría ca­lar.

El pro­ble­ma es que ha sur­gi­do un nue­vo fren­te, y en es­tas elec­cio­nes más que nun­ca, y es la po­si­ción del par­ti­do fren­te a la in­mi­gra­ción. ‘Si las en­cues­tas es­tán en lo cier­to, no nos es­tá fa­vo­re­cien­do’ el dis­cur­so de Do­nald Trump, ad­mi­te. En cuan­to a una po­si­ble dis­tan­cia de los jó­ve­nes, cree que ‘los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos son in­di­vi­dua­lis­mo y li­ber­tad’, y eso es al­go con lo que se iden­ti­fi­can. ‘Es­ta ge­ne­ra­ción no es más pro­gre­sis­ta que la de los 60. Nin­gu­na ge­ne­ra­ción es mo­no­lí­ti­ca’.

En 2016, Texas si­gue sien­do, sal­vo ca­tás­tro­fe, una cau­sa per­di­da pa­ra los de­mó­cra­tas, se­gún la ma­yo­ría de las en­cues­tas. Jó­ve­nes, gua­pos, sim­pá­ti­cos, edu­ca­dos, ine­quí­vo­ca­men­te la­ti­nos, los Cas­tro son el ros­tro que el Par­ti­do De­mó­cra­ta pro­mue­ve en Texas pa­ra que esas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de la­ti­nos, cuan­do se de­ci­dan a vo­tar, ten­gan en quién ins­pi­rar­se.

Joa­QUÍn (a la iz­quier­da) y Ju­lián Cas­tro, el pa­sa­do sá­ba­do en Aus­tin, Texas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.