His­pa­nos, op­ti­mis­tas res­pec­to a su fu­tu­ro

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Ce­pe­da

El res­to de los EU tam­bién de­be­ría ha­cer­lo

Chicago– Si la per­cep­ción de uno es, en efec­to, su reali­dad, en­ton­ces po­de­mos es­pe­rar que la vi­da me­jo­re pron­to. Eso se de­be a que, a pe­sar de que los me­dios—y cier­to can­di­da­to pre­si­den­cial—nos han bom­bar­dea­do con ideas ne­ga­ti­vas so­bre los cam­bios de­mo­grá­fi­cos, la lu­cha ra­cial y la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, los 55 mi­llo­nes de la­ti­nos de Es­ta­dos Uni­dos se sien­ten op­ti­mis­tas so­bre el fu­tu­ro.

En una nue­va en­cues­ta del Con­se­jo Na­cio­nal de La Ra­za, rea­li­za­da en­tre los elec­to­res la­ti­nos re­gis­tra­dos, con res­pec­to a sus opi­nio­nes so­bre la eco­no­mía y la asis­ten­cia mé­di­ca, el 51 por cien­to de los en­cues­ta­dos di­jo que la eco­no­mía es­tá me­jo­ran­do.

El 48 por cien­to di­jo que den­tro de un año es­pe­ran que les va­ya me­jor eco­nó­mi­ca­men­te; el 63 por cien­to de los en­cues­ta­dos en­tre 18 y 35 años de edad afir­mó eso, com­pa­ra­do con el 36 por cien­to en­tre los en­cues­ta­dos de 36 y más años.

Un to­tal del 66 por cien­to di­jo que es­pe­ra que su fu­tu­ro eco­nó­mi­co y sus opor­tu­ni­da­des sean me­jo­res que las de sus pa­dres.

Aun­que los en­cues­ta­dos ex­pre­sa­ron te­mo­res so­bre la po­si­bi­li­dad de que el Se­gu­ro So­cial no exis­ta cuan­do ellos se ju­bi­len, so­bre las car­gas de las deu­das y so­bre la po­si­bi­li­dad de la pér­di­da de tra­ba­jo, hu­bo ma­yo­rías (61 por cien­to de los de 18 a 35 años y 55 por cien­to de los de 36 y más años) que ex­pre­sa­ron que creían que su ar­duo tra­ba­jo da­ría sus fru­tos y que po­drían pro­gre­sar.

Pa­ra dar­le una idea de lo ra­di­cal­men­te po­si­ti­vos que son es­tos jó­ve­nes la­ti­nos com­pa­ra­dos con otros gru­pos, exa­mi­ne­mos la en­cues­ta na­cio­nal más re­cien­te del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca de Har­vard, rea­li­za­da en­tre in­di­vi­duos de 18 a 29 años de edad.

Cuan­do se les pre­gun­tó si se sien­ten “es­pe­ran­za­dos” o “te­me­ro­sos” con res­pec­to al fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos, el 51 por cien­to de los en­cues­ta­dos in­di­có que se sien­ten te­me­ro­sos.

Sin em­bar­go, de los blan­cos, ne­gros e his­pa­nos que fue­ron en­cues­ta­dos, no hu­bo gru­po más te­me­ro­so con res­pec­to al fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos que las mu­je­res y hom­bres blan­cos.

El 60 por cien­to de las mu­je­res blan­cas y el 54 por cien­to de los hom­bres blan­cos te­men el fu­tu­ro—co­mo unos 10 pun­tos por­cen­tua­les más que los hom­bres y mu­je­res his­pa­nos.

Y só­lo el 36 por cien­to de los hom­bres blan­cos y el 32 por cien­to de las mu­je­res blan­cas pien­san que es­ta­rán en me­jor po­si­ción eco­nó­mi­ca que sus pa­dres, com­pa­ra­do con el 45 por cien­to de los hom­bres his­pa­nos y el 52 por cien­to de las mu­je­res his­pa­nas.

Echo la cul­pa de esos re­sul­ta­dos a una dé­ca­da de ti­tu­la­res alar­mis­tas so­bre el des­pla­za­mien­to de los blan­cos por la nue­va ma­yo­ría de las mi­no­rías.

Sin du­da, 10 años, apro­xi­ma­da­men­te, de en­fren­tar a las mi­no­rías con­tra los blan­cos en un jue­go que su­po­ne que la de­mo­gra­fía-es-el-des­tino fue el ím­pe­tu que cul­mi­nó en nues­tra ac­tual con­tien­da pre­si­den­cial, en la que lo­grar que Es­ta­dos Uni­dos “vuel­va a ser gran­de” otra vez es una for­ma co­di­fi­ca­da pa­ra de­cir que sea blan­co otra vez.

Hay ven­ta­jas en el cam­bio de­mo­grá­fi­co que—por­que son abu­rri­das com­pa­ra­das con los lla­ma­ti­vos ar­tícu­los so­bre la ex­tin­ción blan­ca—no son su­fi­cien­te­men­te des­ta­ca­das.

El de­mó­gra­fo Wi­lliam H. Frey di­ce que la “ex­plo­sión de di­ver­si­dad” que es­tá im­pul­san­do el cre­ci­mien­to de nues­tra po­bla­ción es un mo­ti­vo le­gí­ti­mo de op­ti­mis­mo. (Lo ha di­cho du­ran­te mu­chos años, pe­ro pa­re­ce que lo es­tu­vie­ra gri­tan­do al vien­to).

Pa­ra de­cir­lo di­rec­ta­men­te, los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán en­ve­je­cien­do—y una jo­ven ge­ne­ra­ción de es­ta­dou­ni­den­ses his­pa­nos, asiá­ti­cos y mul­ti­rra­cia­les es­tá lle­gan­do a la adul­tez jus­to cuan­do la po­bla­ción ma­yor de Es­ta­dos Uni­dos, en su ma­yo­ría blan­ca, ne­ce­si­ta gen­te que la cui­de y que pa­gue su Se­gu­ro So­cial.

“Se pro­yec­ta que la po­bla­ción ac­ti­va de Es­ta­dos Uni­dos crez­ca más de un 5 por cien­to en­tre 2010 y 2030”, es­cri­bió Frey en un blog de la Broo­kings Ins­ti­tu­tion. “Aún así si no fue­ra por las mi­no­rías, la po­bla­ción ac­ti­va del país de­cli­na­ría en un 8 por cien­to”.

Frey es su­ma­men­te op­ti­mis­ta y pien­sa que si las po­lí­ti­cas se ali­nean pa­ra apo­yar ade­cua­da­men­te a es­ta ge­ne­ra­ción, el im­pac­to se­rá ne­ta­men­te po­si­ti­vo.

“Al­gu­nos pue­den mi­rar es­tas pro­yec­cio­nes (de la cla­se ac­ti­va) y preo­cu­par­se so­bre la cre­cien­te di­vi­sión de nues­tro país. Pe­ro pien­so que cam­bia­re­mos en el fu­tu­ro y es­ta­re­mos abier­tos a la di­ver­si­dad ra­cial pre­ci­sa­men­te por es­ta agu­da trans­for­ma­ción que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do”.

De mu­chas ma­ne­ras, la eco­no­mía in­di­ca la con­fian­za de que el fu­tu­ro se­rá me­jor que el pre­sen­te.

Cuan­do los his­pa­nos cons­ti­tu­yan una por­ción ma­yor de la eco­no­mía, su fe fé­rrea en el Sue­ño Nor­te­ame­ri­cano y su ar­dien­te es­pe­ran­za de pa­sar una vi­da más prós­pe­ra a sus hi­jos se­rá una gran ayu­da pa­ra la na­ción en su to­ta­li­dad —y en me­dio del cli­ma más an­ti-his­pano que yo ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do en mi vi­da.

Ima­gi­ne el pro­gre­so y la pros­pe­ri­dad que se po­dría des­en­ca­de­nar me­dian­te la es­pe­ran­za y ener­gía de la jo­ven po­bla­ción la­ti­na, si el país co­men­za­ra a con­si­de­rar­la co­mo un be­ne­fi­cio, una opor­tu­ni­dad y un me­dio de me­jo­rar a Es­ta­dos Uni­dos, en lu­gar de una fuer­za in­va­so­ra de la que hay que de­fen­der­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.