Qué de­ci­de las elec­cio­nes en EU

El Diario de El Paso - - Opinion - An­drés Op­pen­hei­mer @op­pen­hei­me­ra aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com

Mia­mi— Si Hi­llary Clin­ton ga­na las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre, se­rá por­que la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses de­ci­die­ron que es me­jor te­ner un pre­si­den­te que se equi­vo­ca con sus co­rreos elec­tró­ni­cos que uno cu­ya per­so­na­li­dad vo­lu­ble lo con­ver­ti­ría en un pe­li­gro al fren­te del bo­tón nu­clear.

Por el con­tra­rio, si ga­na Do­nald Trump, se­rá por­que Clin­ton es una po­lí­ti­ca po­co ca­ris­má­ti­ca y por­que, des­pués de ocho años de un de­mó­cra­ta en la Ca­sa Blan­ca, la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses vo­tan por un cam­bio, in­clu­so si las co­sas van re­la­ti­va­men­te bien en el país. Tra­di­cio­nal­men­te, en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se es muy di­fí­cil que un mis­mo par­ti­do ga­ne tres elec­cio­nes se­gui­das.

Pe­ro, cual­quie­ra que sea el re­sul­ta­do elec­to­ral, es pro­ba­ble que el vo­to his­pano –aun­que muy im­por­tan­te– no sea cru­cial en es­ta elec­cio­nes, por lo me­nos a ni­vel na­cio­nal. Si las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses fue­ran de­ci­di­das por el vo­to po­pu­lar a ni­vel na­cio­nal, co­mo en Eu­ro­pa o en Amé­ri­ca La­ti­na, los 27.3 mi­llo­nes de vo­tan­tes his­pa­nos en edad de vo­tar se­rían un blo­que elec­to­ral to­do­po­de­ro­so.

Pe­ro el he­cho es que la elec­ción se de­ci­de en el co­le­gio elec­to­ral, en ba­se al vo­to de ca­da es­ta­do, y la ma­yo­ría de los la­ti­nos es­ta­dou­ni­den­ses vi­ven en es­ta­dos que ya son só­li­da­men­te de­mó­cra­tas, o só­li­da­men­te re­pu­bli­ca­nos. Cin­cuen­ta y dos por cien­to de los la­ti­nos en edad de vo­tar vi­ven en Ca­li­for­nia, Nue­va York y Te­xas, que son es­ta­dos só­li­da­men­te de­mó­cra­tas en los pri­me­ros dos ca­sos, y re­pu­bli­cano en el ter­ce­ro.

A ni­vel na­cio­nal, Clin­ton li­de­ra el vo­to la­tino con un 67 por cien­to, con­tra el 19 por cien­to de Trump, se­gún una nue­va en­cues­ta de Uni­vi­sión / Was­hing­ton Post.

De ma­ne­ra que el vo­to la­tino se­rá cru­cial en só­lo tres es­ta­dos don­de hay un em­pa­te en las en­cues­tas: Flo­ri­da, Ne­va­da y Ari­zo­na. Si los la­ti­nos sa­len ma­si­va­men­te a vo­tar por Clin­ton en es­tos tres es­ta­dos, eso po­dría con­ver­tir­la en la pró­xi­ma pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Por eso, Trump no es­tá muy preo­cu­pa­do por el vo­to la­tino a ni­vel na­cio­nal. Y por eso co­men­zó su cam­pa­ña el 16 de ju­nio de 2015 con un dis­cur­so en el que di­jo que la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos son cri­mi­na­les y vio­la­do­res.

Gran par­te de su cam­pa­ña se ha ba­sa­do en la xe­no­fo­bia –los me­xi­ca­nos es­tán in­va­dien­do es­te país, el li­bre co­mer­cio con Mé­xi­co es­tá ‘ma­tan­do’ los em­pleos en Es­ta­dos Uni­dos, la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos es un ‘desas­tre’, etc.– des­ti­na­da a cap­tar a vo­tan­tes blan­cos re­sen­ti­dos. Lo cier­to es que la in­mi­gra­ción des­de Mé­xi­co es me­nor a la de ha­ce ocho años, los em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros de Es­ta­dos Uni­dos han caí­do por la au­to­ma­ti­za­ción, y no por Mé­xi­co, y la eco­no­mía del país es­tá mu­cho me­jor que en 2008.

Trump tam­bién sa­be que los la­ti­nos vo­tan me­nos que el res­to de la po­bla­ción. Só­lo el 49.9 por cien­to de los la­ti­nos ha­bi­li­ta­dos vo­ta­ron en las elec­cio­nes de 2012, ca­si un 20 por cien­to me­nos que los vo­tan­tes afro­ame­ri­ca­nos o an­glo­sa­jo­nes, se­gún el Pew Re­search Cen­ter.

El vo­to an­ti­ci­pa­do su­gie­re que los la­ti­nos es­ta vez sal­drán a vo­tar en ma­yo­res can­ti­da­des, pe­ro no es­tá cla­ro si el au­men­to se­rá ma­yúscu­lo.

El im­pac­to elec­to­ral del vo­to la­tino ‘ha es­ta­do li­mi­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po por la ba­ja par­ti­ci­pa­ción de los vo­tan­tes, y una po­bla­ción con­cen­tra­da en es­ta­dos que ya es­tán de­fi­ni­dos elec­to­ral­men­te’, se­gún un es­tu­dio del Pew Re­search Cen­ter.

Mi opi­nión:

Cual­quie­ra pue­de ga­nar el mar­tes, y se­rá muy im­por­tan­te que los la­ti­nos sal­gan a vo­tar –es­pe­cial­men­te en Flo­ri­da, Ne­va­da y Ari­zo­na– pa­ra mos­trar su aver­sión por el can­di­da­to que ha pe­di­do de­por­ta­cio­nes de mi­llo­nes de his­pa­nos y cu­ya re­tó­ri­ca lle­na de odio es­tá en­va­len­to­nan­do a gru­pos neonazis en to­da la na­ción.

Pe­ro al fi­nal del día, es­tas elec­cio­nes no se­rán de­ci­di­das por los la­ti­nos, sino por lo que la ma­yo­ría de los vo­tan­tes con­si­de­re un pe­ca­do peor: si usar el ser­vi­dor de co­rreos elec­tró­ni­cos equi­vo­ca­do, o cons­truir una cam­pa­ña ba­sa­da en el ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia, ne­gar­se a mos­trar las de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos, ero­sio­nar la de­mo­cra­cia ame­na­zan­do con no acep­tar un re­sul­ta­do elec­to­ral ad­ver­so, y te­ner una per­so­na­li­dad vo­lu­ble y au­to­ri­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.