Te­men des­pi­dos ma­si­vos en con­su­la­dos de Mé­xi­co en EU

Per­de­rían em­pleo, y jun­to a fa­mi­lia­res su es­tan­cia le­gal aquí

El Diario de El Paso - - Especial - La Opi­nión

Los An­ge­les– Des­de que se en­te­ra­ron que a par­tir de enero ha­brá múl­ti­ples des­pi­dos, los em­plea­dos cla­si­fi­ca­dos co­mo “pres­ta­do­res de ser­vi­cios in­de­pen­dien­tes” de los con­su­la­dos me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos an­dan asus­ta­dos.

“Nos sen­ti­mos preo­cu­pa­dos, de­cep­cio­na­dos, mo­les­tos. Te­ne­mos sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos”, di­jo un em­plea­do que pi­dió no re­ve­lar su nom­bre por te­mor a un des­pi­do an­ti­ci­pa­do.

El pro­ble­ma pa­ra los más de 100 em­plea­dos in­de­pen­dien­tes del Con­su­la­do de Mé­xi­co en Los Án­ge­les, que tra­ba­jan ba­jo con­tra­tos anua­les, es que si se que­dan sin tra­ba­jo, no so­lo per­de­rán su fuen­te de in­gre­sos sino su residencia le­gal pa­ra ellos y sus fa­mi­lia­res. “Si no re­gre­sa­mos a Mé­xi­co, nos que­da­ría­mos co­mo in­do­cu­men­ta­dos”, en­fa­ti­zó otro tra­ba­ja­dor con­su­lar.

Mu­chos in­mi­gran­tes se me­ten en pro­ble­mas le­ga­les en Mé­xi­co y en EEUU al usar otra iden­ti­dad en es­te país.

La ma­yo­ría de ellos pue­den tra­ba­jar con una vi­sa A-2 que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do les au­to­ri­za, a pe­ti­ción de la Can­ci­lle­ría de Mé­xi­co.

El mes pa­sa­do se dio a co­no­cer que de­bi­do a los ajus­tes fis­ca­les de­cre­ta­dos por el go­bierno de Mé­xi­co, se es­pe­ra un fuer­te re­cor­te de per­so­nal en los con­su­la­dos me­xi­ca­nos.

En to­das las ofi­ci­nas en Es­ta­dos Uni­dos, hay más de 1,700 em­plea­dos lo­ca­les cla­si­fi­ca­dos co­mo in­de­pen­dien­tes; a la ma­yo­ría de los cua­les se les ven­ce sus con­tra­tos en di­ciem­bre pró­xi­mo.

Es­tos em­plea­dos ga­nan un suel­do en pro­me­dio al mes de 2,100 dó­la­res li­bres de im­pues­tos, re­ci­ben co­mo be­ne­fi­cios se­gu­ro mé­di­co só­lo pa­ra ellos y 30 días de va­ca­cio­nes al año. Sus cón­yu­ges ob­tie­nen un per­mi­so de tra­ba­jo.

Mu­chos de ellos con­si­guie­ron es­te tra­ba­jo al ve­nir de Mé­xi­co a los con­su­la­dos a ha­cer pa­san­tías. Al ter­mi­nar, los con­su­la­dos les ofre­cie­ron un em­pleo. Al­gu­nos lle­van dé­ca­das co­mo trabajadores in­de­pen­dien­tes.

Pro­ble­mas pa­sa­dos

Es­ta no es la pri­me­ra vez que es­tos trabajadores en­fren­tan pro­ble­mas la­bo­ra­les y al­zan la voz pa­ra que­jar­se. El año pa­sa­do el pro­ble­ma eran los suel­dos con­ge­la­dos por va­rias dé­ca­das.

Des­pués de un mo­vi­mien­to na­cio­nal los trabajadores con­su­la­res in­de­pen­dien­tes lo­gra­ron el año pa­sa­do un al­za sa­la­rial de 4%.

Se ha­bla de que una cuar­ta par­te de los trabajadores in­de­pen­dien­tes que­da­rían des­em­plea­dos, se ce­rra­rían al­gu­nos con­su­la­dos so­bre rue­das y se eli­mi­na­ría el ser­vi­cio por las tar­des.

De acuer­do a los en­tre­vis­ta­dos por La Opi­nión, el re­cor­te de per­so­nal ten­dría un gran im­pac­to so­bre to­do an­te las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre. “Si ga­na Clin­ton, exis­te la pro­ba­bi­li­dad de una re­for­ma mi­gra­to­ria, y en­ton­ces el tra­ba­jo se du­pli­ca­rá por­que mu­chos me­xi­ca­nos acu­di­rán en ma­sa a so­li­ci­tar do­cu­men­tos; y tam­bién con el nom­bra­mien­to de un nue­vo juez po­drían reac­ti­var­se los ali­vios mi­gra­to­rios del DA­CA am­plia­do y el DAPA; si ga­na Trump, an­te la ame­na­za de de­por­ta­cio­nes masivas y el ra­cis­mo, las so­li­ci­tu­des de apo­yo cre­ce­rán en el De­par­ta­men­to de Pro­tec­ción”, men­cio­nó.

Los em­plea­dos con­su­la­res pi­die­ron su apo­yo a tres se­na­do­res de Mé­xi­co, Mart­ha Ta­gler; Ana Ga­brie­la Gue­va­ra y Ro­me­ro Hicks. Y lan­za­ron una pe­ti­ción en lí­nea en el si­tio Chan­ge.org: https:// www.chan­ge.org/ p/ se­na­do-de-mé­xi­co-pro­tec­ción-a-trabajadores-lo­ca­les-que-sir­ven-en-los-con­su­la­dos-me­xi­ca­nos-en-es­ta­do­su­ni­dos

Los em­plea­dos in­di­can en la pe­ti­ción que el re­cor­te sin pre­ce­den­te “co­men­za­rá por quie­nes tie­nen pla­zas tem­po­ra­les, que son quie­nes han tra­ba­ja­do por años y dé­ca­das; por quie­nes tra­ba­jan en con­su­la­dos so­bre rue­das y bus­ca­rán sus­ti­tuir a quie­nes no tie­nen residencia por quie­nes sí la tie­ne”, ex­po­nen.

“De lle­var­se a ca­bo es­to, no so­lo la ma­yo­ría de no­so­tros y nues­tras fa­mi­lias se en­con­tra­rán en gra­ve ries­go, sino tam­bién la co­mu­ni­dad a la que ser­vi­mos con el trá­mi­te de ma­trí­cu­las con­su­la­res, pa­sa­por­tes, so­li­ci­tu­des de cre­den­cia­les elec­to­ra­les, emi­sión de ac­tas de na­ci­mien­to, re­gis­tro de hi­jos, po­de­res no­ta­ria­les, pro­tec­ción con­su­lar en­tre otros ser­vi­cios.

Gil­ber­to Lu­na, el cón­sul ads­cri­to del Con­su­la­do de Mé­xi­co en Los Án­ge­les, di­jo que por el mo­men­to no tie­nen co­men­ta­rios.

“Oja­lá pre­va­le­cie­ra el diá­lo­go y no des­pi­die­ra a na­die”, ex­pre­só op­ti­mis­ta uno de los trabajadores.

Otra de las que­jas plan­tea­das a La Opi­nión por los em­plea­dos con­su­la­res es que la Can­ci­lle­ría Me­xi­ca­na no reac­cio­nó an­te el anun­cio del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de que ya no apro­ba­rá per­mi­sos de tra­ba­jo pa­ra los cón­yu­ges de los trabajadores lo­ca­les. Tam­po­co hi­cie­ron na­da cuan­do anun­cia­ron que só­lo au­to­ri­za­rán las vi­sas A-2 por un pla­zo má­xi­mo de cin­co años. “Des­pués de ese tiem­po, no se sa­be qué va a pa­sar con no­so­tros”, di­je­ron.

Has­ta una cuar­ta par­te de di­chos trabajadores con­su­la­res po­drían ser des­pe­di­dos por ajus­tes del go­bierno me­xi­cano

Em­plEa­dos En Con­su­la­do Ge­ne­ral de Mé­xi­co en Los Án­ge­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.