EL PA­SO VO­TA

Co­ber­tu­ra elec­to­ral com­ple­ta

El Diario de El Paso - - Portada - David Wei­gel/Was­hing­ton Post

Es­te miér­co­les, po­co des­pués de que el Con­da­do de El Pa­so rom­pió su re­cord en elec­ción tem­pra­na, An­drés Vi­lla­lo­bos ca­mi­nó al edi­fi­cio de la cor­te en el cen­tro de la ciu­dad y emi­tió su vo­to por “La se­ño­ra Clin­ton y los De­mó­cra­tas”. El te­nía 65 años de edad y ha­bía ob­te­ni­do su ciu­da­da­nía es­ta­du­ni­den­se años des­pués de cru­zar de ida y vuel­ta a tra­vés de la fron­te­ra de Mé­xi­co, a un par de cua­dras de dis­tan­cia.

Pe­ro él nun­ca ha­bía vo­ta­do an­tes. Na­da lo ha­bía mo­ti­va­do a vo­tar has­ta que Do­nald Trump se postuló pa­ra pre­si­den­te. Si Trump ga­na la pre­si­den­cia, él pre­di­jo ab­so­lu­ta­men­te lo peor.

“Qui­zá el caos”, di­jo. “Se va a po­ner feo – muy, muy mal pa­ra la eco­no­mía, pa­ra la ciu­dad, pa­ra to­dos. Se­rá ma­lo pa­ra la fron­te­ra. No va a fun­cio­nar”.

Leo­nar­do Wong, de 71 años de edad, tam­bién emi­tió su vo­to por pri­me­ra vez. Él se ha­bía re­gis­tra­do cuan­do re­no­vó su pa­sa­por­te que le per­mi­tió ir y ve­nir por la fron­te­ra, él ha­bía res­pal­da­do a Hi­llary Clin­ton.

“No creo que to­dos sean vio­la­do­res y que to­do mun­do sea un nar­co co­mo di­ce Trump”, sos­tu­vo Wong, al re­fe­rir­se a las de­cla­ra­cio­nes de Trump so­bre que mu­chos de los me­xi­ca­nos que cru­zan la fron­te­ra a los Es­ta­dos Uni­dos son cri­mi­na­les vio­len­tos.

Se es­pe­ra que Te­xas emi­ta un vo­to Re­pu­bli­cano es­te año, co­mo ha pa­sa­do en ca­da elec­ción pre­si­den­cial des­de 1980. En el pun­to mas ba­jo de la cam­pa­ña de Trump, cuan­do fue se­pul­ta­do por sus pro­pias me­ti­das de pa­ta y ac­tua­cio­nes en los de­ba­tes, el es­ta­do acor­tó la dis­tan­cia en las en­cues­tas so­lo en dí­gi­tos sen­ci­llos; las más re­cien­tes en­cues­tas lo te­nían li­de­ran­do por cer­ca de 10 pun­tos.

Pe­ro los De­mó­cra­tas han ob­ser­va­do una olea­da de vo­tan­tes de la áreas emi­nen­te­men­te ur­ba­nas, no en áreas de po­bla­ción blan­ca.

En 10 días de vo­ta­ción an­ti­ci­pa­da, más de 115 mil vo­tos se han emi­ti­do en el Con­da­do de El Pa­so, su­peran­do el ré­cord an­te­rior es­ta­ble­ci­do en el 2008. La asis­ten­cia fue ma­yor al 64 por cien­to re­gis­tra­do en el 2012’ fue cer­ca del 40 por cien­to en los al­re­de­do­res de Hous­ton, Da­llas, Aus­tin y San An­to­nio.

La asis­ten­cia a las ur­nas tam­bién ha cre­ci­do pro­fun­da­men­te en los su­bur­bios ‘ro­jos’, pe­ro en El Pa­so, los De­mó­cra­tas no es­tán te­nien­do di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­var a sus par­ti­da­rios a las ur­nas. De acuer­do a We (Fill in the blank), un gru­po po­lí­ti­co de es­tu­dian­tes que con­du­ce en­cues­tas de sa­li­da en el área, Clin­ton es­tá en ca­mino de ga­nar el 71 por cien­to de los vo­tos de El Pa­so, el me­jor desem­pe­ño de al­gún de­mó­cra­ta des­de que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de Te­xas se vol­vió com­pe­ti­ti­vo.

La can­di­da­tu­ra de Trump ha plan­tea­do un re­to al pro­yec­to re­pu­bli­cano que ha te­ni­do éxi­to en Te­xas más que en nin­gún otro es­ta­do – una coa­li­ción de con­ser­va­do­res blan­cos y vo­tan­tes La­ti­nos cul­tu­ral­men­te con­ser­va­do­res.

Los Re­pu­bli­ca­nos, quie­nes han con­tro­la­do ca­da ofi­ci­na a lo lar­go del es­ta­do des­de 1998, han ga­na­do una sú­per ma­yo­ría de vo­tan­tes blan­cos y cor­te­ja­do a su­fi­cien­tes vo­tan­tes La­ti­nos pa­ra ha­cer al Par­ti­do Re­pu­bli­cano irre­le­van­te.

Se su­po­nía que los Re­pu­bli­ca­nos mos­tra­rían el ca­mino al fu­tu­ro de un par­ti­do úni­co. En 1998, du­ran­te una cam­pa­ña de re­elec­ción que es­ta­ba di­se­ña­da pa­ra mos­trar el ape­go de vo­tan­tes más allá de Te­xas, el en­ton­ces go­ber­na­dor Geor­ge W. Bush reali­zó una ex­ten­sa cam­pa­ña en el Va­lle de Río Gran­de y El Pa­so. “Quie­ro que se se­pa que un can­di­da­to con­ser­va­dor pue­de lle­var el vo­to His­pano”, di­jo en­ton­ces a re­por­te­ros.

Él lo hi­zo, y ga­nó El Pa­so, un lo­gro que no re­pi­tió en sus cam­pa­ñas pa­ra pre­si­den­te. En la es­te­la de Bush, aun­que el par­ti­do a ni­vel na­cio­nal aban­do­nó las re­for­mas de in­mi­gra­ción, los De­mó­cra­tas se es­for­za­ron pa­ra ac­ti­var el vo­to La­tino en Te­xas, del mo­do en que lo ha­bían he­cho en Ca­li­for­nia, o en Ari­zo­na, o en los es­ta­dos del me­dio oes­te don­de se re­gis­tra­ron más mi­gra­cio­nes re­cien­tes.

Di­cho es­fuer­zo aca­pa­ró aten­ción na­cio­nal – de ma­la for­ma – en el 2014. El “Battle­ground Te­xas”, un co­mi­té de ac­ción po­lí­ti­ca crea­do por ve­te­ra­nos de la cam­pa­ña por Oba­ma, fue lan­za­do con la teo­ría de con gas­tos an­ti­ci­pa­dos y or­ga­ni­za­ción tem­pra­na se po­dría ac­ti­var un nú­me­ro de vo­tan­tes no blan­cos que ha­bía per­ma­ne­ci­do no ac­ti­vo.

“Te­xas no es un es­ta­do rojo co­mo la gen­te di­ce que lo es, si se ob­ser­va a los nú­me­ros”, di­jo el ase­sor se­nior Je­remy Bird, du­ran­te el even­to de lan­za­mien­to.

Los nú­me­ros no cam­bia­ron. El Re­pu­bli­cano Greg Ab­bott, elec­to co­mo go­ber­na­dor ha­ce 2 años con una ava­lan­cha de vo­tos, de­rro­tó con su cam­pa­ña a la De­mó­cra­ta Wendy Da­vis con La­ti­nos.

Anuncios de cam­pa­ña en el Va­lle del Río Gran­de des­ta­ca­ban al ma­tri­mo­nio de Greg Ab­bott con una Mé­xi­co Ame­ri­ca­na.

La asis­ten­cia a las ur­nas en El Pa­so ca­yó por más de la mi­tad que sus to­ta­les del 2012, per­mi­tien­do al aho­ra re­pre­sen­tan­te Will Hurd (R-Tex.) ga­nar un asien­to en el Con­gre­so, mis­mo que los De­mó­cra­tas ha­bían con­si­de­ra­do se­gu­ro.

En­ton­ces vino Trump. Al­gu­nos Re­pu­bli­ca­nos de Te­xas ha­bían avan­zan­do ha­cia su re­tó­ri­ca, le­jos del en­fo­que de Bush. Dan Pa­trick, vi­ce­go­ber­na­dor elec­to en el 2014, no so­nó di­fe­ren­te a Trump con res­pec­to a la fron­te­ra, o cuan­do reali­zó una cru­za­da con­tra las be­cas uni­ver­si­ta­rias pa­ra mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en Te­xas. Pe­ro la per­cep­ción de los vo­tan­tes so­bre Pa­trick fue mí­ni­ma.

El re­pre­sen­tan­te Be­to O’Rour­ke (D-Tex.), que en el 2012 de­rro­tó a un in­cum­ben­te que se ha­bía apo­ya­do en la ba­lan­cea­da ma­qui­na­ria De­mó­cra­ta, di­jo que nun­ca ha­bía en­con­tra­do una fi­la pa­ra la vo­ta­ción tem­pra­na. Lás lí­neas eran de has­ta 45 mi­nu­tos es­te año.

“Fi­nal­men­te, ha­bía una clara ra­zón pa­ra vo­tar”, di­jo O’Rour­ke.

En el ve­rano Ve­ró­ni­ca Es­co­bar, juez del Con­da­do de El Pa­so, no­tó que la gen­te, tras asis­tir a las ce­re­mo­nias pa­ra ob­te­ner su ciu­da­da­nía, se con­gre­ga­ba en el edi­fi­cio de la Cor­te con el fin de re­gis­trar­se pa­ra vo­tar.

“Vi­vi­mos muy cer­ca a la de­va­lua­ción del pe­so, y cuan­do eso pa­sa, nues­tra eco­no­mía es de­vas­ta­da. In­sul­tar a nues­tro prin­ci­pal so­cio eco­nó­mi­co y que­rer­lo ais­lar de no­so­tros — la ma­yo­ría en­tien­de que tie­ne un cos­to eco­nó­mi­co, y no­so­tros ten­dre­mos que pa­gar­lo", di­jo la juez Es­co­bar.

En 10 días de vo­ta­ción an­ti­ci­pa­da se han emi­ti­do más de 115 mil vo­tos en el Con­da­do de El Pa­so, su­peran­do el ré­cord del 2008

el PA­sA­Do 3 de no­viem­bre Leo­nar­do Wong, de 71 años de edad, vo­tó por pri­me­ra vez en su vi­da

Ve­RÓ­nI­CA es­Co­BAR, juez del con­da­do de el Pa­so, en su ofi­ci­na el pa­sa­do 4 de no­viem­bre

los Vo­TAn­Tes de el Pa­so es­ta­ble­cie­ron nue­vo ré­cord de asis­ten­cia a las ur­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.