Pon­les un al­to

Có­mo “con­tro­lar” las hor­mo­nas pa­ra ba­jar de pe­so

El Diario de El Paso - - Salud - El Uni­ver­sal

La ma­yo­ría de mu­je­res cul­pa a las hor­mo­nas por sus pro­ble­mas de pe­so… y pues sí, de he­cho tie­nen to­da la ra­zón en ha­cer­lo. El des­equi­li­brio de los ni­ve­les hor­mo­na­les con­tro­lan el ape­ti­to, an­to­jos y en dón­de se acu­mu­la la gra­sa.

COR­TI­SOL

COM­POR­TA­MIEN­TO ANI­MAL: Se pue­de vol­ver sal­va­je an­te la pre­sen­cia del es­trés o in­clu­so cuan­do te sien­tes ame­na­za­da. Una vez que el peligro ha­ya ce­di­do, in­cre­men­ta el ape­ti­to pa­ra que pue­das re­cu­pe­rar tu ener­gía. ¿El re­sul­ta­do? Au­men­to de pe­so en la par­te ab­do­mi­nal.

CÓ­MO CONTROLARLO: Pri­me­ro que na­da cór­ta­le su fuen­te de ener­gía prin­ci­pal: la ca­feí­na. Si ves que vas a te­ner una se­ma­na muy pe­sa­da por de­lan­te, ¡evi­ta es­tre­sar­te! Es­to lo pue­des ha­cer con vi­deos gra­cio­sos, y es que la ri­sa pue­de dis­mi­nuir los ni­ve­les de cor­ti­sol ca­si a la mi­tad.

TESTOSTERONA

COM­POR­TA­MIEN­TO ANI­MAL: Es­ta testosterona es bien co­no­ci­da por su ten­den­cia a for­ta­le­cer los múscu­los, la ener­gía y el de­seo se­xual. Así que, cuan­do no hay, los múscu­los se atro­fian y el me­ta­bo­lis­mo se alen­ta, lo cual re­sul­ta en un au­men­to de pe­so. Es­ta mis­ma testosterona em­pie­za a dis­mi­nuir al prin­ci­pio de tus 20 cuan­do em­pie­zas a to­mar mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos.

CÓ­MO CONTROLARLO: No hay otra for­ma más que el ejer­ci­cio, es­pe­cial­men­te el en­tre­na­mien­to de re­sis­ten­cia, el cual ace­le­ra la pro­duc­ción de testosterona. Pue­de ayu­dar una die­ta con me­nos azú­car, y es que és­ta pue­de apa­gar ese gen que re­gu­la la can­ti­dad de testosterona ac­ti­va en el cuer­po.

LEPTINA

COM­POR­TA­MIEN­TO ANI­MAL: re­gu­la el ape­ti­to. Y si em­pie­za a des­apa­re­cer su há­bi­tat (las cé­lu­las gra­sas), és­ta em­pie­za a dis­mi­nuir. Es­to quie­re de­cir que no po­drás re­gu­lar tu ape­ti­to y no te lle­ga­rá la se­ñal a tu ce­re­bro de que has co­mi­do su­fi­cien­te, así que se­gui­rás co­mien­do… y co­mien­do… y co­mien­do.

CÓ­MO CONTROLARLO: Evi­ta die­tas rá­pi­das y to­ma un ca­mino más len­to, pe­ro cer­te­ro. Tam­bién ase­gú­ra­te de re­ci­bir una bue­na do­sis de zink, el cual pue­des en­con­trar en fri­jo­les y res.

GRELINA

COM­POR­TA­MIEN­TO ANI­MAL: Es­ta hor­mo­na re­gu­la el ape­ti­to. Cuan­do tie­nes el es­tó­ma­go va­cío, le pi­de a tu ce­re­bro que man­de la se­ñal de ham­bre. Des­pués de co­mer al­go, se tran­qui­li­za por unas tres ho­ras, pe­ro cuan­do ba­jas de pe­so, tu cuer­po cree que es­tá te­nien­do ham­bre, así que em­pie­za a pe­dir más co­mi­da y ace­le­ra la pro­duc­ción de grelina. CÓ­MO CONTROLARLO: Un es­tó­ma­go lleno cal­ma­rá la grelina. El pun­to aquí es co­mer ca­da 3 ho­ras, y co­sas que no ten­gan mu­chas ca­lo­rías. ¡Ah! Y ya que es­tás en eso, tam­bién te cae­ría bien dor­mir lo su­fi­cien­te. Los ni­ve­les de sue­ño ba­jo au­men­tan los ni­ve­les de grelina que acu­mu­lan más gra­sa.

ESTRÓGENO

COM­POR­TA­MIEN­TO ANI­MAL: Co­mo su her­ma­na, la pro­ges­te­ro­na, es res­pon­sa­ble de los an­to­jos que acom­pa­ñan el ci­clo mens­trual. Es una cria­tu­ra muy com­pli­ca­da: cuan­do no es­tá muy ac­ti­va, an­tes de que ini­cie el pe­rio­do, se­rás muy sus­cep­ti­ble a cam­bios ali­men­ti­cios. Pe­ro cuan­do em­pie­za a re­cu­pe­rar po­der, jus­to an­tes de la ovu­la­ción, no ten­drás ape­ti­to. Es­ta be­lla da­ma es tan fuer­te, que pue­de su­pe­rar a su her­ma­na, la pro­ges­te­ro­na, lo cual vuel­ve la pér­di­da de pe­so una mi­sión muy di­fí­cil. CÓ­MO CONTROLARLO: Pa­ra te­ner­la en un buen equi­li­brio, ase­gú­ra­te de co­mer su­fi­cien­te fi­bra, la cual cal­ma el estrógeno. Mi re­co­men­da­ción es un ju­go o smoot­hie ver­de, pe­ro no te cae­ría na­da mal co­mer su­fi­cien­tes ver­du­ras to­dos los días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.