Có­mo arre­glar unas elec­cio­nes

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nueva York— Ya ca­si ter­mi­na. ¿Lan­za­re­mos un sus­pi­ro de ali­vio o un ala­ri­do de ho­rror? Na­die sa­be con se­gu­ri­dad, aun­que los pri­me­ros in­di­cios se in­cli­nan cla­ra­men­te ha­cia Clin­ton. Sea lo que sea que pa­se, no obs­tan­te, de­je­mos cla­ro al­go: és­tas fue­ron, de he­cho, unas elec­cio­nes ama­ña­das.

Los go­bier­nos es­ta­ta­les ama­ña­ron es­ta elec­ción por­que hi­cie­ron to­do lo que pu­die­ron pa­ra evi­tar que los es­ta­dou­ni­den­ses no blan­cos vo­ta­ran: el es­pí­ri­tu de Jim Crow es­tá más vi­vo que nun­ca; o, qui­zá, se tra­duz­ca co­mo Die­go Cuer­vo, aho­ra que los la­ti­nos ya tam­bién son blan­cos, jun­to con los afro­es­ta­dou­ni­den­ses. Se uti­li­za­ron le­yes so­bre la iden­ti­fi­ca­ción de los elec­to­res, ra­cio­na­li­za­das por in­quie­tu­des de­mos­tra­ble­men­te fal­sas so­bre frau­des elec­to­ra­les, pa­ra pri­var del de­re­cho a vo­tar a mi­les de per­so­nas; a otras se las des­alen­tó con una cam­pa­ña sis­te­má­ti­ca pa­ra ha­cer que vo­tar sea di­fí­cil: se ce­rra­ron ca­si­llas elec­to­ra­les en zo­nas con gran­des po­bla­cio­nes de mi­no­rías.

La in­te­li­gen­cia rusa ama­ñó las elec­cio­nes por­que lo más se­gu­ro es que ha­ya es­ta­do de­trás de los co­rreos elec­tró­ni­cos de­mó­cra­tas, que, en­ton­ces, dio a co­no­cer Wi­kiLeaks con gran fan­fa­rrea. No sur­gió na­da ver­da­de­ra­men­te es­can­da­lo­so, pe­ro los ru­sos juz­ga­ron, co­rrec­ta­men­te, que los me­dios de in­for­ma­ción pu­bli­ci­ta­rían en gran­de la re­ve­la­ción de que los per­so­na­jes de un par­ti­do gran­de son se­res hu­ma­nos y de que los po­lí­ti­cos que par­ti­ci­pan en po­lí­ti­ca, son, de al­gu­na for­ma, mor­ta­les.

Ja­mes Co­mey, el director de la FBI, arre­gló las elec­cio­nes. Su tra­ba­jo es con­tro­lar el cri­men –pe­ro, en lu­gar de eso, uti­li­zó su car­go pa­ra pro­pa­gar ru­mo­res e in­fluir en la vo­ta­ción. ¿Es­ta­ba in­cli­nan­do la ba­lan­za elec­to­ral en for­ma de­li­be­ra­da o, sim­ple­men­te, agen­tes re­pu­bli­ca­nos lo es­ta­ban in­ti­mi­dan­do? No im­por­ta: abu­só de su car­go, en for­ma ver­gon­zo­sa.

Gen­te den­tro de la FBI tam­bién ama­ñó las elec­cio­nes; per­so­nas que, es evi­den­te, sen­tían que con Co­mey te­nían mano li­bre pa­ra sa­tis­fa­cer sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas. En los úl­ti­mos días de la cam­pa­ña, ha si­do cla­ro que los agen­tes a fa­vor de Trump han es­ta­do ha­blan­do sin pa­rar con re­pu­bli­ca­nos co­mo Rudy Giu­lia­ni y con me­dios de­re­chis­tas pa­ra que pa­sen al ai­re ase­ve­ra­cio­nes y ale­ga­tos que pue­den te­ner al­go que ver con la reali­dad, o no. Es evi­den­te que la de­pen­den­cia re­quie­re una lim­pie­za a fon­do: que una par­te im­por­tan­te de nues­tro apa­ra­to de se­gu­ri­dad na­cio­nal es­té tra­tan­do de sub­ver­tir unas elec­cio­nes es pro­fun­da­men­te te­rro­rí­fi­co. Es la­men­ta­ble que Co­mey no es el hom­bre pa­ra ha­cer­lo.

Las elec­cio­nes han es­ta­do ama­ña­das por los me­dios par­ti­dis­tas, en es­pe­cial Fox News, que pro­cla­mó fal­se­da­des, lue­go se re­trac­tó, si es que lo hi­zo, con tan­ta dis­cre­ción que ca­si na­die se dio cuen­ta. Du­ran­te días Fox hi­zo re­so­nar la no­ti­cia de que la FBI es­ta­ba pre­pa­ran­do le­van­tar car­gos con­tra la Fun­da­ción Clin­ton. Cuan­do fi­nal­men­te ad­mi­tió que la no­ti­cia era fal­sa, el coor­di­na­dor de la cam­pa­ña de Do­nald Trump ob­ser­vó: “El da­ño se le hi­zo a Hi­llary Clin­ton”.

Las elec­cio­nes han es­ta­do ama­ña­das por las agencias de no­ti­cias de la co­rrien­te do­mi­nan­te, mu­chas de las cua­les so­lo se ne­ga­ron a in­for­mar so­bre los pro­ble­mas po­lí­ti­cos, una ne­ga­ti­va que es cla­ro que fa­vo­re­ció al can­di­da­to que mien­te so­bre esos pro­ble­mas, to­do el tiem­po, y no tie­ne nin­gu­na pro­pues­ta cohe­ren­te que ofre­cer. Por ejem­plo, las ca­de­nas de trans­mi­sión noc­tur­na de no­ti­cias: en el 2016, las tres com­bi­na­das, de­di­ca­ron un to­tal de 32 mi­nu­tos a la co­ber­tu­ra de pro­ble­mas, so­lo pro­ble­mas. No le die­ron nin­gu­na co­ber­tu­ra al cam­bio cli­má­ti­co, el pro­ble­ma más im­por­tan­te que en­fren­ta­mos.

La elec­ción es­tu­vo ama­ña­da por la ob­se­sión de los me­dios con los co­rreos elec­tró­ni­cos de Hi­llary Clin­ton. No de­bió ha­ber uti­li­za­do su pro­pio ser­vi­dor, pe­ro no exis­te evi­den­cia al­gu­na de que hi­cie­ra al­go po­co éti­co, ya no se di­ga ile­gal. To­do el asun­to es­tá muy le­jos, en mag­ni­tud de me­nor im­por­tan­cia, que los múl­ti­ples es­cán­da­los de su opo­nen­te; so­lo hay que re­cor­dar que Do­nald Trump nun­ca dio a co­no­cer sus de­cla­ra­cio­nes fis­ca­les. No obs­tan­te, esas ca­de­nas, com­bi­na­das, en­con­tra­ron so­lo 32 mi­nu­tos pa­ra cu­brir to­dos los pro­ble­mas po­lí­ti­cos, sí tu­vie­ron 100 mi­nu­tos pa­ra ha­blar de los co­rreos elec­tró­ni­cos de Clin­ton.

Es un an­te­ce­den­te opro­bio­so. No obs­tan­te, to­da­vía pa­re­ce que Clin­ton va a ga­nar.

De ser así, se sa­be lo que va a pa­sar. Los re­pu­bli­ca­nos, cla­ro, ne­ga­rán su le­gi­ti­mi­dad des­de el día uno, tal co­mo lo han he­cho con los dos úl­ti­mos pre­si­den­tes de­mó­cra­tas. Sin em­bar­go, tam­bién ha­brá –se pue­de con­tar con ello– mu­cho me­nos­pre­cio y bur­las de los ex­per­tos de la co­rrien­te do­mi­nan­te y mu­chos en los me­dios, gran ne­ga­ción de que ten­ga “un man­da­to” (sea lo que sea que sig­ni­fi­que), por­que al­gún otro re­pu­bli­cano, su­pues­ta­men­te, la ha­bría ven­ci­do, de­bió ha­ber ga­na­do por más mar­gen o cual­quier co­sa.

Así es que en los días que vie­nen se­rá im­por­tan­te re­cor­dar dos co­sas. Pri­me­ra, Clin­ton, de he­cho, hi­zo una cam­pa­ña asom­bro­sa, de­mos­tró su te­na­ci­dad de ca­ra a un tra­to in­jus­to y per­ma­ne­ció ecuá­ni­me ba­jo la pre­sión que nos ha­bría que­bra­do a la ma­yo­ría de no­so­tros. Se­gun­da, y mu­chí­si­mo más im­por­tan­te, se de­be­rá a los es­ta­dou­ni­den­ses que de­fen­die­ron los prin­ci­pios de nues­tra na­ción; que es­pe­ra­ron du­ran­te ho­ras en las fi­las pa­ra vo­tar, las que se pla­nea­ron pa­ra des­alen­tar­los; que pres­ta­ron aten­ción a lo que real­men­te es­ta­ba en jue­go en es­tas elec­cio­nes, en lu­gar de de­jar­se dis­traer por es­cán­da­los fal­sos y ruido me­diá­ti­co.

Esos ciu­da­da­nos me­re­cen ser hon­ra­dos, y no de­ni­gra­dos, por ha­cer su me­jor es­fuer­zo pa­ra sal­var a la na­ción de los efec­tos de ins­ti­tu­cio­nes gra­ve­men­te ave­ria­das. Mu­chas per­so­nas se han com­por­ta­do en for­ma ver­gon­zo­sa es­te año, pe­ro de­ce­nas de mi­llo­nes de vo­tan­tes man­tie­nen la fe en los va­lo­res que ha­cen que Es­ta­dos Uni­dos sea ver­da­de­ra­men­te gran­dio­so.

LLE­Gó LA HO­RA DE VO­TAR Na­te Bee­ler

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.