Crónica del as­cen­so de Hitler nos re­sul­ta fa­mi­liar

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Ce­pe­da @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— Na­die ha­bría es­pe­ra­do gran­des co­sas del jo­ven mo­des­to que se mu­dó a la gran ciu­dad des­de una re­tra­sa­da zo­na ru­ral y ter­mi­nó en un re­fu­gio de ar­tis­tas, ven­dien­do tar­je­tas pos­ta­les pin­ta­das a mano pa­ra pa­gar su co­mi­da.

De mu­cha­cho, tar­dó en flo­re­cer; ha­bi­tual­men­te dor­mía tar­de por las ma­ña­nas y su pa­dre lo con­si­de­ra­ba pe­re­zo­so y me­dio­cre (una per­cep­ción com­par­ti­da por mu­chos otros). Era so­ña­dor e in­com­pe­ten­te en gra­má­ti­ca y or­to­gra­fía, ge­ne­ral­men­te ato­lon­dra­do e im­pun­tual. Ade­más, en for­ma to­tal­men­te abu­rri­da y nor­mal, que­ría a su ma­dre y a su fox te­rrier blan­co, y le gus­ta­ban las tor­tas cu­bier­tas de cre­ma chan­tilly.

Y sin em­bar­go, de ese hu­mil­de ori­gen emer­gió el hom­bre que el his­to­ria­dor ale­mán, Vol­ker Ull­rich, ca­li­fi­ca de “sen­sa­cio­na­lis­ta ícono de ho­rror de la cul­tu­ra po­pu­lar”, en su fas­ci­nan­te li­bro ti­tu­la­do “Hitler: As­cent (1889-1939)”.

Ull­rich ex­pli­ca que el mo­ti­vo, en par­te, pa­ra re­exa­mi­nar a Hitler es que la in­dus­tria glo­bal del en­tre­te­ni­mien­to ha crea­do una ca­ri­ca­tu­ra di­se­ña­da pa­ra “en­viar los ma­yo­res es­ca­lo­fríos a las es­pi­nas dor­sa­les de la au­dien­cia”, por lo que el fe­nó­meno del dic­ta­dor aca­ba per­dien­do to­da co­ne­xión con la reali­dad.

Así pues, en el cur­so de 998 pá­gi­nas, Ull­rich nos ex­po­ne a los pri­me­ros años de Hitler y su as­cen­so al po­der, an­tes de con­cluir el pri­me­ro de es­tos dos vo­lú­me­nes, en for­ma es­pe­luz­nan­te, cuan­do Hitler ca­si ma­ta al pre­si­den­te che­cos­lo­va­co, Emil Ha­cha, du­ran­te una de­mos­tra­ción de pre­po­ten­cia en la que ase­gu­ra la de­sin­te­gra­ción for­za­da de ese país.

Ull­rich co­mien­za brin­dan­do los po­cos de­ta­lles que el mun­do tie­ne so­bre la ju­ven­tud de Hitler, des­pués con la de­cep­ción que sin­tió el arri­bis­ta pa­dre de Hitler al en­te­rar­se de las as­pi­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas de su ta­ci­turno hi­jo. Rá­pi­da­men­te pa­sa­mos a la épo­ca de Adolf en Vie­na (don­de vi­vió jun­to a ju­díos en un ho­gar de hom­bres), la gra­ti­tud que sin­tió ha­cia el mé­di­co ju­dío de su ma­dre du­ran­te la lar­ga y fi­nal­men­te fa­tal ba­ta­lla de és­ta con­tra un cáncer de ma­ma, sus sie­te años de lu­cha por con­ver­tir­se en ar­tis­ta y, fi­nal­men­te, su des­lu­ci­do ser­vi­cio mi­li­tar. Des­pués, las co­sas se po­nen in­tere­san­tes. Des­de el co­mien­zo, Ull­rich de­cla­ra que su ob­je­ti­vo es es­bo­zar a un hom­bre que no es ni un “ti­po or­di­na­rio” con po­co don de gen­tes que me­ra­men­te se en­cuen­tra en el lu­gar ade­cua­do en el mo­men­to ade­cua­do, ni un bri­llan­te de­ma­go­go y ora­dor ex­tra­or­di­na­ria­men­te do­ta­do que cor­te­jó a las ma­sas has­ta que fue­ron cóm­pli­ces de ge­no­ci­dio.

La pers­pec­ti­va del me­dio pro­por­cio­na una se­rie de he­chos que in­vi­tan a la re­fle­xión:

—Hitler echó la cul­pa de los ma­les de Ale­ma­nia al glo­ba­lis­mo y til­dó a los lí­de­res po­lí­ti­cos de “he­rra­mien­tas del ‘mer­ca­do de va­lo­res y ca­pi­tal in­ter­na­cio­na­les,’ que man­te­nían a Ale­ma­nia en sus ga­rras y chu­pa­ban la san­gre del país”.

—Le gus­ta­ba pin­tar­se co­mo un hom­bre del pue­blo –y de­cía que ima­gi­na­ba una so­cie­dad sin cla­ses so­cia­les– pe­ro lle­va­ba una vi­da de exa­ge­ra­do de­rro­che y, di­ce Ull­rich, “en reali­dad des­pre­cia­ba a las ma­sas, a las que con­si­de­ra­ba más co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra ser ma­ni­pu­la­da, a fin de lo­grar sus am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas”.

—Re­sul­ta­ba des­agra­da­ble pa­ra mu­cha gen­te, pe­ro aún así la in­tri­ga­ba. “Has­ta los que con­si­de­ra­ban su ra­di­ca­lis­mo po­lí­ti­co re­pe­len­te lo veían co­mo un fas­ci­nan­te ob­je­to de es­tu­dio, cu­ya me­ra pre­sen­cia ga­ran­ti­za­ba el en­tre­te­ni­mien­to de una no­che”, es­cri­be Ull­rich. “Así, fue pa­sa­do de un sa­lón a otro, en los que pro­vo­ca­ba una mez­cla de ex­ci­ta­ción es­ca­lo­frian­te y di­ver­sión ape­nas di­si­mu­la­da”.

—Hitler se apro­ve­chó de las frus­tra­cio­nes eco­nó­mi­cas, do­mi­nan­do el “len­gua­je del hom­bre co­rrien­te pos­te­rior a la gue­rra” y “co­mo nin­gún otro ... su­po ex­pre­sar lo que su pú­bli­co pen­sa­ba y sen­tía: Ex­plo­tó sus te­mo­res, pre­jui­cios y re­sen­ti­mien­tos, pe­ro tam­bién sus es­pe­ran­zas y de­seos”.

—A pe­sar de su bar­ba­rie, gran par­te de su po­pu­la­ri­dad se de­bió a su ca­pa­ci­dad de res­pon­der a las preo­cu­pa­cio­nes de la cla­se obre­ra. Ull­rich ci­ta a un obre­ro que ex­pli­ca la ra­zón por la que apoya a Hitler: “Us­te­des siem­pre pro­nun­cia­ban dis­cur­sos so­cia­lis­tas, pe­ro los na­zis nos die­ron pues­tos de tra­ba­jo... No me im­por­ta si fa­bri­co gra­na­das o si cons­tru­yo la au­to­bahn. Só­lo quie­ro tra­ba­jar. ¿Por qué no se to­ma­ron en se­rio la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo?” Si to­do eso le sue­na in­quie­tan­te­men­te fa­mi­liar, bueno, sí. Y ése es el mo­ti­vo por el que es­te li­bro es tan im­por­tan­te en es­te mo­men­to.

Ull­rich tra­ta la cues­tión de si Hitler de­be ser pin­ta­do co­mo un ser hu­mano en lu­gar de un mons­truo cuan­do de­ci­de que re­tra­tar­lo co­mo una persona lo vuel­ve aún más ho­rri­pi­lan­te.

Ci­tan­do al his­to­ria­dor Eber­hard Jac­kel, Ull­rich ilus­tra por qué de­be­mos exa­mi­nar el pa­sa­do pa­ra im­pe­dir ho­rro­res fu­tu­ros: “Hitler siem­pre es­ta­rá con no­so­tros, con los que so­bre­vi­vie­ron, con los que vi­nie­ron des­pués e in­clu­so con los que na­ce­rán. Es­tá pre­sen­te –no co­mo una fi­gu­ra vi­va, sino co­mo una ad­ver­ten­cia eter­na de lo que los se­res hu­ma­nos son ca­pa­ces de ha­cer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.