Es­pe­ran que se di­si­pe du­re­za con­tra NAFTA

Con­fían lí­de­res fron­te­ri­zos en que pre­si­den­te elec­to co­noz­ca bon­da­des del tra­ta­do

El Diario de El Paso - - El Paso - Ju­lián Agui­lar/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— Man­ten­gan la cal­ma y edu­quen a Trump.

Ese pa­re­ce ser el man­tra que los lí­de­res fron­te­ri­zos es­tán adop­tan­do tras dar­se cuen­ta que el can­di­da­to que pro­me­tió re­ne­go­ciar –o in­clu­so eli­mi­nar– el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) (NAFTA por sus si­glas en in­glés: North American Free Tra­de Agree­ment) se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te del país.

El pac­to de 1994 eli­mi­nó gra­dual­men­te la ma­yo­ría de las ta­ri­fas im­pues­tas a va­rios pro­duc­tos que se co­mer­cian en­tre Ca­na­dá, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Ha con­ver­ti­do a ciu­da­des como El Pa­so y La­re­do en im­por­tan­tes cen­tros de co­mer­cio, pe­ro tam­bién ha des­pla­za­do mi­les de em­pleos que fue­ron ocu­pa­dos por tra­ba­ja­do­res en Mé­xi­co y otros paí­ses.

Pe­ro una vez que los ase­so­res de Trump le di­gan que el pac­to pro­du­ce más pa­ra las eco­no­mías del mun­do y de Es­ta­dos Uni­dos de lo que les pri­va, adop­ta­rá un tono di­fe­ren­te, se­gún pre­di­jo el re­pre­sen­tan­te fe­de­ral Henry Cué­llar, de­mó­cra­ta de La­re­do, cu­yo dis­tri­to es el ho­gar del más gran­de puer­to te­rres­tre del país.

“Trump di­ce ser un hom­bre de ne­go­cios. Bueno, 90% de las com­pa­ñías en la lis­ta For­tu­ne 500 tie­nen in­ver­sio­nes en Mé­xi­co”, di­jo Cué­llar. “Así que como un hom­bre de ne­go­cios yo asu­mo que Trump va a es­cu­char a ese 90 por cien­to”.

De enero a sep­tiem­bre de es­te año, los dis­tri­tos adua­ne­ros de La­re­do y El Pa­so han vis­to 203 mil mi­llo­nes y 71 mil 300 mi­llo­nes de dó­la­res ge­ne­rar­se en el co­mer­cio bidireccional con Mé­xi­co, res­pec­ti­va­men­te. Hous­ton es el quin­to so­cio co­mer­cial más ac­ti­vo del país con Mé­xi­co, ge­ne­ran­do al­re­de­dor de 11 mil 300 mi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te el mis­mo mar­co de tiem­po, de acuer­do con Worl­dCity, un gru­po de re­fle­xión de Flo­ri­da que uti­li­za da­tos del cen­so de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra dar se­gui­mien­to a los pa­tro­nes co­mer­cia­les.

Cué­llar di­jo que la re­tó­ri­ca de la cam­pa­ña de Trump so­bre el NAFTA era como “un pe­rro que ladra pe­ro no muer­de” –una lec­ción que se­gún él se­rá apren­di­da des­pués de que el pre­si­den­te elec­to rin­da su ju­ra­men­to.

“Ese es el pe­li­gro cuan­do di­ri­ges una cam­pa­ña y ha­ces cier­tas pro­me­sas que po­drían ser di­fí­ci­les de cum­plir”, di­jo Cué­llar. “Esa es una de las ra­zo­nes por las que ga­nó al­gu­nos de esos es­ta­dos” como Pennsyl­va­nia, Ohio y Mi­chi­gan.

Cué­llar re­cor­dó que Trump no es el pri­mer can­di­da­to que les di­ce a sus par­ti­da­rios que da­rá mar­cha atrás a los pac­tos co­mer­cia­les pa­ra con­se­guir su apo­yo, sien­do el más re­cien­te de és­tos el pre­si­den­te Oba­ma.

“Uno ve el mun­do de ma­ne­ra dis­tin­ta, es más fá­cil ha­cer cam­pa­ña que go­ber­nar”, di­jo Cué­llar. Lue­go agre­gó que si Trump si­gue ade­lan­te con sus pro­me­sas, que­da­rá en ma­nos de los lí­de­res es­ta­ta­les, como el go­ber­na­dor Greg Ab­bott, re­cor­dar­le a Trump so­bre los be­ne­fi­cios que el NAFTA le con­ce­de a Te­xas.

La ofi­ci­na de Ab­bott, que con re­gu­la­ri­dad ha­ce alar­de del am­bien­te ap­to pa­ra el mun­do em­pre­sa­rial del que go­za Te­xas, no res­pon­dió a una pe­ti­ción pa­ra emi­tir un co­men­ta­rio.

Ri­chard Da­youb, pre­si­den­te y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Grea­ter El Pa­so, di­jo que Trump ne­ce­si­ta dar­se cuen­ta que más de dos do­ce­nas de es­ta­dos se be­ne­fi­cian del NAFTA.

“Mu­chos, mu­chos es­ta­dos, más de 30, rea­li­zan ne­go­cios por más de mil mi­llo­nes de dó­la­res al año con Mé­xi­co”, in­for­mó. “Eso sig­ni­fi­ca em­pleos de ma­nu­fac­tu­ra en Es­ta­dos Uni­dos, ellos de­pen­den de los con­su­mi­do­res en Mé­xi­co, co­sa en la que él no ha pen­sa­do. Así que nues­tro tra­ba­jo es tra­tar de edu­car­lo e in­for­mar­lo y tra­tar de ha­cer­lo ver las co­sas de ma­ne­ra más prag­má­ti­ca aho­ra que ya con­clui­mos la elec­ción”.

Aun si no se pue­de con­ven­cer a Trump de los efec­tos po­si­ti­vos del NAFTA, Cué­llar re­cal­có que su fu­tu­ro no de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de Trump. El fu­tu­ro pre­si­den­te ten­dría que con­ven­cer al Con­gre­so pa­ra rom­per el pac­to, lo cual no se­ría fá­cil de lo­grar da­do que va­rios re­pu­bli­ca­nos apo­yan el mis­mo.

Agre­gó que Mé­xi­co tam­bién tie­ne qué de­cir. En el 2011, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos aún no cum­plía la par­te del TLCAN que per­mi­tía a los trai­le­ros me­xi­ca­nos en­trar a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, Mé­xi­co im­pu­so ta­ri­fas a los bie­nes es­ta­dou­ni­den­ses como re­pre­sa­lia.

“Se­ría­mos el estado más de­vas­ta­do por una gue­rra de co­mer­cio con Mé­xi­co”, co­men­tó.

Otros te­xa­nos que es­pe­ran que Trump los pue­da es­cu­char en los pró­xi­mos me­ses, pien­san que cam­biar el NAFTA es bueno. El co­mi­sio­na­do de Agri­cul­tu­ra de Te­xas, Sid Mi­ller, quien fue par­te del con­se­jo de la cam­pa­ña de Trump, de­cla­ró que ten­dría sen­ti­do des­pués de tan­tos años.

“No que­re­mos eli­mi­nar el NAFTA por com­ple­to; hay al­gu­nas co­sas bue­nas en él”, co­men­tó. “Pe­ro ese do­cu­men­to tie­ne 22 años. Las ru­tas co­mer­cia­les han cam­bia­do, la tec­no­lo­gía ha cam­bia­do, los mer­ca­dos han cam­bia­do, las eco­no­mías han cam­bia­do. Do­nald Trump tie­ne ra­zón: Ya no ga­na­mos”.

El al­cal­de de La­re­do, Pe­te Sáenz, es­tu­vo de acuer­do en que va­le la pe­na re­vi­sar al­gu­nas par­tes del NAFTA. Só­lo es­pe­ra que los lí­de­res en la fron­te­ra sean in­clui­dos en las reunio­nes pa­ra dis­cu­tir­lo.

Un vehícU­lo de car­ga es­ta­dou­ni­den­se se in­ter­na a te­rri­to­rio me­xi­cano

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.