El le­ga­do de Oba­ma: cla­ros­cu­ros de una ges­tión mar­ca­da por la cri­sis

El Diario de El Paso - - Especial -

Re­cu­pe­ró una eco­no­mía muy de­te­rio­ra­da y pro­ta­go­ni­zó im­por­tan­tes cam­bios so­cia­les, aun­que el en­fren­ta­mien­to ra­cial no ha men­gua­do

Con una al­ta po­pu­la­ri­dad, equi­pa­ra­ble a las de Rea­gan y Bill Clin­ton, el pre­si­den­te sa­lien­te ha li­dia­do me­jor los re­tos do­més­ti­cos

De­ja el des­em­pleo en mí­ni­mos, pe­ro tam­bién una preo­cu­pan­te he­ren­cia ex­te­rior: la pro­pa­ga­ción de Daesh y la gue­rra de Si­ria, que no su­po fre­nar

No hay pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, es­pe­cial­men­te aque­llos que han ex­ten­di­do su man­da­to hasta el má­xi­mo le­gal de ocho años, que no se preo­cu­pe por su le­ga­do, por la obra que de­ja a es­te país y al mun­do, y por el lu­gar que ocu­pa­rá en la his­to­ria. Ba­rack Oba­ma no es una excepción. En su úl­ti­mo año, en el que ha com­ba­ti­do con ahín­co la ima­gen de inuti­li­dad de «la­me duck» («pa­to co­jo») que trans­mi­te el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se sa­lien­te, ata­do de pies y ma­nos al no ser re­ele­gi­ble, Oba­ma ha pro­ta­go­ni­za­do una in­ten­sa ac­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal. Con acuer­dos que só­lo el tiem­po di­rá si han si­do exi­to­sos o su­pon­drán nue­vos que­bra­de­ros de ca­be­za pa­ra su su­ce­sor Do­nald Trump. Pe­ro el grue­so de las trans­for­ma­cio­nes que ha im­pul­sa­do y los acier­tos y fra­ca­sos de su ges­tión en el Des­pa­cho Oval se po­día re­su­mir ya en gran me­di­da por el fru­to de los sie­te años an­te­rio­res, des­de que en enero de 2009, en una ima­gen sin pre­ce­den­tes, to­ma­ra po­se­sión el pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano de Es­ta­dos Uni­dos. ¿Qué que­da de la co­rrien­te re­no­va­do­ra y de ilu­sión que se ge­ne­ró en­ton­ces? ¿Qué han sig­ni­fi­ca­do es­tos años de oba­mis­mo y de cam­bio, no siem­pre fá­cil por su abierta pug­na con un Con­gre­so la ma­yor par­te de ese tiem­po de ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na?

Si fue­ra só­lo por la opi­nión de es­ta­dou­ni­den­ses, Oba­ma no sal­dría mal pa­ra­do. Con un 52.6% de po­pu­la­ri­dad en la úl­ti­ma en­cues­ta pu­bli­ca­da, mu­cho me­jor que el 32% ate­so­ra­do por Geor­ge W. Bush y li­ge­ra­men­te por en­ci­ma de la de Ro­nald Rea­gan (51%), pe­ro le­jos del 63% que des­pi­dió a Bill Clin­ton de la Ca­sa Blan­ca, el pre­si­den­te sa­lien­te se si­tua­ría en el ban­do de los pre­si­den­tes acep­ta­ble­men­te va­lo­ra­dos. Aun­que es pron­to pa­ra un jui­cio de­fi­ni­ti­vo. Mien­tras la Uni­ver­si­dad de Chica­go di­se­ña el Ba­rack Oba­ma Pre­si­den­tial Cen­ter, el edi­fi­cio que da­rá co­bi­jo a la in­ten­sa la­bor de tra­ba­jo pro­pio y ajeno desa­rro­lla­do en torno a sus ocho años de man­da­to y que se ubi­ca­rá en Jack­son Park a par­tir de 2021, es­te es un re­su­men de los prin­ci­pa­les asun­tos que ha abor­da­do:

Eco­no­mía

El ba­lan­ce es po­si­ti­vo, Oba­ma se en­con­tró con la ma­yor cri­sis financiera y eco­nó­mi­ca des­de la Gran De­pre­sión, que, jun­to a un ele­va­do gas­to de­ri­va­do de las in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res en el ex­te­rior, han dis­pa­ra­do la deu­da pú­bli­ca en Es­ta­dos Uni­dos, que hoy al­can­za un ré­cord, con más de 19.8 tri­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma ha lo­gra­do re­du­cir el des­em­pleo al 4.9%, su ta­sa más ba­ja des­de an­tes de la cri­sis, y que des­de 2015 los in­gre­sos ne­tos de las fa­mi­lias ha­yan vuel­to a au­men­tar. El de­te­rio­ro del po­der ad­qui­si­ti­vo de las cla­ses me­dias y tra­ba­ja­do­ras em­pie­za a re­con­du­cir­se, aun­que el nue­vo pre­si­den­te tie­ne an­te sí un gran re­to, es­pe­cial­men­te en aque­llos es­ta­dos per­ju­di­ca­dos por la cri­sis in­dus­trial.

Oba­ma­ca­re

La Ley de Cui­da­dos de Sa­lud Ase­qui­bles, fir­ma­da por el pre­si­den­te en 2010 y ava­la­da por la Cor­te Su­pre­ma dos años más tar­de, na­ció con el ob­je­ti­vo de am­pliar la co­ber­tu­ra a aque­llos es­ta­dou­ni­den­ses que no cum­plían los re­qui­si­tos pa­ra aco­ger­se a se­gu­ros pri­va­dos, al tiem­po que pre­ten­día re­du­cir el cos­te de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios. A di­fe­ren­cia del in­ten­to fra­ca­sa­do de Bill Clin­ton, y en con­cre­to de su mu­jer, y ex can­di­da­ta a la pre­si­den­cia, Hi­llary Clin­ton, de apli­car en Es­ta­dos Uni­dos un sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca uni­ver­sal a la eu­ro­pea, Oba­ma op­tó por am­pliar la co­ber­tu­ra exis­ten­te a los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos. Con mu­chos pro­ble­mas in­for­má­ti­cos en su apli­ca­ción ini­cial y con per­jui­cios ob­je­ti­vos pa­ra mi­llo­nes de nue­vos ase­gu­ra­dos, es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llos que su­pe­ra­ban el to­pe de in­gre­sos anua­les, se ha con­ver­ti­do en un po­lé­mi­co asun­to, ob­je­to de dispu­ta electoral. Aun­que ha lo­gra­do el ob­je­ti­vo esen­cial de am­pliar la asis­ten­cia de sa­lud a los es­ta­dou­ni­den­ses.

La po­la­ri­za­ción ideo­ló­gi­ca del país

Es un he­cho que Oba­ma de­ja el país más di­vi­di­do to­da­vía que cuan­do lle­gó. Y la ex­pli­ca­ción es de do­ble lec­tu­ra. La ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en las dos cá­ma­ras del Con­gre­so, con­ce­bi­das como con­tra­pe­so al po­der del pre­si­den­te del país pe­ro que tam­bién pue­den con­ver­tir­se en un ar­ma de blo­queo, como ha ocu­rri­do es­tos años, acu­mu­la res­pon­sa­bi­li­dad con una opo­si­ción a ve­ces ex­tre­ma. El fe­nó­meno Trump se ha ali­men­ta­do en par­te de esa errá­ti­ca for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca. Pe­ro tam­bién el pre­si­den­te Oba­ma, como el mis­mo ha re­co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te, ha si­do in­ca­paz de pro­mo­ver diá­lo­gos y for­jar con­sen­sos. Más in­te­lec­tual que po­lí­ti­co, su fal­ta de cin­tu­ra ha si­do evi­den­te en al­gu­nos epi­so­dios de fran­co en­fren­ta­mien­to. A la fal­ta de en­ten­di­mien­to en­tre los dos par­ti­dos, que lle­vo al pro­pio Go­bierno (ad­mi­nis­tra­ción) al bor­de del des­abas­te­ci­mien­to fi­nan­cie­ro en va­rias oca­sio­nes, hay que su­mar­le la con­fron­ta­da in­ter­pre­ta­ción del abor­to y el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual en Es­ta­dos Uni­dos. La am­plia­ción del pri­me­ro y la con­so­li­da­ción del se­gun­do, im­pul­sa­das por Oba­ma, fue­ron ava­la­das por la Cor­te Su­pre­ma, no sin desobe­dien­cias ci­vi­les ja­lea­das a ve­ces por los re­pu­bli­ca­nos.

La cues­tión ra­cial. El pre­si­den­te Oba­ma ha reite­ra­do en sus úl­ti­mos dis­cur­sos que él nun­ca pro­me­tió re­sol­ver un pro­ble­ma que ha mar­ca­do a san­gre y fue­go a una so­cie­dad que ex­plo­tó la es­cla­vi­tud du­ran­te más de dos si­glos, y que ha vi­vi­do en la abo­li­ción tan só­lo unas dé­ca­das. Acu­cia­do por el en­fren­ta­mien­to ra­cial, que se ma­ni­fies­ta de ma­ne­ra pe­rió­di­ca en la muer­te de afro­ame­ri­ca­nos a ma­nos de la po­li­cía y que los úl­ti­mos me­ses ha vi­vi­do tam­bién la muer­te de agen­tes por ven­gan­za, el nue­vo pre­si­den­te, y con se­gu­ri­dad los si­guien­tes, de­be­rán con­lle­var un pro­ble­ma de di­fí­cil so­lu­ción en Es­ta­dos Uni­dos. Como el que pro­vo­ca la per­mi­si­vi­dad con las ar­mas de fue­go, muy vin­cu­la­do a ve­ces, a la que Oba­ma no ha lo­gra­do po­ner co­to pe­se a sus reite­ra­dos in­ten­tos.

Con­flic­tos

La ex­pan­sión del au­to­de­no­mi­na­do Estado Is­lá­mi­co (ISIS o Daesh), he­re­de­ro de Al Qai­da pe­ro que ha lo­gra­do ex­ten­der­se a te­rri­to­rios hasta ha­ce po­co in­sos­pe­cha­dos pa­ra la im­plan­ta­ción del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, es otra de las ar­duas ta­reas que de­be­rá afron­tar el nue­vo pre­si­den­te. Su men­sa­je to­da­vía de ma­yor per­fil ba­jo de puer­tas aden­tro, ha si­do cri­ti­ca­do por los re­pu­bli­ca­nos, que le acu­san de elu­dir las pa­la­bras «te­rro­ris­mo ra­di­cal is­la­mis­mo». Una es­tra­te­gia que Oba­ma ba­sa en la ne­ce­si­dad de no dar al­ta­voz a los yiha­dis­tas. Aten­ta­dos como los de San Ber­nar­dino y Or­lan­do, y más re­cien­te­men­te Nue­va York, ha dis­pa­ra­do por mo­men­tos la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad de los es­ta­dou­ni­den­ses.

El lu­nar de Si­ria. Re­la­cio­na­do con lo an­te­rior, el pa­so del tiem­po se ha vuel­to con­tra la de­ci­sión úl­ti­ma de Oba­ma de no bom­bar­dear al dic­ta­dor Bas­har Al As­sad. Co­rría el año 2011, y quién sa­be si no hu­bie­ra evi­ta­do lo san­grien­to en que se ha con­ver­ti­do el ma­yor con­flic­to bé­li­co y de des­pla­za­dos del si­glo XXI. Con una po­lí­ti­ca ca­li­fi­ca­da por mu­chos de frá­gil y errá­ti­ca, su al­ter­na­ti­va de con­for­mar un ejér­ci­to que hi­cie­ra fren­te al sá­tra­pa, me­dian­te la se­lec­ción de com­ba­tien­tes y el su­mi­nis­tro de ar­mas, mien­tras una coa­li­ción co­man­da­da por Es­ta­dos Uni­dos se li­mi­ta­ba a bom­bar­dear de ma­ne­ra selectiva a los yiha­dis­tas de Daesh, ma­tan­do a mu­chos de sus ca­be­ci­llas.

La de­ci­sión del pre­si­den­te de sus­cri­bir un pac­to con el enemi­go ira­ní, con­sis­ten­te en su re­nun­cia a cons­truir la bomba ató­mi­ca a cam­bio del le­van­ta­mien­to de las san­cio­nes mun­dia­les con­tra el país, re­ci­bió com­pren­sión pe­ro tam­bién nu­me­ro­sas crí­ti­cas. En Cu­ba, el res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes es me­jor vis­to, an­te la cons­ta­ta­ción de que cin­cuen­ta años de em­bar­go co­mer­cial han te­ni­do po­ca efi­ca­cia en la aper­tu­ra del ré­gi­men. De mo­men­to, a la es­pe­ra de que Raúl Castro mue­va al­gu­na fi­cha de­mo­cra­ti­za­do­ra, el des­man­te­la­mien­to de fac­to del em­bar­go, me­dian­te acuer­dos eco­nó­mi­cos y de in­ter­cam­bios co­mer­cia­les, es vis­to como un pri­mer pa­so en un lar­go ca­mino. Tam­bién, el pre­si­den­te Oba­ma ha ma­te­ria­li­za­do su mo­vi­mien­to de aper­tu­ra ha­cia Asia con la fir­ma del acuer­do co­mer­cial lla­ma­do Trans­Pa­cí­fi­co, en­tre on­ce paí­ses de Amé­ri­ca y el Le­jano Orien­te, pen­dien­te só­lo del vis­to bueno del Con­gre­so.

de­ja la Ca­sa Blan­ca des­pués de dos pe­río­dos como pre­si­den­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.