El es­trés, el cos­to de las elec­cio­nes 2016

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co R. Del Va­lle Ca­te­drá­ti­co de NMSU

Pa­ra ca­da uno de los can­di­da­tos de las elec­cio­nes 2016 –Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump–, el cos­to de las elec­cio­nes fue de va­rios cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res. Sin em­bar­go pa­ra el res­to de la po­bla­ción, no só­lo de los Es­ta­dos Uni­dos sino de Mé­xi­co y tal vez de otros paí­ses del mun­do, el cos­to de las elec­cio­nes ha si­do un po­de­ro­so es­trés.

El pri­mer cau­san­te del es­trés fue Do­nald Trump. Sus co­men­ta­rios ofen­si­vos con­tra los me­xi­ca­nos, mu­sul­ma­nes, afro­ame­ri­ca­nos y las mu­je­res pro­vo­ca­ron ira e irri­ta­ción –po­de­ro­sos cau­san­tes del es­trés– en to­dos es­tos gru­pos.

Con res­pec­to a los me­xi­ca­nos, re­cor­de­mos que Trump di­jo que Mé­xi­co ha­bía en­via­do a los Es­ta­dos Uni­dos nar­co­tra­fi­can­tes, vio­la­do­res y asal­tan­tes; de­cla­ró que iba a cons­truir un mu­ro en to­da la fron­te­ra con Mé­xi­co, y que Mé­xi­co lo pa­ga­ría; que iba a de­por­tar a los on­ce mi­llo­nes de in­mi­gran­tes ile­ga­les re­si­den­tes en los Es­ta­dos Uni­dos, de los cua­les la ma­yo­ría son me­xi­ca­nos; y ofen­dió al juez fe­de­ral Gonzalo Cu­riel di­cien­do que aun­que ha­bía na­ci­do en los Es­ta­dos Uni­dos, por ser de des­cen­den­cia me­xi­ca­na, no te­nía la habilidad de ser ob­je­ti­vo.

En se­gun­do tér­mino, Trump ofen­dió a los mu­sul­ma­nes, di­cien­do que Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría prohi­bir la en­tra­da al país de to­das es­tas per­so­nas, por­que po­drían ser te­rro­ris­tas.

En tercer lu­gar, Megyn Kelly –la coor­di­na­do­ra del pri­mer de­ba­te Trump–Clin­ton– re­cor­dó a Trump los in­sul­tos que és­te ha­bía he­cho a las mu­je­res: ‘las mu­je­res son ma­rra­nas gor­das, pe­rras, slobs (de­ja­das) y ani­ma­les re­pug­nan­tes’.

A los afro­ame­ri­ca­nos los ofen­dió, pri­me­ra­men­te ase­gu­ran­do que Ba­rak Oba­ma –el pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano de los Es­ta­dos Uni­dos– no era ciu­da­dano nor­te­ame­ri­cano, por­que no ha­bía na­ci­do en los Es­ta­dos Uni­dos. Pos­te­rior­men­te ha­cia el fi­nal de su cam­pa­ña re­trac­tó es­ta ase­ve­ra­ción. Tam­bién co­men­tó que los ba­rrios afro­ame­ri­ca­nos eran ‘zo­nas de gue­rra’, y que só­lo se veían fra­ca­sos al­re­de­dor de ellos.

Un es­trés adi­cio­nal que Trump cau­só a sus se­gui­do­res fue el de ase­ve­rar que las elec­cio­nes presidenciales ha­bían si­do ‘rig­ged’ (ama­ña­das), y que ha­bría múl­ti­ples frau­des elec­to­ra­les pa­ra que él per­die­ra, y Hi­llary Clin­ton ga­na­ra.

Y aho­ra que Trump ha si­do elec­to pre­si­den­te, si­gue ca­san­do es­trés, por­que no se sa­be cuá­les de sus pro­pues­tas cum­pli­rá: la cons­truc­ción del mu­ro con Mé­xi­co; la de­por­ta­ción de los me­xi­ca­nos ile­ga­les; la ex­clu­sión del in­gre­so a los Es­ta­dos Uni­dos de los mu­sul­ma­nes; la de­ro­ga­ción (‘re­peal’) del Oba­ma­ca­re, que ac­tual­men­te ha ase­gu­ra­do a 20 mi­llo­nes de per­so­nas que an­te­rior­men­te no te­nían se­gu­ro; y la de­ro­ga­ción del tra­ta­do de li­bre co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (North Ame­ri­ca Free Tra­de Agree­ment), que per­ju­di­ca­ría a Mé­xi­co y Ca­na­dá.

Por su par­te, Hi­llary Clin­ton tam­bién cau­só es­trés, no tan­to por los co­men­ta­rios que hi­zo en sus dis­cur­sos, sino por el uso in­de­bi­do de su or­de­na­dor per­so­nal que uti­li­zó pa­ra el en­vío de co­rreos elec­tró­ni­cos ofi­cia­les. Es­te he­cho cau­só se­ve­ras crí­ti­cas no só­lo de par­te de Do­nald Trump, sino de otras per­so­nas. Y to­do lo an­te­rior fue in­du­da­ble­men­te es­tre­san­te pa­ra los se­gui­do­res de Hi­llary muy es­pe­cial­men­te la ase­ve­ra­ción, he­cha ca­si en los úl­ti­mos días an­te­rio­res a las elec­cio­nes por par­te del jefe de la FBI, que ha­bían si­do des­cu­bier­tos nue­vos co­rreos elec­tró­ni­cos de Hi­llary en la compu­tado­ra de Ant­hony Wie­ner, per­so­na que ha­bía en­via­do co­rreos elec­tró­ni­cos in­de­cen­tes a una ado­les­cen­te.

Ya que he­mos co­men­ta­do ex­ten­sa­men­te el te­ma del es­trés, aho­ra ca­be ha­cer la pre­gun­ta ¿qué es el es­trés? El con­cep­to de es­trés fue des­cu­bier­to por el mé­di­co hún­ga­ro Hans Sel­ye, quien en­con­tró que agen­tes muy di­ver­sos –bio­ló­gi­cos, psi­co­ló­gi­cos, am­bien­ta­les y en­fer­me­da­des– pro­vo­ca­ban la mis­ma res­pues­ta en el or­ga­nis­mo: la pro­duc­ción de las hor­mo­nas cor­ti­sol y adre­na­li­na, am­bas pro­ce­den­tes de las glán­du­las su­pra­rre­na­les (lo­ca­li­za­das en la su­per­fi­cie de los ri­ño­nes).

La pri­me­ra –la adre­na­li­na– se pro­du­ce cuan­do el ce­re­bro per­ci­be una ame­na­za, y pro­vo­ca una se­rie de res­pues­tas pa­ra res­pon­der: 1) in­cre­men­tos del flu­jo san­guí­neo a los múscu­los; 2) in­cre­men­to de la des­car­ga de san­gre del co­ra­zón; 3) ele­va­ción de la pre­sión ar­te­rial; 4) di­la­ta­ción de las pu­pi­las; y 5) ele­va­ción de la glu­co­sa (azú­car) san­guí­nea.

La se­gun­da –el cor­ti­sol– tam­bién tie­ne va­rios efec­tos da­ñi­nos pa­ra el or­ga­nis­mo: 1) úl­ce­ras es­to­ma­ca­les y duo­de­na­les; 2) ele­va­ción de la glu­co­sa san­guí­nea; 3) dis­mi­nu­ción del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, con in­cre­men­to de la sus­cep­ti­bi­li­dad a las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, y en al­gu­nos ca­sos tam­bién al cán­cer; 4) pér­di­da de la me­mo­ria; 5) re­duc­ción de la for­ma­ción de los hue­sos, ha­cien­do a las per­so­nas es­tre­sa­das más sus­cep­ti­bles a la os­teo­po­ro­sis; 6) re­duc­ción del co­lá­geno (la subs­tan­cia que pro­te­ge el ro­ce de los hue­sos en las ar­ti­cu­la­cio­nes), con in­cre­men­to del ries­go de os­teoar­tri­tis; y 7) ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra la ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das.

Exis­ten dos ti­pos de es­trés: el agu­do y el cró­ni­co. Am­bos pro­vo­can la mis­ma res­pues­ta al es­trés, es de­cir la pro­duc­ción de las mis­mas hor­mo­nas –adre­na­li­na y cor­ti­sol– con los mis­mos efec­tos. El es­trés agu­do sur­ge cuan­do una per­so­na en­fren­ta lo que le pa­re­ce una gra­ve e in­me­dia­ta ame­na­za pa­ra a su bie­nes­tar; es­to pro­vo­ca la res­pues­ta co­no­ci­da como ‘lu­char o huir’. Si la ame­na­za des­apa­re­ce, los efec­tos del es­trés ter­mi­nan, y el or­ga­nis­mo vuel­ve a la nor­ma­li­dad sin de­jar da­ños. Por el con­tra­rio, cuan­do las cau­sas del es­trés son con­ti­nuas, sur­ge el es­trés cró­ni­co, con los da­ños cau­sa­dos por la adre­na­li­na y el cor­ti­sol des­cri­tos an­te­rior­men­te.

En­ton­ces, ¿cuá­les son los ti­pos de es­trés in­vo­lu­cra­dos en las elec­cio­nes del 2016? Se pue­de con­si­de­rar que du­ran­te las cam­pa­ñas presidenciales, el es­trés fue del ti­po cró­ni­co. Sin em­bar­go, cuan­do Do­nald Trump fue elec­to pre­si­den­te, pa­ra mu­chas per­so­nas el es­trés se con­vir­tió en agu­do. Es­to se ha vis­to por las múl­ti­ples ma­ni­fes­ta­cio­nes que ha ha­bi­do en mu­chas de las gran­des ciu­da­des del país –Nue­va York, Chica­go, Los An­ge­les, San Fran­cis­co, Den­ver, etc.– pro­tes­tan­do la elec­ción de Trump.

Mu­chos me­dios co­men­ta­ron que las elec­cio­nes del 2016 fue­ron úni­cas en to­da la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos por la gran di­vi­sión que cau­sa­ron en­tre los gru­pos li­be­ra­les y con­ser­va­do­res del país.

Así pues, es la­men­ta­ble que mu­chas per­so­nas ya ha­yan su­fri­do, es­tén su­frien­do y con­ti­nua­rán su­frien­do los da­ños cau­sa­dos no so­la­men­te a su sa­lud fí­si­ca, sino tam­bién a su sa­lud men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.