Ga­nan ve­ci­nos ba­ta­lla al mag­na­te

El Diario de El Paso - - PANORAMA - El País

Nue­va York— Do­nald Trump se con­ver­ti­rá den­tro de dos me­ses en el hom­bre más po­de­ro­so del mun­do, por mu­cho que mi­les de per­so­nas en to­do el país cor­ten las ca­lles en el Cen­tro de las gran­des ciu­da­des al gri­to de ‘no es mi pre­si­den­te’. Pe­ro hay otra ma­ne­ra de pe­gar­le al em­pre­sa­rio don­de más le due­le. Los ve­ci­nos del com­ple­jo re­si­den­cial de lu­jo que mi­ra al río Hud­son aca­ban de con­se­guir que el nom­bre del mag­na­te de­je de ador­nar de una vez pa­ra siem­pre la en­tra­da de sus edi­fi­cios.

Se tra­ta de tres blo­ques del Trump Pla­ce, en el Up­per West Si­de. La zo­na es co­no­ci­da co­mo el co­rre­dor de los mi­llo­na­rios. En su lu­gar uti­li­za­rán pa­ra iden­ti­fi­car­los la di­rec­ción de la ca­lle (140, 160 y 180 Ri­ver­si­de Bou­le­vard). ‘Es una pe­que­ña vic­to­ria pe­ro sien­ta real­men­te bien’, co­men­ta la pro­duc­to­ra Lin­da Got­tieb, una de las re­si­den­tes que ini­ció la pe­ti­ción pa­ra cam­biar el nom­bre, que fue apo­ya­da por 600 re­si­den­tes. Les da ‘ver­güen­za’, di­ce, vi­vir ahí.

Co­mo ca­si to­do lo que tie­ne que ver con Do­nald Trump, su ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio es una ver­dad a me­dias. Los tres edi­fi­cios son en reali­dad pro­pie­dad y es­tán ges­tio­na­dos des­de ha­ce on­ce años por la fir­ma Equity Re­si­den­tial. El com­ple­jo su­ma cer­ca de 1 mil 300 apar­ta­men­tos, to­dos en ré­gi­men de al­qui­ler. Los es­tu­dios se ofre­cen por 2 mil 600 dó­la­res al mes, de acuer­do con los por­ta­les in­mo­bi­lia­rios don­de se anun­cian los es­pa­cios va­can­tes. Un áti­co pue­de lle­gar a los 12 mil 500 dó­la­res.

La pe­ti­ción fir­ma­da por los ve­ci­nos se­ña­la­ba que mu­chos de los miem­bros del per­so­nal de sus edi­fi­cios son in­mi­gran­tes o per­te­ne­cen a gru­pos mi­no­ri­ta­rios. ‘Tra­ba­jar en un edi­fi­cio que lle­va su nom­bre es un in­sul­to pa­ra ellos’, afir­ma­ba la so­li­ci­tud, en la que re­cor­da­ban al ges­tor del com­ple­jo re­si­den­cial que el nom­bre de Trump se es­ta­ba uti­li­zan­do pa­ra ele­var el pa­tri­mo­nio del em­pre­sa­rio

No só­lo caen las gran­des le­tras do­ra­das de los fri­sos tan pron­to co­mo de­jó de llo­ver. Tam­bién se van a cam­biar las al­fom­bras y los uni­for­mes del per­so­nal que tra­ba­ja en los tres edi­fi­cios. An­tes de las elec­cio­nes se rea­li­za­ron nu­me­ro­sas en­cues­tas pa­ra va­lo­rar si la mar­ca Trump es­ta­ba su­frien­do. El 46% res­pon­dió que nun­ca se que­da­ría en unos de sus ho­te­les y el 63% di­jo que no ju­ga­ría en sus cam­pos de golf. El 87% de los re­si­den­tes en Man­hat­tan vo­tó por Hi­llary Clin­ton.

Iden­ti­dad neu­tral

‘De es­ta ma­ne­ra da­mos al edi­fi­cio una iden­ti­dad más neu­tral pa­ra los in­qui­li­nos ac­tua­les y los que ven­gan en el fu­tu­ro’, ex­pli­ca Marty McKen­na, por­ta­voz de la com­pa­ñía pro­pie­ta­ria. El com­ple­jo Trump Pla­ce, que se cons­tru­yó ha­ce dos dé­ca­das so­bre un an­ti­guo de­pó­si­to de tre­nes, cuen­ta con otros tres blo­ques de vi­vien­das. En es­te ca­so pro­pie­dad de los in­qui­li­nos y los edi­fi­cios es­tán ges­tio­na­dos por el imperio in­mo­bi­lia­rio de la fa­mi­lia Trump.

Has­ta ha­ce po­cos, se con­si­de­ró el ma­yor pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio desa­rro­lla­do en Man­hat­tan por su es­ca­la y com­ple­ji­dad. En es­te ba­rrio en la zo­na al­ta de la is­la de Man­hat­tan re­si­den jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, mu­chos de ellos ex­tran­je­ros. Got­tieb, co­mo otros ve­ci­nos, no dio im­por­tan­cia al nom­bre has­ta que el em­pre­sa­rio em­pe­zó a lan­zar sus men­sa­jes ra­cis­tas y se­xis­tas du­ran­te la cam­pa­ña pa­ra lle­gar a la pre­si­den­cia.

Los ne­go­cios son ne­go­cios, y el nom­bre Trump tam­po­co era al­go po­si­ti­vo pa­ra la com­pa­ñía que al­qui­la los edi­fi­cios. El cam­bio de nom­bre, sin em­bar­go, es po­si­ble por­que ex­pi­ró el con­tra­to que la com­pa­ñía in­mo­bi­lia­ria tie­ne con el em­pre­sa­rio pa­ra ex­plo­tar su nom­bre. El mag­na­te, de he­cho, li­cen­cia su mar­ca a otros pro­mo­to­res que se ha­cen con sus pro­yec­tos y así es co­mo cons­tru­ye su le­ga­do. Los da­tos pú­bli­cos iden­ti­fi­can 17 edi­fi­cios en Man­hat­tan que lu­cen la in­sig­nia fa­mi­liar.

Un gru­po de in­qui­li­nos en Man­hat­tan con­si­gue re­ti­rar el nom­bre del pre­si­den­te elec­to en tres edi­fi­cios

Un em­plea­do re­ti­ra las le­tras del com­ple­jo Trump Pla­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.