Eli­mi­nan pe­lu­sa de las Ca­ver­nas de Carls­bad

El Diario de El Paso - - CLIMA - As­so­cia­ted Press

Carls­bad, N. M.— A la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes los de­ja asom­bra­do tan só­lo el ta­ma­ño del Par­que Na­cio­nal de las Ca­ver­nas de Carls­bad.

Yen­do por el sen­de­ro y ad­mi­ran­do las mag­ní­fi­cas for­ma­cio­nes que hay en la cue­va, pro­ba­ble­men­te la ma­yo­ría no pon­ga aten­ción al sue­lo.

Sin em­bar­go, un gru­po de vo­lun­ta­rios de las cue­vas se con­cen­tra­ron en la su­per­fi­cie a sus pies usan­do bro­chas pa­ra re­ti­rar me­ticu­losa­men­te la pe­lu­sa acu­mu­la­da en la ve­re­da y cer­ca de és­ta, in­for­mó el Carls­bad Cu­rrent-Ar­gus.

Las bro­chas sin­té­ti­cas po­seen una li­ge­ra car­ga eléc­tri­ca, por lo que se les pe­ga la pe­lu­sa.

‘Si no se lim­pia es­to ca­da año, to­do es­ta­ría de un feo co­lor gris, os­cu­ro’, di­jo el es­pe­cia­lis­ta en ca­ver­nas Rod Ho­rrocks.

No só­lo eso, señaló Ho­rrocks, sino que la pe­lu­sa pue­de con­tri­buir asi­mis­mo a la des­truc­ción de los re­cur­sos de las cue­vas.

‘El agua se con­den­sa en la pe­lu­sa y es­ta agua es agre­si­va’, ex­pli­có.

‘Em­pe­za­ría a di­sol­ver la su­per­fi­cie don­de se en­cuen­tre, así que si es­tá en nues­tra for­ma­ción, en­ton­ces va a em­pe­zar a di­sol­ver las for­ma­cio­nes de la ca­ver­na’, agre­gó.

No obs­tan­te, la ma­yo­ría de las for­ma­cio­nes del par­que na­cio­nal es­tán pro­te­gi­das, pues Ho­rrocks señaló que ca­si to­da la pe­lu­sa per­ma­ne­ce en el ca­mino gra­cias a los ‘cor­do­nes pa­ra pe­lu­sa’ de 18 pul­ga­das que bor­dean la ve­re­da.

La vo­lun­ta­ria Ke­lli Hous­ley, quien además tra­ba­ja co­mo guar­dia en el par­que, di­jo que jun­tar la pe­lu­sa sir­ve a la gen­te pa­ra dar­se cuen­ta por sí mis­ma có­mo afec­tan los se­res hu­ma­nos el me­dio am­bien­te.

La pe­lu­sa es­tá com­pues­ta tan­to de di­mi­nu­tos tro­ci­tos de te­la co­mo de he­bras de ca­be­llo y cé­lu­las de la piel.

Ho­rrocks agre­gó que te­nían la es­pe­ran­za de lim­piar el pre­sen­te año el sen­de­ro com­ple­to del co­rre­dor prin­ci­pal, pe­ro ape­nas lle­van la ter­ce­ra par­te.

‘Es una la­bor abru­ma­do­ra’, di­jo. ‘Se ne­ce­si­ta mu­cha gen­te’.

Pa­ra ma­yor in­for­ma­ción so­bre la lim­pie­za de pe­lu­sa en las Ca­ver­nas de Carls­bad, co­mu­ní­que­se con la téc­ni­ca es­pe­leó­lo­ga Ellen Traut­ner al te­lé­fono (575) 785-3107.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.