CAE PRE­SUN­TO ASE­SINO DE PO­LI­CíA EN SAN AN­TO­NIO

El Diario de El Paso - - PORTADA - As­so­cia­ted Press

Aus­tin– El lu­nes se desató una ca­ce­ría de un hom­bre en Te­xas pa­ra aprehen­der al sos­pe­cho­so de la muerte a ti­ros de un de­tec­ti­ve ve­te­rano de la Po­li­cía en lo que las au­to­ri­da­des di­cen fue uno de va­rios ata­ques di­ri­gi­dos a agen­tes de la Ley en va­rios es­ta­dos.

La bús­que­da dio como el re­sul­ta­do el arres­to de Otis Ty­ro­ne McKa­ne de 31 años, como pre­sun­to res­pon­sa­ble del ho­mi­ci­dio del agen­te Ben­ja­min Mar­co­ni de 50 años.

El agen­te de San An­to­nio así como ofi­cia­les de Mis­sou­ri y Flo­ri­da es­ta­ban rea­li­zan­do ta­reas ru­ti­na­rias el do­min­go cuan­do se con­vir­tie­ron en víc­ti­mas de la vio­len­cia. El de­tec­ti­ve es­ta­ba es­cri­bien­do una bo­le­ta de in­frac­ción des­pués de pa­rar un vehícu­lo cuan­do lo ma­ta­ron a ti­ros en su pa­tru­lla a eso del me­dio­día del do­min­go afue­ra de la es­ta­ción de po­li­cía. En San Luis, Mis­sou­ri, un sar­gen­to de la Po­li­cía re­ci­bió dos ba­la­zos en la ca­ra la tarde del do­min­go mien­tras es­ta­ba den­tro de su vehícu­lo ofi­cial. Se es­pe­ra que el sar­gen­to so­bre­vi­va.

Otros ofi­cia­les de Po­li­cía fue­ron baleados la noche del do­min­go durante pa­ra­das de trá­fi­co en Sa­ni­bel, Flo­ri­da, y Glads­to­ne, Mis­sou­ri, pe­ro las au­to­ri­da­des no han su­ge­ri­do que fue­ron ata­ques di­ri­gi­dos a al­guien en es­pe­cí­fi­co. Es­tos ti­ro­teos ocu­rren a me­nos de cin­co me­ses de que un ve­te­rano mi­li­tar afro­ame­ri­cano ase­si­na­ra a cin­co ofi­cia­les blan­cos durante una pro­tes­ta en Da­llas —el día más mor­tí­fe­ro pa­ra las fuer­zas po­li­cia­cas de Es­ta­dos Uni­dos desde el 11 de sep­tiem­bre del 2001. El te­ma ra­cial fue un fac­tor en el ata­que de Da­llas, pe­ro la Po­li­cía no sa­be aún si ese fue tam­bién un fac­tor de cual­quie­ra de los ata­ques del do­min­go. En San An­to­nio, la Po­li­cía re­por­ta que el sos­pe­cho­so es afro­ame­ri­cano y el ofi­cial era blan­co. En San Luis, el sos­pe­cho­so era afro­ame­ri­cano. La Po­li­cía no ha in­for­ma­do la ra­za del ofi­cial he­ri­do.

El do­min­go el je­fe po­li­cia­co de San An­to­nio Wi­lliam McMa­nus iden­ti­fi­có al agen­te ase­si­na­do el do­min­go como Ben­ja­min Mar­co­ni, de 50 años y con 20 de an­ti­güe­dad en la cor­po­ra­ción.

McMa­nus se­ña­ló no creer que el sos­pe­cho­so es­té re­la­cio­na­do de ma­ne­ra al­gu­na con el au­to­mo­vi­lis­ta ori­gi­nal a quien se mar­có el al­to, sin que se ha­ya iden­ti­fi­ca­do el mó­vil.

En rue­da de pren­sa efec­tua­da ayer por la ma­ña­na, McMa­nus in­di­có que Mar­co­ni fue ata­ca­do por ser agen­te de po­li­cía.

“Creo que el ob­je­ti­vo era el uni­for­me y la primera per­so­na que apa­re­ció fue la primera per­so­na a la que el sos­pe­cho­so pu­so en la mi­ra”, di­jo a re­por­te­ros.

En las cá­ma­ras de vi­deo to­ma­do apro­xi­ma­da­men­te cua­tro ho­ras an­tes de que Mar­co­ni fue­ra ba­lea­do se apre­cia al sos­pe­cho­so en la es­ta­ción cen­tral de la po­li­cía de San An­to­nio. El sos­pe­cho­so hi­zo una pre­gun­ta a un em­plea­do pe­ro se re­ti­ró an­tes de re­ci­bir la res­pues­ta, in­for­mó McMa­nus, quien rehu­só dar a co­no­cer lo que el hom­bre pre­gun­tó.

“No sé por qué es­ta­ba en la es­ta­ción. Te­ne­mos va­rias ideas”, di­jo.

El je­fe po­li­cia­co de San Luis Sam Dot­son no dio el nom­bre del agen­te de 46 años de su cor­po­ra­ción ba­lea­do el do­min­go en la ca­ra, pe­ro se­ña­ló tra­tar­se de un hom­bre ca­sa­do y pa­dre de tres hi­jos que lle­va­ba cer­ca de 20 años en la cor­po­ra­ción.

“Es­te ofi­cial iba ma­ne­jan­do y fue em­bos­ca­do por al­guien que le apun­tó desde el in­te­rior de un vehícu­lo y rom­pió la ven­ta­na de la pa­tru­lla”, di­jo Dot­son durante con­fe­ren­cia de pren­sa. Ayer di­cho agen­te sa­lió de al­ta del hos­pi­tal.

El sos­pe­cho­so era bus­ca­do pa­ra in­te­rro­gar­lo acer­ca de re­cien­tes de­li­tos vio­len­tos en­tre los que se cuen­tan va­rios atra­cos, un ro­bo vehi­cu­lar a mano ar­ma­da y qui­zá un ho­mi­ci­dio, in­for­mó Dot­son, quien no en­tró en por­me­no­res. La Po­li­cía se­ña­ló que en el lu­gar de los he­chos se re­cu­pe­ró el ar­ma del sos­pe­cho­so.

“Cree­mos que sa­bía que lo ha­bía­mos re­la­cio­na­do con esos de­li­tos y que lo es­tá­ba­mos bus­can­do”, di­jo Dot­son. “Por eso ata­có con agre­sión a un agen­te po­li­cia­co”.

La Po­li­cía se­ña­ló que pos­te­rior­men­te el sos­pe­cho­so fue aba­ti­do durante un en­fren­ta­mien­to con agen­tes. No se dio a co­no­cer el nom­bre del sos­pe­cho­so, pe­ro Dot­son in­for­mó que era afro­ame­ri­cano y na­ció en 1997.

El do­min­go por la noche por lo me­nos otros dos po­li­cías fue­ron baleados en otras ciu­da­des, aun­que no es­ta­ba cla­ro si es­tos in­ci­den­tes cons­ti­tu­ye­ron ata­ques don­de se tu­vie­ra a po­li­cías en la mi­ra.

Un agen­te del de­par­ta­men­to de po­li­cía de Glads­to­ne, Mis­sou­ri, cer­ca de Kan­sas City, fue ba­lea­do mien­tras que el sos­pe­cho­so mu­rió aba­ti­do por unos agen­tes. Ayer la po­li­cía de Glads­to­ne in­for­mó que el ofi­cial, cu­ya iden­ti­dad no se dio a co­no­cer, ya sa­lió de la ci­ru­gía y se es­pe­ra se re­cu­pe­re.

En Sa­ni­bel, Flo­ri­da, un agen­te fue he­ri­do de ba­la en el hom­bro mien­tras efec­tua­da una re­vi­sión vehi­cu­lar, re­ci­bien­do aten­ción mé­di­ca en las le­sio­nes y sien­do da­do de al­ta.

El 7 de ju­lio, Mi­cah John­son dis­pa­ró con con­se­cuen­cias fa­ta­les a cin­co ofi­cia­les que ha­bían es­ta­do tra­ba­jan­do en el cen­tro de Da­llas pa­ra man­te­ner la paz durante una manifestación por los ca­sos de hom­bres afro­ame­ri­ca­nos baleados fa­tal­men­te por po­li­cías en Min­ne­so­ta y Loui­sia­na. Diez días des­pués de ese ata­que, en Ba­ton Rou­ge un hom­bre con pa­sa­mon­ta­ñas ar­ma­do con dos ri­fles y una pis­to­la ma­tó a tres agen­tes cer­ca de un mi­ni­sú­per y una ga­so­li­ne­ra. Y es­te mes, en la re­gión de Des Moi­nes, Io­wa, dos po­li­cías fue­ron baleados a muerte en el in­te­rior de su pa­tru­lla durante ata­ques in­de­pen­dien­tes ti­po em­bos­ca­da.

“Siempre re­sul­ta di­fí­cil, es­pe­cial­men­te en es­tos días y es­ta época cuan­do al­re­de­dor del país se tie­ne en la mi­ra a los po­li­cías”, di­jo McMa­nus.

El go­ber­na­dor te­xano Greg Ab­bott ca­li­fi­có la muerte de Mar­co­ni como un “te­rri­ble ac­to de vio­len­cia”. Ab­bott ma­ni­fes­tó en co­mu­ni­ca­do que “los ata­ques con­tra los agen­tes po­li­cia­cos no se to­le­ra­rán en Te­xas y deben res­pon­der­se con jus­ti­cia pres­ta”.

otis ty­ro­ne McKa­ne

el lu­gar del arres­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.