Quie­ren re­pu­bli­ca­nos des­apa­re­cer el Me­di­ca­re

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Nancy J. Alt­man

Was­hing­ton–Es­te-Thanks­gi­ving, mien­tras doy gra­cias por mi Me­di­ca­re, el vo­ce­ro Paul Ryan y su con­gre­so re­pu­bli­cano es­tán tra­man­do ac­ti­va­men­te a fin de des­man­te­lar­lo.

Me­di­ca­re es el se­gu­ro mé­di­co que el Go­bierno brin­da a las per­so­nas de 65 años o más, así como a quie­nes pa­de­cen dis­ca­pa­ci­da­des tan se­rias y per­ma­nen­tes que no pue­den ga­nar su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner­se. En­tre esos dos gru­pos su­ma­mos un to­tal su­pe­rior a los 55 millones de per­so­nas. Son­deo tras son­deo mues­tra que la co­ber­tu­ra de Me­di­ca­re nos en­can­ta a quie­nes con­ta­mos con ella.

Otros paí­ses in­dus­tria­li­za­dos tie­nen lo que re­pre­sen­ta un Me­di­ca­re pa­ra to­dos. Los ha­bi­tan­tes de di­chos paí­ses dis­fru­tan aten­ción mé­di­ca como un de­re­cho, desde la cu­na has­ta la tum­ba. Pe­ro no aquí. Y quie­nes sí te­ne­mos Me­di­ca­re po­dría­mos no te­ner­lo por mu­cho tiempo si se sa­len con la su­ya los re­pu­bli­ca­nos que aca­ban de asu­mir el po­der.

El pre­si­den­te Fran­klin Roo­se­velt apo­yó que el Go­bierno pro­por­cio­na­ra se­gu­ro mé­di­co universal —bá­si­ca­men­te, Me­di­ca­re pa­ra to­dos. Es­ta­ble­ció un gru­po in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal de tra­ba­jo des­ti­na­do a di­se­ñar una pro­pues­ta de se­gu­ro mé­di­co universal como par­te del De­cre­to de Se­gu­ro So­cial de 1935. Sin em­bar­go, al fi­nal te­mió que quie­nes veían el mun­do como lo ven los re­pu­bli­ca­nos ac­tua­les y abo­rre­cen la idea de brin­dar se­gu­ro mé­di­co gu­ber­na­men­tal apro­ve­cha­ran la pro­pues­ta pa­ra de­rri­bar la ini­cia­ti­va com­ple­ta so­bre el Se­gu­ro So­cial. Así que no pre­sio­nó. Tam­bién el pre­si­den­te Harry S. Tru­man res­pal­dó la idea. Im­pul­só fuer­te­men­te lo que hu­bie­ra si­do un Me­di­ca­re pa­ra to­dos, pe­ro nun­ca tu­vo éxi­to.

Apren­dien­do de di­chas di­fi­cul­ta­des pre­vias, el prag­má­ti­co pre­si­den­te Lyn­don John­son, qui­zá el le­gis­la­dor más efec­ti­vo de to­dos los tiem­pos, de­ci­dió asu­mir un en­fo­que gra­dual. Sus ase­so­res de­ba­tie­ron em­pe­zar con los ni­ños, pe­ro op­ta­ron por los adul­tos ma­yo­res. És­tos no só­lo vo­tan, sino que ya exis­tía el Se­gu­ro So­cial, el programa di­se­ña­do pa­ra ofre­cer se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca en la tercera edad. To­dos re­co­no­cie­ron la inexis­ten­cia de la ver­da­de­ra se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca, si los ju­bi­la­dos se en­con­tra­ran a una en­fer­me­dad o un ac­ci­den­te de la quie­bra. Y la in­quie­tud en torno a la quie­bra era real. An­tes de Me­di­ca­re, la ma­yo­ría de los adul­tos ma­yo­res no po­dían cos­tear­se un se­gu­ro mé­di­co. Los que sí po­dían pa­ga­ban tres ve­ces más que la gen­te jo­ven, a pe­sar de te­ner, en pro­me­dio, la mi­tad de in­gre­sos.

Por lo tan­to LBJ em­pe­zó con Me­di­ca­re, es­pe­ran­do que po­co des­pués le si­guie­ra Me­di­kids. Pos­te­rior­men­te, só­lo se­ría cues­tión de ce­rrar la bre­cha en las eda­des. Le edad ini­cial a fin de ca­li­fi­car pa­ra Me­di­ca­re se re­du­ci­ría po­co a po­co a par­tir de los 65. Y la edad en la cual los menores ya no que­da­rían cu­bier­tos por Me­di­kids po­dría ele­var­se gra­dual­men­te. Has­ta que se en­con­tra­ran a la mi­tad y to­dos tu­vié­ra­mos Me­di­ca­re.

Pe­ro no es lo que ha su­ce­di­do. Unos cuan­tos años des­pués, el pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon sí am­plió el Me­di­ca­re pa­ra cu­brir a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Pe­ro el pre­si­den­te Jimmy Car­ter, quien con­ten­dió como al­guien ex­terno a Was­hing­ton, no abo­nó al le­ga­do del New Deal y la Gran So­cie­dad, así que ya no se hi­cie­ron ma­yo­res pro­gre­sos ha­cia Me­di­ca­re pa­ra to­dos. El pre­si­den­te Bill Clin­ton pu­do ha­ber pro­pues­to au­men­tar el éxi­to de Me­di­ca­re, pe­ro no lo hi­zo.

Clin­ton lu­chó por in­cre­men­tar la co­ber­tu­ra del se­gu­ro de sa­lud, pe­ro, di­cién­do­se de­mó­cra­ta nue­vo, re­cha­zó tá­ci­ta­men­te am­pliar el Me­di­ca­re y acep­tó la ideo­lo­gía re­pu­bli­ca­na de los mer­ca­dos pri­va­dos. En su pro­pues­ta se or­de­na­ba que la gen­te ad­qui­rie­ra se­gu­ro mé­di­co par­ti­cu­lar, mien­tras que el Go­bierno brin­da­ría sub­si­dios a quie­nes no pu­die­ran su­fra­gar los cos­tos. Lan­zar a la gen­te a los bra­zos del mer­ca­do pri­va­do de se­gu­ros de sa­lud, in­de­pen­dien­te­men­te de cuán re­gu­la­do es­té, cons­ti­tu­ye bá­si­ca­men­te una idea de los re­pu­bli­ca­nos —aun­que no de­ci­die­ron res­pal­dar­la. En vez de ello, se unie­ron con­tra lo que de­no­mi­na­ron Hi­llary­ca­re y con­tri­bu­ye­ron a pro­pi­nar su primera de­rro­ta im­por­tan­te el pre­si­den­te re­cién elec­to. Com­pli­ca­do de ex­pli­car y com­pren­der, el Hi­llary­ca­re nun­ca ob­tu­vo el res­pal­do que sin du­da hu­bie­ra te­ni­do la am­plia­ción del Me­di­ca­re. Una idea in­fe­rior, pro­pues­ta como ter­cer mé­to­do, fue de­rro­ta­da con to­do.

La Ley de Aten­ción Ase­qui­ble abor­dó el mis­mo en­fo­que bá­si­co que el Hi­llary­ca­re. Lo mis­mo que el Hi­llary­ca­re, el Oba­ma­ca­re de­pen­de de los mer­ca­dos y la com­pe­ten­cia pri­va­dos. A di­fe­ren­cia de am­pliar el Me­di­ca­re, de­pen­der de ase­gu­ra­do­ras con fi­nes de lu­cro cons­ti­tu­ye una im­per­fec­ta idea re­pu­bli­ca­na. En­tre sus de­fec­tos, es­tá el he­cho de que el Oba­ma­ca­re re­sul­ta di­fí­cil de ex­pli­car y de com­pren­der —y los opo­si­to­res re­pu­bli­ca­nos han apro­ve­cha­do al má­xi­mo di­cha fa­lla. Los re­pu­bli­ca­nos han usa­do la opo­si­ción al Oba­ma­ca­re pa­ra ga­nar elec­ción tras elec­ción. Ha­bien­do ob­te­ni­do el con­trol tan­to del Con­gre­so como de la Ca­sa Blan­ca, aho­ra han anun­cia­do su in­ten­ción de in­va­li­dar­lo.

Pe­ro los re­pu­bli­ca­nos de la ac­tua­li­dad no só­lo es­tán ame­na­zan­do con po­ner fin al Oba­ma­ca­re. Iró­ni­ca­men­te, el vo­ce­ro del Con­gre­so Paul Ryan es­tá ame­na­zan­do con con­ver­tir el Me­di­ca­re en Oba­ma­ca­re. Es­tá tra­man­do po­ner fin al se­gu­ro mé­di­co brin­da­do por el Go­bierno y obli­gar a quie­nes po­sean Me­di­ca­re a ad­qui­rir se­gu­ro en una bol­sa par­ti­cu­lar, con sub­si­dios ape­nas su­fi­cien­tes pa­ra com­pen­sar el cos­to de lo que el sec­tor pri­va­do desee co­brar. Si los re­pu­bli­ca­nos tie­nen éxi­to, yo y mis com­pa­ñe­ros ase­gu­ra­dos con Me­di­ca­re que­da­re­mos por nues­tra cuen­ta, obli­ga­dos a ne­go­ciar con em­pre­sas con fi­nes de lu­cro, en vez de dis­fru­tar las pro­tec­cio­nes de nues­tro Go­bierno. Gra­cias, pe­ro no.

Ryan es­tá re­cu­rrien­do a dos men­ti­ras pa­ra apo­yar su ra­di­cal agen­da. Pri­me­ro, ase­gu­ra que “de­bi­do al Oba­ma­ca­re, el Me­di­ca­re es­tá por que­brar”, cuan­do de he­cho el Oba­ma­ca­re re­for­zó las fi­nan­zas del Me­di­ca­re. Se­gun­do, como ha­ce con el Se­gu­ro So­cial, Ryan ale­ga que su mó­vil es sal­var, no des­truir, el Me­di­ca­re.

¡Qué iró­ni­co! Des­pués de de­nos­tar por años con­tra el Oba­ma­ca­re, Ryan y los re­pu­bli­ca­nos quie­ren con­ver­tir el Me­di­ca­re en Oba­ma­ca­re. La Ley de Aten­ción Ase­qui­ble era me­jor que na­da pe­ro mu­cho in­fe­rior al Me­di­ca­re. El Me­di­ca­re pa­ra to­dos es fá­cil de ex­pli­car, fá­cil de en­ten­der y, prác­ti­ca­men­te en to­do sen­ti­do, muy su­pe­rior al Oba­ma­ca­re. A pe­sar del he­cho de que el Me­di­ca­re cu­bre a la gen­te con ne­ce­si­da­des más gran­des de sa­lud —los adul­tos ma­yo­res y las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des— per cá­pi­ta tie­ne cos­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos más ba­jos que el se­gu­ro pri­va­do. ¡Como so­cie­dad po­dría­mos cu­brir a to­dos y aho­rrar di­ne­ro!

Lo mis­mo que el Se­gu­ro So­cial, el Me­di­ca­re es una pres­ta­ción ga­na­da. To­dos —adul­tos ma­yo­res y per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des que ac­tual­men­te tie­nen co­ber­tu­ra de Me­di­ca­re y los tra­ba­ja­do­res que es­tán ga­nan­do con ca­da che­que di­cha co­ber­tu­ra— deben mo­vi­li­zar­se. Es­to re­pre­sen­ta una ver­da­de­ra ame­na­za. Y ya es­tá acer­cán­do­se.

És­te es el tí­pi­co tru­co de ofre­cer al­go ba­ra­to y lue­go ven­der otra co­sa más ca­ra. Los re­pu­bli­ca­nos con­ten­die­ron in­va­li­dan­do el Oba­ma­ca­re. Aho­ra tie­nen la mi­ra pues­ta di­rec­ta­men­te en Me­di­ca­re. Do­nald Trump hi­zo cam­pa­ña pro­me­tien­do NO re­du­cir el Se­gu­ro So­cial, el Me­di­ca­re o el Me­di­caid.

Na­die de quie­nes ga­na­ron en el 2016 (o en cual­quier elec­ción pre­via en la his­to­ria del país) usa­ron una pla­ta­for­ma des­ti­na­da a des­man­te­lar el Me­di­ca­re —pe­ro es lo que pro­ba­ble­men­te ocu­rra pa­ra Thanks­gi­ving del año próximo. De he­cho, Ryan es­tá ame­na­zan­do con la po­si­bi­li­dad de to­mar me­di­das desde enero.

Los de­mó­cra­tas deben pro­po­ner Me­di­ca­re pa­ra to­dos como subs­ti­tu­to de los planes de anu­lar el Oba­ma­ca­re y des­truir el Me­di­ca­re. Y to­dos no­so­tros de­be­mos lla­mar a dia­rio a nues­tros le­gis­la­do­res pa­ra pro­tes­tar por la ini­cia­ti­va de Ryan de aca­bar a fon­do con nues­tro exi­to­so y po­pu­lar Me­di­ca­re. Ex­hor­to a to­dos —a los par­ti­da­rios de Trump, a los se­gui­do­res de Clin­ton y a to­dos los de­más— a su­mar­se a la lu­cha. El men­sa­je es sen­ci­llo: ¡no se me­tan con nues­tro Me­di­ca­re!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.