Greens­pan: por qué la pro­duc­ti­vi­dad va a la za­ga

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ro­bert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton – Alan Greens­pan, el ex pre­si­den­te de la Jun­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral, opi­nó la se­ma­na pa­sa­da so­bre uno de los asun­tos más acu­cian­tes que en­fren­tan el go­bierno de Trump y el país –el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co len­to. La ex­pli­ca­ción de Greens­pan es no­ve­do­sa y des­ti­na­da a ser con­tro­ver­ti­da. An­ti­ci­po: Greens­pan echa la cul­pa de la ra­len­ti­za­ción al es­ta­do de bie­nes­tar so­cial y a la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ral.

¿Por qué de­be­mos es­cu­char a Greens­pan? Des­pués de to­do, ¿aca­so no es él el que nos tra­jo la cri­sis fi­nan­cie­ra 2008-9? Bueno, no. Es cier­to, co­me­tió enor­mes erro­res, pe­ro mu­chos otros tam­bién lo hi­cie­ron. Si Greens­pan se hu­bie­ra con­ver­ti­do en mú­si­co pro­fe­sio­nal, la cri­sis fi­nan­cie­ra aún ha­bría ocu­rri­do. Y a pe­sar de la cri­sis, Greens­pan si­gue sien­do un pen­sa­dor eco­nó­mi­co su­ma­men­te ori­gi­nal.

“Como ob­ser­va­dor, ana­lis­ta y pro­nos­ti­ca­dor, fue for­mi­da­ble”, es­cri­be Se­bas­tian Ma­llaby, au­tor de una bio­gra­fía de Greens­pan crí­ti­ca pe­ro jus­ta. “Com­pren­dió las in­ter­ac­cio­nes en­tre los mer­ca­dos [fi­nan­cie­ros] y la eco­no­mía real me­jor que la ma­yo­ría de sus con­tem­po­rá­neos.”

El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es muy im­por­tan­te. Un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más rá­pi­do ele­va los in­gre­sos de la po­bla­ción y las re­cau­da­cio­nes fis­ca­les del go­bierno. La­men­ta­ble­men­te, como bien se sa­be, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha si­do de­cep­cio­nan­te. Desde 2010, pro­me­dió en al­re­de­dor de un 2 por cien­to anual, muy por de­ba­jo del 3 por cien­to pro­me­dio desde la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y la mi­tad del ob­je­ti­vo de Trump de un 4 por cien­to.

Par­te de la ra­len­ti­za­ción es un re­fle­jo de la ju­bi­la­ción de los baby-boo­mers; la fuer­za la­bo­ral no se es­tá re­du­cien­do, pe­ro se es­tá ex­pan­dien­do más len­ta­men­te que en años an­te­rio­res. Pa­ra con­tra­rres­tar esa car­ga, ne­ce­si­ta­mos una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad –más efi­cien­cia y pro­duc­tos va­lio­sos– pa­ra ele­var la pro­duc­ción. En lu­gar de eso, el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad se de­rrum­bó.

La si­guien­te ta­bla, que se ba­sa en da­tos de la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas La­bo­ra­les, mues­tra avan­ces pro­me­dio en la pro­duc­ti­vi­dad anual durante cua­tro pe­río­dos desde 1950. 1950-70: 2.6 por cien­to 1970-90: 1.5 por cien­to 1990-2010: 1.9 por cien­to 2010-2015: 0.4 por cien­to Como se pue­de ver, los avan­ces en pro­duc­ti­vi­dad desde 2010 prác­ti­ca­men­te des­apa­re­cie­ron. A es­te rit­mo, los in­gre­sos se du­pli­ca­rán en 180 años. Como con­tras­te, se du­pli­ca­rían en 36 años si la pro­duc­ti­vi­dad au­men­ta­ra a un pro­me­dio del 2 por cien­to.

Los eco­no­mis­tas de­ba­ten in­ten­sa­men­te qué es lo que pro­du­jo ese eclip­se de la pro­duc­ti­vi­dad. Ro­bert Gor­don de North­wes­tern Uni­ver­sity, sos­tie­ne que no ha ha­bi­do in­ven­tos tec­no­ló­gi­cos re­cien­tes. Otros con­si­de­ran que hay de­ma­sia­das re­gu­la­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, o que se tra­ta de la re­sa­ca de la Gran Re­ce­sión (que vuel­ve más cau­tos a con­su­mi­do­res y em­pre­sas), o a una me­di­ción erró­nea (es de­cir, que el ver­da­de­ro valor de In­ter­net no ha si­do apre­cia­do).

Tras exa­mi­nar in­ten­sa­men­te las es­ta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas, Greens­pan pien­sa que des­cu­brió re­la­cio­nes ocul­tas has­ta es­te mo­men­to, que ex­pli­can el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co dé­bil.

Lo que ocu­rre, di­jo re­cien­te­men­te en el Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te, que es con­ser­va­dor, es que los gas­tos en “be­ne­fi­cios” (Se­gu­ro So­cial, Me­di­ca­re, es­tam­pi­llas pa­ra ali­men­tos y otros) des­pla­zan el aho­rro na­cio­nal bru­to. Desde 1965, el aho­rro ca­yó de un 25 por cien­to de la eco­no­mía (producto bru­to in­terno) a al­re­de­dor de un 18 por cien­to del PBI. Mien­tras tan­to, los cos­tos de los be­ne­fi­cios pa­sa­ron de un 5 por cien­to del PBI a un 15 por cien­to.

Los “be­ne­fi­cios” son lo que otros lla­man el es­ta­do de bie­nes­tar so­cial. Si aho­rra­mos me­nos, es pro­ba­ble que in­vir­ta­mos me­nos –dice ese ar­gu­men­to– por­que los aho­rros in­ter­nos son la ma­yor fuen­te de fon­dos pa­ra los gas­tos de ca­pi­tal de las em­pre­sas. La me­nor can­ti­dad de in­ver­sio­nes re­du­cen el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad, por­que las in­ver­sio­nes nue­vas tí­pi­ca­men­te en­car­nan tec­no­lo­gías más efi­cien­tes.

Ésa es la te­sis de Greens­pan en po­cas pa­la­bras: Los be­ne­fi­cios es­tán dre­nan­do los fon­dos pa­ra las in­ver­sio­nes que real­zan la pro­duc­ti­vi­dad.

Sin du­da, hay ad­ver­ten­cias. Greens­pan con­ce­de que las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras en Es­ta­dos Uni­dos con­tra­rres­tan par­te de la caí­da en los aho­rros de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro pien­sa que eso es­tá de­cli­nan­do. Lo que tam­bién de­pri­me las in­ver­sio­nes, sos­tie­ne, es la fal­ta de con­fian­za en el fu­tu­ro –pe­si­mis­mo del que cul­pa a las cos­to­sas re­gu­la­cio­nes del go­bierno (men­cio­na Dodd-Frank) y las gran­des in­cóg­ni­tas (di­ga­mos, el ca­len­ta­mien­to glo­bal).

Así pues, dos ti­pos de pre­sio­nes re­du­cen las nue­vas in­ver­sio­nes: las ta­sas de in­te­rés más al­tas, cau­sa­das por los prés­ta­mos pa­ra pa­gar los be­ne­fi­cios; y em­pre­sas cau­te­lo­sas que ex­hi­ben “una no­ta­ble fal­ta de in­te­rés en in­ver­tir a lar­go pla­zo”. In­vier­ten en soft­wa­re nue­vo pe­ro no en pro­yec­tos a lar­go pla­zo, como fá­bri­cas, hos­pi­ta­les y ho­te­les.

Has­ta Greens­pan se­ña­la que su teo­ría tie­ne pro­ble­mas po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les. Na­die –in­clu­yen­do, pa­re­ce, el pre­si­den­te elec­to Trump– quie­re re­du­cir los be­ne­fi­cios. Ade­más, a cau­sa de la lar­ga tem­po­ra­da de ta­sas de in­te­rés ba­jas es di­fí­cil creer que las in­ver­sio­nes se vie­ron des­pla­za­das, dice. (Pa­ra los ex­per­tos, Greens­pan sos­tie­ne que las ta­sas de in­te­rés más al­tas apa­re­cen como un au­men­to de “spread” en­tre las ta­sas de los tí­tu­los del Te­so­ro de cin­co años y los bo­nos de 30 años).

No se sa­be qué pen­sa­rán los de­más eco­no­mis­tas. Una pre­gun­ta ob­via es si las re­la­cio­nes de Greens­pan son co­rre­la­cio­nes, y no cau­sa y efec­to.

Aún así, hay al me­nos una bue­na no­ti­cia. Las fuer­zas que mue­ven la pro­duc­ti­vi­dad son tan com­pli­ca­das –no só­lo las in­ver­sio­nes, sino tam­bién la ha­bi­li­dad de los ge­ren­tes y los tra­ba­ja­do­res, los mer­ca­dos com­pe­ti­ti­vos y mu­chos otros fac­to­res– que los eco­no­mis­tas no han po­di­do pre­de­cir en el pa­sa­do gran­des vi­ra­jes, tan­to pa­ra arri­ba como pa­ra aba­jo.

Si no, las im­pli­can­cias son alec­cio­na­do­ras. Como lo ex­pre­sa Greens­pan: “Lo que te­ne­mos fren­te a no­so­tros ... es un enor­me pro­ble­ma, en lo que a mi res­pec­ta, es ca­si in­su­pe­ra­ble”. Es di­fí­cil no es­tar de acuer­do con eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.