Sie­te de ca­da 10 fron­te­ri­zos se opo­nen al mu­ro de Trump

Só­lo tres con­da­dos de los lí­mi­tes te­xa­nos –to­dos po­co po­bla­dos– vo­ta­ron a fa­vor del re­pu­bli­cano

El Diario de El Paso - - TEXAS - As­so­cia­ted Press os Éba­nos, Tx.—

LOl­ví­de­se del Gran Mu­ro de Do­nald Trump. Las per­so­nas que ra­di­can en el bu­lli­cio­so y fér­til Va­lle del Río Bra­vo, don­de la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tra con el Gol­fo de México, creen que ten­dría mu­cho más sen­ti­do un ‘mu­ro vir­tual’ de tec­no­lo­gía de vi­gi­lan­cia. Su uso ya es ex­ten­so y es­tá cre­cien­do.

Eri­gir una ba­rre­ra de con­cre­to de 40 pies de al­tu­ra a lo lar­go de las mil 954 mi­llas com­ple­tas de fron­te­ra con México, como pro­me­tió Trump durante la cam­pa­ña presidencial, se to­pa de fren­te con nu­me­ro­sas reali­da­des: la geo­lo­gía, la fuer­te re­sis­ten­cia lo­cal y la pre­gun­ta en torno a quién pa­ga la fac­tu­ra.

La gen­te res­pon­de con in­ten­si­dad an­te la idea de Trump de que México es­ta­rá dis­pues­to a en­tre­gar los bi­llo­nes ne­ce­sa­rios. Los fun­cio­na­rios me­xi­ca­nos di­cen que no lo ha­rán. Así que po­cos ha­bi­tan­tes lo­ca­les se sor­pren­die­ron cuan­do el pre­si­den­te elec­to pa­re­ció sua­vi­zar su pos­tu­ra cin­co días des­pués de las elec­cio­nes, di­cien­do que en el mu­ro po­dría in­cluir­se cier­tas va­llas.

‘El mu­ro no va a de­te­ner a na­die’, di­jo Jorge Gar­cía.

Cuan­do ha­ce 10 años en el Go­bierno del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush se pro­mul­gó el De­cre­to de la Va­lla Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos, Gar­cía es­pe­ra­ba per­der ac­ce­so a la ma­yor par­te de su ran­cho de 30 acres si­tua­do jun­to al río. Aún es­tá es­pe­ran­do ver si la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za co­lo­ca una re­ja o un mu­ro en la fran­ja de tie­rra que la cor­po­ra­ción mi­dió y por la cual pro­me­tió pa­gar 8 mil 300 dó­la­res.

Al am­pa­ro de la ley, se cons­tru­ye­ron 652 mi­llas de ba­rre­ra fron­te­ri­za, en su ma­yo­ría en Ari­zo­na. Las 110 mi­llas de va­llas o di­ques re­for­za­dos eri­gi­dos en Te­xas son lí­neas in­te­rrum­pi­das, al­gu­nas has­ta a mi­lla y me­dia de dis­tan­cia del río.

Los Gar­cía creen que los sal­tea­ron a ellos y al res­to de los po­bla­do­res de Los Éba­nos de­bi­do a que el sue­lo de ba­rro pro­cli­ve a la ero­sión sim­ple­men­te re­sul­ta de­ma­sia­do ines­ta­ble.

La geo­lo­gía cons­pi­ra con­tra la cons­truc­ción del mu­ro en el Va­lle del Río Bra­vo. Sus cóm­pli­ces son un tra­ta­do so­bre lí­mi­tes de aguas con México y le­yes re­la­ti­vas a especies en pe­li­gro. En las ba­rre­ras fron­te­ri­zas tu­vie­ron que cons­truir­se pla­ta­for­mas ele­va­das y tú­ne­les pa­ra dar ca­bi­da a los oce­lo­tes y ti­gri­llos, dos especies de fe­li­nos sil­ves­tres.

Mien­tras tan­to, las nu­me­ro­sas bre­chas por la ba­rre­ra fron­te­ri­za in­clu­yen to­do un cos­ta­do del club de golf Ri­ver Bend en Browns­vi­lle –‘las dis­cre­pan­cias del pri­vi­le­gio’ pa­ra los que es­tán bien re­la­cio­na­dos, de acuer­do con un crí­ti­co.

Otros pro­pie­ta­rios de tie­rras com­ba­tie­ron en los juz­ga­dos a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

“Pro­ba­ble­men­te el mu­ro ha­ría sen­tir más pro­te­gi­do a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro pa­ra quie­nes vi­vi­mos en la fron­te­ra, no nos es­tá ha­cien­do sen­tir más se­gu­ros por­que sa­be­mos que la gen­te pue­de sal­tar­lo, ro­dear­lo, pa­sar por de­ba­jo o a tra­vés de él’, di­jo Mo­ni­ca Weis­berg-Ste­wart, ex­per­ta en se­gu­ri­dad de la Coa­li­ción Fron­te­ri­za de Te­xas, un con­sor­cio de lí­de­res re­gio­na­les.

En un son­deo rea­li­za­do en ma­yo en va­rias ciu­da­des fron­te­ri­zas del Su­r­oes­te se des­cu­brió que el 72 por cien­to de los ha­bi­tan­tes se opo­nen al mu­ro. La en­cues­ta de Cron­ki­te News-Uni­vi­sión-Da­llas Mor­ning News tu­vo un mar­gen de error de 2.6 pun­tos por­cen­tua­les.

Los po­lí­ti­cos lo­ca­les han en­con­tra­do in­ge­nio­sos mé­to­dos pa­ra vol­ver acep­ta­ble la cons­truc­ción del mu­ro. Un tra­mo de 20 mi­llas en el Con­da­do Hi­dal­go con­sis­tió en un di­que re­for­za­do con una va­lla en­ci­ma. En el 2010, ese di­que im­pi­dió inun­da­cio­nes. Pe­ro cos­tó 10 millones de dó­la­res la mi­lla.

Durante las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre, só­lo tres con­da­dos fron­te­ri­zos te­xa­nos –to­dos po­co po­bla­dos– vo­ta­ron a fa­vor de Trump. El res­to son fir­me­men­te de­mó­cra­tas y res­pal­dan las po­lí­ti­cas in­mi­gra­to­rias más in­dul­gen­tes del pre­si­den­te Oba­ma.

El la­do es­ta­dou­ni­den­se de la fron­te­ra es bas­tan­te se­gu­ro, di­jo Weis­berg-Ste­wart. ‘No es­ta­mos en una zona de gue­rra’.

De he­cho, el co­mer­cio trans­fron­te­ri­zo ha es­ta­do cre­cien­do. En el 2014, de acuer­do con la coa­li­ción, la fron­te­ra en­tre Te­xas y México fue cru­za­da por ar­tícu­los con valor de 246 bi­llo­nes de dó­la­res y 3.7 millones de ca­mio­nes de car­ga.

Si bien gran par­te del la­do me­xi­cano de la fron­te­ra se ha vis­to afec­ta­do por la nar­co­vio­len­cia, en el Va­lle del Río Bra­vo, ho­gar de 1.3 millones de per­so­nas, la delincuencia ha si­do en forma con­sis­ten­te más ba­ja en que otras ciu­da­des te­xa­nas.

Una de las ra­zo­nes es el ma­yor nú­me­ro de ele­men­tos de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za a raíz del 11 de sep­tiem­bre, ar­gu­men­ta un ex je­fe de la cor­po­ra­ción, Da­vid Agui­lar. A par­tir del 2004, el año en que re­ci­bió su nom­bra­mien­to pa­ra el pues­to, en la fron­te­ra su­r­oes­te la can­ti­dad de agen­tes se ha ele­va­do de 9 mil 500 a más de 17 mil 500.

Mien­tras tan­to, la can­ti­dad de aprehen­sio­nes fron­te­ri­zas ha des­cen­di­do de 1.6 millones, su ci­fra más al­ta, en el 2000 a 409 mil en el año que con­clu­yó en sep­tiem­bre. Ca­si la mi­tad de los de­te­ni­dos fue­ron cap­tu­ra­dos en el Va­lle del Río Bra­vo.

La Gran Re­ce­sión que co­men­zó en el 2008 vol­vió a Es­ta­dos Uni­dos me­nos atrac­ti­vo pa­ra los mi­gran­tes me­xi­ca­nos, mien­tras que hoy en día los cen­troa­me­ri­ca­nos que hu­yen de la vio­len­cia y la po­bre­za en sus pa­trias re­pre­sen­tan más de la mi­tad de los re­cién lle­ga­dos.

En el Va­lle del Río Bra­vo mu­chos mi­gran­tes se entregan a sí mis­mos en los puen­tes fron­te­ri­zos. Des­pués de las di­li­gen­cias le­ga­les, a los mi­gran­tes que sa­len li­bres se les dan ci­tas en los juz­ga­dos de las ciu­da­des don­de por lo ge­ne­ral los es­pe­ran pa­rien­tes. Otros son en­via­dos a cen­tros de de­ten­ción don­de se les ha­cen más in­te­rro­ga­to­rios acer­ca de sus so­li­ci­tu­des de asi­lo.

Sin em­bar­go, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za atri­bu­ye la con­ten­ción de los in­gre­sos ile­ga­les a la tec­no­lo­gía de vi­gi­lan­cia, como las cá­ma­ras mon­ta­das en to­rres, los sen­so­res de mo­vi­mien­to y los apun­ta­do­res lá­ser.

A par­tir del 2013, la cor­po­ra­ción ha con­ta­do asi­mis­mo con glo­bos ae­ro­es­tá­ti­cos si­mi­la­res a di­ri­gi­bles ata­dos que flo­tan en el va­lle a en­tre mil y cin­co mil pies de al­tu­ra y es­tán equi­pa­dos con cá­ma­ras a con­trol re­mo­to. Los dro­nes Pre­da­tor cons­ti­tu­yen ojos adi­cio­na­les a gran al­tu­ra en el cie­lo, pa­tru­llan­do vas­tas áreas de la fron­te­ra su­r­oes­te desde el 2011.

En un cen­tro co­mu­ni­ta­rio de McA­llen, una gua­te­mal­te­ca de 21 años con ocho me­ses de em­ba­ra­zo se di­ri­gía a Kan­sas des­pués de en­tre­gar­se. In­grid Gue­rra di­jo huir de una re­la­ción de mal­tra­to. El pa­dre de su otro hi­jo, un ni­ño de dos años que se que­dó con la ma­dre de Gue­rra, fue ase­si­na­do durante una pe­lea de bo­rra­chos, ex­pli­có.

‘Allá’, di­jo Gue­rra re­fi­rién­do­se a Gua­te­ma­la, ‘ma­tan por cual­quier co­sa’.

La en­tra­da al pue­blo Po­tre­ro, en Ca­li­for­nia, una tran­qui­la co­mu­ni­dad con al­re­de­dor de 800 ha­bi­tan­tes en la zona ru­ral al su­r­es­te de San Die­go, fron­te­ra con México

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.