No cons­trui­rá

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - AC­CIóN DE GRA­CIAS Ste­ve Sack Paul Krugman The New York Ti­mes

Nue­va York – Ste­ve Ban­non, el prin­ci­pal es­tra­te­ga de Do­nald Trump, es un su­pre­ma­cis­ta blan­co y pro­vee­dor de no­ti­cias fal­sas. Sin em­bar­go, el otro día, en una en­tre­vis­ta con The Holly­wood Re­por­ter, por un mi­nu­to, so­nó co­mo un eco­no­mis­ta pro­gre­sis­ta. “Yo soy el ti­po que es­tá im­pul­san­do un plan de un bi­llón de dó­la­res pa­ra la in­fra­es­truc­tu­ra”, de­cla­ró. “Con las ta­sas de in­te­rés ne­ga­ti­vas en to­do el mun­do, es la ma­yor opor­tu­ni­dad pa­ra re­cons­truir to­do”.

Así es que, ¿la in­ver­sión pú­bli­ca es un área en la que los pro­gre­sis­tas y el go­bierno en­tran­te de Trump pue­den en­con­trar pun­tos co­mu­nes? Al­gu­nas per­so­nas, in­clui­do Ber­nie San­ders, pa­re­cen pen­sar­lo.

Sin em­bar­go, hay que re­cor­dar que es­ta­mos tra­tan­do con un pre­si­den­te elec­to cu­ya ca­rre­ra en los ne­go­cios es un lar­go ca­mino de pro­me­sas ro­tas y es­ta­fas de­cla­ra­das – al­guien que pa­gó 25 mi­llo­nes de dó­la­res so­lo pa­ra arre­glar las acu­sa­cio­nes de frau­de en con­tra de su “uni­ver­si­dad”. Da­do ese his­to­rial, siempre hay que pre­gun­tar si es que es­tá ofre­cien­do al­go real o, sim­ple­men­te, es­tá par­ti­ci­pan­do en otro tra­ba­jo. De he­cho, es pro­ba­ble que de­bie­ra su­po­ner­se que se tra­ta de una es­ta­fa, mien­tras no se demuestre otra co­sa.

Y ya sa­be­mos su­fi­cien­te so­bre su plan de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra su­ge­rir, con fir­me­za, que, bá­si­ca­men­te, es frau­du­len­to, que en­ri­que­ce­ría a unas cuan­tas per­so­nas bien co­nec­ta­das a ex­pen­sas de los con­tri­bu­yen­tes, mien­tras se ha­ce muy poco pa­ra cu­rar nues­tro dé­fi­cit en in­ver­sio­nes. Los pro­gre­sis­tas no de­be­rían aso­ciar­se con es­te ejer­ci­cio en ca­pi­ta­lis­mo ami­guis­ta.

Pa­ra en­ten­der lo que es­tá pa­san­do, pue­de ser útil em­pe­zar por lo que de­be­ría­mos es­tar ha­cien­do. El go­bierno fe­de­ral pue­de, en efec­to, pe­dir pres­ta­do muy ba­ra­to; en­tre tan­to, real­men­te ne­ce­si­ta­mos gas­tar di­ne­ro en to­do, des­de el tra­ta­mien­to de aguas ne­gras has­ta el trán­si­to. El cur­so de ac­ción in­di­ca­do, en­to­nes, es sim­ple: pe­dir pres­ta­do con esas ta­sas de in­te­rés muy pe­ro muy ba­jas, y usar los fon­dos re­cau­da­dos pa­ra arre­glar lo que se ne­ce­si­ta arre­glar.

Sin em­bar­go, no es eso lo que es­tá pro­po­nien­do el equi­po de Trump. Más bien, es­tá lla­man­do a enor­mes cré­di­tos fis­ca­les: mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en che­ques ex­pe­di­dos a com­pa­ñías pri­va­das que in­vier­ten en pro­yec­tos ya apro­ba­dos, mis­mos que ter­mi­na­rían sien­do de su pro­pie­dad. Por ejem­plo, hay que ima­gi­nar un con­sor­cio pri­va­do que cons­tru­ye una ca­rre­te­ra de pea­je por mil mi­llo­nes de dó­la­res. Se­gún el plan de Trump, el con­sor­cio po­dría pe­dir pres­ta­dos 800 mil mi­llo­nes de dó­la­res mien­tras que da 200 mi­llo­nes de dó­la­res en pa­tri­mo­nio ne­to – pe­ro ob­ten­dría un cré­di­to fis­cal de 82 por cien­to de esa su­ma, de tal for­ma que su des­em­bol­so real se­ría de so­lo 36 mi­llo­nes de dó­la­res. Y cual­quier in­gre­so fu­tu­ro del pea­je se­ría pa­ra las per­so­nas que die­ron los 36 mi­llo­nes de dó­la­res.

Son tres las pre­gun­tas que de­ben ha­cer­se de in­me­dia­to.

La pri­me­ra es ¿por qué ha­cer­lo de es­ta for­ma? ¿Por qué no el go­bierno so­lo gas­ta en la for­ma en la que lo hi­zo cuan­do, por ejem­plo, se cons­tru­yó el sis­te­ma in­te­res­ta­tal de ca­rre­te­ras? No es que los fe­de­ra­les tu­vie­ran pro­ble­mas pa­ra pe­dir pres­ta­do. Y si bien in­vo­lu­crar a los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos pue­de crear me­nos deu­da gu­ber­na­men­tal di­rec­ta que si se tra­ta­ra de un plan cla­ro, la car­ga fi­nal so­bre los con­tri­bu­yen­te se­rá exac­ta­men­te igual de ele­va­da, sino es que más.

Se­gun­da, ¿có­mo se su­po­ne que se ma­ne­ja­rán las ne­ce­si­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra que no se pue­dan con­ver­tir en cen­tros de ga­nan­cias con es­te plan? Nues­tras más al­tas prio­ri­da­des de­be­rían in­cluir co­sas co­mo re­pa­ra­ción de di­ques y lim­pie­za de desechos pe­li­gro­sos; dón­de es­tá el flu­jo de in­gre­sos? Qui­zá el go­bierno pue­da pro­me­ter pa­gar las ta­ri­fas a per­pe­tui­dad, “ren­tan­do”, en efec­to, los di­ques o las plan­tas de­pu­ra­do­ras de agua que se re­pa­ra­ron; y eso ha­ce que es­té to­da­vía más cla­ro que, bá­si­ca­men­te, es­te­mos com­pro­me­ti­dos, in­ne­ce­sa­ria­men­te, en apo­yos fi­nan­cie­ros pa­ra in­ver­sio­nis­tas se­lec­tos.

Ter­ce­ra, ¿qué razón te­ne­mos pa­ra creer que es­te plan va a ge­ne­rar una in­ver­sión nue­va, en com­pa­ra­ción con rein­ven­tar co­sas que ha­brían pa­sa­do de to­das for­mas? Por ejem­plo, mu­chas ciu­da­des ten­drán que rem­pla­zar sus sis­te­ma hi­dráu­li­cos en los pró­xi­mos años, de una for­ma o de otra; si ese rem­pla­zo se ha­ce se­gún el plan de Trump en lu­gar de por me­dio de la in­ver­sión gu­ber­na­men­tal co­mún, no ha­bre­mos cons­trui­do in­fra­es­truc­tu­ra adi­cio­nal, so­lo ha­bre­mos pri­va­ti­za­do lo que ha­brían si­do ac­ti­vos pú­bli­cos, y la gen­te que los ad­quie­ra ha­brá pa­ga­do so­lo 18 cen­ta­vos de dó­lar, mien­tras que los con­tri­bu­yen­tes pa­ga­rán el res­to de la cuen­ta.

De nue­vo, to­do es­to es in­ne­ce­sa­rio. Si se quie­re cons­truir in­fra­es­truc­tu­ra, hay que cons­truir in­fra­es­truc­tu­ra. Es di­fí­cil ver al­gu­na razón pa­ra an­dar­se con ro­deos, que es un mé­to­do in­di­rec­to pa­ra ofre­cer­les acuer­dos muy sus­tan­cio­so a unas cuan­tas per­so­nas, y, por lo tan­to, pro­por­cio­na­ría tan­to los me­dios, co­mo el mo­ti­vo pa­ra la co­rrup­ción a gran es­ca­la. O, qui­zá, de­be­ría de­cir, es di­fí­cil ver al­gu­na razón pa­ra es­te plan, a me­nos que la co­rrup­ción inevi­ta­ble sea una ca­rac­te­rís­ti­ca y no una tra­ba.

Aho­ra, la gen­te de Trump po­dría ha­cer que to­das mis sospechas pa­rez­can ton­tas, si des­car­ta­ran los as­pec­tos de los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos y los cré­di­tos fis­ca­les de su pro­pues­ta y ofre­cie­ran un pro­gra­ma cla­ro de in­ver­sión pú­bli­ca. Y si lo hi­cie­ran, los pro­gre­sis­tas de­be­rían, en efec­to, tra­ba­jar con ellos en ese te­ma.

Sin em­bar­go, eso no va a pa­sar. El ami­guis­mo y la au­to­con­tra­ta­ción van a ser el te­ma cen­tral del go­bierno – de he­cho, el se­ñor Trump ya se es­tá reunien­do con ex­tran­je­ros pa­ra pro­mo­ver sus in­tere­ses em­pre­sa­ria­les. Y la gen­te que va­lo­ra su pro­pia repu­tación de­be­ría te­ner cui­da­do de evitar cual­quier aso­cia­ción con los ti­mos que se ave­ci­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.