Co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial, si uno no re­co­no­ce su de­rro­ta, no me­re­ce triun­far

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Rubén Na­va­rret­te Jr. The Washington Post

San Die­go – He aquí una va­lio­sa lec­ción que es­ca­pa a al­gu­nos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les: Los que no asumen la res­pon­sa­bi­li­dad de sus erro­res, fa­llos y re­ve­ses su­fri­rán más de ellos.

Cuan­do uno se equi­vo­ca o no al­can­za su ob­je­ti­vo, no hay que echar la cul­pa a los de­más. Cuan­do un plan fra­ca­sa o una opor­tu­ni­dad se des­va­ne­ce, hay que re­co­no­cer­lo. Eso de­mues­tra cla­se y ca­rác­ter.

La­men­ta­ble­men­te, al­gu­nos de los que as­pi­ra­ron lle­gar a la Ca­sa Blan­ca de­mos­tra­ron ca­re­cer de am­bas co­sas. Du­ran­te una con­fe­ren­cia te­le­fó­ni­ca con re­cau­da­do­res de fon­dos y do­nan­tes, des­pués de la elec­ción de 2012, Mitt Rom­ney echó la cul­pa de su de­rro­ta a las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te Oba­ma, re­fi­rién­do­se a ellas des­pre­cia­ti­va­men­te co­mo “re­ga­los” pa­ra los jó­ve­nes, los la­ti­nos y los afro­ame­ri­ca­nos.

An­tes de la elec­ción, Rom­ney di­jo a sus par­ti­da­rios que ha­bía un “47 por cien­to de in­di­vi­duos que vo­ta­rán por el pre­si­den­te pa­se lo que pa­se” por­que pien­san que son víc­ti­mas, creen que el go­bierno de­be cui­dar­los y sien­ten te­ner de­re­cho a be­ne­fi­cios. Rom­ney di­jo que esos in­di­vi­duos de­bían “asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal” de sus vi­das. Fue cu­rio­so, vi­nien­do de un can­di­da­to pre­si­den­cial que no pu­do asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de su pro­pia de­rro­ta. Es una ma­la cos­tum­bre.

Ocu­rre tam­bién en am­bos par­ti­dos. Re­cien­te­men­te, du­ran­te una lla­ma­da con al­tos do­nan­tes de la cam­pa­ña, la no­mi­na­da de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, echó la cul­pa de su fra­ca­so an­te Do­nald Trump al di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, y la ma­ne­ra en que ma­ne­jó la in­ves­ti­ga­ción de un ser­vi­dor de email pri­va­do que ella usa­ra co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

El 28 de oc­tu­bre – só­lo 11 días an­tes de la elec­ción – Co­mey en­vió una car­ta al Con­gre­so anun­cian­do que el FBI es­ta­ba re­abrien­do la in­ves­ti­ga­ción so­bre si Clin­ton ma­ne­jó in­co­rrec­ta­men­te in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da, por­que ha­bía mi­les de men­sa­jes elec­tró­ni­cos nue­vos pa­ra exa­mi­nar.

Des­pués, el do­min­go an­te­rior al Día de la Elec­ción, Co­mey di­jo que, tras exa­mi­nar los men­sa­jes, él se­guía cre­yen­do – co­mo di­jo en ju­lio – que nin­gún fis­cal ra­zo­na­ble pre­sen­ta­ría una acu­sa­ción con­tra Clin­ton.

Aún así, el da­ño ha­bía si­do he­cho. Se­gún tres per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en la lla­ma­da, Clin­ton di­jo que el equi­po de su cam­pa­ña pro­du­jo un me­mo don­de se exa­mi­na­ba las en­cues­tas de opi­nión an­tes de la elec­ción, y que la car­ta de Co­mey fue un pun­to de­ci­si­vo.

Clin­ton di­jo que ero­sio­nó el apo­yo – par­ti­cu­lar­men­te en los es­ta­dos esen­cia­les del Cin­tu­rón Me­ta­lúr­gi­co del norte del Me­dio Oes­te – y mo­ti­vó a los elec­to­res de Trump pa­ra vo­tar el Día de la Elec­ción.

Pri­me­ro, es bueno ver que la cam­pa­ña de Clin­ton fi­nal­men­te des­cu­brió que hay lu­ga­res co­mo Mi­chi­gan, Ohio, Wis­con­sin y Pennsyl­va­nia. Fue cri­ti­ca­da en días re­cien­tes – por co­rre­li­gio­na­rios de­mó­cra­tas, ade­más – por no ha­cer la cam­pa­ña allí su­fi­cien­te­men­te tem­prano y por ig­no­rar a los blan­cos de cla­se obre­ra en esos es­ta­dos, que ayu­da­ron a de­ci­dir la elec­ción. Ade­más, hay do­ce­nas de mo­ti­vos por los que Clin­ton per­dió que no tie­nen na­da que ver con el FBI ni con Co­mey.

Ha­blan­do con re­por­te­ros des­pués de la elec­ción, Oba­ma en­fa­ti­zó cuán ar­dua­men­te tra­ba­jó él pa­ra re­sul­tar elec­to pre­si­den­te, im­pli­can­do que Clin­ton no pu­so es­fuer­zo su­fi­cien­te ni pi­dió ca­da vo­to.

Ber­nie San­ders di­jo que Clin­ton no re­co­no­ció el ni­vel de mie­do que mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses de la cla­se obre­ra ex­pe­ri­men­tan por la ra­pi­dez con que el mun­do es­tá cam­bian­do. Hay in­clu­so in­for­mes de que Bill Clin­ton in­ten­tó con­ven­cer a los di­ri­gen­tes de la cam­pa­ña, John Po­des­ta y Randy Mook, de que de­bían en­viar a Hi­llary a en­con­trar­se con los blan­cos de cla­se obre­ra del Cin­tu­rón Me­ta­lúr­gi­co y con afro­ame­ri­ca­nos de los ba­rrios ur­ba­nos de­pri­mi­dos, pe­ro que fue ig­no­ra­do. Ha­blan­do de los afro­ame­ri­ca­nos, no sa­lie­ron a vo­tar co­mo lo hi­cie­ron por Oba­ma, y los la­ti­nos que vo­ta­ron en­tre­ga­ron ca­si 3 de ca­da 10 vo­tos a Trump.

Wi­kiLeaks, la per­cep­ción de que ella es­tá por en­ci­ma de las re­glas, un ai­re de te­ner de­re­cho a las co­sas y la fal­sa su­po­si­ción de que la ma­yo­ría de las mu­je­res es­ta­rían de su la­do en su en­tu­sias­mo por ha­cer his­to­ria, to­do eso per­ju­di­có a Clin­ton. Tam­po­co fue há­bil te­ner co­mo pun­to cen­tral de la cam­pa­ña de Clin­ton la fal­ta de ap­ti­tud de Trump, por­que una vez que los elec­to­res de­ci­die­ron que él ‘era’ ap­to, no ha­bía dón­de ir.

Fi­nal­men­te, no ol­vi­de­mos que to­do el asun­to de Co­mey y del FBI sur­gió del pe­ca­do ori­gi­nal de Clin­ton de te­ner un ser­vi­dor pri­va­do.

To­do ese lío fue cul­pa de Clin­ton. Com­pren­do por qué ella no ve eso. Ad­mi­tir la fal­ta de uno re­quie­re hu­mil­dad, in­tros­pec­ción y com­pren­sión de las pro­pias li­mi­ta­cio­nes. Esas cua­li­da­des es­ca­sean hoy en día y es­tán prác­ti­ca­men­te au­sen­tes en los po­lí­ti­cos. Asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad nun­ca es fá­cil. Tam­po­co lo es ser pre­si­den­te. Pe­ro si uno as­pi­ra a es­to úl­ti­mo, más va­le que apren­da a ha­cer lo pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.