Do­nald nos en­ga­ñó a to­dos

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Da­vid Ig­na­tius The Washington Post

Washington— Qui­zá es­ta se­ma­na de­be­mos agra­de­cer la fal­ta de sin­ce­ri­dad de Do­nald Trump. En una im­pre­sio­nan­te quin­ce­na de gi­ros de 180 gra­dos, ha da­do mar­cha atrás en mu­chas de sus pos­tu­ras más im­pru­den­tes y per­ju­di­cia­les de campaña.

El nue­vo Trump pro­fe­sa sim­pa­tía por per­so­nas e ideas a las cua­les des­de­ñó du­ran­te la ‘des­pia­da­da’ campaña. Aho­ra ad­mi­ra al pre­si­den­te Oba­ma, no quie­re da­ñar (ya no di­ga­mos en­car­ce­lar) a Hi­llary Clin­ton, es­tá eva­dien­do el cam­bio cli­má­ti­co y cree que pro­ba­ble­men­te no fun­cio­ne fin­gir aho­ga­mien­tos du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios. Qui­zá in­clu­so de­ci­da que el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co es un gran tra­ta­do co­mer­cial.

En la pu­bli­ci­dad, di­cho en­fo­que se co­no­ce co­mo tác­ti­cas en­ga­ño­sas. Se atrae al po­si­ble com­pra­dor ofre­cién­do­le co­sas que no pue­den (y no de­ben, en el ca­so de Trump) cum­plir­se. Lue­go se cam­bian por al­go más rea­lis­ta. Una ver­sión de las Es­cri­tu­ras so­bre una con­ver­sión tar­día (una vez que ter­mi­na el re­vue­lo ini­cial) es la ora­ción del hol­ga­zán jo­ven San Agus­tín: ‘Se­ñor, haz­me pu­ro, pe­ro to­da­vía no’.

¿Afec­ta­rán a Trump es­tos cam­bios de po­si­ción? Lo du­do. Los mo­de­ra­dos se sen­ti­rán ali­via­dos por el he­cho de que ha­ya sua­vi­za­do su lí­nea en te­mas cla­ves. Y pro­ba­ble­men­te sus se­gui­do­res de hue­so co­lo­ra­do siem­pre su­pie­ron que las opi­nio­nes de Trump eran fle­xi­bles.

En Trump hay mu­cho que es co­mo las pe­leas de lucha pro­fe­sio­nal que él ado­ra: to­dos sa­ben que son fal­sas, pe­ro a los afi­cio­na­dos les en­can­ta el rui­do­so es­pec­tácu­lo y los gol­pes su­cios de men­ti­ras.

En la en­tre­vis­ta que Trump dio el mar­tes al New York Ti­mes se ofre­ció un re­su­men so­bre las re­con­si­de­ra­cio­nes del pre­si­den­te elec­to.

Res­pec­to a Oba­ma, a quien por años ha­bía re­pren­di­do e in­ten­ta­do mi­nar, des­pués de una vi­si­ta a la Casa Blan­ca di­jo: ‘me cae muy bien’. Acer­ca de Clin­ton, pa­ra quien du­ran­te su campaña re­ce­ta­ba un fiscal es­pe­cial y la cár­cel, di­jo: ‘pa­só por mu­cho. Y su­frió mu­cho en mu­chos sen­ti­dos dis­tin­tos. Y yo no quie­ro per­ju­di­car de nin­gu­na ma­ne­ra a los Clin­ton’.

En torno al con­ve­nio de París pa­ra re­du­cir el cam­bio cli­má­ti­co, el cual ha­bía ame­na­za­do con des­truir, Trump di­jo aho­ra te­ner ‘la men­te abier­ta’ y ver ‘cier­ta re­la­ción’ en­tre el cam­bio cli­má­ti­co y la ac­ti­vi­dad hu­ma­na.

Res­pec­to al aho­ga­mien­to fin­gi­do en los in­te­rro­ga­to­rios, a fa­vor del cual se ha­bía pro­nun­cia­do, de sú­bi­to des­cu­brió la vi­sión de Mat­tis de que ‘una ca­ja de ci­ga­rri­llos y un par de cer­ve­zas’ fun­cio­nan mu­cho me­jor pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción.

Sa­be­mos lo que es­tá ocu­rrien­do aquí: Trump adop­tó pos­tu­ras in­ci­tan­tes du­ran­te la campaña, las cua­les iban di­ri­gi­das a los ins­tin­tos y te­mo­res más ele­men­ta­les de la gen­te, por­que pen­só que lo ayu­da­rían a ser elec­to. Di­fí­cil­men­te es el pri­mer po­lí­ti­co mo­derno en des­cu­brir la uti­li­dad de men­tir.

Lyn­don B. John­son era un maes­tro en ello. Bill Clin­ton tam­po­co era ma­lo en eso, aun de­lan­te de un gran ju­ra­do.

Tal vez in­clu­so ha­ya al­go ‘es­ta­dou­ni­den­se’ en torno a es­te ti­po de optimista fal­ta de sin­ce­ri­dad. Ri­ver City cre­yó en la ca­pa­ci­dad del ‘pro­fe­sor’ Harold Hill, ‘el mú­si­co’, pa­ra di­ri­gir una ban­da de música a pe­sar de que él no sa­bía leer par­ti­tu­ras. Her­man Mel­vi­lle, pro­ba­ble­men­te nues­tro me­jor novelista, des­cri­bió en ‘The con­fi­den­ce man’ un os­cu­ro pa­no­ra­ma so­bre un ju­ga­dor que el Día de los Inocen­tes abor­da un bar­co de río y ro­ba a los otros pa­sa­je­ros.

Aquí lo in­quie­tan­te es que la re­tó­ri­ca ex­tre­ma­da­men­te po­la­ri­zan­te de Trump pu­so al país en una campaña de pe­sa­di­lla. Él usó heridas en car­ne vi­va en torno a la ra­za, la cla­se y el gé­ne­ro y las des­ga­rró has­ta que san­gra­ron. Creó el equi­va­len­te a un ata­que na­cio­nal de pá­ni­co. Es­ta­dos Uni­dos es un país fuer­te, pe­ro también es frá­gil. Trump di­ce desear vol­ver a le­van­tar­lo, pe­ro el tra­ba­jo se­rá más di­fí­cil de­bi­do al da­ño que él mis­mo hi­zo.

Es­ta­mos vien­do una nue­va tem­po­ra­da del es­pec­tácu­lo de reality te­le­vi­si­vo de Trump –cuan­do se da cuen­ta de que el car­go que que­ría es mu­cho ma­yor de lo que ima­gi­na­ba y que ne­ce­si­ta sanar las heridas, en vez de se­guir echán­do­les sal. El tra­ba­jo le que­da gran­de al hom­bre, aun con su enor­me ego.

¿Qué de­be ha­cer? Trump lo di­jo muy bien du­ran­te sus co­men­ta­rios al Ti­mes: ‘que­re­mos unir al país por­que el país es­tá muy, muy di­vi­di­do’. Si ha­bla en se­rio, ne­ce­si­ta ser un ad­mi­nis­tra­dor sen­sa­to y cui­da­do­so –dos cua­li­da­des que nos en­can­ta­ría ver más en nues­tro pró­xi­mo pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.