El país tie­ne un lugar pa­ra los ‘drea­mers’

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Nue­va York— En una épo­ca más sen­sa­ta, en un país cu­ya po­lí­ti­ca es­tu­vie­ra me­nos en­ve­ne­na­da, no se es­ta­ría ha­blan­do so­bre castigar a los in­mi­gran­tes jóvenes, ta­les co­mo So­fía de La Ve­ga, Luis Ro­ber­to Ur­sua Briceño y Ana­yancy Ra­mos. Na­die es­ta­ría ame­na­zán­do­los con des­viar­los de sus am­bi­cio­nes, so­fo­car su educación, es­tran­gu­lar sus sue­ños.

Pe­ro és­te es el país en el que vi­vi­mos, con un pre­si­den­te elec­to que qui­zás se es­té pre­pa­ran­do pa­ra ha­cer jus­ta­men­te eso, y qui­zás al­go peor. Cuan­do Do­nald Trump asu­ma la Pre­si­den­cia en enero, ten­drá el po­der de vol­car las vi­das de más de 700 mil jóvenes que han cre­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos tras ha­ber si­do traí­dos aquí de ma­ne­ra ile­gal cuan­do aún eran unos ni­ños. Y Trump ha di­cho mu­chas ve­ces que es­to es exac­ta­men­te lo que ha­rá.

Co­no­ci­dos co­mo ‘drea­mers’, a es­tos jóvenes se les dio una pro­tec­ción temporal de la de­por­ta­ción y un per­mi­so de tra­ba­jo por par­te del pre­si­den­te Oba­ma. Son los be­ne­fi­cia­rios de un pro­gra­ma lla­ma­do Ac­ción De­fe­ri­da pa­ra In­mi­gran­tes Arri­ba­dos al País Sien­do aún Me­no­res, o DACA, la ra­di­cal re­for­ma in­mi­gra­to­ria que Oba­ma lo­gró im­ple­men­tar en sus ocho frus­tran­tes años de man­da­to.

Si Trump de­ci­die­ra en­viar una fuer­za de de­por­ta­ción tras ellos, po­drían ter­mi­nar sien­do ex­pul­sa­dos del úni­co país que co­no­cen. Se­ría una ac­ción re­la­ti­va­men­te sen­ci­lla: El De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal ya co­no­ce sus nom­bres, do­mi­ci­lios y otra in­for­ma­ción per­so­nal, jun­to con ha­ber ad­mi­ti­do por es­cri­to que es­tán vi­vien­do en el país sin per­mi­so.

El DACA nun­ca fue una for­ma de legalización, al­go que só­lo el Congreso pue­de otor­gar. No fue una or­den eje­cu­ti­va. Fue una de­ci­sión de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal por or­den de Oba­ma, pa­ra ha­cer que los de­lin­cuen­tes pe­li­gro­sos y las ame­na­zas a la se­gu­ri­dad se con­vir­tie­ran en una prio­ri­dad y pa­ra otor­gar a es­te gru­po de in­mi­gran­tes jóvenes –quie­nes son cul­tu­ral­men­te es­ta­dou­ni­den­ses, ciu­da­da­nos en to­dos los sen­ti­dos pe­ro sin el do­cu­men­to que lo de­mues­tre– una pró­rro­ga pa­ra exen­tar­los de la de­por­ta­ción, mis­ma que pue­de ser re­no­va­da ca­da dos años. Es­te pro­gra­ma es com­ple­ta­men­te re­vo­ca­ble, y re­vo­car­lo de in­me­dia­to es lo que Trump pro­me­tió.

El re­sul­ta­do se­ría po­ten­cial­men­te de­vas­ta­dor pa­ra los más de 700 mil in­di­vi­duos, sin men­cio­nar el im­pac­to que ten­dría en la eco­no­mía. Un he­cho in­ape­la­ble so­bre vi­vir fue­ra de la ley es el lí­mi­te que se le im­po­ne a las am­bi­cio­nes de una per­so­na jo­ven. Sin DACA, es­tos jóvenes se gra­dua­rán de la pre­pa­ra­to­ria y no ten­drán ma­ne­ra de con­ti­nuar con su educación o ha­cer una ca­rre­ra. Su po­ten­cial es vas­to, pe­ro sus ca­mi­nos se irán ce­rran­do. Vi­vien­do en gran par­te ocul­tos en las som­bras, ellos son par­te de una trá­gi­ca po­bla­ción: víc­ti­mas si­len­cio­sas del gran fra­ca­so de Es­ta­dos Uni­dos al no po­der apro­bar una re­for­ma mi­gra­to­ria.

‘Cuan­do es­cu­ché por pri­me­ra vez el dis­cur­so del pre­si­den­te Oba­ma so­bre DACA ha­ce años, vi la luz al fi­nal del tú­nel’, se­gún es­cri­bió De la Ve­ga. ‘DACA me ofre­ció to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir una vi­da nor­mal y, por pri­me­ra vez, sen­tí que per­te­ne­cía. Era temporal, pe­ro se sen­tía real’. De la Ve­ga es­tá tra­ba­jan­do pa­ra con­se­guir un tí­tu­lo y con­ver­tir­se en pa­ra­mé­di­co. ‘Ten­go un her­mano que se aho­gó cuan­do es­ta­ba más jo­ven. En mi país na­tal, la Po­li­cía y una am­bu­lan­cia nun­ca lle­ga­rán a res­ca­tar­te si les lla­mas. Mi úni­ca es­pe­ran­za es po­der salvar vi­das, y mo­rir arries­gan­do mi pro­pia vi­da pa­ra salvar la vi­da de otra per­so­na’.

La de­ci­sión de ex­pan­dir las opor­tu­ni­da­des de De la Ve­ga y de otros de­be­ría ser ob­via. Hay 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que vi­ven en el país fue­ra de la ley, una vas­ta ma­yo­ría de ellos son per­so­nas que tra­ba­jan muy du­ro, al igual que los ‘drea­mers’. El Congreso ha in­ten­ta­do por años arre­glar las ob­so­le­tas leyes que les blo­quean el ca­mino rum­bo a un es­ta­tus le­gal, pe­ro los pro­yec­tos de ley bi­par­ti­dis­tas no lo­gran ser apro­ba­dos en el Congreso, sien­do ani­qui­la­dos re­gu­lar­men­te por la opo­si­ción re­pu­bli­ca­na.

Sin una re­for­ma ver­da­de­ra de in­mi­gra­ción, DACA es una ma­ne­ra de ren­dir honor a la vi­sión que se tie­ne del país, y a las po­si­ti­vas con­tri­bu­cio­nes de los in­mi­gran­tes, que han si­do la­men­ta­ble­men­te de­gra­da­dos en es­te gro­tes­co año de elecciones. El pro­gra­ma de­be con­ti­nuar vi­gen­te, a ma­ne­ra de una in­ver­sión en el fu­tu­ro es­ta­dou­ni­den­se. Re­vo­car­lo se­ría una mio­pe y da­ñi­na ma­ne­ra de co­men­zar una Pre­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.