Ti­pi­fi­can ho­mi­dio de po­li­cías co­mo crí­men de odio

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Aus­tin – Una pro­pues­ta de ley pre­sen­ta­da es­ta se­ma­na an­te la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Te­xas vol­ve­ría un cri­men de odio el ata­car a ofi­cia­les de Po­li­cía. “Va­mos a pe­dir que se vuel­va un asun­to de le­gis­la­ción de emer­gen­cia pa­ra el Go­ber­na­dor de ma­ne­ra que tan pron­to co­mo lle­gue­mos a Aus­tin en enero, la apro­be­mos y la ha­ga­mos ley in­me­dia­ta­men­te”, de­cla­ró el re­pre­sen­tan­te es­ta­tal Ja­son Vi­llal­ba, re­pu­bli­cano de Da­llas.

Es la pri­me­ra le­gis­la­ción de su ti­po en ser pro­pues­ta y lle­gó 24 ho­ras des­pués de que un de­tec­ti­ve de San An­to­nio fue­ra ase­si­na­do den­tro de su pa­tru­lla en la cen­tral de la Po­li­cía de aque­lla ciudad.

El go­ber­na­dor Greg Ab­bott fue el pri­me­ro en so­li­ci­tar una le­gis­la­ción co­mo es­ta en ju­lio lue­go de que cin­co ofi­cia­les de Po­li­cía fue­ran ase­si­na­dos en Da­llas.

La Aso­cia­ción de Agen­cias Po­li­cia­cas Com­bi­na­das de Te­xas, la Aso­cia­ción de Po­li­cías Mu­ni­ci­pa­les de Te­xas, y la Aso­cia­ción de Po­li­cía de Da­llas ayu­da­ron a crear la pro­pues­ta de Vi­llal­ba.

De apro­bar­se la pro­pues­ta HB 429, se in­cre­men­ta­ría el cas­ti­go por ata­car a un po­li­cía, bom­be­ro o pa­ra­mé­di­co.

“Te­xas va a ar­mar a nues­tros fis­ca­les, pro­cu­ra­do­res y jue­ces con to­das las he­rra­mien­tas que ne­ce­si­ten pa­ra castigar al má­xi­mo po­si­ble a aque­llos que le­sio­nen a nues­tro equi­po de avan­za­da “los pri­me­ros que acu­den”, ex­pli­có Vi­lla­ba.

En to­do el país, 58 ofi­cia­les de Po­li­cía han muer­to a ba­la­zos es­te año, se­gún la pá­gi­na que hon­ra a los ofi­cia­les caí­dos. Sie­te de ellos mu­rie­ron en Te­xas.

La Ley es­tá to­man­do me­di­das in­me­dia­tas pa­ra pro­te­ger a sus ofi­cia­les.

“A raíz de la trá­gi­ca em­bos­ca­da que ocu­rrió en San An­to­nio, jun­to con los otros tres ti­ro­teos a po­li­cías que ocu­rrie­ron en la na­ción ayer, he re­cor­da­do a nues­tros ofi­cia­les que to­men pre­cau­cio­nes ex­tre­mas mien­tras rea­li­zan su de­ber y que siem­pre es­tén cons­cien­tes de sus al­re­de­do­res y se cu­bran uno al otro”, di­jo Da­vid Pug­hes, je­fe in­te­ri­no del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Da­llas.

En Fort Worth, a to­das las lla­ma­das de au­xi­lio “sin im­por­tar su na­tu­ra­le­za” acu­di­rán dos ofi­cia­les. “En el mo­men­to en que te po­nes el uni­for­me, hay esa sen­sa­ción de mie­do”, ex­pre­só el ofi­cial Jimmy Po­llo­za­ni, de la Po­li­cía de Fort Worth.

Fort Worth fue el úl­ti­mo de­par­ta­men­to en cam­biar su po­lí­ti­ca de aten­ción a lla­ma­das lue­go de lo que su­ce­dió en San An­to­nio el do­min­go.

“Es­ta­mos pla­nean­do en­viar una mul­ti­tud de ofi­cia­les a San An­to­nio y rea­li­zar pa­tru­lla­jes de vi­gi­lan­cia con au­tos es­pe­cia­les pa­ra re­pre­sen­tar al De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Fort Worth y la Her­man­dad de los Caí­dos”, co­men­tó Po­llo­za­ni.

re­cien­te­men­te 5 agen­tes fue­ron ase­si­na­dos en Da­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.