Fi­del, el re­vo­lu­cio­na­rio cu­bano que desafió a EU

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Nue­va York— Fi­del Cas­tro, el fe­roz após­tol de la re­vo­lu­ción que tra­jo la gue­rra fría al he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal en 1959, mu­rió es­te vier­nes 25 de no­viem­bre a los 90 años de edad. A lo lar­go de to­da su vi­da desafió a los Es­ta­dos Unidos co­mo lí­der má­xi­mo de Cu­ba, ator­men­tan­do a on­ce pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses y po­nien­do por un mo­men­to al mun­do en­te­ro al bor­de de la gue­rra nu­clear.

Su muer­te fue anun­cia­da por la te­le­vi­sión es­ta­tal cu­ba­na.

Con una sa­lud de­te­rio­ra­da des­de ha­ce va­rios años, Cas­tro or­ques­tó lo que él es­pe­ra­ba que se­ría la con­ti­nua­ción de su re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta, ha­cién­do­se a un la­do en 2006 cuan­do fue aque­ja­do por una en­fer­me­dad gra­ve. Pro­vi­sio­nal­men­te le ce­dió bue­na par­te de sus po­de­res a su her­mano me­nor Raúl, ac­tual­men­te de 85 años de edad, y dos años des­pués re­nun­ció for­mal­men­te a la Pre­si­den­cia. Raúl Cas­tro, que com­ba­tió al la­do de Fi­del des­de los pri­me­ros días de la in­su­rrec­ción ar­ma­da y des­pués fue mi­nis­tro de la De­fen­sa y más cer­cano con­fi­den­te de su her­mano, ha go­ber­na­do a Cu­ba des­de en­ton­ces, aun­que le ha di­cho al pue­blo cu­bano que tie­ne la in­ten­ción de re­nun­ciar en 2018.

Fi­del Cas­tro se man­tu­vo en el po­der por más tiem­po que nin­gún otro je­fe de Es­ta­do o de go­bierno vi­vo, con ex­cep­ción de la rei­na Isa­bel II. Lle­gó a ser una im­po­nen­te fi­gu­ra in­ter­na­cio­nal cu­ya im­por­tan­cia en el si­glo XX ex­ce­dió con mu­cho lo que hu­bie­ra po­di­do es­pe­rar­se del je­fe de Es­ta­do de una na­ción is­le­ña del Ca­ri­be de on­ce mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Do­mi­nó a su país con fuer­za y sim­bo­lis­mo des­de el día que en­tró triun­fal­men­te en La Ha­ba­na, el 8 de enero de 1959, y lle­vó a ca­bo el de­rro­ca­mien­to de Ful­gen­cio Ba­tis­ta pro­nun­cian­do su pri­mer dis­cur­so im­por­tan­te en la ca­pi­tal, an­te de­ce­nas de mi­les de ad­mi­ra­do­res, en los cuar­te­les mi­li­ta­res del dic­ta­dor caí­do.

Los re­flec­to­res lo alum­bra­ron al pa­vo­near­se y ha­blar con pa­sión has­ta el ama­ne­cer. Fi­nal­men­te, se sol­ta­ron pa­lo­mas blan­cas co­mo sím­bo­lo de la nue­va paz de Cu­ba. Cuan­do una de ellas se po­só en el hom­bro de Cas­tro, la mul­ti­tud es­ta­lló en gri­tos: ‘¡Fi­del, Fi­del!’ Pa­ra los cu­ba­nos reuni­dos ahí y los que lo mi­ra­ban por te­le­vi­sión, to­dos har­tos de la gue­rra, esa fue una se­ñal elec­tri­zan­te de que ese jo­ven y bar­ba­do lí­der gue­rri­lle­ro es­ta­ba des­ti­na­do a ser su sal­va­dor.

Cas­tro ejer­ció el po­der co­mo ti­rano, con­tro­lan­do has­ta el último as­pec­to de la exis­ten­cia de la is­la. Él era el ‘lí­der má­xi­mo’ de Cu­ba. Mon­ta­do en un tan­que del ejér­ci­to cu­bano, él di­ri­gió la de­fen­sa del país en la in­va­sión de Pla­ya Gi­rón. Por él te­nían que pa­sar in­con­ta­bles de­ta­lles, des­de el co­lor de los uni­for­mes que lle­va­ban los sol­da­dos en An­go­la has­ta la su­per­vi­sión de un pro­gra­ma pa­ra pro­du­cir un su­per­pan con va­cas le­che­ras. Él per­so­nal­men­te es­ta­ble­cía la me­ta de la za­fra de ca­ña de azú­car. Y él per­so­nal­men­te en­vió a in­con­ta­bles hom­bres a pri­sión.

Pe­ro fue más que la re­pre­sión y el mie­do lo que lo man­tu­vo a él y a su Go­bierno to­ta­li­ta­rio en el po­der por tan­to tiem­po. En Cu­ba y en to­do el mun­do, él tu­vo tan­to ad­mi­ra­do­res co­mo de­trac­to­res. Al­gu­nos lo veían co­mo un dés­po­ta des­pia­da­do que pi­so­tea­ba los de­re­chos hu­ma­nos y las li­ber­ta­des ci­vi­les; otros lo sa­lu­da­ban co­mo lo re­ci­bió la mul­ti­tud aque­lla pri­me­ra no­che, co­mo el hé­roe re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra to­da la eter­ni­dad.

In­clu­so cuan­do ca­yó en­fer­mo y fue hos­pi­ta­li­za­do con di­ver­ti­cu­li­tis, a me­dia­dos de 2006, y ce­dió la ma­yo­ría de sus po­de­res por pri­me­ra vez, Cas­tro tra­tó de dic­tar los de­ta­lles de su pro­pio tra­ta­mien­to mé­di­co y or­ques­tar la con­ti­nui­dad de su re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta, em­pren­dien­do un plan tan vie­jo co­mo la re­vo­lu­ción mis­ma.

Al en­tre­gar­le el po­der a su her­mano, Cas­tro in­cu­rrió una vez más en la ira de sus enemi­gos en Was­hing­ton. Los fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses con­de­na­ron la tran­si­ción, di­cien­do que só­lo pro­lon­ga­ba la dic­ta­du­ra y le ne­ga­ba una vez más al su­fri­do pue­blo cu­bano la opor­tu­ni­dad de con­tro­lar su pro­pia vi­da.

Pe­ro en di­ciem­bre de 2014, el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma usó sus po­de­res eje­cu­ti­vos pa­ra ba­jar­le el tono al an­ta­go­nis­mo que ha­bía exis­ti­do du­ran­te más de me­dio si­glo en­tre Was­hing­ton y La Ha­ba­na. En efec­to, Oba­ma to­mó me­di­das pa­ra in­ter­cam­biar pri­sio­ne­ros y nor­ma­li­zar re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre los dos paí­ses, en un con­ve­nio ela­bo­ra­do con la ayu­da del Pa­pa Fran­cis­co y des­pués de 18 me­ses de plá­ti­cas se­cre­tas en­tre re­pre­sen­tan­tes de los dos go­bier­nos.

Aun­que ca­da vez más dé­bil y po­cas ve­ces vis­to en pú­bli­co, in­clu­so en esos mo­men­tos, Cas­tro hi­zo pa­ten­te su eter­na des­con­fian­za ha­cia los Es­ta­dos Unidos. Po­cos días des­pués de la muy di­fun­di­da vi­si­ta de Oba­ma a Cu­ba es­te año –la pri­me­ra de un pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se en fun­cio­nes en 88 años–, Cas­tro es­cri­bió una gru­ño­na res­pues­ta, de­ni­gran­do la aper­tu­ra de paz de Oba­ma e in­sis­tien­do en que Cu­ba no ne­ce­si­ta­ba na­da que pu­die­ra ofre­cer­le Es­ta­dos Unidos.

Ant­hony DePal­ma The New York Ti­mes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.