Do­nald Trump, su es­trés y sus da­ños

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Fran­cis­co R. Del Va­lle

En una apor­ta­ción an­te­rior tra­ta­mos el pro­ble­ma del es­trés, e indicamos que és­te pue­de cau­sar se­rios da­ños a la sa­lud. En la mis­ma apor­ta­ción ano­ta­mos que las elec­cio­nes an­te­rio­res—pri­me­ra­men­te en su eta­pa de pri­ma­rias y pos­te­rior­men­te en la eta­pa pre­si­den­cial—fue­ron su­ma­men­te es­tre­san­tes pa­ra mu­chas per­so­nas. La ra­zón es que nun­ca an­te­rior­men­te ha­bía ha­bi­do una con­tien­da en­tre dos can­di­da­tos cu­yas cam­pa­ñas con­sis­tie­ron ma­yor­men­te de fuer­tes crí­ti­cas, in­sul­tos y a ve­ces has­ta fal­se­da­des de uno con­tra el otro. Co­mo se sa­be, es­to pro­vo­có una fuer­te y es­tre­san­te polarización del país, que di­vi­dió a los EU en­tre los par­ti­da­rios de Trump y los de Clin­ton, que aún con­ti­núa.

En la mis­ma apor­ta­ción an­te­rior ano­ta­mos que es in­du­da­ble que de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les—Trump y Clin­ton—el que cau­só el má­xi­mo es­trés fue Trump por sus crí­ti­cas e in­sul­tos—a ve­ces has­ta vi­trió­li­cos—a las mu­je­res, me­xi­ca­nos, mu­sul­ma­nes y afro­ame­ri­ca­nos. Por es­tas ra­zo­nes, es de pen­sar que to­das es­tas per­so­nas pa­de­cie­ron, y si­guen pa­de­cien­do del es­trés con to­dos sus da­ños. Y co­mo lo indicamos en la mis­ma apor­ta­ción, el es­trés fue es­pe­cial­men­te agu­do pa­ra los opo­si­to­res de Trump cuan­do és­te fue de­cla­ra­do pre­si­den­te-elec­to, por­que han vis­to en él un gra­ve pe­li­gro pa­ra su se­gu­ri­dad per­so­nal; su bie­nes­tar eco­nó­mi­co; su sa­lud (por la de­ro­ga­ción del Oba­ma­ca­re); y has­ta pa­ra sus vi­das, por­que te­men que Trump pue­da hun­dir al mun­do en una ter­ce­ra gue­rra mun­dial que pu­die­ra in­cluir el uso de ar­mas nu­clea­res.

Aho­ra, ya sien­do pre­si­den­te-elec­to, Trump si­gue cau­san­do es­tre­ses y da­ños tan­to en los EU co­mo en otros paí­ses, muy es­pe­cial­men­te Mé­xi­co.

Uno de los es­tre­ses más agu­dos cau­sa­dos por Trump es el re­sur­gi­mien­to del ra­cis­mo, que ha pro­mo­vi­do la su­pre­ma­cía blanca con tin­tes de na­zis­mo, que ale­ga­ba que los arios (blan­cos) ale­ma­nes eran la ra­za su­pe­rior y que las de­más ra­zas, por ser in­fe­rio­res, de­bían so­me­ter­se a los blan­cos. De he­cho, la te­le­vi­sión ha mos­tra­do va­rias pan­car­tas que di­cen “ma­ke Ame­ri­ca whi­te again” (“haz a los EU blan­co de nue­vo”), y que in­clu­so mues­tran swás­ti­cas, que eran el em­ble­ma de los na­zis. Es in­du­da­ble que es­te ra­cis­mo ha es­tre­sa­do gran­de­men­te a to­das las per­so­nas no blan­cas del país, por te­mor a ser dis­cri­mi­na­dos y pri­va­dos de sus de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les.

Otro es­trés agu­do pro­vo­ca­do por Trump es su plan de de­ro­gar el Oba­ma­ca­re. El so­lo te­mor de que es­to pu­die­ra su­ce­der ha es­tre­sa­do y da­ña­do pro­fun­da­men­te a las 20 mi­llo­nes de per­so­nas que ac­tual­men­te es­tán ins­cri­tas en el pro­gra­ma, y que se que­da­rían sin co­ber­tu­ra y pro­tec­ción mé­di­ca en ca­so de que el Oba­ma­ca­re fue­ra de­ro­ga­do.

Un gru­po adi­cio­nal que tam­bién ha si­do es­tre­sa­do y da­ña­do por Trump son los “so­ña­do­res” (“drea­mers”) o per­so­nas cubiertas por el DA­CA (“di­fe­rred ac­tion for child­hood arri­vals”) es­ta­ble­ci­do por Oba­ma por or­den eje­cu­ti­va. De acuer­do con el DA­CA es­tas per­so­nas, que fue­ron in­tro­du­ci­das ile­gal­men­te al país por sus pa­dres cuan­do eran ni­ños, tie­nen el de­re­cho de vi­vir, tra­ba­jar y es­tu­diar le­gal­men­te en los EU por pe­río­dos de dos años, que se pue­den re­no­var. Sin em­bar­go Trump ha de­cla­ra­do que cuan­do él asu­ma la pre­si­den­cia no per­mi­ti­rá que los 760 mil drea­mers con­ti­núen vi­vien­do en el país, y los de­por­ta­rá. Es­tá cla­ro que pa­ra to­das es­tas per­so­nas, el es­trés cau­sa­do por Trump es su­ma­men­te agu­do, pues des­pués de ha­ber pa­sa­do ca­si to­das sus vi­das en los EU, en­fren­ta­rán el gran ries­go de ser de­por­ta­dos.

Trump tam­bién ha es­tre­sa­do agu­da­men­te a los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes ile­ga­les re­si­den­tes en los EU—de los cua­les la ma­yo­ría son me­xi­ca­nos—por su pro­me­sa de de­por­tar­los cuan­do asu­ma la pre­si­den­cia. Ade­más del cos­to, el su­fri­mien­to cau­sa­do por la eje­cu­ción de es­ta pro­me­sa pa­ra las mi­llo­nes de per­so­nas de­por­ta­das—la se­pa­ra­ción de los pa­dres ile­ga­les de los hi­jos ciu­da­da­nos na­ci­dos en los EU—se­ría te­rri­ble, y pro­fun­da­men­te in­hu­mano.

Mé­xi­co tam­bién es­tá sien­do es­tre­sa­do agu­da­men­te por Trump. Exis­ten tres ra­zo­nes. La pri­me­ra es su de­seo de de­ro­gar el TLALCAN—Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te—que, co­mo es re­co­no­ci­do por to­dos, ha si­do de gran be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co pa­ra los tres paí­ses sig­na­ta­rios— EU, Ca­na­dá y Mé­xi­co. Ha que­da­do cla­ro que la de­ro­ga­ción del tra­ta­do no so­la­men­te per­ju­di­ca­ría a Mé­xi­co y Ca­na­dá, sino tam­bién a los EU. Y lo peor pa­ra Mé­xi­co—la se­gun­da ra­zón—es que Trump ha di­cho que ade­más de re­vo­car el tra­ta­do, es­ta­ble­ce­rá un aran­cel del 10 al 35 por cien­to pa­ra to­dos los pro­duc­tos pro­du­ci­dos en Mé­xi­co e im­por­ta­dos a los EU. Mu­chas per­so­nas te­men que en ca­so de apli­car­se, el aran­cel aca­ba­ría con la industria ma­qui­la­do­ra de Mé­xi­co, pues las com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas lo­ca­li­za­das en Mé­xi­co que ex­por­tan sus pro­duc­tos a los EU, por no pa­gar el im­pues­to, bus­ca­rían mu­dar­se a otros paí­ses don­de la mano de obra es ba­ra­ta, y no hay aran­cel de im­por­ta­ción a los EU.

El ter­cer es­trés pa­ra Mé­xi­co es el plan de Trump de cons­truir un gran mu­ro en­tre Mé­xi­co y los EU, pagado por Mé­xi­co. Enrique Pe­ña Nie­to, pre­si­den­te de Mé­xi­co ha di­cho que su país no pa­ga­rá el mu­ro. Pe­ro Trump ha en­con­tra­do una ma­ne­ra de pa­gar­lo. Mu­chos re­si­den­tes me­xi­ca­nos—le­ga­les e ile­ga­les—que vi­ven en los EU en­vían par­te del di­ne­ro que han ga­na­do en los EU a sus fa­mi­lias en Mé­xi­co, can­ti­dad que ex­ce­de 20 mil mi­llo­nes de dó­la­res por año. Trump ha di­cho que to­ma­ría par­te de es­te di­ne­ro pa­ra pa­gar el mu­ro. Es­tá cla­ro que es­to se­ría un ro­bo. Pe­ro uno de los ase­so­res de Trump— el go­ber­na­dor de Kan­sas—ha di­cho que la for­ma de to­mar le­gal­men­te el di­ne­ro es es­ta­ble­cer un im­pues­to a los en­víos de di­ne­ro de los re­si­den­tes ile­ga­les.

Apar­te de to­do lo an­te­rior, Trump ha de­mos­tra­do su ra­cis­mo y xe­no­fo­bia por al­gu­nos de los co­la­bo­ra­do­res, tam­bién ra­cis­tas y xe­nó­fo­bos, que ha nom­bra­do: Ste­ve Ban­non, Estratega Prin­ci­pal de la Ca­sa Blanca (Prin­ci­pal Whi­te Hou­se Stra­te­gist); Mi­chael Flynn, Ase­sor Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad (Na­tio­nal Se­cu­rity Ad­vi­ser); y Jeff Ses­sions, Fis­cal Ge­ne­ral (At­tor­ney Ge­ne­ral).

Lo bueno que Do­nald Trump tie­ne es que es pro-vi­da. Co­mo ano­ta­mos en una apor­ta­ción an­te­rior, Trump in­di­có que él bus­ca­ría re­ver­tir la de­ci­sión “Roe vs Wa­de” de la Su­pre­ma Cor­te que ha re­gi­do des­de el 22 de enero de 1973, que au­to­ri­zó el abor­to en los EU. Di­jo que “es­to su­ce­de­ría au­to­má­ti­ca­men­te por­que yo pon­dré jue­ces pro vi­da en la Su­pre­ma Cor­te y di­go es­to, la de­ci­sión re­ver­ti­rá a los es­ta­dos, y se­rán los es­ta­dos los que de­ci­di­rán”.

NUE­VA ERA An­gel Bo­li­gan

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.