Cons­tru­ya un mu­ro… pe­ro vs el con­flic­to de in­tere­ses

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Was­hing­ton— Ima­gi­ne por un mo­men­to que Hi­llary Clin­ton fue­ra la pre­si­den­ta elec­ta. Ima­gi­ne ade­más que hu­bie­ra anun­cia­do que su hi­ja Chel­sea se fue­ra a ha­cer cargo de la Fundación Clin­ton –pe­ro que asis­ti­ría a las reunio­nes de la pre­si­den­ta elec­ta, in­clu­yen­do con lí­de­res ex­tran­je­ros que pu­die­ran te­ner tra­tos con la fundación.

Ima­gi­ne –y eso no es di­fí­cil– los ala­ri­dos que hu­bie­ran lan­za­do los re­pu­bli­ca­nos.

Es­to es un re­fle­jo de la ma­ne­ra en que se es­tá com­por­tan­do la em­pre­sa de Trump, ex­cep­to que el ca­so del ver­da­de­ro pre­si­den­te elec­to es más preo­cu­pan­te.

Lo es más por­que la em­pre­sa de Do­nald Trump tie­ne fi­nes lu­cra­ti­vos, a di­fe­ren­cia de la Fundación Clin­ton, y es me­nos trans­pa­ren­te que la fundación por sus tra­tos, in­clu­yen­do en el ex­tran­je­ro.

Aun­que Trump se es­tá resistiendo a la úni­ca so­lu­ción éti­ca –que se­ría ven­der sus propiedades y po­ner sus ga­nan­cias en un fi­dei­co­mi­so cie­go.

En lu­gar de eso, di­jo que de­ja­rá la ad­mi­nis­tra­ción de la em­pre­sa a sus hi­jos adul­tos– aun­que los es­tá in­vo­lu­cran­do ín­ti­ma­men­te en la or­ga­ni­za­ción de su nue­va ad­mi­nis­tra­ción.

Las ac­cio­nes de Trump des­de la elec­ción del 8 de no­viem­bre han ge­ne­ra­do cre­cien­tes ra­zo­nes de preo­cu­pa­ción.

Pri­me­ro, fue la em­pre­sa que ven­de jo­ye­ría de Ivan­ka Trump al uti­li­zar la en­tre­vis­ta que con­ce­dió la fa­mi­lia des­pués de la elec­ción al pro­gra­ma “60 Mi­nu­tes” pa­ra pu­bli­ci­tar un bra­za­le­te de oro y dia­man­tes con va­lor de 10 mil 800 dó­la­res.

Lue­go, el pre­si­den­te elec­to lle­vó a ca­bo una reunión con tres so­cios co­mer­cia­les hin­dúes que es­tán cons­tru­yen­do un lu­jo­so com­ple­jo de la mar­ca Trump en In­dia.

El más re­cien­te ho­tel de Trump, que se lo­ca­li­za en Pennsyl­va­nia Ave­nue, lle­vó a ca­bo una re­cep­ción pa­ra di­plo­má­ti­cos ex­tran­je­ros.

Co­mo lo re­por­ta­ron Jo­nat­han O’Con­nell y Mary Jor­dan de The Post, mu­chos di­plo­má­ti­cos de ma­ne­ra pun­tual hi­cie­ron sus re­ser­va­cio­nes allí pa­ra ga­nar­se el fa­vor de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción.

En su pri­me­ra reunión con po­lí­ti­cos bri­tá­ni­cos, Trump les ur­gió que hi­cie­ran cam­pa­ña en con­tra de las gran­jas eó­li­cas en el ex­tran­je­ro –a las que Trump se ha opues­to por­que cree que le obs­tru­yen la vis­ta a un cam­po de golf que po­see en Es­co­cia.

Y así se­gui­rán las co­sas a me­nos que Trump mo­di­fi­que su com­por­ta­mien­to. La mag­ni­tud del pro­ble­ma que­dó de ma­ni­fies­to en un re­por­ta­je de Drew Har­well y Anu Na­ra­yans­wamy de The Post, en don­de mos­tra­ron que por lo me­nos 111 em­pre­sas de Trump han he­cho ne­go­cios en 18 paí­ses y te­rri­to­rios de Su­da­mé­ri­ca, Asia y Me­dio Orien­te.

El im­pe­rio de Trump va a ser un vehícu­lo po­ten­cial pa­ra te­ner in­fluen­cia en el ex­tran­je­ro y tam­bién un po­ten­cial ob­je­ti­vo de ata­ques te­rro­ris­tas.

Las des­preo­cu­pa­das afir­ma­cio­nes de los so­cios de Trump de que aca­ta­rá es­cru­pu­lo­sa­men­te la ley no tran­qui­li­zan los áni­mos por­que –co­mo el mis­mo Trump lo hi­zo no­tar en la reunión que tu­vo el mar­tes con The New York Ti­mes– las le­yes de con­flic­tos de in­te­rés ge­ne­ral­men­te no apli­can al pre­si­den­te.

Al­gu­nos ex­per­tos en la Constitución ar­gu­men­tan que si no mo­di­fi­ca su com­por­ta­mien­to podría es­tar en ries­go de vio­lar la cláu­su­la de emo­lu­men­tos de la Constitución, que prohí­be que fun­cio­na­rios pú­bli­cos de Es­ta­dos Uni­dos acep­ten cual­quier co­sa de va­lor de go­bier­nos ex­tran­je­ros.

Cier­ta­men­te, podría es­tar su­je­to al país por cua­tro años en los que ha­bría una mez­cla inade­cua­da de in­tere­ses per­so­na­les y na­cio­na­les y en lo per­so­nal, a un pe­río­do de cua­tro años de acu­sa­cio­nes dis­trac­to­ras y cues­tio­na­mien­tos.

En un tuit que pu­bli­có el lu­nes por la no­che, Trump se que­jó del lla­ma­do que le han he­cho pa­ra que se com­por­te éti­ca­men­te: “An­tes de la elec­ción era bien co­no­ci­do que ten­go propiedades en to­do el mun­do”, es­cri­bió.

“Só­lo una prensa re­tor­ci­da le ha da­do mu­cha im­por­tan­cia a eso!” Nues­tra con­tes­ta­ción con­tra de tres par­tes: Pri­me­ro, es inade­cua­do que un pre­si­den­te elec­to pro­fie­ra in­sul­tos de esa ma­ne­ra.

Se­gun­do, el que Trump se ha­ya rehu­sa­do a dar a co­no­cer sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos y otros do­cu­men­tos re­le­van­tes sig­ni­fi­ca que los es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen una fo­to­gra­fía in­com­ple­ta de sus in­tere­ses, del po­si­ble in­vo­lu­cra­mien­to de ban­cos y oli­gar­quías ex­tran­je­ras y otros he­chos re­le­van­tes.

Fi­nal­men­te y lo más im­por­tan­te, tam­bién era bien co­no­ci­do an­tes de la elec­ción que Trump pro­me­tió dar­le prio­ri­dad al país si era elec­to y no preo­cu­par­se por sus ga­nan­cias ni por los ín­di­ces de ocu­pa­ción de sus ho­te­les.

En es­ta se­ma­na re­pi­tió que “lo úni­co que me im­por­ta es di­ri­gir el país”. Ése es el com­pro­mi­so que de­be­ría cum­plir en es­te mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.