So­bre­vi­vir al dic­ta­dor

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Periodista de Uni­vi­sión En ho­nor a mis ami­gos cu­ba­nos en el exi­lio

Mia­mi —Des­de que vi­ne a vi­vir a Mia­mi en 1986, he oí­do mu­chas ve­ces de la muer­te del dic­ta­dor Fi­del Cas­tro. De he­cho, en es­ta ciu­dad ma­ta­ban a Fi­del dos o tres ve­ces al año. En in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes re­ci­bí lla­ma­das y tex­tos avi­sán­do­me de su muer­te. To­das fue­ron fal­sas. Me­nos la úl­ti­ma. Al prin­ci­pio co­rría al es­tu­dio de te­le­vi­sión de Uni­vi­sión pa­ra es­tar pre­pa­ra­do an­te el anun­cio de su muer­te. Pe­ro con­for­me pa­sa­ban los años com­pren­dí que se tra­ta­ba de un ejer­ci­cio inú­til. Las no­ti­cias de su muer­te, pa­ra re­pe­tir a Mark Twain, siem­pre eran exa­ge­ra­das. Fue­ron ca­si 58 años con Fi­del en el po­der en Cu­ba.

Lo co­no­cí una so­la vez, y re­cuer­do sus uñas lar­gas so­bre mi hom­bro iz­quier­do. Co­rría el año 1991, ha­bía caí­do el mu­ro de Ber­lín, se des­mo­ro­na­ban los paí­ses co­mu­nis­tas y se rea­li­za­ba en Gua­da­la­ja­ra, Mé­xi­co, la pri­me­ra Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na. Lo aga­rré sa­lien­do de su cuar­to de ho­tel y ha­blé con él so­lo 63 se­gun­dos. (Aquí es­tá la li­ga a esa vie­ja en­tre­vis­ta: bit. ly/2gKhS2B). Mien­tras Fi­del me tra­ta­ba de abra­zar y yo me ale­ja­ba de su bra­zo-pul­po, le pre­gun­té si ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de de­jar el po­der. “Mu­chos creen que es­te es el mo­men­to pa­ra que us­ted pi­da un ple­bis­ci­to”, le di­je. Me con­tes­tó que na­die te­nía el de­re­cho de re­cla­mar­le al­go así a Cu­ba y, de pron­to, uno de sus guar­daes­pal­das me em­pu­jó, per­dí el ba­lan­ce y Fi­del si­guió ca­mi­nan­do sin vol­tear. Fue to­do.

Fi­del era un bru­tal dic­ta­dor. Or­de­na­ba eje­cu­cio­nes de opo­si­to­res, man­te­nía pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos, vio­la­ba sis­te­má­ti­ca­men­te los de­re­chos hu­ma­nos, evi­ta­ba siem­pre elec­cio­nes mul­ti­par­ti­dis­tas, cen­su­ra­ba bru­tal­men­te a la pren­sa y te­nía un con­trol ab­so­lu­to de to­dos los rin­co­nes de la is­la. Fi­del era un per­ver­so en la apli­ca­ción de la vio­len­cia. Por eso hoy no po­de­mos presentarlo co­mo un hé­roe. No lo era.

Du­ran­te años le pre­gun­ta­ba a mu­chos pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos si, pa­ra ellos, Fi­del era un dic­ta­dor. Muy po­cos se atre­vie­ron a de­cír­me­lo en cá­ma­ra. Le te­nían mie­do y res­pe­to, y siem­pre le ad­mi­ra­ron su re­sis­ten­cia fren­te a Es­ta­dos Uni­dos. So­lo en pri­va­do cri­ti­ca­ban las gra­ví­si­mas fal­tas de li­ber­ta­des en Cu­ba.

Pe­ro en reali­dad, no me in­tere­sa ha­blar del dic­ta­dor sino de sus mi­llo­nes de víc­ti­mas. He si­do tes­ti­go du­ran­te tres dé­ca­das del su­fri­mien­to del exi­lio cu­bano. Ten­go mu­chos ami­gos cu­ba­nos. Tra­ba­jo con ellos; son mis ve­ci­nos. Co­noz­co ín­ti­ma­men­te sus his­to­rias, sus hui­das y có­mo se rein­ven­ta­ron en Es­ta­dos Uni­dos lue­go de per­der­lo to­do.

Los cua­tro abue­los de mis dos hi­jos, Pao­la y Ni­co­lás, tu­vie­ron que huir de la dic­ta­du­ra cu­ba­na. Una vez — du­ran­te la vi­si­ta del pa­pa Juan Pa­blo II y an­tes de que me qui­ta­ran la vi­sa pa­ra ir a Cu­ba — pu­de vi­si­tar los ba­rrios que ca­mi­na­ron y tra­tar de ima­gi­nar­me la vi­da que de­ja­ron atrás. Por eso, cuan­do es­cu­cho la fa­ci­li­dad con que critican a los exi­lia­dos cu­ba­nos en otros paí­ses, me pa­re­ce que es una te­rri­ble cruel­dad y una enor­me fal­ta de co­no­ci­mien­to.

¿Por qué esa do­ble mo­ral con el ré­gi­men de los Cas­tro? Fi­del ha si­do tan ase­sino o más que Au­gus­to Pi­no­chet en Chi­le y, sin em­bar­go, nun­ca re­ci­bió el re­cha­zo in­ter­na­cio­nal que tu­vo Pi­no­chet.

Cu­ba ha si­do por ca­si seis dé­ca­das — y si­gue sien­do — una de las dic­ta­du­ras más des­pia­da­das del mun­do. En­tien­do, sin du­da, el efec­to ne­ga­ti­vo que el em­bar­go es­ta­dou­ni­den­se ha­ya po­di­do te­ner en­tre la ma­yo­ría de los cu­ba­nos. Pe­ro no hay nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción pa­ra que Cu­ba sea una de las na­cio­nes más re­pre­si­vas y me­nos co­nec­ta­das a la in­ter­net. Por al­go los bal­se­ros cu­ba­nos si­guen lle­gan­do por mi­les a las cos­tas de la Flo­ri­da.

No sé si ha­brá castrismo sin Fi­del Cas­tro. El ré­gi­men au­to­ri­ta­rio de Ve­ne­zue­la ha de­mos­tra­do, tris­te­men­te, que pue­de ha­ber cha­vis­mo sin Hu­go Chá­vez. Lo mis­mo po­dría ocu­rrir en la is­la. Has­ta aho­ra el dic­ta­dor su­plen­te des­de el 2008, Raúl Cas­tro, no ha da­do nin­gu­na se­ñal de cam­bio de­mo­crá­ti­co a pe­sar de la apertura di­plo­má­ti­ca con el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma.

Es po­si­ble que la muer­te de Fi­del no cam­bie na­da en Cu­ba. Pe­ro sé que en­tre mis ami­gos exi­lia­dos hay una se­re­na sen­sa­ción de vic­to­ria. No di­ría que es una ale­gría de­sen­fre­na­da. Des­pués de to­do, han su­fri­do mu­cho. Pe­ro sí es el ho­nor y la dig­ni­dad que da el ha­ber­se en­fren­ta­do y so­bre­vi­vi­do al dic­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.