Ya es le­gal en Te­xas por­tar cu­chi­llos y na­va­jas

El Diario de El Paso - - PORTADA -

Aus­tin— Las da­gas, los es­ti­le­tes, in­clu­so los ma­che­tes y las es­pa­das, pue­den ser por­ta­dos le­gal­men­te en ca­si cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to, de­bi­do a una ley que en­tró en vi­gor el 1 de sep­tiem­bre.

La ini­cia­ti­va fue idea de John Fru­llo, re­pre­sen­tan­te es­ta­tal re­pu­bli­cano de Lub­bock, quien con­ven­ció a otros le­gis­la­do­res es­ta pri­ma­ve­ra de que la Se­gun­da En­mien­da de la Cons­ti­tu­ción fe­de­ral, que ga­ran­ti­za el de­re­cho de los es­ta­dou­ni­den­ses a po­seer y por­tar ar­mas, tam­bién in­clu­ya ar­mas blan­cas.

Ba­jo la nue­va ley, só­lo que­dan prohi­bi­das las ar­mas blan­cas en es­cue­las, cár­ce­les, hos­pi­ta­les y ba­res. An­te­rior­men­te, los cu­chi­llos o na­va­jas con ho­jas de más de 5 pul­ga­das y me­dia, así co­mo los cu­chi­llos y al­gu­nos otros ob­je­tos pun­zo­cor­tan­tes, no po­dían ser lle­va­dos le­gal­men­te fue­ra de la ca­sa. El nue­vo es­ta­tu­to amplía las li­ber­ta­des de los pro­pie­ta­rios de cu­chi­llos, di­je­ron los au­to­res de la me­di­da, y tam­bién eli­mi­na la con­fu­sión.

Los cu­chi­llos de Bo­wie (con una ho­ja de 8 a 12 pul­ga­das), por ejem­plo, fue­ron de­sig­na­dos co­mo ‘ile­ga­les’ ba­jo la ley an­te­rior, pe­ro no es­ta­ban le­gal­men­te de­fi­ni­dos.

“Los te­xa­nos lle­van to­do ti­po de cu­chi­llos por mu­chos pro­pó­si­tos, ya sea tra­ba­jan­do en un ran­cho o abrien­do so­bres en una ofi­ci­na, así que quie­ren la cer­te­za de que la na­va­ja que lle­van el bol­si­llo o el cu­chi­llo se cuel­gan en el cin­tu­rón es le­gal. Aho­ra to­dos lo son”, di­jo Todd Rath­ner, di­rec­tor de asun­tos le­gis­la­ti­vos de la or­ga­ni­za­ción na­cio­nal Kni­fe Rights. “Tam­bién hay prin­ci­pio im­pli­ca­do: en Es­ta­dos Uni­dos, te­ne­mos los de­re­chos de la Se­gun­da En­mien­da pa­ra por­tar ar­mas. No di­ce pis­to­las, di­ce ar­mas”.

La ley fue apro­ba­da por un mar­gen abru­ma­dor, pe­ro al­gu­nos de­mó­cra­tas vo­ta­ron en con­tra, alar­ma­dos por el po­ten­cial de que in­ci­te o fa­ci­li­te la vio­len­cia.

“La preo­cu­pa­ción por la se­gu­ri­dad fue de­ma­sia­do gran­de pa­ra que yo vo­ta­ra fa­vo­ra­ble­men­te en es­ta le­gis­la­ción”, di­jo la re­pre­sen­tan­te es­ta­tal Ina Min­já­rez, de­mó­cra­ta por San An­to­nio.

Pe­ro Fru­llo di­jo que la ley no au­men­ta el pe­li­gro de he­chos san­grien­tos, ar­gu­men­tan­do que la vio­len­cia que in­vo­lu­cra ar­mas blan­cas usual­men­te vie­ne por par­te de in­di­vi­duos que tie­nen po­co res­pe­to por las le­yes y de cual­quier ma­ne­ra ya las por­tan.

“De­fi­ni­ti­va­men­te, los cu­chi­llos pue­den ser usa­dos co­mo un ar­ma, pe­ro tam­bién tie­nen mu­chos otros pro­pó­si­tos prác­ti­cos”, di­jo Fru­llo. “El he­cho de te­ner o no una ley no va a cam­biar si al­guien va a ha­cer al­go ma­lo”.

LA NOR­MA­TI­VI­DAD in­clu­ye cu­chi­llos, pu­ña­les, da­gas e in­clu­so ma­che­tes y es­pa­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.