Eli­mi­nar DACA nos afec­ta a to­dos

• Da­vid To­rres

El Diario de El Paso - - PORTADA - DA­VID TO­RRES (Da­vid To­rres es pe­rio­dis­ta y co­la­bo­ra­dor de Ame­ri­ca’s Voi­ce)

La eli­mi­na­ción del Pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DACA) vino a tras­to­car mu­chas co­sas, so­bre to­do la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal de quie­nes in­te­gra­mos es­ta fa­mi­lia de in­mi­gran­tes.

Es de­cir, pa­sa­mos de vi­vir una reali­dad que creía­mos con­cre­ta, lle­na de bue­nos au­gu­rios pa­ra la si­guien­te ge­ne­ra­ción, a una irrea­li­dad más que con­fu­sa, re­ple­ta de ame­na­zas ofi­cia­les a par­tir de una re­tó­ri­ca xe­nó­fo­ba sin pre­ce­den­tes.

Lo an­te­rior su­ce­de en un país que su­pues­ta­men­te ha­bía lo­gra­do en su di­ver­si­dad y acep­ta­ción la quin­tae­sen­cia de los an­he­los de to­da sociedad que res­pe­ta­ba los de­re­chos hu­ma­nos.

Sin em­bar­go, en ese as­pec­to —en esa pro­fun­da sen­sa­ción de aban­dono— creo que es­ta­mos her­ma­na­dos con cien­tos de mi­les de fa­mi­lias que tie­nen al me­nos un be­ne­fi­cia­rio de DACA en­tre sus se­res que­ri­dos. En nues­tro ca­so son tres: uno en Illi­nois y otros dos en Ca­ro­li­na del Nor­te.

Pe­ro pre­ci­sa­men­te en ese sen­ti­do, aho­ra que lo pien­so me­jor, no es­ta­mos so­los. Me­jor aún: no nos sen­ti­mos so­los.

Es im­por­tan­te men­cio­nar es­to por­que si bien es cier­to la es­tra­te­gia del go­bierno ha si­do la de ate­rro­ri­zar gra­dual­men­te a los in­mi­gran­tes con ba­se en una re­tó­ri­ca de odio, es igual­men­te cier­to que la co­rre­la­ción de fuer­zas se va de­fi­nien­do con ca­da vez ma­yor cla­ri­dad en to­do el país.

No hay día que pa­se sin que se men­cio­ne al me­nos un ac­to de pro­tes­ta con­tra la pé­si­ma de­ci­sión de re­vo­car DACA; los sec­to­res eco­nó­mi­cos más sig­ni­fi­ca­ti­vos del país se han vol­ca­do en fa­vor de de­fen­der es­ta po­si­bi­li­dad de fu­tu­ro pa­ra Es­ta­dos Uni­dos que re­pre­sen­tan los ca­si 800 mil “drea­mers”; po­lí­ti­cos de am­bos par­ti­dos se han su­ma­do a la con­de­na, con lo que se pre­vé una lu­cha le­gis­la­ti­va que pro­me­te al me­nos una to­ma de con­cien­cia en torno a la bar­ba­ri­dad que aca­ba de ha­cer el ac­tual go­bierno.

En efec­to, ha si­do una de­ci­sión vis­ce­ral de quien no apren­de­rá nun­ca a ser un hom­bre de Es­ta­do, sino un as­pi­ran­te a dic­ta­dor cu­yo men­sa­je es en el fon­do aún más si­nies­tro: des­ha­cer­se des­de su raíz de una mi­no­ría que le in­co­mo­da no so­la­men­te a él, sino al na­ti­vis­mo y a la su­pre­ma­cía que re­pre­sen­ta; sin dar­se cuen­ta de que aho­ra mis­mo es­tos jó­ve­nes son la pro­me­sa más her­mo­sa que pue­da una na­ción de in­mi­gran­tes re­ci­bir en ofren­da.

De­cir “no es­ta­mos so­los” co­mo fa­mi­lia va más allá de uti­li­zar una re­tó­ri­ca fá­cil y re­pe­ti­ti­va pa­ra au­to­ayu­dar­nos a so­bre­lle­var es­tos acia­gos mo­men­tos y no caer en el desa­so­sie­go ni en la de­ses­pe­ra­ción; es una es­pe­cie de em­ble­ma lin­güís­ti­co que nos en­vuel­ve y nos pro­te­ge psi­co­ló­gi­ca­men­te, ade­más de dar­nos fuer­zas pa­ra de­fen­der nues­tro de­re­cho de per­te­nen­cia y el de nues­tros “drea­mers” de ca­sa, a quie­nes des­de el amor fi­lial he­mos pro­me­ti­do —des­de el mo­men­to en que to­ma­mos la de­ci­sión de emi­grar a es­te país que se atra­ve­só en nues­tro ca­mino— dar­les un me­jor ma­ña­na que el pa­sa­do que tu­vi­mos no­so­tros.

Ese pa­sa­do que re­gre­sa en sue­lo ex­tra­ño y que al­gún día nos ex­pul­só de nues­tra pro­pia tie­rra. Por eso pien­so que la eli­mi­na­ción de DACA nos afec­ta a to­dos.

Afec­ta en pri­mer lu­gar di­rec­ta­men­te a los “drea­mers”, se­gui­dos por sus fa­mi­lias, ya sea aquí o en sus paí­ses de ori­gen; afec­ta a sus ami­gos, ve­ci­nos y co­le­gas; afec­ta la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca; afec­ta las emo­cio­nes desatan­do mie­do y con­fu­sión; afec­ta, en fin, al mun­do en­te­ro, que ha en­tra­do en una es­pe­cie de de­cep­ción y de bur­la ha­cia el país que lo te­nía to­do y lo per­dió to­do en ma­nos de un aco­sa­dor de mi­no­rías.

Có­mo se en­car­ga­rá la his­to­ria de in­ter­pre­tar a Trump en el fu­tu­ro in­me­dia­to es al­go que se pre­vé des­de es­te mo­men­to, y no se­rá un re­sul­ta­do po­si­ti­vo.

Por lo pron­to, y así due­la ver que es­to es­té pa­san­do en es­te pre­ci­so mo­men­to aquí, más que agre­gar al­go so­bre cuán­to la­men­ta­mos la des­apa­ri­ción de DACA, es me­jor de­cir con to­tal con­vic­ción que nues­tras prio­ri­da­des co­mo fa­mi­lia se man­tie­nen fir­mes, pa­se lo que pa­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.