Cer­ca, le­ga­li­za­ción de ma­ri­gua­na

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Lay­ton­vi­lle, Ca­li­for­nia – Des­de el cie­lo pa­re­cen huer­tos de cí­tri­cos, plan­tas de her­mo­so co­lor es­me­ral­da per­fec­ta­men­te ali­nea­das en­tre las co­li­nas del nor­te de Ca­li­for­nia. Sin em­bar­go, una tar­de re­cien­te, con­for­me un he­li­cóp­te­ro de re­co­no­ci­mien­to de la Po­li­cía se acer­ca­ba pa­ra po­der ver me­jor, el fuer­te olor de las plan­tas de ma­ri­gua­na inun­dó la ca­bi­na, ele­va­do por el vien­to a 250 me­tros des­de la su­per­fi­cie.

“To­do eso es ma­ri­gua­na”, gri­tó el ofi­cial de la ofi­ci­na del je­fe de Po­li­cía del con­da­do de Men­do­cino a tra­vés del in­ter­co­mu­ni­ca­dor del he­li­cóp­te­ro. “No per­te­ne­ce al pro­gra­ma”.

Más de nue­ve me­ses des­pués de que Ca­li­for­nia vo­tó pa­ra le­ga­li­zar la ma­ri­gua­na de uso re­crea­ti­vo, so­lo una pe­que­ña par­te de las de­ce­nas de mi­les de agri­cul­to­res de can­na­bis al nor­te de Ca­li­for­nia se han afi­lia­do al pro­gra­ma, se­gún in­for­mes de los agen­tes del or­den público y los agri­cul­to­res de can­na­bis.

A pe­sar de la pro­me­sa de un mer­ca­do le­gal, mu­chos agri­cul­to­res per­ma­ne­cen ocul­tos, lo que po­ne en du­da la pro­me­sa de una cas­ca­da de mi­les de mi­llo­nes de im­pues­tos pa­ra el es­ta­do y una tran­si­ción sin pro­ble­mas al mer­ca­do re­gu­la­do.

Al mis­mo tiem­po, el da­ño eco­ló­gi­co y el cri­men aso­cia­do con el ne­go­cio ile­gal de can­na­bis con­ti­núan afian­za­dos en el es­ta­do a pe­sar de la le­ga­li­za­ción, di­cen los agen­tes del or­den.

“Sé que los nú­me­ros no se ven muy bien; hay mu­chos que no es­tán coope­ran­do”, di­jo He­ze­kiah Allen, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ca­li­for­nia Gro­wers As­so­cia­tion, un gru­po de­fen­sor de la ma­ri­gua­na. “La gen­te es­tá per­dien­do fe en el pro­ce­so”.

Ca­li­for­nia, que se­gún un es­ti­ma­do pro­du­ce sie­te ve­ces más ma­ri­gua­na de la que con­su­me, qui­zá con­ti­nua­rá ex­por­tan­do –ile­gal­men­te— a otros es­ta­dos. En par­te, es­to se de­be a que hay un gran in­cen­ti­vo pa­ra man­te­ner­se en el mer­ca­do ne­gro: la ma­ri­gua­na en la cos­ta es­te se ven­de a un pre­cio mu­cho más al­to que en Ca­li­for­nia.

Hay po­cas áreas que pue­das vi­si­tar en el con­da­do que no ten­gan ma­ri­gua­na; es­tá por to­das par­tes”, di­jo Bru­ce Smith, un te­nien­te de la je­fa­tu­ra de Po­li­cía en el con­da­do de Men­do­cino y quien di­ri­ge los es­fuer­zos del con­da­do pa­ra ce­rrar to­dos los cul­ti­vos de ma­ri­gua­na ile­ga­les. “La gran ma­yo­ría no cuen­ta con el per­mi­so”.

El con­da­do de Men­do­cino ha re­ci­bi­do 700 so­li­ci­tu­des de per­mi­so pa­ra cul­ti­var ma­ri­gua­na, de acuer­do con el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de Men­do­cino. Es tan so­lo una frac­ción de los mi­les de pro­duc­to­res en la zo­na.

“Hay gen­te que ha es­ta­do ope­ran­do du­ran­te dos dé­ca­das con qui­zá al­go de su­per­vi­sión lo­cal, y al­gu­nos sin su­per­vi­sión al­gu­na”, di­jo Lo­ri Ajax, el je­fe de la Agen­cia de Con­trol de Can­na­bis del es­ta­do. “Que­re­mos dar­le pri­me­ro a la gen­te la opor­tu­ni­dad de en­trar al mer­ca­do re­gu­la­do. Y des­pués se to­ma­rán me­di­das pa­ra exi­gir el cum­pli­mien­to.”

La me­di­da pa­ra la le­ga­li­za­ción de no­viem­bre, Pro­po­si­tion 64, des­pe­na­li­zó la po­se­sión de can­ti­da­des pe­que­ñas de ma­ri­gua­na, per­mi­tió a la gen­te a te­ner has­ta seis plan­tas en ca­sa y es­ta­ble­ció re­glas pa­ra la ven­ta y cul­ti­vo de plan­tas re­gu­la­das, con lo que se tra­ta de dar fin a dos dé­ca­das de un sis­te­ma de can­na­bis con fi­nes mé­di­cos in­de­pen­dien­te y en gran par­te sin nor­ma­ti­vi­dad. El cas­ti­go por cul­ti­var o por es­tar en po­se­sión de grandes can­ti­da­des de ma­ri­gua­na sin ate­ner­se a las nor­mas ba­jó de ca­te­go­ría de de­li­to gra­ve a de­li­to me­nor.

Con ba­se en la in­for­ma­ción de va­rias agen­cias es­ta­ta­les y de con­da­dos, Allen, de la aso­cia­ción de pro­duc­to­res, es­ti­ma que más o me­nos el 11 por cien­to de los pro­duc­to­res –cer­ca de 3 mil 500 de los 32 mil ubi­ca­dos en el Trián­gu­lo Es­me­ral­da, que cu­bre los con­da­dos de Men­do­cino, Hum­boldt y Tri­nity— han so­li­ci­ta­do el per­mi­so. La ma­yo­ría es­tán des­alen­ta­dos por la can­ti­dad enor­me de pa­pe­leo pa­ra ob­te­ner el per­mi­so, las cuo­tas y los im­pues­tos, co­men­tó.

Los crí­ti­cos con­si­de­ran que los crea­do­res de la ley qui­zá hi­cie­ron mal sus cálcu­los por­que mu­chos pro­duc­to­res di­cen que hay muy po­cas ven­ta­jas en ob­te­ner un per­mi­so. Si se man­tie­nen fue­ra del sis­te­ma, en­fren­tan pe­nas me­nos se­ve­ras y evi­tan pa­gar im­pues­tos, cuo­tas y el cos­to de cum­plir con nor­mas am­bien­ta­les.

“Po­drías te­ner 500 ki­lo­gra­mos de ma­ri­gua­na en tu cuar­to de ho­tel aho­ra mis­mo y se­rías in­cul­pa­do so­lo por un de­li­to me­nor”, di­jo Tho­mas D. All­man, el je­fe de Po­li­cía del con­da­do de Men­do­cino. En un re­du­ci­do nú­me­ro de ca­sos, los tra­fi­can­tes po­drían ser acu­sa­dos de cons­pi­ra­ción, lo que sí se con­si­de­ra un de­li­to ma­yor.

Da­vid Eys­ter, el fis­cal de dis­tri­to de Men­do­cino, di­jo que el sur­gi­mien­to del ne­go­cio de la ma­ri­gua­na ha traí­do con­si­go vio­len­cia cri­mi­nal, lo que al pa­re­cer no se eli­mi­na­rá pron­to.

En­tre los ca­sos que lle­va es­tán el de un ro­bo y la muer­te a cu­chi­lla­das de un agri­cul­tor; el ase­si­na­to de un hom­bre en una gran­ja de ma­ri­gua­na per­pe­tra­do por un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que usó un ba­te de béis­bol; un asal­to a mano ar­ma­da en una zo­na re­mo­ta por hom­bres que se hi­cie­ron pa­sar por agen­tes del or­den público; y el ro­bo co­me­ti­do por dos hom­bres y un jo­ven que es­ta­ban co­mo in­vi­ta­dos en una co­mi­da al ai­re li­bre, quie­nes apun­ta­ron con ar­mas a sus an­fi­trio­nes y se fue­ron con cua­tro ki­lo­gra­mos de ma­ri­gua­na.

“La gen­te de las grandes ciu­da­des no se da cuen­ta de que allá en las áreas ru­ra­les don­de se cul­ti­va la ma­ri­gua­na la gen­te su­fre asal­tos, se­cues­tros y en al­gu­nos ca­sos ase­si­na­tos”, di­jo Eys­ter.

Ca­li­for­nia to­mó un ca­mino dis­tin­to al de Co­lo­ra­do, el pri­mer es­ta­do en le­ga­li­zar la ma­ri­gua­na, don­de la po­se­sión de grandes can­ti­da­des de can­na­bis irre­gu­lar con­ti­núa ca­ta­lo­ga­da co­mo un de­li­to gra­ve y el mer­ca­do ne­gro es mu­cho me­nor, se­gún Sean McA­llis­ter, un abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en can­na­bis en am­bos es­ta­dos.

“Co­mo al­guien que vi­vió la tran­si­ción en Co­lo­ra­do, cuan­do lle­gué a Ca­li­for­nia me que­dé asom­bra­do de ver que la gen­te en la in­dus­tria pa­re­ce muy po­co pre­pa­ra­da pa­ra la tran­si­ción”, di­jo McA­llis­ter.

Los ofi­cia­les de Po­li­cía en el con­da­do de Men­do­cino di­je­ron que su prio­ri­dad era per­se­guir a la gen­te que cau­sa da­ño am­bien­tal o que cul­ti­va en te­rre­nos pú­bli­cos. Has­ta el mo­men­to, es­te año han he­cho re­da­das en 74 lu­ga­res y han eli­mi­na­do más de 90 mil plan­tas. Las par­ce­las ile­ga­les son iden­ti­fi­ca­das des­de he­li­cóp­te­ros y des­pués des­trui­das por un con­voy de po­li­cías fuer­te­men­te ar­ma­dos y una tri­tu­ra­do­ra de plan­tas ja­la­da con una pic­kup. “Creo que to­dos es­ta­mos de acuer­do en que el fu­ma­dor de ma­ri­gua­na pro­me­dio no de­be­ría es­tar en pri­sión”, di­jo Shan­non Bar­ney, un te­nien­te en el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Men­do­cino, quien ayu­dó a di­ri­gir una re­da­da en agos­to que ter­mi­nó en la des­truc­ción de más de 800 plan­tas. “Sin em­bar­go, pien­so que tam­bién pue­den es­tar to­dos de acuer­do en que el cas­ti­go pa­ra un ver­da­de­ro tra­fi­can­te ne­ce­si­ta ser más se­ve­ro”.

Los pro­duc­to­res a pe­que­ña es­ca­la han plan­ta­do ma­ri­gua­na en las pro­fun­di­da­des del bos­que del Trián­gu­lo Es­me­ral­da du­ran­te dé­ca­das.

Sin em­bar­go, en años re­cien­tes el nor­te de Ca­li­for­nia ha ob­ser­va­do lo que se de­no­mi­na co­mo una “fie­bre ver­de” de em­pren­de­do­res es­pe­cí­fi­ca­men­te mo­ti­va­dos por las ga­nan­cias mo­ne­ta­rias y mu­chas ve­ces con po­co res­pe­to por el bos­que fa­mo­so por sus se­cuo­yas gi­gan­tes.

El ne­go­cio de can­na­bis ha atraí­do a in­ver­sio­nis­tas y pro­duc­to­res de to­do el mun­do: búl­ga­ros, ru­sos, chi­nos, hmongs, ja­mai­qui­nos y me­xi­ca­nos.

El sis­te­ma de li­cen­cias del es­ta­do no da­rá ini­cio sino has­ta enero y la ma­yo­ría de los con­da­dos aún es­tán acep­tan­do las so­li­ci­tu­des, así que es po­si­ble que más pro­duc­to­res es­co­jan en­trar al mer­ca­do le­gal.

No obs­tan­te, Allen, de la aso­cia­ción de pro­duc­to­res, di­jo que ya ha­bía una gran ra­zón pa­ra preo­cu­par­se. Con los ni­ve­les ac­tua­les de par­ti­ci­pa­ción, di­jo, qui­zá no ha­ya su­fi­cien­te ma­ri­gua­na re­gu­la­da pa­ra cu­brir to­do el mer­ca­do le­gal, una si­tua­ción muy pa­ra­dó­ji­ca en un es­ta­do que es por mu­cho el ma­yor pro­duc­tor de can­na­bis.

EN AL­GU­NOS es­ta­dos su uso re­crea­ti­vo es­tá le­ga­li­za­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.