EU, país di­ver­so cu­yas es­cue­las es­tán muy se­gre­ga­das

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

La po­bla­ción en edad es­co­lar de Es­ta­dos Uni­dos es más di­ver­sa que nun­ca, re­fle­jan­do el cam­bio de­mo­grá­fi­co que es­tá te­nien­do lu­gar rá­pi­da­men­te en nues­tro país. Las es­cue­las de Es­ta­dos Uni­dos, sin em­bar­go, es­tán más se­gre­ga­das de lo que han es­ta­do du­ran­te dé­ca­das.

Du­ran­te las dos dé­ca­das com­pren­di­das en­tre 1970 y 1990, la na­ción hi­zo un pro­gre­so cons­tan­te ha­cia la se­gre­ga­ción es­co­lar, par­ti­cu­lar­men­te en el Sur. En el pi­co, el 40% de es­tu­dian­tes ne­gros del sur asis­tie­ron a una es­cue­la an­tes blan­ca, mien­tras que me­nos de un ter­ce­ro de to­dos los es­tu­dian­tes ne­gros asis­tie­ron a es­cue­las ne­gras.

Des­de los años no­ven­ta, ese pro­gre­so se ha ve­ni­do in­vir­tien­do en las es­cue­las pú­bli­cas del sur, mien­tras que la se­gre­ga­ción en gran par­te in­tra­ta­ble de las ciu­da­des del Nor­te se ha in­ten­si­fi­ca­do. En to­do el país, ca­si el 75 por cien­to de los es­tu­dian­tes ne­gros asis­ten a las lla­ma­das mi­no­rías y el 38 por cien­to asis­ten a es­cue­las con una po­bla­ción blan­ca de 10 por cien­to o me­nos.

Es­ta­dís­ti­cas si­mi­la­res se apli­can a los es­tu­dian­tes la­ti­nos: 80 por cien­to y 40 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te. Tan­to los es­tu­dian­tes ne­gros co­mo los la­ti­nos son mu­cho más pro­pen­sos que los blan­cos a asis­tir a una es­cue­la don­de el 60 por cien­to o más de sus com­pa­ñe­ros vi­ven en la po­bre­za, se­gún el por­cen­ta­je de es­tu­dian­tes ele­gi­bles pa­ra pro­gra­mas de al­muer­zo gra­tis a pre­cio re­du­ci­do.

La se­pa­ra­ción si­gue sien­do de­sigual, ya que las es­cue­las con po­bre­za con­cen­tra­da y se­gre­ga­ción ra­cial tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de te­ner maes­tros me­nos ex­pe­ri­men­ta­dos, al­tos ni­ve­les de ro­ta­ción de maes­tros, ins­ta­la­cio­nes inade­cua­das y me­nos re­cur­sos en el au­la.

Las li­mi­ta­cio­nes le­ga­les tie­nen mu­cho que ver con es­te im­pul­so ha­cia atrás. Al­re­de­dor de 60 años des­pués de la icó­ni­ca de­man­da Brown vs. Board of Edu­ca­tion, que eli­mi­nó la dis­cri­mi­na­ción en la educación pú­bli­ca, una se­rie de de­ci­sio­nes cla­ve de la Corte Su­pre­ma han re­du­ci­do drás­ti­ca­men­te el nú­me­ro de mé­to­dos de im­ple­men­ta­ción dis­po­ni­bles pa­ra las co­mu­ni­da­des in­vo­lu­cra­das en la se­gre­ga­ción es­co­lar.

Las cor­tes han eli­mi­na­do es­tra­te­gias ta­les co­mo bu­ses en­tre dis­tri­tos, des­man­te­la­mien­to de la su­per­vi­sión de los pla­nes de se­gre­ga­ción por par­te de los tri­bu­na­les lo­ca­les y uso li­mi­ta­do de ad­mi­sio­nes ba­sa­das en la ra­za pa­ra ase­gu­rar la di­ver­si­dad en los pro­gra­mas de es­cue­las mag­net.

Se­gún un análisis rea­li­za­do por el Pro­yec­to de De­re­chos Ci­vi­les de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les, el nú­me­ro de es­cue­las in­ten­sa­men­te se­gre­ga­das con ma­trí­cu­la de blan­cos de ce­ro a 10% se ha más que tri­pli­ca­do, ya que es­tas op­cio­nes de desegre­ga­ción han si­do res­trin­gi­das. Los es­tu­dian­tes son, una vez más, pre­do­mi­nan­te­men­te asig­na­dos a es­cue­las pú­bli­cas ba­sa­das en don­de vi­ven - y en la me­di­da en que los ba­rrios son se­gre­ga­dos, las es­cue­las lo si­guen sien­do. La per­sis­ten­cia de la se­gre­ga­ción re­si­den­cial ga­ran­ti­za aho­ra la se­gre­ga­ción es­co­lar con­ti­nua.

La so­lu­ción ob­via es di­ver­si­fi­car ba­rrios, pe­ro eso es di­fí­cil de al­can­zar. Los so­ció­lo­gos Douglas Mas­sey y Jo­nat­han Tan­nen in­for­man que los al­tos ni­ve­les de se­gre­ga­ción blan­co-ne­gro se han man­te­ni­do re­la­ti­va­men­te sin cam­bios du­ran­te los úl­ti­mos 40 años. Un pa­trón si­mi­lar es vi­si­ble en­tre las fa­mi­lias la­ti­nas de las dos co­mu­ni­da­des la­ti­nas más grandes del país: Nue­va York y Los Án­ge­les, don­de ca­si el 20 por cien­to vi­ven en lu­ga­res muy se­gre­ga­dos, o lo que los in­ves­ti­ga­do­res lla­man ve­cin­da­rios hi­per­se­gre­ga­dos.

El cos­to de la se­gre­ga­ción es­co­lar y el ais­la­mien­to ra­cial blan­co es in­men­so. Mien­tras los ni­ños de co­lor que­den atra­pa­dos en es­cue­las con po­cos re­cur­sos, mu­chos no ten­drán la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar sus ta­len­tos, una pér­di­da no só­lo pa­ra esos ni­ños y sus fa­mi­lias, sino pa­ra to­do el país. Mien­tras tan­to, los ni­ños blan­cos no ten­drán su­fi­cien­tes opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra com­pro­me­ter­se efec­ti­va­men­te en una sociedad mul­ti­rra­cial.

El ais­la­mien­to ra­cial sig­ni­fi­ca que la ex­pe­rien­cia del “otro” es­tá de­ma­sia­do a me­nu­do arrai­ga­da en es­te­reo­ti­pos bien gas­ta­dos, más que en el co­no­ci­mien­to ma­ti­za­do por el com­pro­mi­so con­ti­nuo. El mie­do y la an­sie­dad acer­ca de lo des­co­no­ci­do son el re­sul­ta­do co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.