Trump abre una ven­ta­na pa­ra los drea­mers

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Greg Sar­gent

Po­cas ho­ras des­pués de que los de­mó­cra­tas anun­cia­ran que ha­bían lle­ga­do a un acuer­do con el pre­si­den­te Do­nald Trump pa­ra pro­te­ger a los “so­ña­do­res”, Trump desató una tor­men­ta de tuits que pa­re­cía su­ge­rir que no ha­bía nin­gún tra­to en ab­so­lu­to.

Pe­ro, le­yen­do en­tre líneas, los tuits de Trump es­bo­zan la reali­dad de un acuer­do, aun ten­ta­ti­vo, que pro­te­ge­ría a cien­tos de mi­les de jó­ve­nes traí­dos aquí ile­gal­men­te co­mo ni­ños.

Los lí­de­res de­mó­cra­tas del Con­gre­so Chuck Schu­mer y Nancy Pe­lo­si anun­cia­ron el miér­co­les que ha­bían lle­ga­do a un acuer­do con Trump pa­ra pro­te­ger a los “drea­mers” a tra­vés de una le­gis­la­ción apo­ya­da por Trump, a cam­bio de me­di­das de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za que no in­clu­yen más gas­tos en el mu­ro con Mé­xi­co que el pre­si­den­te pro­me­tió a sus ba­ses ul­tra­con­ser­va­do­ras. Es­to cau­só fu­ria in­me­dia­ta en­tre al­gu­nos de los par­ti­da­rios de Trump, y lue­go vi­nie­ron los tuits del pre­si­den­te:

“No se hi­zo nin­gún tra­to ano­che so­bre el DACA. Ten­drán que es­tar de acuer­do con se­gu­ri­dad ma­si­va en la fron­te­ra a cam­bio de con­sen­ti­mien­to. Es­ta­ría su­je­ta a vo­ta­ción. El mu­ro, que ya es­tá en cons­truc­ción en for­ma de re­no­va­ción de va­llas y mu­ros an­ti­guos y exis­ten­tes, se se­gui­rá cons­tru­yen­do”.

“¿Al­guien real­men­te quie­re arro­jar a jó­ve­nes bue­nos, edu­ca­dos y con­su­ma­dos que tie­nen tra­ba­jos, al­gu­nos sir­vien­do en el ejér­ci­to? Real­men­te han es­ta­do en nues­tro país du­ran­te mu­chos años sin cul­pa su­ya - traí­dos por los pa­dres a una edad tem­pra­na Más se­gu­ri­dad de fron­te­ra, MU­CHA”.

Sí, el mis­mo Trump que se bur­ló de las pro­tec­cio­nes de Ba­rack Oba­ma pa­ra los “drea­mers” (be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia, o DACA) co­mo “am­nis­tía eje­cu­ti­va”, aca­ba de de­fen­der­los, apa­ren­te­men­te. Al­gu­nos pun­tos:

Trump só­lo hi­zo una gran con­ce­sión que de­ja al des­cu­bier­to la de­bi­li­dad de su po­si­ción po­lí­ti­ca. Trump bá­si­ca­men­te aca­ba de res­pal­dar los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos pa­ra pro­te­ger a los “drea­mers”: Son, en gran par­te, irre­pren­si­bles de su si­tua­ción mi­gra­to­ria y es­tán ha­cien­do con­tri­bu­cio­nes po­si­ti­vas a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. Es­to en­fu­re­ce­rá aún más a los ul­tra­de­re­chis­tas, aque­llos que creen que los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos no son más que una pre­sen­cia cri­mi­nal, in­va­si­va y des­truc­ti­va, in­clui­dos los “drea­mers”.

Pe­ro las ne­go­cia­cio­nes re­fle­jan que Trump sa­be que de­por­tar a los “drea­mers” po­lí­ti­ca­men­te in­sos­te­ni­ble. Sí, Trump po­dría cam­biar de pa­re­cer ma­ña­na. Pe­ro eso no cam­bia el he­cho de que ha ad­mi­ti­do im­plí­ci­ta­men­te que de­por­tar­los se­ría al­go po­lí­ti­ca­men­te de­vas­ta­dor. Trump es­tá de­ses­pe­ra­do por al­go que pue­da lla­mar lo­gros. La pre­gun­ta es qué ob­ten­drá a cam­bio de pro­te­ger a los “drea­mers”.

Trump se­ña­ló que hay un acuer­do via­ble que pro­ba­ble­men­te acep­ta­ría. Trump aca­ba de re­de­fi­nir la cons­truc­ción del mu­ro co­mo “nue­vas re­no­va­cio­nes a las va­llas y mu­ros an­ti­guos y exis­ten­tes”. Es­to in­si­núa la po­si­bi­li­dad de que se pue­da lle­gar a un acuer­do en el que el Con­gre­so se apro­pie de di­ne­ro que no sea uti­li­za­do pa­ra cons­truir un mu­ro nue­vo ma­si­vo, pe­ro tam­bién le per­mi­te de­cir­le a su ba­se que es­tá ga­nan­do “el mu­ro” de al­gu­na ma­ne­ra.

Los re­pu­bli­ca­nos con­ti­núan di­cien­do que de­ben te­ner di­ne­ro de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za en cual­quier acuer­do que pro­te­ja a los “drea­mers”, y los de­mó­cra­tas han se­ña­la­do que pue­den acep­tar tal re­sul­ta­do, siem­pre y cuan­do no ter­mi­ne con Trump eri­gir el ta­lis­mán ma­si­vo y sim­bó­li­co de un mu­ro ma­si­vo en la fron­te­ra. Pro­ba­ble­men­te hay campo pa­ra un acuer­do que de­mó­cra­tas, re­pu­bli­ca­nos y Trump acep­ta­rían, aun­que a re­ga­ña­dien­tes.

La de­re­cha to­da­vía pue­de ma­tar el acuer­do. Los lí­de­res más con­ser­va­do­res pue­den exi­gir que, a cam­bio de la le­ga­li­za­ción de los “drea­mers”, los em­plea­do­res uti­li­cen la prue­ba E-Ve­rify pa­ra de­ter­mi­nar si los tra­ba­ja­do­res son in­do­cu­men­ta­dos, y pe­dir tam­bién más fon­dos pa­ra ex­pan­dir la fuer­za de de­por­ta­ción de Trump. Los de­fen­so­res de la inmigración pue­den acep­tar E-Ve­rify, so­lo si se em­pa­que­ta con la le­ga­li­za­ción de la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, pe­ro sin eso, ha­ría que mu­chos de ellos pier­dan la ha­bi­li­dad de traer el pan a su ca­sa. Los de­mó­cra­tas no po­drían acep­tar un acuer­do que sig­ni­fi­ca­ría más de­por­ta­cio­nes, por lo cual es­ta con­ce­sión es lo que se lla­ma en la po­lí­ti­ca una “man­za­na en­ve­ne­na­da”.

Pa­ra re­su­mir: pro­ba­ble­men­te hay un acuer­do pa­ra la pro­tec­ción de los so­ña­do­res, pe­ro no uno que se pue­da “ven­der” abier­ta­men­te a las ba­ses re­pu­bli­ca­nas. Los lí­de­res de lí­nea du­ra es­tán di­cién­do­le al pre­si­den­te que sus ba­ses lo aban­do­na­rán si pro­te­ge a los “drea­mers”. Pe­ro una en­cues­ta re­cien­te de Pol­ti­co-Mor­ning Consul afir­ma que el 68 por cien­to de quie­nes vo­ta­ron por Trump fa­vo­re­cen las pro­tec­cio­nes le­gis­la­ti­vas pa­ra los jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos que cre­cie­ron en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.