Ber­nie San­ders nos obli­ga a re­to­mar la re­for­ma de sa­lud

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ja­red Berns­tein Ana­lis­ta (Berns­tein es au­tor y ex ase­sor eco­nó­mi­co del vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den)

El miér­co­les, el se­na­dor Ber­nie San­ders, in­de­pen­dien­te por Ver­mont, 15 co­pa­tro­ci­na­do­res, to­dos de­mó­cra­tas, pre­sen­ta­ron el nue­vo pro­yec­to de ley “Me­di­ca­re pa­ra To­dos”. Es un plan am­bi­cio­so pa­ra ini­ciar una dis­cu­sión crí­ti­ca de po­lí­ti­cas so­bre có­mo re­sol­ver cos­to­sas in­efi­cien­cias de nues­tro sis­te­ma de sa­lud, y a la vez que ase­gu­rar una co­ber­tu­ra ro­bus­ta y ase­qui­ble pa­ra to­dos.

Pe­ro, un mo­men­to. ¿No es eso lo que la Ley de Cui­da­do de Sa­lud Ase­qui­ble ha­ce o de­be ha­cer? Va­mos por par­tes. Pri­me­ro, una bre­ve des­crip­ción del plan de San­ders. En el pri­mer año del plan, Me­di­ca­re se am­plía pa­ra cu­brir a los ni­ños me­no­res de 18 años ya los ma­yo­res de 55 años. En los si­guien­tes cua­tro años, el plan in­clu­ye a to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses en un pa­que­te in­te­gral que cu­bre la ma­yo­ría de las ne­ce­si­da­des de aten­ción mé­di­ca, ta­les co­mo aten­ción hos­pi­ta­la­ria y pri­ma­ria, aten­ción de ma­ter­ni­dad y me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos, be­ne­fi­cios de vi­sión y den­ta­les y ser­vi­cios re­pro­duc­ti­vos. El go­bierno se­ría el úni­co ase­gu­ra­dor.

El plan de San­ders no es­pe­ci­fi­ca có­mo pa­ga­ría es­te enor­me cam­bio; la su­po­si­ción es de que ten­drá que ser a tra­vés de im­pues­tos gra­dua­les.

El plan ob­via­men­te re­quie­re una ma­yor par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca del go­bierno en la aten­ción de la sa­lud y, por tan­to, im­pues­tos más al­tos, que se­rá una de las fuen­tes de ata­que de los opo­si­to­res. Es­tos in­clui­rán a los ase­gu­ra­do­res, la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, y a mu­chos pro­vee­do­res de ser­vi­cios de sa­lud cu­yos re­em­bol­sos es­ta­rían in­clui­dos en el plan, sin men­cio­nar a los con­tri­bu­yen­tes. No se pue­de cor­tar el gas­to per cá­pi­ta de es­ta ma­ne­ra sin que al­guien lo ten­ga que pa­gar.

En el ni­vel más bá­si­co, San­ders es­tá ha­blan­do de to­mar “be­ne­fi­cios ex­ce­si­vos” del sis­te­ma ac­tual y usar ese di­ne­ro pa­ra pro­por­cio­nar una co­ber­tu­ra com­ple­ta pa­ra to­dos. Por su­pues­to, lo que él es­tá lla­man­do be­ne­fi­cios ex­ce­si­vos, al­guien más los lla­ma “los in­gre­sos de mi fa­mi­lia”.

Con res­pec­to a los cos­tos, los par­ti­da­rios con­tra­rres­ta­rán, co­rrec­ta­men­te, que el cos­to pa­ra los ho­ga­res de­be con­si­de­rar las pri­mas de se­gu­ro que ac­tual­men­te pa­gan. San­ders di­jo que “la tí­pi­ca fa­mi­lia de la cla­se me­dia aho­rra­ría más de 4 mil 400 dó­la­res ba­jo es­te plan”, y lo ex­pli­có de es­ta ma­ne­ra: la gen­te po­drá in­ter­cam­biar al­gu­nos de sus im­pues­tos ac­tua­les pa­ra ob­te­ner una co­ber­tu­ra más ro­bus­ta a un me­jor pre­cio, y por en­de un aho­rro.

No hay du­da, hay mu­chas pre­gun­tas so­bre los nú­me­ros in­vo­lu­cra­dos, pe­ro pe­ro la for­mu­la­ción bá­si­ca de San­ders des­cri­be los sis­te­mas de sa­lud en la ma­yo­ría de las otras eco­no­mías avan­za­das.

Ob­via­men­te, hay mu­cho que de­cir so­bre fac­ti­bi­li­dad de es­ta pro­pues­ta, par­ti­cu­lar­men­te con el ac­tual Con­gre­so (de ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na y cu­ya prio­ri­dad a prin­ci­pios de año era re­ver­tir la ACA).

Po­de­mos dis­cu­tir to­do el día so­bre si ese era el ca­mino co­rrec­to a to­mar, pe­ro no se pue­de ne­gar que la ACA ha re­du­ci­do la cuo­ta de los es­ta­dou­ni­den­ses sin co­ber­tu­ra de sa­lud a ni­ve­les más ba­jos, mien­tras que ayu­da a dis­mi­nuir la ta­sa de cre­ci­mien­to de los cos­tos.

Las reali­da­des po­lí­ti­cas ac­tua­les re­quie­ren cons­truir so­bre es­tos lo­gros, in­clu­yen­do a to­das las par­tes in­tere­sa­das. Es no­ta­ble que San­ders no só­lo es fiel a es­te ob­je­ti­vo. sino que fue uno de los de­fen­so­res más enér­gi­cos de la ACA du­ran­te los re­cien­tes in­ten­tos re­pu­bli­ca­nos de de­ro­gar­lo.

Lo que pro­po­ne San­ders im­plí­ci­ta­men­te es que te­ne­mos que ac­tuar de ma­ne­ra in­cre­men­tal al tra­za­mos una nue­va es­tra­te­gia. Su plan, y el he­cho de que tie­ne to­dos es­tos co­pa­tro­ci­na­do­res, es fran­ca­men­te ins­pi­ra­dor. Pe­ro hay que to­mar en cuen­ta de que es­te plan sim­ple­men­te ini­cia la con­ver­sa­ción de có­mo me­jo­rar el cui­da­do de sa­lud en Es­ta­dos Uni­dos y ha­cer­lo más ase­qui­ble.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, los de­mó­cra­tas han ne­go­cia­do en­tre ellos mis­mos, ini­cian­do de­ba­tes y ter­mi­nan­do aco­rra­la­dos por los re­pu­bli­ca­nos. El plan de San­ders tie­ne un ob­je­ti­vo cla­ro y un men­sa­je fuer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.