Trump, pe­sa­di­lla más allá del 2020

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Doug Sos­nik (Doug Sos­nik es con­sul­tor de­mó­cra­ta y ex fun­cio­na­rio de la ad­mi­nis­tra­ción de Bill Clin­ton)

Más de la mi­tad de los es­ta­dou­ni­den­ses no pien­san que Do­nald Trump sea ap­to pa­ra ser­vir co­mo pre­si­den­te un día más. Sin em­bar­go, des­de un pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, tie­ne ele­men­tos pa­ra ga­nar la re­elec­ción. Si Trump no se re­ti­ra del car­go y no con­du­ce al país a al­gu­na ca­tás­tro­fe glo­bal, po­dría ase­gu­rar un se­gun­do man­da­to sim­ple­men­te man­te­nien­do el apo­yo de su ba­se po­lí­ti­ca.

He­mos en­tra­do en una nue­va era en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. La elec­ción del 2016 ex­pu­so có­mo las cues­tio­nes eco­nó­mi­cas, so­cia­les y cul­tu­ra­les han aso­la­do el país y di­vi­di­do ca­da vez más los vo­tan­tes por edad, ra­za, edu­ca­ción y geo­gra­fía. Es­to no va a cam­biar.

Has­ta an­tes de Trump, las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas en­tre las par­tes eran en gran me­di­da di­fe­ren­cias en torno a cues­tio­nes so­cia­les, gas­tos de de­fen­sa y co­mer­cio, así co­mo re­cor­tes de im­pues­tos pa­ra los ri­cos y las cor­po­ra­cio­nes. Hoy en día, el te­ma cen­tral se ha con­ver­ti­do en po­pu­lis­mo a me­di­da que los vo­tan­tes se han ale­ja­do de los dos par­ti­dos po­lí­ti­cos y ca­da vez se au­to­de­fi­nen co­mo in­de­pen­dien­tes.

En el 2016, Trump ca­pi­ta­li­zó en es­te en­torno po­lí­ti­co cam­bian­te. Con­so­li­dó el cre­cien­te nú­me­ro de vo­tan­tes enoja­dos que se sin­tie­ron de­cep­cio­na­dos por las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que con­tro­la­ban el po­der en el país. El apo­yo de Trump a es­tos vo­tan­tes es per­so­nal, no ideo­ló­gi­co. Eso ex­pli­ca su dis­po­si­ción a se­guir con él a pe­sar de sus fra­ca­sos de li­de­raz­go.

Des­de el dis­cur­so inau­gu­ral de Trump, su en­fo­que ha si­do man­te­ner su apo­yo en­tre es­ta ba­se leal en lu­gar de ex­pan­dir­la. Por muy con­tra­dic­to­rio

que pa­rez­ca, es­ta po­dría ser una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca ga­na­do­ra ba­jo el sis­te­ma elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se.

Pri­me­ro, Trump sa­be que ga­nar el apo­yo de la ma­yo­ría de los vo­tan­tes en una elec­ción pre­si­den­cial no es un re­qui­si­to; es sim­ple­men­te una as­pi­ra­ción. De he­cho, dos de los tres úl­ti­mos pre­si­den­tes fue­ron ele­gi­dos a pe­sar de per­der el vo­to po­pu­lar.

En se­gun­do lu­gar, la con­ti­nua dis­mi­nu­ción en el apo­yo a am­bos par­ti­dos po­lí­ti­cos fun­cio­na a fa­vor de Trump. La fal­ta de con­fian­za de los vo­tan­tes en am­bas par­tes au­men­ta la im­pro­ba­bi­li­dad de que ha­ya un can­di­da­to ma­yor en la vo­ta­ción del 2020. Tam­bién abri­rá la puer­ta a can­di­da­tos de par­ti­dos me­no­res que se unan a la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia. En­tre más can­di­da­tos sur­jan, más se di­vi­di­rá el vo­to an­tiT­rump, lo que le per­mi­ti­rá re­ele­gir­se sim­ple­men­te man­te­nien­do su ac­tual ni­vel de apo­yo.

En ter­cer lu­gar, a pe­sar de los nú­me­ros de la en­cues­ta, Trump en­tra en el con­cur­so con una ca­li­fi­ca­ción de apro­ba­ción de tra­ba­jo que cier­ta­men­te es por lo me­nos mar­gi­nal­men­te me­jor de lo que las ac­tua­les en­cues­tas na­cio­na­les su­ge­ri­rían.

A lo lar­go de las elec­cio­nes del 2016, la ma­yo­ría de los son­deos na­cio­na­les no lo­gra­ron cap­tu­rar la fuer­za de Trump en los prin­ci­pa­les es­ta­dos sin cla­ro fa­vo­ri­to. Las en­cues­tas ac­tua­les si­guen sub­es­ti­man­do su apo­yo. Mu­chas en­cues­tas na­cio­na­les abor­dan a vo­tan­tes ele­gi­bles, en lu­gar de vo­tan­tes re­gis­tra­dos o pro­ba­bles, que pue­den sub­es­ti­mar Trump, y al­gu­nos vo­tan­tes pue­den ser rea­cios a ad­mi­tir que son proT­rump en ab­so­lu­to. Aña­da a eso el he­cho de que Trump efec­ti­va­men­te de­mos­tró du­ran­te la cam­pa­ña del 2016 que es ca­paz de ex­pan­dir su apo­yo sa­ta­ni­zan­do a sus opo­nen­tes.

Cuar­to, el apo­yo de Trump pa­re­ce in­que­bran­ta­ble an­te su ba­se. Es­tos son los vo­tan­tes a los que Trump se re­fe­ría cuan­do di­jo que po­día es­tar en me­dio de la Quin­ta Ave­ni­da y dis­pa­rar­le a al­guien y no per­der vo­tos. Hay otro gru­po de se­gui­do­res Trump cu­yo apo­yo no es inequí­vo­co, pe­ro se han que­da­do con él por­que to­da­vía creen en al­gu­nas de sus pro­me­sas.

Con el fin de man­te­ner y nu­trir su ba­se, Trump con­ti­nua­rá abra­zan­do el con­flic­to, lo que pro­ba­ble­men­te so­li­di­fi­que sus ca­li­fi­ca­cio­nes de apro­ba­ción his­tó­ri­ca­men­te ba­jas. Trump no pue­de ga­nar una cam­pa­ña de dos per­so­nas de es­ta ma­ne­ra. Pe­ro pue­de pre­va­le­cer en un cam­po con fuer­tes can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes en la bo­le­ta elec­to­ral.

Así que pa­ra los de­mó­cra­tas que quie­ren ven­cer a Trump, la uni­dad por un can­di­da­to se­rá esen­cial. Ade­más, Trump de­be lle­var Mi­chi­gan, Pennsyl­va­nia y Wis­con­sin en el 2020 pa­ra ga­nar. Los es­fuer­zos de­ben co­men­zar aho­ra a des­ha­cer­se de su apo­yo en es­tos es­ta­dos.

Se­ría un error tan gran­de asu­mir que Trump no pue­de ga­nar la re­elec­ción en el 2020 co­mo lo fue pa­ra aque­llos de no­so­tros que nun­ca pen­sa­mos que él po­dría con­ver­tir­se en pre­si­den­te en el pri­mer lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.