Re­co­noz­ca­mos a los hé­roes de Las Vegas

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Way­ne Allyn Root

La his­to­ria del año es la peor ma­tan­za en ma­sa en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos aquí en Las Vegas. Pe­ro la ver­da­de­ra his­to­ria del año de­be ser la no­ta­ble reac­ción de ser­vi­do­res pú­bli­cos y per­so­nas anó­ni­mas a es­te te­rri­ble ac­to de te­rror. So­mos un “Las Vegas fuer­te”. No sa­be­mos por qué el ase­sino en ma­sa co­me­tió es­te atroz cri­men. Tal vez nun­ca se­pa­mos. De­tec­ti­ves con cien­tos de años de ex­pe­rien­cia com­bi­na­da en in­ves­ti­ga­cio­nes de ho­mi­ci­dios es­tán des­con­cer­ta­dos. Un hom­bre de 64 años sin ex­pe­rien­cia mi­li­tar no des­pier­ta un día y se con­vier­te en Ram­bo.

Pe­ro va­mos a po­ner to­do eso a un la­do. Lo que real­men­te im­por­ta aho­ra es nues­tra reac­ción co­mo co­mu­ni­dad: Las sor­pren­den­tes lí­neas de ocho ho­ras lle­nas de re­si­den­tes de Las Vegas es­pe­ran­do pa­ra do­nar san­gre; la cuen­ta de Go­Fund­Me que ya ha re­cau­da­do más de 8 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra las víc­ti­mas. No­ta­ble. Ade­más, te­ne­mos Da­na Whi­te y la UFC do­nan­do un mi­llón de dó­la­res a las víc­ti­mas y sus fa­mi­lias, y los her­ma­nos Fer­tit­ta y Sta­tion Ca­si­nos do­nan­do otro mi­llón. Nues­tros eje­cu­ti­vos de Las Vegas son hé­roes. Y lue­go es­tán los pri­me­ros en res­pon­der a la es­ce­na. Ellos son el ver­da­de­ro mo­de­lo de “Las Vegas fuer­te”.

Ten­ga en cuen­ta que mien­tras el ti­ra­dor re­sul­tó ser un lo­bo so­li­ta­rio con un so­lo ob­je­ti­vo (el concierto fue­ra del ho­tel Man­da­lay Bay), los po­li­cías no sa­bían eso. Mu­chos ofi­cia­les creían que es­tá­ba­mos en­fren­tan­do un ata­que de te­rror coor­di­na­do por par­te de co­man­dos del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Los pri­me­ros in­for­mes des­cri­bie­ron múl­ti­ples ti­ra­do­res en múl­ti­ples pro­pie­da­des. Des­cri­bían una es­ce­na de víc­ti­mas en ma­sa en Man­da­lay Bay. Los in­for­mes ini­cia­les des­cri­bie­ron a te­rro­ris­tas suel­tos en el Be­lla­gio, Tro­pi­ca­na, Nue­va York-Nue­va York, Lu­xor y MGM Grand. Es­to pa­re­cía ser la reali­dad. Las cé­lu­las te­rro­ris­tas suel­tas en la zo­na tu­rís­ti­ca de Las Vegas.

Pe­ro re­sul­ta que só­lo ha­bía un ti­ra­dor des­de una ha­bi­ta­ción de un ho­tel. Nin­gún po­li­cía sa­bía eso du­ran­te los pri­me­ros minutos de la ma­sa­cre. Y sin em­bar­go, co­rrie­ron a la zo­na de fuego mien­tras el res­to de Las Vegas co­rría por sus vi­das o se re­fu­gia­ba en el lu­gar, nues­tros po­li­cías de Las Vegas co­rrían ha­cia lo que ellos pen­sa­ban era una ba­ta­lla ca­lle­je­ra de ca­sino a ca­sino con te­rro­ris­tas fuer­te­men­te ar­ma­dos. Nin­guno de los po­li­cías re­tro­ce­dió.

Ca­da uno de ellos co­rrió ha­cia los so­ni­dos del fuego de ame­tra­lla­do­ra. Mu­chos po­li­cías en ser­vi­cio y fue­ra de él ayu­da­ron a la gente a es­ca­par y aten­die­ron a los he­ri­dos en el lu­gar del concierto, mien­tras que las ba­las pa­sa­ban ro­zan­do. Es­ta­ban dis­pues­tos a ha­cer el su­pre­mo sa­cri­fi­cio pa­ra man­te­ner­nos a sal­vo. Dios los ben­di­ga.

Ellos son, y no­so­tros co­mo co­mu­ni­dad so­mos, “Las Vegas fuer­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.