Leal­tad, in­su­fi­cien­te pa­ra es­te Pre­si­den­te

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Eu­ge­ne Ro­bin­son

¿Es que aho­ra los miem­bros del Ga­bi­ne­te del Pre­si­den­te Trump tie­nen que lla­mar­lo “Que­ri­do Lí­der”? (Co­mo le di­cen sus súb­di­tos al pre­si­den­te de Nor­co­rea) ¿De­be­rán en­trar en la Ofi­ci­na Oval de ro­di­llas? ¿Llo­ran de ale­gría cuan­do él al­za una mano de­li­ca­da y pal­mea sus ca­be­zas in­cli­na­das?

Uno de los as­pec­tos más ate­rra­do­res de la pre­si­den­cia de Trump es la adu­la­ción que re­quie­re de los fun­cio­na­rios que le sir­ven. Trump no só­lo exi­ge leal­tad, sino adu­la­ción. In­sis­te en que sus cor­te­sa­nos tra­ten sus pro­nun­cia­mien­tos, por ab­sur­dos y ofen­si­vos que sean, co­mo in­fa­li­bles es­cri­tu­ras sa­gra­das. Los miem­bros de su ga­bi­ne­te han he­cho una ne­go­cia­ción hu­mi­llan­te pa­ra con­ti­nuar en la po­lí­ti­ca.

O tal vez no. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do Rex Ti­ller­son ha es­ta­do dan­do su me­jor es­fuer­zo li­dian­do con el te­ma del pro­gra­ma nu­clear de Co­rea del Nor­te a tra­vés de la di­plo­ma­cia. Trump lo so­ca­vó con un tuit pú­bli­co, di­cien­do que Ti­ller­son es­ta­ba “per­dien­do el tiem­po”.

Si Trump cree real­men­te que hay una so­lu­ción mi­li­tar via­ble al pro­ble­ma de Co­rea del Nor­te, es­tá aún más lo­co y es más pe­li­gro­so de lo que la gente pien­sa. Lo más pro­ba­ble es que Trump se mo­les­te con Ti­ller­son por no ser su­fi­cien­te­men­te ser­vil. Du­do que el pre­si­den­te ha­ya ol­vi­da­do o per­do­na­do la reac­ción de Ti­ller­son al aná­li­sis pro­fun­da­men­te ofen­si­vo de Trump so­bre la vil acción de los neo­na­zis en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia. “El pre­si­den­te ha­bla por sí mis­mo”, fue lo que di­jo Ti­ller­son a los re­por­te­ros.

Y Trump reac­cio­nó en­fu­re­ci­do el miér­co­les al in­for­me de NBC News en el que Ti­ller­son, du­ran­te una reunión con fun­cio­na­rios de de­fen­sa, se ha­bía re­fe­ri­do a Trump co­mo un “idio­ta”. El pre­si­den­te sol­tó una rá­fa­ga de tuits ale­gan­do que to­do era “noticias fal­sas”, cul­mi­nan­do en una de­man­da el jue­ves por una in­ves­ti­ga­ción en el Con­gre­so a los me­dios de noticias cu­ya in­for­ma­ción no le gus­ta.

Ti­ller­son no es genio di­plo­má­ti­co, pe­ro tam­po­co es un va­sa­llo. Ocu­pa una ofi­ci­na es­ta­ble­ci­da por la Cons­ti­tu­ción y una vez ocu­pa­da por Tho­mas Jef­fer­son. Fue do­lo­ro­so ver que te­nía que con­vo­car una con­fe­ren­cia de pren­sa -que nun­ca lo ha­ce- pa­ra ne­gar los re­por­tes de que lla­mó al pre­si­den­te un idio­ta. Ex­cep­to que no ne­gó ha­ber­lo he­cho.

Ti­ller­son re­tro­ce­dió con fir­me­za an­te la su­ge­ren­cia de que ha­bía con­si­de­ra­do re­nun­ciar y el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce le ha­bía ha­bla­do de ello. Pe­ro los in­for­mes de noticias di­fun­di­dos cuen­tan una his­to­ria di­fe­ren­te.

Ti­ller­son, al que se di­ce que Trump se bur­la a ve­ces co­mo “El se­ñor Ex­xon”, nun­ca se ha­bría con­ver­ti­do en eje­cu­ti­vo en je­fe de una de las cor­po­ra­cio­nes más gran­des del mun­do si hu­bie­ra va­lo­ra­do la leal­tad cie­ga so­bre la ex­pe­rien­cia de prin­ci­pios en sus su­bor­di­na­dos. Su me­to­do­lo­gía del mun­do de los ne­go­cios no se ha tra­du­ci­do bien al go­bierno, pe­ro se acer­ca a sus de­be­res de ma­ne­ra so­bria y res­pon­sa­ble.

Trump no lo ha­ce. El se­na­dor Bob Cor­ker, pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, alen­tó a Ti­ller­son a se­guir ade­lan­te por­que él, el se­cre­ta­rio de De­fen­sa Ja­mes Mat­tis y el je­fe de ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca, John Kelly, “son esas per­so­nas que ayu­dan a se­pa­rar nues­tro país del caos”. Cor­ker di­jo que es­pe­ra que el se­cre­ta­rio de Es­ta­do re­ci­ba me­jor apo­yo en sus es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos.

Es di­fí­cil ima­gi­nar que Ti­ller­son es­té dis­pues­to a aguan­tar mu­cho más abu­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.