Trump nun­ca qui­so sal­var a los drea­mers

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Cuan­do los de­mó­cra­tas lle­ga­ron a un acuer­do ten­ta­ti­vo el mes pa­sa­do con el pre­si­den­te pa­ra pro­te­ger a los ‘drea­mers’ de las de­por­ta­cio­nes, es­ta­ban cons­cien­tes de que Trump po­dría echar­se atrás.

Ese es­cep­ti­cis­mo es­ta­ba bien fun­da­do. O bien el pre­si­den­te Trump cam­bió de opi­nión acer­ca de la pro­tec­ción con­tra la de­por­ta­ción de mi­les de jó­ve­nes in­mi­gran­tes que en­tra­ron sin au­to­ri­za­ción al país, am­pa­ra­dos ba­jo el pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DA­CA), o nun­ca tu­vo la in­ten­ción de ha­cer­lo.

Sa­be­mos es­to por­que el do­min­go, la ad­mi­nis­tra­ción pu­bli­có una lis­ta de las co­sa que quie­re a cam­bio de cum­plir el tra­to con los de­mó­cra­tas. El No. 1 en la lis­ta es el fi­nan­cia­mien­to de un mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Unidos y Mé­xi­co.

El mu­ro es una ma­ni­fes­ta­ción de to­do lo que los de­mó­cra­tas des­pre­cian de Trump y sus pos­tu­ras de in­mi­gra­ción du­ras, ideas po­lí­ti­cas sim­plis­tas y po­lí­ti­cas cen­tra­das en la iden­ti­dad. Bá­si­ca­men­te, es al­go que va a ma­tar cual­quier acuer­do con los de­mó­cra­tas, y Trump lo sa­be.

Él ha pa­sa­do la ma­yor par­te de este año im­pul­san­do su mu­ro con el Con­gre­so, só­lo pa­ra re­tro­ce­der en el úl­ti­mo mi­nu­to a cau­sa de los de­mó­cra­tas. En abril, el Con­gre­so se en­fren­tó a un pla­zo pa­ra man­te­ner abier­to el go­bierno. Trump que­ría que el Con­gre­so hi­cie­ra un pa­go ini­cial pa­ra cons­truir su mu­ro fron­te­ri­zo. Los de­mó­cra­tas del Se­na­do ame­na­za­ron con obs­truir cual­quier pro­yec­to de ley de gas­tos que fi­nan­cia­ra un cen­ta­vo del mu­ro, lo que efec­ti­va­men­te obli­ga­ría al go­bierno a ce­rrar. Trump dio mar­cha atrás.

La mis­ma es­ce­na se desa­rro­lló en las ne­go­cia­cio­nes del pre­su­pues­to de sep­tiem­bre: Trump demandó fon­dos pa­ra el mu­ro. Los de­mó­cra­tas ame­na­za­ron con blo­quear el fi­nan­cia­mien­to de to­do el go­bierno. Trump re­tro­ce­dió.

Los lí­de­res del Con­gre­so no han des­car­ta­do que Trump pi­da fi­nan­cia­mien­to pa­ra el mu­ro en di­ciem­bre, cuan­do sea ho­ra de pa­sar otra cuen­ta de gas­tos. No tie­nen ni idea de que tan en se­rio lu­cha­rá Trump por ese di­ne­ro, pe­ro es una ame­na­za que tie­nen que to­mar en se­rio por­que es una de las cues­tio­nes de po­lí­ti­ca que po­dría cau­sar un cie­rre del go­bierno. Lo que que­da cla­ro es que Trump es­tá usan­do a los ‘drea­mers’ pa­ra tra­tar de con­se­guir di­ne­ro pa­ra el mu­ro.

"La ad­mi­nis­tra­ción no pue­de ha­blar en se­rio so­bre el com­pro­mi­so de ayu­dar a los 'drea­mers' si co­mien­za con una lis­ta que es un anate­ma pa­ra ellos, pa­ra la co­mu­ni­dad de in­mi­gran­tes y pa­ra la gran ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses", di­je­ron el lí­der de la mi­no­ría del Se­na­do Chuck Schu­mer, y Nancy Pe­lo­si, lí­der de la mi­no­ría de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, en una de­cla­ra­ción con­jun­ta el do­min­go por la no­che, re­fi­rién­do­se a la lis­ta de Trump.

Trump es­tá sa­bo­tean­do un acuer­do pa­ra pro­te­ger a los ‘drea­mers’ de un pe­li­gro que él creó al anun­ciar la eli­mi­na­ción de DA­CA por un mu­ro que has­ta el mo­men­to ha si­do so­lo re­tó­ri­ca. Ya ni si­quie­ra es­tá fin­gien­do que Mé­xi­co pa­ga­rá por el mu­ro, co­mo pro­me­tió en su cam­pa­ña por la pre­si­den­cia.

Los lí­de­res de­mó­cra­tas de­ja­ron la Ca­sa Blan­ca aquel do­min­go por la no­che en sep­tiem­bre tras ce­nar con Trump, se­gu­ros de que un mu­ro no for­ma­ba par­te de nin­gún acuer­do pa­ra sal­var a los ‘drea­mers’. La se­cre­ta­ria de pren­sa de la Ca­sa Blan­ca Sa­rah Huc­ka­bee San­ders di­jo al día si­guien­te que no se ha­bía da­do mar­cha atrás al mu­ro. Trump di­jo po­co des­pués que el di­ne­ro pa­ra el mu­ro "ven­dría más tar­de". Pos­te­rior­men­te, vol­vió a con­fun­dir a to­do mun­do, di­cien­do: "Si no hay mu­ro, no ha­re­mos na­da".

Al pa­so de los días, los de­mó­cra­tas co­men­za­ron a sos­pe­char. El pa­sa­do do­min­go, sus sos­pe­chas se con­fir­ma­ron.

Trump tie­ne muy po­cos ami­gos en Was­hing­ton que quie­ren cons­truir su mu­ro. A los re­pu­bli­ca­nos mo­de­ra­dos no les gus­ta el mu­ro. Al­gu­nos de los miem­bros más du­ros del par­ti­do apo­yan la idea, pe­ro to­dos los que re­pre­sen­tan dis­tri­tos fron­te­ri­zos se opo­nen. Ar­gu­men­tan que el di­ne­ro se po­dría gas­tar me­jor en he­rra­mien­tas de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za tec­no­ló­gi­ca­men­te más avan­za­das.

Ade­más, el uso de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra cons­truir un mu­ro a lo lar­go de mil 900 mi­llas de de­sier­to - sin un che­que por par­te de Mé­xi­co - se­ría muy, muy ca­ro.

Los re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes vo­ta­ron por un pa­go ini­cial de 1.6 bi­llo­nes de dó­la­res este verano, y el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan, pu­bli­có un lla­ma­ti­vo vi­deo pa­ra pro­mo­cio­nar­lo. Pe­ro tam­bién él sa­bía que tal di­ne­ro pa­ra el mu­ro no se­ría apro­ba­do por el Se­na­do y que no se ve­rían obli­ga­dos a es­cri­bir ese che­que.

Es di­fí­cil exa­ge­rar las com­pli­ca­cio­nes que ha traí­do al ac­cio­nar de go­bierno la in­sis­ten­cia, o cuan­do me­nos la re­tó­ri­ca, del mu­ro de Trump. Es di­fí­cil dis­cer­nir si él real­men­te quie­re que el Con­gre­so aprue­be el mu­ro. Sin em­bar­go, in­clu­so al plan­tear el mu­ro co­mo par­te de un acuer­do con los de­mó­cra­tas pa­ra sal­var a los ‘soñadores’, es­tá cla­ro que en reali­dad no quie­re cons­truir uno, pe­ro que es una for­mi­da­ble ar­ma po­lí­ti­ca.

LAS AR­MAS EN LAS MA­NOS EQUI­VO­CA­DAS Ar­ca­dio Esquivel

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.