La ‘pro­tes­ta’ del vi­ce­pre­si­den­te nos di­ce mu­cho so­bre él

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Jen­ni­fer Ru­bin

Con la ex­cep­ción del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes Paul Ryan, no hay nin­gún po­lí­ti­co re­pu­bli­cano que se ha­ya de­gra­da­do más por el bien de Do­nald Trump que el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, que al­gu­na vez dis­fru­tó del res­pe­to co­mo un con­ser­va­dor de­cen­te y con­sis­ten­te.

Su es­tra­ta­ge­ma el do­min­go en un jue­go de la NFL mues­tra que se ha re­du­ci­do al es­ta­tus de los Ge­ne­ra­les de Was­hing­ton, los far­san­tes del bas­quet­bol que los Har­lem Glo­be­trot­ters hu­mi­llan una y otra vez du­ran­te sus gi­ras de ex­hi­bi­ción.

Pen­ce iba a asis­tir al par­ti­do de los Colts de In­dia­ná­po­lis en el que el nú­me­ro de Pey­ton Man­ning de­bía ser re­ti­ra­do, una ce­le­bra­ción de ga­la de las con­tri­bu­cio­nes del ex quar­ter­back de los Colts al es­ta­do na­tal de Pen­ce. “El ex go­ber­na­dor de In­dia­na y su es­po­sa, que lle­va­ban una ca­mi­se­ta Man­ning No. 18, sa­lie­ron del Lu­cas Oil Sta­dium des­pués del himno na­cio­nal, si­guien­do las ins­truc­cio­nes del Pre­si­den­te Trump des­pués de que va­rios ju­ga­do­res de los San Fran­cis­co 49ers se arro­di­lla­ron en pro­tes­ta du­ran­te el himno na­cio­nal.

“Le pe­dí a @VP Pen­ce que aban­do­na­ra el es­ta­dio si al­guno de los ju­ga­do­res se arro­di­lla­ba”, di­jo Trump en Twit­ter. “Es­toy or­gu­llo­so de él y de @Se­con­dLady Ka­ren”.

La pri­me­ra regla de los tru­cos po­lí­ti­cos es no te­le­gra­fiar que se tra­ta de un tru­co. Pen­ce es­ta­ba ac­tuan­do no por pa­trio­tis­mo es­pon­tá­neo, sino por leal­tad cie­ga a un pre­si­den­te que re­du­ce a to­dos los que le ro­dean a per­so­na­jes de un reality show. El odio­so jue­go-pro­tes­ta tu­vo el efec­to desea­do de agi­tar más la ani­mo­si­dad ra­cial. El si­tio web The Hill in­for­mó: Eric Reid, de los San Fran­cis­co 49ers, cri­ti­có la pro­tes­ta del vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce du­ran­te el par­ti­do de su equi­po con­tra los Colts de In­dia­ná­po­lis el do­min­go, ca­li­fi­cán­do­lo de “tru­co de re­la­cio­nes pú­bli­cas”.

“Es­to me pa­re­ce un tru­co. (Pen­ce) sa­bía que la ma­yo­ría de nues­tros ju­ga­do­res se han ma­ni­fes­ta­do. Sa­bía que pro­ba­ble­men­te iban a ha­cer­lo de nue­vo”, di­jo Reid, uno de los ju­ga­do­res que se arro­di­lló.

Bueno, al me­nos los par­ti­da­rios de Trump ya no po­drán acu­sar a los ju­ga­do­res pro­tes­tan­tes de “po­li­ti­zar” el fútbol. Trump ha he­cho más que na­die pa­ra con­ver­tir la pro­tes­ta con­tra la vio­len­cia po­li­cial en otro cam­po de ba­ta­lla en su gue­rra po­pu­lis­ta di­se­ña­da pa­ra agu­di­zar el re­sen­ti­mien­to blan­co.

Este in­ten­to ver­gon­zo­so de alen­tar las ten­sio­nes ra­cia­les es­tá por de­ba­jo de la dig­ni­dad del car­go de vi­ce­pre­si­den­te y de­be de­jar cla­ro que Pen­ce es tan mo­ral­men­te inep­to co­mo lo es Trump de ocu­par al­tos car­gos. Ade­más, el via­je y los gas­tos de se­gu­ri­dad se pa­ga­ron con dó­la­res de los im­pues­tos.

Pa­ra re­ca­pi­tu­lar: Pen­ce des­per­di­ció el di­ne­ro del contribuyente, par­ti­ci­pó en una ac­ción di­vi­si­va or­ques­ta­da por Trump pa­ra ani­mar la ani­mo­si­dad ra­cial e hi­zo el pa­pel de un inex­per­to men­sa­je­ri­to del je­fe. Aque­llos que lo ani­man – in­clu­yen­do a su le­gión de par­ti­da­rios con­ser­va­do­res evan­gé­li­cos, de­ben re­fle­xio­nar so­bre la me­di­da en que Trump los ha co­rrom­pi­do (mo­ral­men­te, po­lí­ti­ca­men­te, in­te­lec­tual­men­te) Pen­ce y ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.